Pasar al contenido principal
Martes, 12 Julio 2022

Explicador: ¿Son iguales las Reformas Tributarias de Petro y Carrasquilla?

Por Alexander Campos Sandoval

Se ha generado especulación a partir de los anuncios que han hecho los asesores y futuros funcionarios del gobierno entrante en materia de impuestos. Algunos usuarios han comparado las propuestas con las del saliente Duque.

Teorías, tergiversaciones y conjeturas sobre la reforma tributaria que ha anunciado el presidente electo, Gustavo Petro, circulan a través de memes en Facebook y publicaciones en Twitter (1, 2 y 3). Uno de los señalamientos recurrentes que genera discusión en estas redes sociales es que la reforma del gobierno entrante es “igual” o “peor” a la “Ley de Solidaridad Sostenible” desarrollada en 2021 por el exministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, proyecto que derivó en las protestas del Paro Nacional.

En principio, las propuestas no son comparables en tanto no existe aún un documento con el proyecto de la nueva reforma tributaria. Este tendrá que ser presentado después del 7 de agosto, día de la posesión presidencial de Petro, al Congreso de la República, cuya instalación se realizará el próximo 20 de julio. El encargado del proyecto será José Antonio Ocampo, designado el pasado 30 de junio como futuro ministro de Hacienda y Crédito Público. 

Dado que aún no hay un texto con la propuesta del gobierno entrante, las especulaciones se han constituido a partir de los actos de campaña y de las apariciones en medios del equipo económico de Petro. 

En el programa de gobierno que presentó siendo candidato, el hoy presidente electo prometió “impuestos progresivos y equitativos” ya que, según su diagnóstico, en la actualidad el impuesto de renta, por ejemplo, no genera redistribución de la concentración del ingreso.  Según el texto, se usarán los impuestos para fortalecer, entre otras, la banca pública y un sistema de salud de régimen único. En cuanto a las fuentes de su apuesta tributaria, habló de obtener impuestos de Ecopetrol, “latifundios improductivos”, derivados del cannabis, dividendos de empresas e “impuestos saludables”.

Si bien el documento no menciona algo similar a los aspectos más polémicos de la reforma tributaria presentada por Carrasquilla en 2021 (más productos gravados con IVA y ampliación del impuesto de renta a personas naturales), el proyecto que se presentará al Congreso será objeto de discusión y concertación. Por ello se han tornado relevantes las declaraciones del equipo económico de Petro. Así lo concluye el economista Martín Jaramillo:

Una cosa es lo que dice el programa, que no es muy detallado. Esto no tiene nada que ver con la de Carrasquilla. Pero después Petro dice que la reforma tributaria vendrá de los más ricos, que va a ser a punta de renta. Uno dice, bueno, pues esa es otra reforma tributaria. Por eso lo primero que hay que preguntarse es ¿de qué reforma estamos hablando? Porque si yo le digo que son igualitas, usted me saca el programa de gobierno. ¿Se está refiriendo a la que Bonilla presentó en medios? ¿A la que dijo Petro?”.

En efecto, el asesor económico Ricardo Bonilla explicó el 21 de junio parte de la propuesta del nuevo gobierno en Blu Radio y La FM. En ella, habló del recaudo por vía del impuesto de renta, que se cobra a partir de los ingresos anuales que obtienen las personas naturales y las personas jurídicas (principalmente empresas). 

El periodista Santiago Ángel compartió en su cuenta de Twitter este fragmento, extraído de la entrevista realizada a Bonilla en La FM: “Hay que ampliar impuesto a la renta en personas naturales para salarios de ingresos medios y altos con el fin de distribuir mejor. Se puede pensar en impuesto de renta para ingresos en 36 millones”. En las respuestas al trino se evidencia que las declaraciones generaron confusión y rechazo entre muchos usuarios.


NARVAL on Twitter: "@santiagoangelp @lafm Ataque directo a la clase m…

archived 11 Jul 2022 12:00:23 UTC

Daniel on Twitter: "@Qir43w0XiGT3gQg @santiagoangelp @lafm Es exactam…

archived 11 Jul 2022 12:04:50 UTC


Opinión on Twitter: "@Qir43w0XiGT3gQg @santiagoangelp @lafm Ni Carras…
archived 11 Jul 2022 12:29:27 UTC

Posteriormente, el periodista publicó el fragmento del audio donde Bonilla explica que actualmente la base del impuesto de renta está en 36 millones anuales y se podría mantener así, haciendo especial énfasis en quienes devengan más de 200 millones anuales.

