Pasar al contenido principal
Viernes, 01 Junio 2018

Mitos y realidades del fraude con los E-14

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La conversación en redes sociales ha girado los últimos días en torno al supuesto fraude electoral orquestado a través de los formularios E-14. Colombiacheck.com aclara algunas de las dudas manifestadas por los internautas.

Los tachones y enmendaduras de los E-14 no demuestran fraude

Tanto la Registraduría, como expertos de la Misión de Observación Electoral (MOE) y del observatorio de procesos electorales de la Universidad del Rosario, insisten en que el mismo sistema prevé que se puedan presentar estos errores. Por eso existen varios mecanismos para comprobar la información consignada en ellos, como ya se explicó en un artículo publicado por Colombiacheck.

En primer lugar, los formularios de E-14 de delegados con tachaduras no dicen nada en sí mismos en lo concerniente a un fraude. Hay que contrastarlos entre sí, con los de claveros y de transmisión. Por otro lado, en la parte inferior de cada formulario E-14 hay una casilla de observaciones donde se hacen las anotaciones necesarias para asegurar que la información quedó bien consignada. Además, están los formularios E-11, que es en el cual se consigna el número de sufragantes (que debe coincidir con los votos señalados el en E-14) y E-24, en el que, al final se consolida la información de varias mesas.

En los tres E-14, en el E-11 y en el E-24 debe estar diligenciada exactamente la misma información para cada mesa de votación. Si llegara a encontrarse que no coinciden los formularios, la comisión escrutadora procede a hacer un recuento de votos para verificar.

Hay una investigación en curso

Tanto la Registraduría Nacional del Estado Civil, como la campaña de Gustavo Petro están adelantando las investigaciones correspondientes para resolver el caso. De hecho, ayer tuvo lugar la Comisión de Seguimiento Electoral, conformada por el registrador nacional, Juan Carlos Galindo; el fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez; la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Yolima Carrillo; el procurador General de la Nación, Fernando Carrillo; los organismos de control y de observación electoral y representantes de las campañas de los candidatos que disputarán la segunda vuelta presidencial. Estas autoridades entregaron un parte de tranquilidad sobre el preconteo de votos de la primera vuelta, según reportaron varios medios, como La FM. En todo caso, el martes en la noche la Registraduría entregó un comunicado oficial aclarando la situación y presentó un ejemplo de la comparación que hizo entre los E-14 de delegados, los de claveros y los E-24.

Vale la pena aclarar que en este momento la comisión escrutadora trabaja haciendo el escrutinio de las elecciones. Felipe García Echeverry, magistrado presidente reglamentario del Consejo Nacional Electoral le dijo a Colombiacheck.com que aspiran a entregar los resultados oficiales de las elecciones para la primera vuelta el próximo miércoles 6 de junio.

Los tachones y enmendaduras no solo benefician a Iván Duque

Una de las afirmaciones que más circula en redes es que las irregularidades se presentan únicamente en beneficio del candidato por el Centro Democrático. Si bien es cierto que en las redes se difunden mayoritariamente estas imágenes, también circulan fotos con tachones que le suman votos al candidato por la Colombia Humana y a Sergio Fajardo.

La campaña de Petro asegura que no tenía un número suficiente de testigos

Gustavo Petro ha dicho en su cuenta de Twitter: “Lo que detectó mi campaña, no pudiendo cubrir sino el 50% de las mesas es que se adulteraron 4.000 formularios E14 y son 4.000 las adulteración en los formularios E24 que suman los formularios E14.”

De acuerdo con un documento enviado por la Registraduría a Colombiacheck.com, la campaña de la Colombia Humana inscribió 58.549 testigos electorales, que cubrieron 74.725 mesas, de las 96.724 que había en total. Eso equivale al 77,26% de las mesas. La campaña de Petro le dijo a Colombiacheck.com que para la investigación que adelantan actualmente están revisando las fotografías de los formularios tomadas por los testigos que acompañaron la jornada, con los formularios E-14 y E-24 que están en la página de la Registraduría.

Que los ciudadanos puedan acceder a los formularios E-14 es una herramienta de transparencia en la información

Lo ha afirmado en ruedas de prensa y ante los medios el registrador nacional Galindo, al confirmar que en los últimos días se han hecho más de 70 millones de consultas a la página de la Registraduría en la pestaña de los Formularios E-14. Asimismo, ha señalado que a los partidos les han dado más canales para que puedan contrastar la información y hacer sus verificaciones.

