Pasar al contenido principal
Viernes, 01 Abril 2022

Adriana Azzi: de astróloga respetada a difusora de desinformación sobre COVID-19

Por Efecto Cocuyo

“Les voy a pedir un favor muy especial a todos ustedes: busquen una vela y un mapa de Venezuela. Hoy conoceremos qué va a pasar con nuestro país, qué va a pasar con el presidente (Hugo) Chávez”, dijo Nelson Bustamante, uno de los animadores con mayor trayectoria dentro del canal Radio Caracas Televisión (RCTV), el 26 de abril de 2002.

Segundos antes de pedir el favor a la audiencia, presentó a una “extraordinaria mujer dotada de un gran don”, la persona que daría las tan esperadas respuestas. Se refería a la astróloga, tarotista y vidente Adriana Azzi.

Ese día, cientos de venezolanos se reunieron frente al televisor, medio de comunicación líder, especialmente en ese momento coyuntural, para intentar tener algo de claridad en medio de la incertidumbre que dejaron los sucesos del 11 al 14 abril de 2002, cuando se llevó a cabo un golpe de Estado contra el entonces presidente Hugo Chávez.

El programa especial se llamaba “Los Días por Venir” y fue transmitido por RCTV. Después en 2007, el Gobierno no le renovó la concesión a este canal de televisión.

La credibilidad de la astróloga logró reunir en un mismo escenario a quienes serían protagonistas del futuro político de Venezuela de 2013 en adelante: Nicolás Maduro (gobernante de Venezuela), Tarek William Saab (fiscal general de la República impuesto por una Asamblea Nacional Constituyente de discutida legitimidad) y Leopoldo López (ex preso político opositor), entre otros.

Su poder de convocatoria no fue casualidad: Azzi es una personalidad en Venezuela y sus predicciones han encontrado eco entre personas poderosas del país. Colaboró con el horóscopo de Todo en Domingo, revista encartada en la versión impresa del diario El Nacional, y con los canales de televisión RCTV y Venevisión. A la fecha publica sus predicciones zodiacales y ofrece servicios de consulta en tres portales digitales. Su trabajo es polémico, según dice la biografía que aparece en una de las páginas en las que escribe. Para empezar, predijo la muerte del expresidente Hugo Chávez, razón por la que fue amenazada y perseguida. Luego de su salida del país, tuvo espacios en televisoras de República Dominicana, Puerto Rico y Nueva York (Estados Unidos).

Casi 20 años después de la transmisión del programa con Bustamante, Azzi continúa difundiendo sus predicciones en redes sociales y medios de comunicación digitales. Sin embargo, se agregó un nuevo contenido a sus redes, que se hizo cada vez más frecuente con la llegada de la pandemia: la astróloga se convirtió en una puerta de entrada a la desinformación sobre el Covid-19 para sus miles de seguidores en Twitter, la mayoría provenientes de Venezuela. Y su manera de hacerlo fue reciclando falsedades populares en redes estadounidenses sobre las vacunas y sobre empresarios y políticos de ese país.

Efecto Cocuyo contactó vía correo electrónico a Adriana Azzi para solicitar su apreciación sobre varios ítems mencionados en el texto, pero hasta este viernes, 1 de abril, no ha recibido respuesta.

La videncia y el COVID-19

Cuando América Latina tenía apenas un mes en confinamiento, la astróloga recordó en entrevista para El Venezolano TV (Evtv) que entre 2017 y 2019 publicó unos tuits en los que “advertía” sobre un plan para reducir la población mundial, “programada por las élites”, lo que estaría vinculado con la aparición del nuevo coronavirus.