Al día siguiente, el 22 de junio, Bonilla fue entrevistado en Noticias Caracol para zanjar las dudas sobre sus declaraciones. Allí insistió en que el borrador de la reforma tributaria aún no existe y, por lo tanto, lo planteado en medios “son ideas”. Sin embargo, explicó que el aumento del impuesto de renta se aplicaría a personas naturales con ingresos superiores a 200 millones de pesos anuales, basándose en recomendaciones de la Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria y de la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios.

Al día siguiente, el jueves 23 de junio, Petro recibió en el Consejo Nacional Electoral su credencial como presidente electo. Allí, en respuesta al revuelo que se despertó en los días anteriores a causa de los anuncios sobre su reforma tributaria, afirmó que esta se centrará en “los privilegios de las personas” y no en “la comida de la gente”.

Este principio lo repitió en su entrevista con la Revista CAMBIO, publicada el domingo 26 de junio. Allí fue consultado por el periodista Federico Gómez acerca de lo ambiciosa que es su propuesta de reforma tributaria, en tanto proyecta obtener 50 billones de pesos. Este señalamiento ya existía en campaña, a partir de artículos en la prensa y críticas de los otros candidatos. Petro contestó que, según los estudios en los que se basa su propuesta, podría ser aún más ambicioso, pues el desajuste en la tributación nacional estaría en el orden de los 75 billones. Además, recordó su propuesta de derogar la reforma tributaria de 2019, donde, según sus cálculos, se perdieron del recaudo nacional 20 billones adicionales en exenciones tributarias.

A partir de estas declaraciones, diariamente se especula con que la reforma tributaria del gobierno entrante buscará recaudar 75 billones de pesos, a raíz del comentario de Petro sobre escenarios más ambiciosos, o que buscará 70 billones de pesos, quizá por la suma de los 50 billones prometidos en campaña sumados a los 20 billones a los que se refirió al aludir a la reforma de 2019 (1, 2, 3).


Daniel F. Briceño on Twitter: "La reforma tributaria de Petro ya va e…

archived 11 Jul 2022 12:49:06 UTC

Steph Bates Prensa on Twitter: "La reforma de Carrasquilla era por $2…

archived 11 Jul 2022 13:02:04 UTC


𝔄𝔫𝔞 𝔐𝔞𝔯𝔦𝔞 𝔊𝔲𝔢𝔳𝔞𝔯𝔞 on Twitter: "Más que el susto de que…
archived 11 Jul 2022 20:00:13 UTC

Buena parte del rechazo que genera la especulación sobre la nueva reforma gira en torno al estallido social que surgió tras el proyecto presentado por Carrasquilla en el año 2021. Consultamos a Adrián Garlati, director del programa de Economía de la Universidad Javeriana al respecto de semejanzas y diferencias entre aquel proyecto y las ideas principales de la reforma venidera.

Hay dos diferencias críticas. La más importante, que ha recalcado el equipo de Petro, es que no se va a tocar el régimen de IVA. Algo que sí tenía pensado la reforma de Carrasquilla. La otra gran diferencia es que no se va a poner a declarar a más gente el impuesto de renta a las personas naturales, a diferencia de la reforma de Carrasquilla que sí tenía pensado hacerlo. Las similitudes se encuentran más en cómo quieren hacerse las modificaciones. Por ejemplo, en el impuesto de renta a personas naturales, pues si bien no se va a hacer que declare más gente, sí se incrementará la tributación a la gente que gana más. Dentro de ese grupo de los que más ganan también hay una similitud en cuanto a los impuestos a los dividendos, que también Carrasquilla tenía una carga mayor de impuestos a los dividendos, pero con una tasa no tan fuerte como la que tiene pensada el equipo de Petro”. 

El pasado 4 de julio, el recién designado como futuro ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, expuso en Noticias Caracol la visión del gobierno entrante acerca de las clases sociales en Colombia, dado que la reforma planteada por Carrasquilla fue rechazada por afectar a la clase media. “Hay personas que ganan 10 millones de pesos y dicen que son clase media. En Colombia, son clase media-alta y, en algunos casos, incluso clase alta”.

Así pues, la comparación entre la reforma propuesta en 2021 por el gobierno Duque y la que presentará el de Petro no tiene fundamento aún, en tanto no existe el borrador del nuevo proyecto. Además, según expertos, las ideas principales que ha expuesto el equipo económico entrante se asemejan muy poco o nada a las que planteaba la iniciativa que llevó al paro de 2021.