Yann Basset, director del observatorio de procesos electorales de la Universidad del Rosario, coincide al afirmar que todo este escándalo no habría estallado si no fuera por los grandes esfuerzos de transparencia que hace la Registraduría por escanear todos los formularios E-14 de delegados para que la ciudadanía pueda consultarlos.

Además, porque esta posibilidad se abrió apenas hace 7 años con la Ley 1475 de 2011 que señala en su artículo 41: “Al concluir el escrutinio de mesa y luego de leídos en voz alta los resultados, las personas autorizadas por la Registraduría Nacional del Estado Civil escanearán las correspondientes actas de escrutinio de mesa a efectos de ser publicadas inmediatamente en la página web de la entidad”.

Un muestreo de la MOE encontró irregularidades y problemas en 363 formularios E-14

Ayer la MOE publicó un informe en el cual afirma que encontró anomalías en las cifras de 363 de los 13.135 formularios E-14 que revisó. “Estas anomalías representan una variación de 12.522 votos, de los cuales 796 consistieron en aparente eliminación de votos, y los otros 11.726 en aumentos”, dice el informe. Sin embargo, esas anomalías se revisaron en los formularios de delegados, no en los de claveros que son los que tienen vínculo legal para el escrutinio oficial.

En ese sentido, es posible que los resultados presentados por la MOE disten de los partes de tranquilidad que ha entregado hasta ahora la Registraduría y el Consejo Nacional Electoral, así como de los resultados que se presenten después con el escrutinio. Pues únicamente son las entidades electorales quienes tienen la capacidad de contrastar los E-14 de delegados con los de claveros; estos últimos, según afirmó el registrador Juan Carlos Galindo, “están debidamente diligenciados”.

Existe un margen de error entre el preconteo y el escrutinio

Históricamente el margen de error entre el preconteo y el escrutinio ha existido y ha sido bastante bajo. Según el mismo informe de la MOE, el margen de error en las pasadas elecciones al Senado fue de 131.555 votos, equivalente al al 0,76% de la votación. Y en Cámara de Representantes de, al menos, 146.020 votos, equivalente al 0,86% de la votación.

El número de irregularidades encontradas no cambia los resultados de las elecciones

Según la MOE, con el número tan alto de participantes que tuvo estas elecciones (más de 19 millones de votantes), las irregularidades no generan un cambio en el resultado final. Pero, según Fabián Hernández, “en elecciones parlamentarias o locales, ese margen de error puede ser definitivo”.

Finalmente, todo el ruido que ha generado este tema deja de manifiesto, según la MOE, la necesidad de hacer una reingeniería al procedimiento de conteo y transmisión de los resultados. De acuerdo con su informe, “no encuentra razonable que no se disponga de un dispositivo (papel carbón, papel químico, digitalización, otros) que permita obtener dos copias identicas de un mismo Formulario E14 original”.

Además, considera que es urgente avanzar en una reforma electoral que reduzca las múltiples vulnerabilidades evidenciadas en el actual sistema de conteo y totalización de votos. Es inconcebible que unos resultados electorales tengan un margen de error entre el preconteo y el escrutinio.

Martes, 15 Mayo 2018

Los dilemas morales de Viviane

Por José Felipe Sarmiento Abella

La excandidata presidencial siempre ha mezclado su cristianismo con las banderas liberales. Ahora se abraza con el uribismo que antes la señalaba como su perseguidora.

En menos de un año, la excandidata presidencial Viviane Morales terminó de perder el difícil equilibrio que había mantenido por 30 años entre la ideología liberal y la agenda cristiana. Primero renunció a su partido de toda la vida cuando le exigieron firmar un manifiesto que chocaba con sus convicciones religiosas y se lanzó a la campaña por Somos, antiguo Alas. Luego se retiró y terminó adherida a la aspiración de Iván Duque por el Centro Democrático, un partido que hace apenas un año la consideraba su enemiga.

El Centro Democrático calificó la actuación de la exfiscal contra exfuncionarios de ese gobierno de “persecución política implacable”. Cuestionaba, sobre todo, su participación en el proceso contra el exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, hoy preso en Estados Unidos y en proceso de extradición a Colombia, donde lo esperan 17 años de cárcel por desviar recursos de apoyo al campo para pagar favores políticos, un escándalo que se conoció como Agro Ingreso Seguro.