“Digo, viene una reducción de la población mundial programada por las élites. Mire, esto yo no lo dije por videncia. Lo comprobé con mi videncia, pero lo dije porque desde el año 1982, cuando tú te vas a estudiar por ejemplo los monumentos Georgia (en referencia a una escultura llamada las Piedras Guías, ubicadas en Elberton, Georgia, Estados Unidos), tú ves allí el planteamiento de la gente que controla el mundo”, dijo Azzi en referencia al empresario e informático, Bill Gates, el Vaticano y la Organización de las Naciones Unidas, todos atacados por varias teorías de la conspiración, especialmente la versión conspirativa del Nuevo Orden Mundial (NOM), que han sido desmentidas por medios de verificación de datos, incluidos algunos que pertenecen a esta alianza periodística.

Más adelante menciona que Bill Gates “es uno que está metido ya en este problema, que hay que analizar mucho lo de la vacuna”. En su Twitter, “aclara” qué quiere decir con esto.

Tuit falso hecho por Adriana Azzi

En su cuenta de Twitter asegura brevemente que el “plan de las élites” está escrito en las Piedras Guía, una escultura de más de seis metros de alto que ha sido protagonista de teorías de la conspiración, dado que se tienen pocos datos sobre su significado.

La escultura está formada por cuatro losas que tienen una serie de mensajes tallados en ocho idiomas. Entre esos mensajes destaca, explica el diario La Nación (Argentina), “mantener a la humanidad por debajo de los 500 millones en equilibrio perpetuo con la naturaleza”. De allí la relación que establece Azzi entre “la gente que controla el mundo” y el COVID-19, aunque el propio monumento no mencione nada sobre “las élites” o alguna enfermedad.

Sin embargo, su fe en esta teoría no empezó con la llegada de la pandemia. A partir de lo que se puede observar en su cuenta, al menos desde el año 2018 Azzi habla de un plan de reducción de la población, pero sin mayores detalles del momento o el contexto en el que se desarrollará esa situación.

Sus contenidos tienen sus seguidores y detractores en Twitter. Por ejemplo, el pasado 8 de marzo, publicó un tuit que decía: “El milagro de Ucrania… Detuvo las nuevas variantes del virus”. Si bien varios usuarios reprobaron su mensaje, son más interesantes las respuestas que recibieron estos perfiles: “todo forma parte de un plan orquestado”, “los sentidos los tienen apagados”, “todo es un show”, “nunca ha existido (el COVID-19)”, “pura manipulación de los medios”.

Esto último es otro elemento dentro de la narrativa de Adriana Azzi: para la astróloga los medios de comunicación forman parte de los supuestos planes conspirativos, al informar de una realidad (llámese COVID-19 o guerra en Ucrania) que desde su punto de vista no existe o se usa para manipular. De hecho, un descalificativo común es llamarlos medios o prensa de desinformación y, de nuevo, lo hace desde al menos el año 2018 (hasta donde tiene registrado su cuenta de Twitter).

¿Intereses? De anti-NOM a QAnon

Sobre el supuesto plan para disminuir la población mundial, planificado por “las élites”, en coincidencia con la versión conspirativa del Nuevo Orden Mundial (NOM), la vidente había mencionado que “tanto la izquierda como la derecha están dirigidas por las mismas élites”. La visión conspirativa del NOM plantea que existe un plan para instaurar un gobierno único mundial manejado por las élites y burócratas.

A pesar de sus “advertencias”, solo una figura de las élites se “salvó” de formar parte de este plan (dentro de su sistema de creencias): el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En síntesis, detalla BBC Mundo, QAnon es una teoría que considera a Trump un héroe que libra una batalla secreta contra pedófilos de las élites. Tuvo su origen en el sitio web 4Chan, donde un usuario anónimo empezó a publicar contenidos que firmó como “Q” en octubre de 2017. Las personas que creen en QAnon coordinan ataques contra adversarios que acusan de encubrir a estas élites.

Uno de los hechos que puso esta teoría de la conspiración en el mapa fue el asalto al Capitolio de Estados Unidos, ocurrido en enero de 2021. Varios de los arrestados eran adeptos a QAnon.

