Pasar al contenido principal
Domingo, 23 Octubre 2016

Uribe insiste en mentira sobre aumento de hectáreas de coca

Por Sania Salazar

Las cifras del aumento de cultivos ilícitos en el país son contundentes, pero Uribe insiste en inflarlas.

El senador Álvaro Uribe Vélez, líder del partido de oposición Centro Democrático, ha repetido en innumerables ocasiones en los últimos meses que las hectáreas sembradas con coca en Colombia pasaron de 47.000 en su gobierno a 200.000 actualmente. Colombiacheck califica la afirmación como falsa luego de contrastar cifras y estudios.

 

 

Es más, no es el único que ha mentido sobre eso, pues el exprocurador Alejandro Ordóñez y la exministra Marta Lucía Ramírez, también lo han hecho como demostramos en dos chequeos anteriores que pueden verificar al dar click en sus nombres.

Lo primero que nos advirtieron en la oficina de prensa del senador Uribe Vélez cuando los contactamos para averiguar en qué fuente basaba su repetida afirmación fue que el expresidente Andrés Pastrana y Ordóñez aseguraron lo mismo.

“La Procuraduría hizo un estudio donde estimó –por el informe de la Casa Blanca– que dice que en mayo de 2015 había 159.000 hectáreas de coca, y teniendo en cuenta que los dos últimos años se han duplicado y que no han reactivado la fumigación con glifosato, la Procuraduría estima que este año está en 200.000”, contestó Ruby Chagui, Coordinadora de estrategia y comunicaciones del Centro Democrático, cuando Colombiacheck le consultó por el tema.

Pero las cifras de Uribe Vélez no cuadran por ningún lado. Colombiacheck revisó el estudio realizado por la Oficina Nacional de Políticas para el Control de Drogas, entidad que depende de la Casa Blanca de los Estados Unidos y encontró que para 2015 las hectáreas cultivadas con coca según ese estudio eran 159.000 y no 200.000, como dice el senador.

Además, en 2010, cuando Uribe terminó su doble periodo en la presidencia, la cifra de cultivos de coca se situó en 100.000 hectáreas y no en 47.000, como afirma el líder del Centro Democrático. Es más, según el mismo informe, desde 2001 los cultivos jamás han bajado de 78.000 hectáreas, cifra registrada en 2012.

Colombiacheck también revisó las cifras del Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2015 de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga Delito (UNODC), informe que indica que el 2015 cerró con 96.084 hectáreas de coca y no con 200.000, como insiste Uribe Vélez.

En este informe sí encontramos la cifra de 47.790 hectáreas, pero corresponde a 2012, cuando Juan Manuel Santos llevaba dos años como Presidente. En 2010, cuando Uribe Vélez dejó la Presidencia había 61. 812 hectáreas cultivadas según esa agencia de la ONU.

Mezclando informes

Al comparar los informes parece que Uribe Vélez tomó de cada uno las cifras que más convienen a sus intereses. La más baja de la ONU para asegurar que fue el resultado de su gestión y la más alta de la Casa Blanca para hacer ver mucho más grande el problema actual.

Según el estudio de UNODC “la cifra de cultivos de coca en en Colombia sufrió un importante incremento al pasar de 69.000 hectáreas en 2014 a 96.000 en 2015; un 39% de aumento”. Entonces si las cifras son suficientemente contundentes para criticar al gobierno Santos, ¿para qué inflarlas?

Daniel Rico, experto en política antinarcóticos, le explicó a Colombiacheck en un chequeo anterior que no se deben mezclar las cifras de ambos informes señalados para hacer comparaciones, pues cada estudio tiene una metodología y aclaró que ninguno está por encima del otro.

Rico precisó en otro chequeo sobre aumento de cultivos en Caquetá que varias fuentes indican que el incremento de los cultivos ilícitos tiene razones tan variadas como la caída del precio del oro que hizo que muchos de quienes se dedicaban a la minería ilegal cambiaran su actividad por el cultivo de coca. A la fluctuación en la tasa de cambio que generó un incremento en los precios en la zona y a la inminencia de la concreción del proceso de paz que hace que otros actores cultiven más, entre otras razones.

“A juicio del Gobierno, uno de los motivos por los cuales se disparó el número de las hectáreas cultivadas con hoja de coca en el país es la finalización de las aspersiones aéreas con glifosato. Además, este químico fue dejado de usar por las implicaciones negativas que tiene para la salud y para cultivos lícitos”, precisó El Espectador al informar sobre el aumento de cultivos en Colombia, tema que Colombiacheck también había explicado.

Si bien para el experto en política antinarcóticos la cifra de cultivos podría ser mucho mayor a las 159.000 hectáreas de las que habla la oficina de la Casa Blanca, lo cierto es que no hay estudios que respalden esa cálculo ni las cifras de Uribe Vélez.