Viernes, 16 Abril 2021

Explicador: En tiempos de reforma tributaria, así son las canastas que rigen los indicadores en Colombia

Por Mónica Ospino y Laura Rodríguez Salamanca

¿Qué es la canasta familiar, qué es la canasta básica de alimentos y cuáles son los efectos de gravar esta última? Con ayuda de varios expertos resolvimos estas y otras preguntas que pueden ayudar a entender las discusiones actuales sobre la reforma tributaria

Esta semana se conoció el proyecto de ley de reforma tributaria, o como lo llama el Gobierno, “Ley de Solidaridad Sostenible”, que se radicó ante el Congreso de la República. Pero las puntadas que ya habían salido del Ministerio de Hacienda habían puesto a muchos colombianos a imaginar el escenario económico personal sobreviniente desde hace varios días. 

El tema se instaló en el debate público el pasado lunes 5 de abril, cuando el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, adelantó varios de los puntos concretos que incluiría ese proyecto de ley, en una serie de entrevistas concedidas a Blu Radio y Caracol Radio.

En particular una de las cosas que más polémica causó fue la revelación de que se estaba contemplando, entre otras cosas, que productos como la sal, el azúcar, el café y el chocolate tendrían que pagar un Impuesto al Valor Agregado, IVA, del 19 %, es decir, 14 % más que el ya se les aplica (5 %), al considerar el viceministro Londoño que, “no son productos esenciales para nuestra alimentación”.

Sin embargo y ante el ruido generado por este anuncio, el presidente Duque aseguró que esto no se llevaría a la práctica y que estos productos no serían gravados con el 19 %, pues se mantendrían en la tarifa actual del 5 %, establecida en el artículo 468 del Estatuto Tributario.

Así lo dejó claro en una entrevista en Red + Noticias, y en su cuenta de Twitter: “En @RedMasNoticias reiteramos que productos básicos de la canasta no tendrán IVA, y el chocolate, café, azúcar y sal se mantienen como están. Lo que buscamos con la Transformación Social Sostenible es seguir atendiendo a los más vulnerables y estabilizar las finanzas de la Nación”.

A raíz de los debates que se han dado en los últimos días y los que se avecinan con el proyecto en el Congreso, en Colombiacheck decidimos hacer este explicador para aclarar conceptos como la canasta familiar y la canasta básica de alimentos, y consultar cuáles podrían ser los efectos de gravar nuevos productos, aumentar la tasa que pagan actualmente o cambiar el IVA que se paga en la cadena producción. 

El proyecto actual no contempla aumentar el IVA directamente a los alimentos, pero hay que aclarar que este está sujeto a la aprobación en el Congreso. 

¿Qué es la canasta familiar?

De acuerdo con la enciclopedia del Banco de la República, “es un conjunto de bienes y servicios que son adquiridos de forma habitual, para su sostenimiento, por una familia ‘típica’ en cuanto a su número de integrantes y con unas condiciones económicas medias”. 

Esto quiere decir, en palabras de Diego Cortés Valencia, economista de la Universidad Nacional con maestría en economía de la misma institución, que la construcción de “la canasta familiar parte de una estimación, que se va actualizando cada cierto tiempo, sobre qué es lo que consumen los hogares colombianos”. 

El Departamento Nacional de Estadística, DANE, construye la canasta a partir de la Encuesta Nacional de Presupuestos de los Hogares (ENPH), una investigación que se hace aproximadamente cada 10 años y en la que se busca información sobre los recursos económicos que reciben las familias, en qué los emplean y sobre sus nuevas formas de comprar (por ejemplo, a través de comercio electrónico). 

La más reciente se realizó entre 2016 y 2017 y en ese momento, según un comunicado del DANE, se visitaron 87.201 hogares y se encuestó a 291.950 personas.

Encuesta_Nacional_Presupuestos_Hogares

Fuente: DANE.

Esta canasta, según los datos del DANE, no solo incluye alimentos, sino también productos como algunas prendas de vestir, cilindros de gas o algunas bebidas alcohólicas, y servicios como tratamientos odontológicos, el transporte público o matrículas universitarias. Todo depende, de nuevo, de los hábitos de consumo de los hogares.

Por ejemplo, en palabras de Cortés, “las boletas para los juegos de fútbol o las apuestas de caballos del hipódromo estaban incluidas hace décadas”. En la canasta familiar actual se encuentran los alimentos para mascotas, la compra de videojuegos por internet y el pago de datos para el celular.

Además, según el DANE, el resultado de la encuesta de 2016-2017 sacó de la canasta familiar al brandy y metió al tequila, los aperitivos, cocteles y cremas de licor.

Licores

¿Para qué sirve? “A partir de los productos canasta familiar, se determina el valor del IPC (índice de precios al consumidor), que es el que nos permite obtener la inflación”, le dijo a Colombiacheck Juan Nicolás Garzón, internacionalista con maestría en economía aplicada. 

¿Qué es la canasta básica de alimentos? 

