Pasar al contenido principal
Jueves, 16 Abril 2020

¿Qué sabemos sobre los nuevos casos de contagio por coronavirus en animales?

Por Maldita Ciencia

El tigre del zoológico de Nueva York, dos perros en Hong Kong y un gato en Bélgica fueron víctimas de desinformaciones.

Este artículo fue publicado originalmente por Maldita Ciencia el 10 de abril de 2020. Este contenido es reproducido aquí como parte de #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN (de la cual Colombiacheck es miembro), para combatir la desinformación al respecto del brote de coronavirus en el mundo.

 

Nos habéis preguntado si es cierto que en Hong Kong un gato ha dado positivo en las pruebas por coronavirus y si hay otros casos similares conocidos. Por el momento, hay dos nuevos sobre los que se tiene constancia: tanto el animal doméstico por el que nos habéis preguntado como el contagio por coronavirus de un tigre en el Zoo de Nueva York que se unen a los dos perros de Hong Kong y el gato de Bélgica.

En Maldita.es ya hablamos aquí sobre el primer perro infectado por la enfermedad. Tras someterle a dos semanas de cuarentena, y según afirmaba la Organización Mundial de la Salud Animal (OIE, por sus siglas en inglés) en este informeel perro dio negativo en la última prueba y fue devuelto a sus dueños, quienes días después comunicaron al Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación del Gobierno de Hong Kong la muerte del animal. Ahora bien, este afirma que el perro tenía una edad avanzada, "una enfermedad crónica" y que "no mostró ninguna señal de enfermedad relacionada con el COVID-19". Actualmente, en la ciudad de Hong Kong se han reportado al menos otros dos casos de contagios caninos. 

Sí, un gato en Hong Kong ha dado positivo en la prueba por coronavirus

Según este informe de la OIE, el pasado 31 de marzo un gato obtenía un positivo en una prueba PCR en tiempo real. El resultado fue similar en la segunda, el 3 de abril. 

El documento de la OIE en relación al caso indica que el gato fue puesto en cuarentena el mismo día en que dio positivo por coronavirus, después de la hospitalización de su dueño por el mismo motivo. Tras el examen veterinario, se tomaron muestras nasales, orales y rectales y, aunque el animal no mostraba signos clínicos específicos de infección por SARS-CoV-2, todas ellas dieron positivo.

"Las mascotas en hogares con casos confirmados de COVID-19 serán puestas en cuarentena y bajo vigilancia veterinaria durante 14 días. Se recogerán muestras para comprobar la presencia del virus según proceda", indican los detalles epidemiológicos del documento. Concluyen informando de que el caso continúa y que actualizarán la información de seguimiento semanalmente. 

El primer caso de un gato contagiado por coronavirus se reportó en Bélgica

Este no es el primer caso de gato contagiado por coronavirus: el primer positivo se obtuvo el 27 de marzo en Bélgica, como indica la Agencia Federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria belga (AFSCA, por sus siglas en inglés). "Nuestros colegas de la Facultad de Medicina Veterinaria de Lieja pudieron demostrar que el gato de una persona infectada con COVID-19 había contraído la enfermedad", explicaba Emmanuel André, virólogo y portavoz inter-federal COVID-19. Añadía, además, que este sí había experimentado los síntomas propios de la infección. 

"Sí hay evidencias de que algunos animales, como los gatos, desarrollan la enfermedad", explica a Maldita Ciencia Armando Solís, presidente del Colegio de Veterinarios de Asturias. "Sabemos que inoculándoles el virus de manera experimental sí que lo pueden desarrollar, de lo que no hay ninguna evidencia es de que haya transmisión de gatos a personas", añade. 

Tanto este como el resto de casos de animales contagiados por COVID-19 están recogidos en este documento del Ministerio de Sanidad junto con el resto de información científica-técnica en relación a la enfermedad por coronavirus. 