Durante el desarrollo de la pandemia, Azzi apoyó las polémicas declaraciones de Donald Trump relacionadas con las medidas de control y prevención del COVID-19. Eventualmente, pasó a difundir contenidos que sustentaban de manera indirecta las teorías que defiende y otros mensajes sobre la teoría del fraude en las elecciones en Estados Unidos.

Hasta ahora, según sus tuits, en el sistema de creencias de Azzi no existen medidas creíbles para prevenir y tratar el COVID-19 y elecciones limpias en Estados Unidos; solo planes sin sustento para perjudicar el bienestar de las personas (planeado por todas las élites menos Trump). En estos años en pandemia, la astróloga ha acomodado a su manera narrativas desinformadoras de otros países y las ha replicado en sus redes. Es decir, su cuenta de Twitter es un foco de desinformación.

Tuit falso hecho por Adriana Azzi

Esta desinformación fue verificada por Politifact el 23 de marzo de 2021

Tuit falso hecho por Adriana Azzi

Esta desinformación fue verificada por FactCheck.org el 4 de agosto de 2021

Influencer de la desinformación

Azzi tiene un universo de influencia importante en la red social. Hasta el pasado el 8 de febrero de 2022 acumulaba 857.091 seguidores (en comparación, esto es un poco más de un tercio de los seguidores que tiene el líder político opositor venezolano, Juan Guaidó) desde que abrió su cuenta, el 9 de marzo de 2010. Poco más de un mes después, el 14 de marzo de 2022, sumaba 859,8 mil seguidores. Según la plataforma de análisis de cuentas de Twitter, TruthNest, la astróloga puede sumar alrededor de 200 seguidores por día. Su influencia no se queda estancada en el número de seguidores: cada una de sus publicaciones recibe un promedio de 162 “me gusta” y 65 retuits, según análisis de la plataforma.

Un informe difundido por Constela, sobre actores de interés que desinformaron en Twitter entre marzo 2020 y julio de 2021, ubicó la cuenta de Twitter de Azzi como uno de los usuarios con mayor audiencia entre los perfiles que han ayudado a difundir desinformación.

La astróloga suele replicar noticias, opiniones e información de contenido político en contra de la gestión del presidente venezolano Nicolás Maduro y otros líderes que se identifican con la izquierda dentro del espectro o que se presume que podrían colaborar con estos líderes.

Al inicio de la coyuntura sanitaria, en febrero de 2020, Azzi publicó en la red que desde su punto de vista “esta pandemia es planificada”. Un mes después, el COVID-19 se esparció por América Latina y confinó a la ciudadanía en sus casas, a la espera de nuevas respuestas. En este escenario, la desinformación sobre el tema circuló casi tanto como el virus.

Desde ése primer tuit publicado en febrero de 2020, se ha dedicado a difundir con mayor frecuencia contenido desinformador sobre el COVID-19, las vacunas y sus efectos secundarios y adversos y otras teorías de la conspiración.

Tuit falso hecho por Adriana Azzi

Tuit falso hecho por Adriana Azzi

Esta desinformación fue verificada por Chequeado (Argentina) el 12 de abril de 2021

También replica noticias sobre el avance del movimiento en contra de las medidas de prevención. En cuatro oportunidades entre los años 2020 y 2021, publicó tuits que respaldaban el uso del dióxido de cloro para tratar la enfermedad (lo cual desaconseja la Organización Panamericana de la Salud y advierte que es perjudicial para la salud).

(Vea aquí la nota “En virus revuelto ganancia de charlatanes” sobre quiénes están detrás de la promoción del dióxido de cloro en América Latina)

Ahora, ¿qué pasa en sus otras cuentas de redes sociales? Tanto su cuenta en Instagram (348 mil seguidores) como en Youtube (6.590 suscriptores) están dedicadas a la difusión de su trabajo como astróloga y tarotista. Su canal de Telegram tiene 11.800 suscriptores. Allí se mezcla la información sobre astrología con mensajes en contra de las medidas para evitar la propagación del COVID-19.