“La Canasta Básica Alimentaria o de Alimentos -CBA- se considera un instrumento económico que se utiliza como referencia para el establecimiento de la línea de pobreza, la fijación del salario mínimo y la estimación de necesidades nacionales de alimentos básicos”, así lo define el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá, INCAP. 

En Colombia, según detalla Invamer en este artículo, la canasta básica de alimentos hace referencia al conjunto de alimentos (solo alimentos) de primera necesidad que es posible adquirir con un salario mínimo por una familia colombiana. 

A esto hay que agregarle que, según Garzón, “también se tiene en cuenta que el conjunto de alimentos le permitan a las personas de un hogar satisfacer sus requerimientos calóricos”. 

Es decir que para la construcción de la canasta básica, según Cortés, se sustrae información sobre las necesidades alimenticias de la población y sobre cuánta plata se necesita para suplir las dosis diarias de consumo energético, dejando de lado alimentos que se consideran de lujo o que no son tan necesarios. 

“Si los ingresos bajan y la gente sigue consumiendo ese bien, se considera que es de la canasta básica. Es como, por ejemplo, el agua, no la vas a dejar de consumir por menos ingresos que tengas, o el arroz, el maíz y los granos”, dijo Cortés. 

Como aparece en un documento del DANE sobre la actualización de las líneas de pobreza monetaria y la construcción de canastas básicas de alimentos, por ejemplo, “los huevos crudos de gallina y otras aves y el arroz para seco son los productos alimenticios más adquiridos por los hogares”. 

Alimentos_colombianos

Finalmente, de acuerdo con un estudio titulado “Canasta básica de salud alimentaria familiar para la región Andina colombiana en Colombia”, publicado en el 2020, “según la información de umbrales de pobreza y pobreza extrema del Departamento Administrativo Nacional de Estadística -DANE- a 2018, para acceder a una CBA, una persona requeriría de $117.605 pesos y un hogar de 4 personas requeriría $470.420 pesos al mes”. 

Estos son los tipos de estimaciones que se pueden hacer a partir de la canasta básica de alimentos. 

¿Cuáles son los efectos de gravar o aumentar el recaudo de los productos de la canasta básica de alimentos? 

Productos como la cebolla, el tomate, la yuca, el plátano y la zanahoria no pagan IVA. Y, como ya anotamos, por ejemplo, la pasta, el azúcar, el chocolate, el café y la harina de maíz ya tienen un IVA del 5 %.

Además, dentro de la categoría de exentos, que son aquellos que además de que los consumidores no pagan IVA, los productores tiene derecho a la devolución del impuesto al consumo que pagan por sus insumos, están la carnes de res, cerdo, pescado, los huevos frescos de gallina y otras aves, el queso fresco, la leche y el arroz. 

De acuerdo con Liliana Heredia, docente de las áreas contable, financiera y tributaria de la Universidad Javeriana de Cali, los efectos de cambiar el tributo de la canasta básica de alimentos “pueden ser varios. Por un lado, podría aumentar el recaudo tributario pero por otro lado, podría resultar muy negativo para la población con ingresos bajos y medios, quienes podrían ver restringido el consumo de bienes que son parte de su alimentación básica. En países europeos, como España o Francia, se tiene IVA sobre productos básicos con tarifas reducidas o super reducidas, pero claramente en Colombia la población en general no tiene el mismo nivel económico y menos en medio de la crisis actual”. 

Con esta visión coincide Cortés: “Los productos de la canasta básica son bienes que la gente sí o sí va a seguir consumiendo, no importa el precio. Entonces muchas veces se ve en estos una oportunidad para subirle los impuestos porque el recaudo va continuar, pero el problema es que se reduce el consumo de la población. Eso afecta tanto a los consumidores como a los productores de esos bienes y genera la desaceleración de la economía”.

Por su parte, Garzón considera que en la discusión hay que tener en cuenta que “el gobierno tiene un mecanismo que ha puesto en marcha que es relativamente innovador: el mecanismo de compensación del IVA a los hogares más pobres”. 

Pero como estableció el profesor de economía de la Universidad Nacional Diego Guevara en una columna publicada en El Espectador, también hay que traer a colación en este tipo de discusiones a lo que él llama “población sándwich”, que no es tan pobre como para hacer parte de los beneficios del Estado como la devolución del IVA, pero que “tampoco tiene una posición económica consolidada” y “es parte del motor del consumo”

Finalmente, las tres fuentes a las que consultamos coincidieron en que es necesario aclarar que el IVA es un impuesto regresivo que ayuda con el recaudo, pero que afecta en mayor proporción a las personas con menores ingresos. “No cumple con otra de las principales funciones que tienen los tributos: lograr una redistribución de la riqueza”, dijo Heredia.