En base a los datos disponibles, el propio comité científico de la AFSCA considera que recomienda que los servicios veterinarios permanezcan atentos y fomenten las investigaciones epidemiológicas en posibles nuevos casos sospechosos. "Con respecto al riesgo de infección de personas mediante animales y en base a los datos actuales, el comité científico no está en condiciones de evaluar el riesgo con certeza. Sin embargo, considera que este es insignificante en comparación con el de transmisión de persona a persona", indica la conclusión del documento.

Un tigre en un zoo de Nueva York, nuevo caso de contagio por coronavirus 

También es cierto que el Laboratorio Nacional de Servicios Veterinarios del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) ha confirmado un caso de contagio por coronavirus en un tigre de un zoo en Nueva York, el primer ejemplo de infección en un animal de este tipo. Las muestras fueron tomadas después de que varios leones y tigres del zoo mostraran síntomas de enfermedades respiratorias, según recoge esta nota del Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (APHIS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Se cree que estos podrían haber enfermado al estar en contacto con un empleado del zoo. Las instalaciones se cerraron al público desde mediados de marzo y el animal comenzó a mostrar síntomas a partir del 27 del mismo mes. Además, no hay evidencias de que animales de otras áreas del zoo muestren síntomas similares. 

Según la nota de prensa, aún está por determinar si los animales, ya sea en este zoológico o en otras áreas, deben someterse a pruebas para detectar el virus SARS-CoV-2. Añade que el USDA notificará a la OIE del hallazgo. 

Por precaución y aunque por el momento no ha habido casos reportados de mascotas infectadas en Estados Unidos, el comunicado sugiere que cualquier persona enferma de COVID-19 debería restringir el contacto con animales, incluidas las mascotas, durante su enfermedad, tal como lo harían con otras personas. "Si una persona enferma debe cuidar a una mascota o estar cerca de animales, debe lavarse las manos antes y después de la interacción", concluye. Aquí hablábamos sobre las medidas de precaución en relación a las mascotas. 

"Siempre recomendamos tomar medidas, sobre todo que las personas que tengan la enfermedad y convivan con animales aumenten las precauciones higiénicas y, si se puede, que lleven al animal a otra casa donde no haya enfermos de COVID", recuerda Solís. "Son las mismas que dimos al principio de toda esta crisis, bastante lógicas y, de momento, eficientes", añade. 

En este otro artículo te hablamos de lo que sabemos sobre la transmisión de la enfermedad entre animales y personas y viceversa.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus 

Lunes, 22 Octubre 2018

¿Qué es una rectificación y cómo funciona?

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Dadas las recientes discusiones que se han generado entre personajes de la política nacional y que han llevado al uso de la rectificación, en Colombiacheck decidimos resolver algunas de las preguntas que giran en torno a este tema.

Hace ya varias semanas se abrió un debate público en torno a la rectificación, debido a unas afirmaciones que hizo el senador Gustavo Petro sobre el expresidente y también senador, Álvaro Uribe Vélez.

El 24 de agosto de este año, el senador Petro fue entrevistado por Vicky Dávila en su programa de la emisora La W. Allí, el excandidato presidencial dijo, entre otras cosas, que “Uribe debió haber estado preso hace tiempos por delitos de lesa humanidad”.

Unos días más tarde, el abogado Abelardo de la Espriella, representante de Uribe, interpuso una tutela de 45 páginas contra Petro al considerar que sus declaraciones fueron "calumniosas" y que con ellas se violó el derecho al buen nombre y a la honra de su representado.

Lo que buscaba la acción de tutela era hacer rectificar al senador Petro por todas sus afirmaciones. Un juez falló a favor de Uribe y Petro, el pasado 21 de septiembre, en una nueva entrevista con W Radio, dijo que "hay hechos, indicios fuertísimos, que indican que el presidente Uribe debe ser investigado por delitos de lesa humanidad ... Lo que me parece una inexactitud es decidir de antemano qué tipo de sanción o fallo debe tener la justicia. Es decir, la justicia debe ser independiente".

Estas declaraciones dejaron inconforme a Uribe, quien presentó un recurso legal para que se declarara que Petro estaba en desacato al no haber cumplido con rectificar a cabalidad. Pero el 11 de octubre otro juzgado le dio la razón a Petro, diciendo que ya había rectificado.