Mensajes compartidos por Adriana Azzi en su canal de Telegram

Contacto con los extremos

A través de la herramienta de análisis de datos de cuentas Tweet Beaver se extrajo una muestra de los seguidores de la astróloga. La plataforma solo puede obtener información de hasta 10 mil cuentas, lo que representa 1,16% del total de seguidores de Azzi. Sin embargo, aunque parezca una población pequeña, este porcentaje da una aproximación del alcance e influencia de sus tuits.

Del total de usuarios analizados, 1.025 colocaron en su ubicación que se encuentran en Venezuela. Solo en este subgrupo, la mayoría (314 personas) no especificó en qué parte del país. Aparte, 259 personas solo mencionaron su ciudad y estado, sin decir que esas localidades están en Venezuela. Si se suman estos dos grupos, el resultado es un total de 1.284 usuarios de Twitter ubicados en el territorio, lo que representa 12,8% de la muestra.

Otras personas colocaron su nacionalidad o ubicación en la biografía de Twitter. Las palabras más repetidas son “Venezuela”(227), “venezolana” (158), “venezolano” (145) y “Vzla” (25). Pocos usuarios (65) colocaron el país en la biografía y en su ubicación.

Después de Venezuela, la mayor cantidad de seguidores de la astróloga según su ubicación están en Colombia (123), España (81), México (76), Chile (73), Argentina (68), Estados Unidos (53), Perú (39), Ecuador (38), Panamá (19) y Paraguay (9).

Más allá de la ubicación de sus seguidores, el hecho es que sus tuits viajan lejos: 7.361 es la cantidad de usuarios de la muestra que no colocaron su lugar de origen en Twitter.

Ahora, ¿cuáles son los intereses o gustos de la muestra de seguidores? Una parte importante se describe como padres o madres (un total de 154), algunos son abogados o abogadas (133) y les importa la espiritualidad: 353 personas tenían escrita la palabra “Dios” en sus biografías de Twitter.

Un grupo de cuentas se describen a sí mismos a partir su posición política: 57 se definen como anticomunistas, 40 son antichavistas y 38 están en contra del socialismo. Varios usuarios tienen todas estas palabras en sus biografías de Twitter. Grupos más pequeños incluyen palabras como “globalista o globalismo”, “democracia”, “tiranía” y “derecha”.

Palabras más frecuentes en las biografías de los seguidores de Adriana Azzi

De la muestra, 57 cuentas tienen más de 10 mil seguidores en Twitter, de las cuales solo tres tienen más de 100 mil seguidores. Entre las 20 cuentas más influyentes, hay siete usuarios que publican información a favor de la reelección del expresidente estadounidense Donald Trump en el 2024, replican mensajes en contra de los demócratas estadounidenses, los líderes de izquierda en sus respectivos países o las medidas para prevenir la propagación del COVID-19.

Infografía con cifras claves de la cuenta de Twitter de Adriana Azzi

A continuación, tres ejemplos breves de la última vez que se consultaron las cuentas (16 de febrero de 2021):

  • Stay Strong USA: difunde información a favor de la teoría del fraude electoral de Trump y en contra de la vacunación contra COVID-19.Retuit falso hecho por Adriana AzziRetuit falso hecho por Adriana Azzi Las afirmaciones de Robert Malone ha sido desmentidas por medios como Politifact, Washington Post, New York Times, entre otros.
  • John Colascione: escribe en la web Published Reporter, donde publica información contra los demócratas estadounidenses y desinformación que niega la existencia de la pandemia.