El exfuncionario incluso envió una carta a su partido en la que criticaba la alianza con Morales, que todavía estaba sin confirmar en ese momento. En el documento argumentaba que la imputación que ella hizo en su contra fue un “circo”, la acusó de tener vínculos con la ilegalidad y se quejó de que había puesto en peligro a su familia. También calificó como “espurios” otros procesos contra exfuncionarios uribistas y cuestionó la forma en que la excongresista fue ternada y elegida para el cargo (decisión que, de hecho, fue anulada por el Consejo de Estado tras una demanda, lo que la obligó a renunciar).

Morales, en cambio, se jacta de su actuación en el caso de Arias en su página oficial. También destaca, entre otros, su papel en las imputaciones contra el excomisionado de paz, Luis Carlos Restrepo, por la desmovilización fraudulenta de un inexistente grupo guerrillero, así como la del exsecretario general de Presidencia Bernardo Moreno y la exdirectora del DAS María del Pilar Hurtado, por las interceptaciones telefónicas ilegales a opositores, periodistas y magistrados. Además, recuerda que ella consiguió las primeras declaraciones a distancia para la justicia colombiana de los exjefes paramilitares extraditados por Uribe.

Nada de esto impidió que Duque le aceptara una invitación a desayunar para concretar una alianza antes de la primera vuelta electoral. Después le dio la bienvenida “a pesar de las diferencias del pasado”.

Entre los puntos de acuerdo programático, destacados por Duque, están su política de emprendimiento y “los valores y la formación en principios” como parte de la propuesta educativa, además de la “gran coincidencia” entre los dos sobre el respeto a las libertades de culto, conciencia, expresión y prensa.

 

 

Morales abanderó esas luchas del liberalismo pero con un enfoque religioso desde que fue asesora en la Asamblea Constituyente de 1991. Su jefe, el pastor Jaime Ortiz Hurtado del partido Unión Cristiana, impulsó el fin del Estado confesional católico que fue reemplazado por el laicismo.

Como congresista, defendió el progreso en la defensa de la objeción de conciencia frente al servicio militar, el estatuto de libertad religiosa, la Ley de Cuotas para la participación femenina en política y la de acciones populares.

Pero su confesión empezó a reñir con el partido Liberal desde que la senadora impulsó el referendo ‘Firme con mamá y papá’, que pretendía limitar la posibilidad de adoptar niños solo a parejas heterosexuales.

La iniciativa también fue encabezada por su esposo, el excongresista Carlos Alonso Lucio, exguerrillero del M-19 que estuvo preso por estafa y falsa denuncia, se convirtió al cristianismo en la cárcel y asesoró a los paramilitares en sus negociaciones con el gobierno Uribe después de quedar libre.

Su rompimiento con el liberalismo se dio cuando les exigieron firmar un manifiesto a los precandidatos presidenciales de la colectividad que los comprometía a “acatar y promover el cumplimiento de las decisiones de la Corte Constitucional que han reconocido derechos de (...) personas de orientación sexual diversa”, como el matrimonio igualitario.

Ella se sintió excluida y decidió lanzarse a la presidencia por el partido Somos, fundado como Alas en 2005 por el ‘parapolítico’ Álvaro Araújo Castro.

Sin embargo, ante la falta de recursos y de participación en diferentes debates televisivos, desistió a su candidatura a principios de mayo y se unió a la campaña de Duque, quien ha tenido posiciones variables sobre los derechos de las personas LGBTI desde que está en el uribismo, a pesar de que antes los defendía con entusiasmo. En consecuencia, se esperaba que la excandidata le pidiera al aspirante del CD compromisos con la agenda religiosa.

Julián Arévalo, asesor de Morales, le dijo a Colombiachek.com que la alianza “respondió a lo que querían las bases cristianas” y se basó en las libertades mencionadas por el candidato, el emprendimiento y la defensa de la vida frente al aborto. Sobre lo último, el exsenador ha reafirmado que respetará las causales avaladas por la Corte Constitucional (violación, malformación del feto y riesgo para la madre), pero no tratará de ampliarlas.

Es así como el dilema entre libertades religiosas y sexuales terminó alejando a Morales de la colectividad en la que militó desde sus primeros años de vida pública, hasta ponerla en la misma orilla de quienes se habían declarado perseguidos por ella.