Todas estas decisiones generaron varios desacuerdos y confusiones desde varios lados del espectro político. Frente a esto, en Colombiacheck decidimos resolver algunas preguntas sobre la rectificación; ¿qué es?, ¿cómo se debe rectificar?, ¿quiénes deben hacerlo? y ¿quiénes pueden solicitar una rectificación?

Aquí están algunas de esas preguntas con sus respuestas. No obstante, al igual que en artículos anteriores (vea ¿Qué es el fracking? y ¿Qué son las Águilas Negras?), la idea es que a medida que vaya leyendo, nos deje las preguntas que le sigan surgiendo o ante las cuales no siente que haya tenido una respuesta clara.

¿Qué es la rectificación?

La rectificación es un derecho fundamental, garantizado por el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia.

“Artículo 20. Se garantiza a toda persona la libertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial, y la de fundar medios masivos de comunicación. Estos son libres y tienen responsabilidad social. Se garantiza el derecho a la rectificación en condiciones de equidad. No habrá censura”.

Consiste, básicamente, en corregir una información falsa, inexacta, equivocada o desactualizada para que sea más exacta.

¿Por qué hay que rectificar?

De acuerdo con el artículo ya citado de la Constitución, la información que se difunda debe ser veraz e imparcial. En ese sentido, una información que sea falsa, inexacta, equivocada o desactualizada debe ser corregida, de acuerdo con un informe publicado por la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip).

¿Cualquier persona puede pedir una rectificación?

Sí. Según Luisa Fernanda Isaza, coordinadora de defensa y atención de periodistas de la Flip, una de las garantías asociadas a la libertad de expresión es la libertad de las audiencias a recibir y acceder a información veraz.

En la práctica, cualquier persona que haya visto o escuchado información falsa, inexacta, equivocada o desactualizada en un medio de comunicación, y que considere que se viola su derecho a recibir información veraz, puede hacer una solicitud formal de rectificación, que no es más que una carta enviada a un medio en la que se le solicita que rectifique (más adelante explicaremos qué más debe contener).

Hay que tener en cuenta, que “la solicitud de rectificación, como herramienta legal, solo se les exige a los medios de comunicación”, según explica Carolina Escruceria, directora jurídica del diario El País de Cali.

¿Qué pasa si la afirmación inexacta es dicha por un personaje público, pero no a través de un medio de comunicación?

Lo que puede hacer una persona afectada por una información falsa (por ejemplo a través de una red social) es pedir al autor de la misma que se retracte de lo dicho. Y lo puede hacer a través de una acción de tutela (directamente y sin pedir solicitud de rectificación) ante la violación del derecho al buen nombre y a la honra, de acuerdo con Escruceria.

En el caso particular de lo ocurrido con Álvaro Uribe Vélez y Gustavo Petro, la rectificación del segundo se hizo a través de acción de tutela, ya que por más de que la afirmación se haya hecho en un medio de comunicación, no la hizo un periodista.

Luego de enviada la acción de tutela, el juez que la recibió decidió que Petro debía rectificar lo que dijo.

¿Qué debe tener en cuenta quien envía una solicitud de rectificación?

La solicitud de rectificación debe ser dirigida directamente al periodista o al medio de comunicación que difundió la información que el afectado considere que es falsa, inexacta, equivocada o desactualizada.

Debe ser concreta y señalar específicamente qué frases son inexactas, de acuerdo con la sentencia T-260 de 2010 de la Corte Constitucional. Pues “es imposible hacer una rectificación sin saber en específico qué información transmitida no cumple con el requisito de veracidad o imparcialidad”, dice el informe de la Flip.

Además, la solicitud debe hacerse de manera oportuna, en el menor tiempo posible después de la publicación, según la sentencia T-681 de 2007 de la Corte Constitucional.

Si se trata de una información publicada en internet, en la sentencia T-725 de 2016, la Corte Constitucional sostuvo que, cuando los medios de comunicación mantienen publicada en Internet información desactualizada de manera indefinida, se violan los derechos al buen nombre y a la honra de las personas involucradas. Esto quiere decir que la facultad de hacer solicitudes de rectificación se mantiene mientras la información continúe disponible en internet, según el informe de la Flip.

Ahora bien, si las afirmaciones publicadas son en relación a hechos concretos, de acuerdo con la jurisprudencia (sentencia T-262 de 2007 de la Corte Constitucional), quien solicita la rectificación es quien tiene que presentar las pruebas para sustentar que la información es inexacta.

“Pero si la información publicada es indefinida, es decir, si el medio de comunicación hace una afirmación genérica que no tiene un hecho concreto y que no justifica la información, es el medio quien debe probar cómo llegó a esas afirmaciones”, explica Isaza.

Esto no significa, sin embargo, que el medio de comunicación tenga que revelar sus fuentes (la reserva de la fuente es una garantía constitucional inviolable). “Lo que el medio debe hacer es señalar en su respuesta cuáles son los hechos concretos que motivan las afirmaciones indefinidas”, dice el informe de la Flip.

Ahora bien, de acuerdo con Isaza, la solicitud de rectificación es un requisito de procedibilidad cuando la información está publicada en medios de comunicación (decreto 2592 de 1991). Lo que quiere decir que se debe pedir obligatoriamente la solicitud de rectificación antes de recurrir a cualquier otro mecanismo legal.

Pero cuando se trata de información publicada por personas que no son medios de comunicación, no es necesario enviar una solicitud de rectificación previa a una acción de tutela, como ya explicamos.

¿Qué pasa si no se rectifica?

Si después de que una persona envía a un medio de comunicación una solicitud de rectificación este no rectifica, lo que puede hace el solicitante es poner una acción de tutela.

Luego de que se pone la tutela contra el medio de comunicación, o contra el personaje que dio la información inexacta, el juez decide si el medio o la persona debe rectificar, cómo hacerlo y bajo qué condiciones.

Y si definitivamente no se hace la rectificación luego de la acción de tutela, entonces el juez puede imponer medidas de “persuasión” a través de multas o arrestos. “O puede iniciar una investigación por fraude a resolución judicial”, según explica Isaza.

¿Quién decide si se debe rectificar?

En el caso de solicitudes de rectificación que lleguen a los medios, cada medio de comunicación decide qué disposición tomar frente a la solicitud.

Si surge por una tutela, bien sea porque el medio se negó a rectificar a través de la solicitud, o porque la tutela la recibe un particular (como en el caso de Petro), es el juez que falla la tutela el que decide si debe haber rectificación.

¿Cómo se hace una rectificación?

Lo que dice el informe de la Flip es que la Corte Constitucional ha establecido algunos parámetros que deben cumplirse a la hora de hacer una rectificación.

1. La rectificación debe hacerse por el mismo medio y el mismo periodista.

2. La rectificación debe tener un despliegue e importancia similar al de la publicación original.

Por ejemplo, si la nota salió en radio en un horario prime time, la rectificación deberá hacerse en el mismo horario (esto fue lo que ocurrió con el caso de Petro y Uribe). Si la nota fue portada de un periódico, la rectificación también deberá serlo en primera plana, aunque no necesariamente ocupando toda la portada. Lo importante es que la rectificación tenga el mismo impacto que tuvo la información original.

3. La rectificación debe hacerse en un término razonable a partir de la solicitud.

4. El medio o periodista debe reconocer expresamente que se equivocó.

Y según Escruceria, se debe hacer sin ningún calificativo. Por ejemplo, poner en la rectificación que se está haciendo “porque me toca” o “porque un juez me lo ordenó” no se puede hacer.

¿Las opiniones también se rectifican?

No. La Corte Constitucional en la sentencia T-213 de 2004 ha dicho que la opinión no se rectifica. “No importa qué tan ácida o harta pueda resultar, la opinión es un concepto subjetivo que no se puede rectificar porque es un sentimiento del que opina”, explica Escruceria.

“Lo que sí se puede rectificar son los hechos verificables que sustentan una opinión”, dice la coordinadora de la Flip.