Retuit falso hecho por Adriana Azzi Retuit falso hecho por Adriana Azzi

Olimpia Campeón: mezcla contenido de deportes con tuits que favorecen a la extrema derecha y las teorías de la conspiraciónRetuits falsos hechos por Adriana Azzi Retuits falsos hechos por Adriana Azzi

 

En la muestra hay un grupo seguidores sin mucha actividad en la red. Del total, 2.538 cuentas tienen solo un seguidor, 3.075 cuentas tienen un solo tuit, de las cuales 2.961 cuentas tienen un solo tuit y menos de 10 seguidores. Algunas no tienen ni seguidores ni tuits: 801, la mayoría creadas entre los años 2020 y 2021.

Amigos

Como el número de personas que sigue la astróloga es mucho más pequeño, 2.574 cuentas, Tweet Beaver pudo extraer los datos públicos de casi todos, 2.569.

Artistas, instituciones, políticos venezolanos, españoles y estadounidenses, medios de comunicación venezolanos e internacionales y periodistas son algunas de las cuentas con mayor influencia que sigue Azzi en Twitter.

Si se continúa el análisis desde el ranking de cuentas con mayor cantidad de seguidores, no es sino hasta la cuenta número 232 que se empiezan a observar los usuarios que difunden desinformación. De este grupo, el usuario con más seguidores es @barronjohn1946, que se dedica a publicar mensajes de parodia en apoyo al expresidente Trump para sus más de 407 mil seguidores.

En el puesto 236 sigue la doctora Simone Gold, fundadora de America’s Frontline Doctors una organización estadounidense que ofrece consultas pagas online y receta medicamentos que no sirven para tratar el COVID-19 (según investigaciones monitoreadas por la Organización Mundial de la Salud en 2020 y 2021), como la ivermectina y la hidroxicloroquina. También ha instado a sus seguidores a no vacunarse contra el COVID-19. En octubre de 2021, el Congreso de los Estados Unidos le envió una carta en la que la insta a parar de “promover afirmaciones no probadas y peligrosas”.

Siguen otras cuentas de parodia y mensajes afines a Trump como @PapiTrumpo (en el puesto 297 con 267 mil seguidores), medios de comunicación que difunden desinformación como La Gaceta de la Iberósfera (puesto 323 con 225 mil seguidores), entre otras.

Si se indaga en las cuentas a partir de las palabras que aparecen en sus biografías, los resultados son similares a lo que se pudo observar en la muestra de seguidores. Al menos 37 cuentas incluyen la palabra “democracia” en sus biografías, 24 la palabra “comunista” y 20 “Trump”. Otras 122 cuentas mencionan la palabra “Dios”.

Palabras claves del Twitter de Adriana Azzi

Del total de personas seguidas, 1.917 tienen su ubicación activada en Twitter: 490 son de Venezuela (de los cuales 198 son de su capital, Caracas), 105 están en Miami (Estados Unidos), 81 se encuentran en España, 49 en México, 45 en Colombia, 42 en Argentina, 31 en Chile y 15 en República Dominicana.

Algunos usuarios tienen cuentas en Gettr (5) y Parler (11), redes sociales creadas a partir del desacuerdo con las medidas de restricción de Twitter en la publicación de contenidos. Gettr, una plataforma muy similar a Twitter, fue creada por el exportavoz del expresidente estadounidense Donald Trump, Jason Miller, como una alternativa “no parcializada” para todo el mundo. La iniciativa surgió luego de que varias redes sociales bloquearon al mandatario por infringir sus normas, a partir de sus mensajes publicados, en los que no reconocía su derrota ante el demócrata Joe Biden.

Ahora, ¿cuáles son las cuentas que más replica? Según análisis de los últimos 1.314 retuits hecho por TruthNest el 8 de diciembre de 2021, son cuentas de medios de comunicación y personas que difunden opiniones de extrema derecha, noticias en contra de las medidas de prevención y desinformación sobre COVID-19.

Para la fecha en la que se hizo el análisis, había retuiteado 30 veces la cuenta de Alberto Quevedo Glez (@albernap), quien difunde opiniones de extrema derecha y apoya el retiro de las medidas de protección contra el COVID-19; 22 veces la cuenta de Misterios Verdaderos (@iradialberto), anti-vacunas y anti-NOMl; 16 veces la cuenta de Farmaceuticoactivo (@farmaceuticoac1), que publica desinformación sobre el COVID-19; y 15 veces a 92.7 FM Líder Mar de Plata, también difusor de desinformación y contenidos de extrema derecha.

