Pasar al contenido principal
Miércoles, 18 Marzo 2020

Pandemia: siga el minuto a minuto del avance del coronavirus en Colombia y el mundo

Por Unisabana Medios

Encuentre aquí mapas y gráficas con datos en tiempo real sobre la evolución de la pandemia de Covid-19, la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2.

Logo Unisabana Medios

Contenido producido por el equipo de datos de Unisabana Medios.

Lo primero que tienes que tener claro para entender estas cifras, es que los datos de contagio están midiendo dos variables a la vez: la cantidad de pruebas que estamos realizando y cuántas de ellas han dado positivo. Por eso, el número de contagios está relacionado directamente con el número de pruebas que se están realizando en el país. En Colombia, la prueba solo se está aplicando a pacientes cuyos síntomas indican que podría tener el virus. Eso quiere decir que puede haber más personas infectadas a las que aún no se les ha detectado el virus. Pero también significa que Colombia empezó a hacer más pruebas en menos tiempo que otros países, como España o Italia, por lo que ha identificado más casos en menos tiempo. Lo mismo a sucedido con los países latinoamericanos, pues estaban en alerta tras la declaración de la pandemia. En Colombia, el primer caso fue detectado en una joven que viajó desde Italia. Desde ese momento, la mayoría de casos detectados proviene de contagios en el exterior. En este gráfico te mostramos de dónde ha venido el virus importado y en qué ciudad se ha detectado. Como ves, la mayoría de los casos identificados provienen de España. Estos datos dejamos de actualizarlos en el momento en el que se decretó que el virus ya se movía libremente en el país.

Como la mayoría de los enfermos venían del exterior, por lo que la mayoría de los casos se ha detectado en jóvenes menores de 30 años que estaban viajando. Estos jóvenes han contagiado a familiares en sus ciudades, que son los casos detectados en el país. Hasta el momento, no se ha identificado ningún caso de contagio espontáneo o sin conexión a los viajeros. La mayoría de los pacientes infectados están pasando cuarentena en sus casas, lo que es una buena noticia porque quiere decir que nuestro sistema de salud está todavía fuerte para recibir casos más complejos en las Unidades de Cuidado Intensivo. El estado de salud de los pacientes sigue siendo bueno, en general. En este gráfico te mostramos cómo va la salud de los pacientes contagiados cada día en Colombia. La apuesta que estamos haciendo como país es a disminuir el número de contagios por día, pues aunque sabemos que habrá muchos con el virus, necesitamos que los enfermos graves sean pocos cada día de tal forma que no colapse el sistema de salud. De lo contrario, nos enfrentaríamos a una situación como la que vive Italia. La buena noticia es que ya hay personas recuperándose de la enfermedad en Colombia, y que aún no ha habido muertos. En este gráfico puedes ver la cantidad de casos activos (no incluye recuperados o difuntos) que hay en el país. Los datos más recientes publicados por el INS nos dan información valiosa, que compartimos hoy. Lo primero es que podemos saber que con las pruebas PCR aplicadas hasta ahora, se ha detectado principalmente contagiados con los síntomas. Esto seguramente cambiará cuando se empiecen a aplicar las pruebas rápidas. Lo segundo es que ahora podemos saber cuándo los pacientes empezaron a sentir síntomas del COVID-19. Esta es la variable que realmente se usa para hacer los modelos epidemiológicos que INS.

Viernes, 17 Abril 2020

Cómo hablar con un amigo o un familiar que nos reenvió algo falso por WhatsApp (sin morir en el intento)

Por Matías Di Santi – Chequeado

Algunos consejos, elaborados por el equipo de Chequeado en Argentina, que pueden servir para no quedar como “el aguafiestas” del grupo familiar o de amigos en WhatsApp.

Las cuarentenas que han sido decretadas por varios gobiernos alrededor del mundo debido a la pandemia de Covid-19 (la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2) ha hecho que, para muchos, los teléfonos y los computadores sean su única conexión con el mundo exterior. 

En medio de la incertidumbre, el fenómeno de la desinformación se ha agravado en WhatsApp, donde se ha movido todo tipo de curas falsas y teorías de conspiración sobre el virus. Por eso, nuestros colegas argentinos de Chequeado, miembro de la alianza LatamChequea (de la que Colombiacheck también hace parte), prepararon una serie de consejos para poder hablar con nuestros contactos de WhatsApp, sin tener que pelear con ellos.

Más abajo reproducimos sus consejos:

1. Hablá en privado para no exponer a la persona que compartió la desinformación y no te enojes (o si lo hacés no lo demuestres)

Se recomienda no enojarte con una persona si te envía un contenido que: 1) sabés que es falso; o 2) no te queda claro si es falso o no.

El enojarte y/o exponerlo en un grupo sólo lo pondrá a la defensiva. Siempre se debe tratar de generar un clima de confianza fuera del grupo de WhatsApp y persuadir a ese amigo, familiar o conocido que está difundiendo contenidos desinformantes, ya sea porque no sabe que es falso, no tiene conocimientos sobre el tema o tiene mala intención.

No te olvides de ser especialmente paciente con las personas mayores, advierte este artículo del medio estadounidense Buzzfeed. Ellas tienen en general menos conocimiento que los más jóvenes sobre cómo funcionan las nuevas tecnologías y las redes.