Solo Uribe sabe por qué, teniendo una influencia tan grande en el discurso público y siendo un líder de opinión que arrastra a muchos colombianos, sigue insistiendo en mezclar e inflar las cifras de los cultivos de coca.

Miércoles, 16 Enero 2019

En el archivo: El tratado de extradición de Colombia con Estados Unidos

Por Pablo Medina Uribe

Paloma Valencia y otros miembros del CD volvieron a afirmar erróneamente que el país no tiene tratado de extradición con EE.UU. Sí existe el tratado, pero la historia de su validez nacional e internacional es compleja.

La semana pasada, tras la audiencia que se realizó en Miami en medio del proceso jurídico contra el exministro Andrés Felipe Arias por el caso de Agro Ingreso Seguro, varios miembros del Centro Democrático trinaron un mensaje alegando que "Colombia no tiene un tratado de extradición con Estados Unidos".

Por ejemplo, este fue el mensaje trinado por la senadora Paloma Valencia:

En Colombiacheck ya habíamos revisado una afirmación similar en julio de 2018, tras un debate en el Congreso sobre la Justicia Especial para la Paz (JEP) en el que salió a colación el tema (por el caso del exjefe guerrillero 'Jesús Santrich', quien es acusado en los Estados Unidos por supuesto narcotráfico posterior a la firma del Acuerdo de Paz).

En ese momento, el entonces senador del Centro Democrático Jaime Amín argumentó, sobre el tratado de extradición, que "unas veces el Gobierno dice que no está vigente, como en este caso [el de ‘Jesús Santrich’], y otras veces, como en el caso del exministro Arias, dice que sí”.

Por su parte, el entonces senador del Partido de La U Roy Barreras dijo que "el tratado Cyrus Vance-Zea Hernández no existe. Lo que existe es una decisión unilateral de buena fe del Estado colombiano en el Código de Procedimiento Penal que permite la colaboración internacional”.

En nuestro chequeo original, calificamos la afirmación de Amín como "engañosa" y la de Barreras como "ligera" (en nuestro nuevo sistema de calificaciones, ambas serían calificadas como "cuestionables".

Esta fue nuestra explicación para llegar a esas calificaciones:

"El expresidente Álvaro Uribe había afirmado en su momento que el tratado de extradición entre los dos países no estaba vigente. Ese fue también uno de los argumentos de los abogados de Arias. En cambio la Cancillería manifestó lo contrario.

El Ministerio de Relaciones Exteriores explicó entonces la situación compleja de ese acuerdo binacional. De hecho, una cartilla sobre la extradición publicada por el Gobierno [de Santos] explica de manera muy escueta lo que sucede en el caso de Estados Unidos.

El exmagistrado José Gregorio Hernández le contó a Colombiacheck la historia completa. El secretario de Estado de Estados Unidos en la administración de Jimmy Carter, Cyrus Vance, y el ministro de Gobierno colombiano como delegado presidencial de Julio César Turbay, Germán Zea Hernández, firmaron un tratado bilateral de extradición en 1979. Este, en principio, fue ratificado por ambos países y entró en vigencia en 1982.

Pero la ley con la que se aprobó el tratado en Colombia fue demandada y la Corte Suprema de 1986 la declaró inexequible. Según el tribunal, era un vicio que el texto no hubiera sido firmado por el presidente Turbay sino por el ministro delegatario Zea. Aunque cabe recordar que la decisión se dio después de una serie de amenazas y atentados contra los magistrados, además de la toma del Palacio de Justicia el año anterior. “Los narcos, en especial Pablo Escobar y los Extraditables, atacaron mucho ese tratado”, afirmó Hernández.

Incluso el presidente Virgilio Barco firmó una nueva ley ese año para tratar de que Colombia acogiera el tratado. Sin embargo, la Corte la ‘tumbó’ de nuevo. Luego vendrían la prohibición de la extradición en la Constitución de 1991 (una concesión a Escobar para que se entregara) y su levantamiento con la reforma de 1997, como lo recuerda un informe del Departamento de Estado americano.

A pesar de todo esto el tratado, aunque inaplicable en la legislación interna por falta de aprobación, permaneció siempre vigente a nivel internacional, como lo ha explicado la Cancillería. Es por eso también que en Estados Unidos lo asumen así y, en consecuencia, la corte de Florida que lleva el caso de Arias determinó que el acuerdo está en vigor antes de avalar la extradición del exministro de Agricultura.

El exmagistrado advirtió que “no podemos decirles a los estadounidenses que no apliquen el tratado porque se cayó la ley acá; ese es un problema nuestro”. En consecuencia, no es cierto que el tratado no exista, como dice el senador Barreras, ni que solo esté vigente a veces, como señala Amín".

Por las mismas razones, calificamos la afirmación de la senadora Valencia como "cuestionable".