El pasado 8 de febrero se hizo un nuevo análisis con la herramienta. Las cuentas anteriores continúan posicionadas como las más replicadas por la astróloga.

Venezuela, la astrología y Adriana

Como en otros países de América Latina, la astrología tiene un recorrido amplio en los medios de comunicación venezolanos. La parrilla de los canales nacionales desde hace décadas ha contado con algún programa de predicciones zodiacales, numerología o lectura de las cartas del tarot.

Por ejemplo, en las primeras décadas al aire de Venevisión se estrenó el programa “Horangel y los 12 del signo”, conducido por el astrólogo argentino Horacio Germán Tirigall. En adelante, la apuesta por el esoterismo se mantuvo a través de programas especializados, invitados en magazines matutinos y shows que incluían la astrología como parte de entrevistas o competencias. Los canales Venezolana de Televisión, Televen, Globovisión y RCTV también tuvieron contactos duraderos con la práctica. La historia de la astrología en los medios se puede contar a través de la trayectoria de sus exponentes, como lo son Andrea Caricatto, Albanela Ravelo, Alfonso León, Hermes Ramírez, entre otros.

Fue en este contexto afloró la carrera de Adriana Azzi. Y políticos de turno le prestaban atención a la astrología. En el libro “Los brujos de Chávez”, el periodista David Placer cuenta que uno de los primeros contactos del expresidente venezolano con este universo fue durante una lectura de cartas con la bruja Cristina Marksman, quien le dijo que antes de los 60 años iba a enfermar y morir. Con el paso de los años Chávez se decantó más por la práctica del ocultismo.

Aún en los últimos años, la astrología es relevante para algunos políticos. El periodista Jon Lee Anderson relató para The New Yorker en junio de 2019 los vínculos del líder opositor Juan Guaidó con la astrología, meses después de que jurara como presidente encargado de Venezuela en un nuevo intento de presionar al Gobierno de Nicolás Maduro. Contó que el actual presidente de la Comisión Delegada (Asamblea Nacional paralela de mayoría opositora) tenía en su equipo de asesores un astrólogo llamado David.

Por su parte, Azzi no ha perdido la costumbre de “predecir” salidas y muertes presidenciales. En el año 2017 dijo que en Venezuela habría un cambio de presidente “este año o el que viene” y en el 2020 dijo que un desequilibrio en la economía rusa adelantaría la salida del gobenante venezolano Nicolás Maduro de la presidencia, predicciones que no se cumplieron.

En el mundo real

La desinformación que se genera en las redes sociales tiene su impacto en la vida real. Por ejemplo, la Unidad de Políticas Públicas de la Universidad Simón Bolívar (Venezuela) y el Instituto Delphos calcularon la cobertura de la vacunación contra el COVID-19 a partir de encuestas.

Se recogieron datos de 1.200 personas entre el 13 y 19 de diciembre de 2021. El último informe, publicado el pasado diciembre, indica que la cobertura de vacunación completa era del 50% de la población de 18 años o más. En ese entonces, 17,9% de los encuestados reportó que no tenía ninguna dosis pero que quería vacunarse, mientras que 13,4% dijo que no estaba vacunado y tampoco quiere recibir las dosis.

Hace un mes, según se detalla en el informe de noviembre, este porcentaje era más bajo: 9,6%. En ese entonces se les preguntó a los encuestados las razones para no vacunarse. Dijeron que desconfiaban de la inmunización (34,1%), les daba miedo (22,7%), pensaban que no servía (10,2%) o no creían en la vacuna (9,1%).

Si bien los datos no muestran la magnitud del impacto de la desinformación en Venezuela, sí constituyen una aproximación. El contenido falso sobre el COVID-19 que se esparce en redes sociales, se mezcla con un contexto político, económico y social de un país con una crisis sanitaria muy anterior a la pandemia. Los “influencers” de la desinformación solo ponen un grano de arena (que se viraliza) para que la situación no mejore.

Ilustración: Miguel Méndez

Caricatura portada: Walther Sorg

Mentiras Contagiosas es un trabajo coordinado por el Centro Latinoamericano de Investigación Periodística – CLIP en el que participan Chequeado de Argentina, Bolivia Verifica de Bolivia, Aos Fatos de Brasil, Colombiacheck y Cuestión Pública de Colombia, Efecto Cocuyo de Venezuela, Agencia Ocote de Guatemala, Animal Político de México y El Detector de Univisión de Estados Unidos.

Martes, 22 Junio 2021

Experimentos explican por qué los vídeos de personas supuestamente magnéticas tras vacunarse no tienen base científica

Por Maldita Ciencia

Maldita.es obtuvo cuatro videos con experimentos que explican por qué es imposible que las vacunas del COVID-19 dejen el brazo imantado.

Durante las últimas semanas se están moviendo por WhatsApp y redes sociales diferentes vídeos en los que supuestamente vemos gente que en teoría ha recibido la vacuna contra la COVID-19, cómo un imán (u otro objeto metálico) se ‘pega’ en la zona del brazo que ha recibido el pinchazo. En estos vídeos se asegura que las vacunas llevan "metales pesados" y que son capaces de transmitir "capacidades magnéticas". Como ya explicamos Maldita.es y Colombiacheck, se trata de una desinformación.

Alberto Nájera, profesor de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Castilla-La Mancha y vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS), es contundente al respecto: “No, una cuchara que se pega en el brazo no demuestra absolutamente nada en relación al electromagnetismo”. Para demostrarlo, ha realizado y grabado cuatro experimentos con imanes y diferentes metales y pequeños objetos. 

¿Estamos midiendo lo que queremos medir?

Como explica Nájera a Maldita.es, “la clave en las investigaciones, en general, es que siempre se debe garantizar que se esté ‘midiendo’ o ‘viendo’ lo que realmente se quiere medir o ver”. 

“Lo más probable es que, en los casos señalados en los vídeos, estos se adhieran a la piel por efecto de la humedad, de la grasa, de la posición... La gente cree estar midiendo un campo magnético cuando, en realidad, no lo están haciendo”, afirma. Añade que, en el caso que nos ocupa, para evitar sesgos o elementos que pudiesen interferir en el experimento, la piel debería estar limpia, seca, con polvo de talco.

Según el experto, es imprescindible ser conscientes de que nuestros sentidos no suelen ser un argumento suficiente: “No son fiables. De ahí la importancia de los diseños experimentales, de la revisión por pares y, sobre todo, de la cultura científica en la sociedad para que no nos dejemos engañar ni por nuestros sentidos ni, en este caso, por un vídeo viral". 

¿Cómo se puede comprobar si estamos o no ante un imán? 

Para ‘demostrar’ que el contenido de los vídeos que circulan en redes no es científicamente posible y que una vacuna no tiene la capacidad de hacernos ‘magnéticos’, Nájera propone cuatro sencillos experimentos caseros que muestran qué sucede realmente entre un imán y diferentes tipos de metal. 

Para el primero, el experto utiliza brújulas. Desde el siglo XI, el ser humano ha usado estas herramientas baratas, sencillas y precisas para orientarse ya que, gracias a una aguja imantada capaz de detectar el campo magnético terrestre, apuntan siempre al polo norte geográfico. 

Ahora bien, Nájera recuerda que un imán normal “genera un campo magnético cientos de veces más intenso que el campo magnético terrestre”. Es por ello por lo que utilizar una brújula sería la mejor manera de detectar esas supuestas capacidades magnéticas de los vacunados. “Pero no, no hemos visto ningún vídeo en el que se acerque una brújula a una persona que supuestamente haya recibido la vacuna y se observe cómo la aguja de una brújula baila, se mueve o se reorienta”, como se observa en el vídeo que proponemos a continuación.

Una de las características comunes de los vídeos de las desinformaciones es la aparición de objetos metálicos que se adhieren a la piel. Si prestamos atención, podemos comprobar que todos ellos son similares: superficies lisas y amplias. “En contacto con una piel húmeda o grasienta, estas superficies se adherirán temporalmente. Eso sí, no hay vídeos en los que estos objetos se queden pegados en una piel con vello o a través de un papel”, adelanta el experto. 

Si el supuesto campo magnético creado por la vacuna fuese tan intenso como para sujetar una cuchara o una chapa de metal, también debería ser capaz de hacerlo a través de un folio o de una tela fina, entre otros materiales. Pero no, este efecto tampoco se muestra en los vídeos virales. 

Hay más: en el vídeo que puedes encontrar bajo este párrafo, Nájera muestra cómo el campo magnético creado por un imán 'se manifiesta a distancia'. Es la causa por la que, si se acerca una cadena de clips, estos se aproximan a él. “No he visto ningún vídeo en el que se muestre esta capacidad ‘a distancia’. Siempre se presiona el objeto sobre la piel para que se quede pegado por ese efecto de succión o adherencia por la humedad o la grasa. [Si la teoría propuesta fuese cierta], sí que se vería ese ‘efecto a distancia’ del cuerpo atrayendo objetos de metal ligeros (una cadena, por ejemplo)”.

En un tercer experimento, Nájera muestra cómo se comportan diferentes materiales (cobre, zinc, aluminio y hierro) frente a un imán, ya que no todos los metales se ven atraídos por ellos. “En los vídeos virales, todas esas planchas metálicas se ‘pegarían’ a la piel cuando, en la práctica, no todas se verían atraídas por los imanes”, explica el experto. 

A continuación invita a reflexionar sobre otra de las características de este tipo de imágenes: en ninguna se comprueba que la cuchara (o el objeto) que se pega al brazo realmente sea atraída por un imán real. Es decir, no pueden asegurar que el material del que está hecha la cuchara (o el objeto metálico) fuese físicamente susceptible de ser atraído.

Nájera muestra esto con un último experimento en el que utiliza cuatro cucharas de diferentes combinaciones de metales. “Por sus aleaciones, el contenido en hierro o metales que pueden ser atraídos por los imanes es bajo. De ahí que sólo una de las cuatro se ‘pegue’ al imán”, explica el experto.

Por qué sería imposible que una vacuna lograra que se nos pegaran imanes en la piel: la cantidad inyectada sería demasiado pequeña para tener ese efecto

Gabriel Alfranca Ramón, doctor en nanobiomedicina e investigador del CSIC y maldito que nos ha prestado sus superpoderes y Yilian Fernández-Afonso, investigadora del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA), han realizado una prueba con nanopartículas magnéticas e imanes para demostrar la imposibilidad de que una vacuna lograse que se nos pegasen imanes en la piel. La razón, como ya explicamos en Maldita.es, es que la cantidad inyectada sería demasiado pequeña para tener ese efecto.

En este pequeño experimento, prueban a diluir las nanopartículas magnéticas en agua desionizada, que evita que las sales del agua “hagan que las nanopartículas se desestabilicen”, según explica Alfranca. En cada tubo, van añadiendo cada vez menos concentración de nanopartículas magnéticas y más agua.

Como podemos observar en el vídeo, la cantidad de nanopartículas magnéticas que se necesitan para sujetar un imán es mayor de lo que podría inyectarse en una vacuna y, además, el líquido no es transparente.

Este artículo es una colaboración mensual entre Maldita Ciencia y el Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud y que Colombiacheck retoma en el marco de la alianza LatamChequea.