Si recibiste el mensaje de una persona y dudás de su veracidad, empezá por preguntarle por privado, no en el grupo abierto de WhatsApp, si chequeó eso que está enviando o si solamente está repitiendo o redifundiendo un mensaje.

Acá se pueden abrir 3 caminos:

  1. Te responde que ya lo verificó y te envía material para defender su contenido: en este caso, el consejo es que desconfíes de vos mismo y rechequees lo que la persona te envió.
  2. Te responde que solo lo está reenviando, pero que no sabe si es verdad: la recomendación es señalarle amablemente (con firmeza y cariño) que no circule información que no está chequeada porque puede generar mucho daño (en particular en contexto de pandemia) y que, ante la duda, no comparta contenidos. Algunos ejemplos de desinformaciones graves sobre salud pública son esteeste y este.
  3. No te responde: se recomienda contestar lo mismo que en el caso anterior.

2. Ponele onda ["Ten buena actitud" en español argentino] y evitá que el otro se sienta atacado, y explicá amablemente que puede ser muy dañino compartir desinformación

Si te llega un mensaje por chat (ya sea en formato de texto, audio, imagen o video) en un grupo de WhatsApp, sabés que es una desinformación y es de una persona a la que le tenés aprecio o forma parte de tu círculo de confianza.
Los pasos recomendados a seguir son:

  1. Que te comuniques con ella o él por un chat privado.
  2. Allí refuerces el vínculo con frases como “yo confío en vos” o “me parece que sos una persona super copada” ["me parece que eres una gran persona"]. Que le quede claro que hablan en un clima de seguridad y confianza.
  3. Luego, marcarle lo erróneo. Podés apelar al humor o a la buena onda: “Che, yo re confío en vos ["Oye, yo confío mucho en ti"], pero esto que compartiste es falso porque el Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud dicen que no es así”.
  4. Cuando hables con la persona, agregale links a fuentes confiables para que no quede el diálogo enfrascado en tu opinión versus la de la otra persona.

Las cosas cambian un poco si quien publicó algo falso o envió en el grupo el contenido falso es una persona desconocida.

En ese caso, los pasos recomendados a seguir son:

  1. Comunicate con ella o él por un chat privado;
  2. Allí enfatizá el peligro de compartir desinformación y el daño que esto puede llegar a generar. Algo del estilo: “Mirá, no sé si esto es cierto o no. Si vos tampoco sabés si es cierto, capaz ["quizás"] estaría bueno parar la pelota acá y no compartir porque si esto se sigue desparramando puede generarle miedo a muchas personas”. Es una especie de apelación a un comportamiento social de responsabilidad. “Estamos todos en esto”, es la sensación que se debe tratar de generar. ¿Por qué hacemos esto? Porque, como señaló a Chequeado Guadalupe Nogués, doctora en Biología y autora del libro Pensar con otros: una guía de supervivencia en tiempos de posverdad, no alcanza con frenar lo que sabemos que es falso. Siempre, pero durante la pandemia particularmente, “tenemos que frenar la circulación de contenidos no confirmados (no solo los falsos)”.
  3. Finalmente, cuando hables con la persona, agregale links a fuentes confiables para que no quede el diálogo en su opinión versus la tuya.

3. Ayudá al otro a que comunique el cambio de opinión sobre lo que compartió

La persona que te envió el mensaje desinformante reconoce su error. Si lo hace por privado, lo mejor es agradecerle y reforzar el vínculo. Si lo reconoce por privado pero en primer lugar lo había compartido en un grupo, lo mejor es pedirle que ella misma lo reconozca en el grupo inicial. El objetivo es que el grupo original sepa que allí se compartió algo falso para que de esta manera deje de circular.

Es importante que ayudes a esta persona a que sepa cómo reconocer su error públicamente sin ser criticada virtualmente por sus pares y que, idealmente, borre el contenido falso para evitar que algún otro miembro del grupo lo siga viralizando. Puede usar pedidos de disculpas como: “Che, hace un rato mandé acá esto. Pero ahora me enteré de que es falso/no sé si es cierto, así que les pido que no lo sigan reenviando. Mala mía, la próxima voy a chequear mejor antes de compartir”.

4. Qué hacer si alguien manda mensajes falsos constantemente

Si una persona manda continuamente mensajes falsos o dudosos a través de un grupo, la recomendación es señalarle por privado y amablemente que no circule información que no está chequeada porque puede generar mucho daño. Además, señalale que, ante la duda, no comparta contenidos supuestamente “informativos”, aunque sí comparta ideas, emociones y sentimientos. Si la persona hace caso omiso, recién en ese caso se recomienda exponerla en el grupo. La idea es intentar persuadir a quien desinforma y, si este último no presta atención, la prioridad será proteger al resto de los que están en el grupo.

En el marco del aislamiento, la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA) difundió un instructivo con recomendaciones para sobrellevar la pandemia. “Limitar los grupos de chat que difunden noticias, muchas de ellas falsas o erróneas ya que promueven pensamientos negativos y catastróficos y le imponen a nuestra mente un sobreesfuerzo” es una de ellas.

Si la ansiedad e incertidumbre que genera la cuarentena nos hace más difícil autorregularnos, usemos estos consejos para contarle al otro que lo que compartió es falso, lograr que reconozca su error y difunda la desmentida, y -por sobre todas las cosas- cortemos con la cadena de la desinformación sin morir en el intento.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus