Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 28 Enero 2020

Asteroide sí orbitará ‘cerca’ de la Tierra, pero no será peligroso

Por Pablo Medina Uribe

El asteroide 163373 pasará por su punto más cercano a la Tierra en febrero, pero este punto está tan alejado que no representa ningún peligro para nuestro planeta.

Varios medios de comunicación han advertido que un asteroide, conocido con el número 163373 o con el nombre 2002 PZ39, orbitará cerca a la Tierra en febrero. Aunque es cierto que este objeto estará en el punto más cercano a la Tierra de su órbita el próximo mes, esto no implica ningún peligro para nuestro planeta.

Como ya lo explicamos en otro chequeo, un asteroide es un objeto espacial rocoso más pequeño que un planeta y más grande que los objetos que pueden convertirse en meteoritos (que a su vez es como se conoce a los objetos espaciales pequeños luego de que estos impacten la superficie terrestre).

El 2002 PZ39 fue descubierto, según la base de datos del Minor Planet Center (o Centro de Planetas Menores, parte de la Unión Astronómica Internacional), el 10 de agosto de 2002 por el telescopio del Laboratorio Lincoln en Socorro, Nuevo México, Estados Unidos.

Según datos de la Base de Datos de Cuerpos Pequeños de JPL (el Laboratorio de Propulsión a Chorro, por sus siglas en inglés) de la Nasa (la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos), la órbita de este asteroide llegará a su punto más cercano con la Tierra el 15 y 16 de febrero de este año.

Órbita asteroide 163373

En ese punto el asteroide estará a una distancia de 0,039 unidades astronómicas de la Tierra. Esta distancia equivale a casi 6 millones de kilómetros, o unas 15 veces la distancia promedio entre la Tierra y la Luna

Distancia asteroide Tierra

Algunos de los medios que reportaron este acercamiento, sin embargo, se confundieron al reportar sobre la lista de Asteroides Potencialmente Peligrosos (o PHA, por sus siglas en inglés).

En esta lista entran los asteroides cuya distancia mínima de la Tierra sea menor de 0,05 unidades astronómicas y que tengan una magnitud absoluta de 22 o menos (la magnitud absoluta es una manera de comparar la magnitud visual de todos los objetos espaciales, imaginando que están a la misma distancia de la Tierra).

El asteroide PZ39 cumple con ambos requisitos para entrar a la lista pues su magnitud absoluta es de 18,9 y, como ya mencionamos, su distancia más cercana a la Tierra es de 0,039 unidades astronómicas.

Pero el nombre de esta lista de Asteroides Potencialmente Peligrosos es más dramático que lo que contiene. Como le explicó Matthew Holman, director del Centro de Planetas Menores, al medio estadounidense Gizmodo en enero de 2018, “todo tiene que ver con el significado de ‘potencialmente’. Es algo que en el futuro lejano podría impactar a la Tierra, pero no significa necesariamente que es algo que vaya a pasar hoy”.

Gizmodo explica en el mismo artículo que el nombre de la lista “simplemente significa que los científicos deberían seguir monitoreando esa roca para podernos decir si se convierten en una amenaza más tarde.

El medio estadounidense publicó ese artículo debido al acercamiento en 2018 de otro asteroide, el 2002 AJ129, que pasó incluso más cerca del 2002 PZ39, pero que, al igual que el asteroide que describimos en este artículo, no representa actualmente ningún peligro para nuestro planeta.

Imágenes: cortesía Nasa.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 20 Mayo 2020

Nasa no ha confirmado la existencia de un universo paralelo

Por Pablo Medina Uribe

La Nasa no se ha pronunciado recientemente sobre un universo paralelo. La existencia de uno es solo una de las posibles explicaciones, no comprobada, para los resultados de un experimento realizado en 2016.

Varios medios en español, incluidos Blu Radio, Fayerwayer, Publimetro Perú y otros, reportaron que la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos, Nasa, había confirmado “la existencia de un universo paralelo”. Algunos medios además anotaron que en este universo paralelo “el tiempo corre hacia atrás”. 

Pero la Nasa no ha confirmado esto y los reportes se tratan de una malinterpretación de un artículo de hace unos meses que buscaba explicaciones para los resultados de un experimento de hace unos años.

Varios de los medios que reportaron la supuesta confirmación citaron como fuente al medio de Bangladesh Dhaka Tribune. El artículo de este medio, que fue publicado ayer, da como fuente al Daily Star, medio inglés que Dhaka Tribune describe como “un tabloide”.

Por su parte, el Daily Star, que publicó su artículo el 17 de mayo, cita como fuente un artículo de New Scientist publicado el 8 de abril de este año. Ese artículo se titula “We may have spotted a parallel universe going backwards in time” o (“Puede que hayamos descubierto un universo paralelo que va hacia atrás en el tiempo”).

El artículo de New Scientist cita a Peter Gorham, que no trabaja para la Nasa sino que es profesor de física de la Universidad de Hawai’i, en Estados Unidos. Gorham es parte del equipo de científicos que está a cargo de la Antena Antártica de Impulso Transitivo (ANITA, por sus siglas en inglés). Esta antena, según la Universidad de Hawai’i, es “un radiotelescopio para detectar neutrinos de rayos cósmicos de energía ultra-alta desde un globo científico que vuela sobre el continente de la Antártida” y “el primer observatorio de la Nasa [que financia el proyecto] de neutrinos de cualquier tipo”.

En New Scientist se cuenta sobre un experimento realizado por el equipo de ANITA en 2016 (y publicado en un paper en 2018) en el que detectaron neutrinos (que son unas partículas subatómicas) pero no viniendo desde el cielo, como esperaban, sino desde el suelo. 

Una de las posibles explicaciones para este fenómeno que sorprendió a los científicos, explica el artículo, es que los neutrinos hayan venido de un universo paralelo.

Sin embargo, al hacer una búsqueda, excluyendo el mes de mayo, encontramos que New Scientist es el único medio que habla de esta explicación para el descubrimiento de Gorham y su equipo. 

En una entrevista con su universidad en 2018, Gorham explicó que es probable que su equipo haya descubierto un nuevo tipo de partícula y que, por lo tanto, estemos ante un nuevo modelo de la física. Pero no menciona la posibilidad de un universo paralelo en la entrevista. Tampoco se menciona nada sobre un universo paralelo en los comunicados recientes de la Nasa, ni en su cuenta de Twitter.

En el artículo de New Scientist, Gorham dice que una hipótesis que surgió, era una “con la que no todo el mundo estaba cómodo”. Pero esta cita no era en referencia, como dijeron varios medios, a la existencia de un universo paralelo.

En cambio, se refiere a lo siguiente. Es posible que los neutrinos detectados desde abajo hayan atravesado todo nuestro planeta (de norte a sur, pasando por el centro de la Tierra) y por eso el globo de ANITA los haya detectado viniendo desde el suelo de la Antártida. Pero los neutrinos no tienen la capacidad de "atravesar la materia a altas velocidades", aunque un tipo de neutrino (llamado tau neutrino) sí tiene la capacidad de transformarse momentáneamente en otra partícula, tau lepton, que sí lo puede hacer.

Entonces, la hipótesis es que los tau neutrinos se hayan transformado en tau leptones, hayan atravesado el planeta, y luego se hayan reconvertido en neutrinos. Pero, como reporta New Scientist, según los cálculos de los científicos "las probabilidades de que dos veces un tau neutrino haya atravesado la Tierra durante un vuelo de ANITA era de una en un millón".

Así que más adelante en su artículo, New Scientist explora otra hipótesis, citando a otros científicos: una posible explicación esta transformación y retransformación de los neutrinos es la existencia de un universo paralelo, creado a la vez que el nuestro durante el 'Big Bang', pero que está en constante contracción (mientras que el nuestro está en constante expansión).

En cualquier caso, esta hipótesis no se ha comprobado y la Nasa no ha dicho nada al respecto. Por lo que son falsas las varias notas que reportan que la Nasa “confirmó la existencia de un universo paralelo”.