Pasar al contenido principal
Jueves, 23 Mayo 2019

Caldas ya no podrá cobrar estampillas a contratos de juegos de suerte y azar

Por Sania Salazar

Es cierto que Caldas perderá ingresos por la imposibilidad de seguir cobrando estampillas a ese tipo de contratos, pero en teoría, ya estaba prohibido.

El diputado de Caldas por el Partido de la U, Juan Sebastián Gómez, aseguró en su cuenta de Twitter que artículo 63 del Plan Nacional de Desarrollo le quita 3.500 millones de pesos a Caldas en los próximos cinco años para inversión social.


Gómez tiene razón en que así quedó el artículo en el Plan de Desarrollo que está pendiente de la firma presidencial para quedar en firme y en que Caldas dejará de percibir alrededor de 3.500 millones por ese concepto.

Por eso calificamos esa parte del trino como “verdadero, pero”, pues el artículo vigente ya prohibía grabar contratos de juegos de suerte y azar con impuestos, pero no era explícito en la prohibición de estampillas, por lo que daba lugar a interpretaciones y por lo tanto permitía a algunos departamentos cobrarlas. Ahora no lo podrán hacer.

Gómez le explicó a Colombiacheck que  “cuando se hacen esos contratos de concesión, que son por cinco años, están gravados por estampillas. En el caso de Caldas están la Estampilla Pro Adulto Mayor y la Prodesarrollo, la Estampilla Pro Universidad de Caldas y la Pro Universidad Nacional. En el caso de Manizales se paga también Estampilla Pro Hospital de Caldas. Haciendo la sumatoria de esos porcentajes me da que aproximadamente ellos dejarían de pagar a Caldas algo así como 700 millones de pesos anuales. Eso me da 3.500 millones de pesos (por la totalidad de la concesión)”.

Colombiacheck revisó el texto del Plan Nacional de Desarrollo (gaceta # 315) que está pendiente de la firma presidencial y, efectivamente, el artículo 63  corresponde al texto publicado por Gómez.

Artículo 63 Plan Desarrollo

Pero el artículo vigente, el 49 de la Ley 643 de 2001, ya prohibía grabar con impuestos este tipo de contratos.

Artículo vigente

Henry Carvajal, asesor de impuestos independiente, le explicó a Colombiacheck que el texto vigente no hace referencia expresa al cobro de estampillas, por lo que daba lugar a interpretaciones que permitían cobrarlas, pero el nuevo texto es explícito en la prohibición del cobro de las mismas.

Lo que pierde Caldas

“Cada departamento tiene su estatuto de rentas, nuestro estatuto de rentas cobra el 7% del total del contrato. En este caso para estos operadores de suerte y azar para estampillas, el 3% de esas estampillas se destina para adultos mayores, un porcentaje para universidades, otro porcentaje para prodesarrollo, que con eso hacemos estructura educativa, deportiva y de salud y un 1% que va para el Hospital Universitario Santa Sofía”, le explicó a Colombiacheck el secretario de hacienda de Caldas, Luis Alexander Pineda.

El secretario aseguró que hace tres años fue la última vez que se firmó el contrato de concesión, por cuyas estampillas el departamento recibió, aproximadamente, 3.500 millones de pesos (por los cinco años que dura la concesión). Indicó también que el contrato de concesión finaliza en 2022, y ese año, cuando vuelvan a firmarlo, de acuerdo a ese artículo del Plan de Desarrollo ya no van a poder cobrar estampillas.

Pineda explicó que los departamentos cobran diferentes estampillas y los porcentajes dependen de cada departamento.

El secretario de Hacienda de Caldas dijo además que en lo que tiene que ver con el Hospital Santa Sofía habría menos recursos para infraestructura, que las universidades recibirían menos recursos del departamento por este concepto, que en lo que tiene que ver con infraestructura educativa y deportiva se tendría que tratar de suplir las necesidades con recursos propios y que en el programa de adulto mayor tocaría reducir la cobertura o cubrir las necesidades con recursos propios.

Miércoles, 07 Marzo 2018

Candidato a la Cámara por Caldas 'enredadito' con cifras de pobreza

Por Sania Salazar

Darío Arenas utilizó cifras desactualizadas y conceptos de economía que no se pueden manejar a la ligera para hablar de desigualdad e ingresos por persona.

Darío Arenas Villegas, candidato a la Cámara por Caldas del Partido Polo Democrático, aseguró en su cuenta de Twitter el pasado 22 de febrero que “el ingreso promedio en Caldas es de $492 mil pesos, 61% del mínimo, índice gini es del 0.51 puntos. Se debe crear más riqueza y distribuirla mejor”.

 

 

Después de contrastar los datos, Colombiacheck califica la afirmación como ligera, pues, aunque el candidato menciona las cifras en presente, la verdad es que son datos desactualizados y de años diferentes, lo que no permite hacer un balance correcto de la situación actual de ese departamento.

Arenas Villegas le envió a Colombiacheck los archivos extraídos de la página del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, de donde sacó las cifras.

El candidato explicó que tomó el índice de Gini de un documento del DANE de 2016 y el ingreso per cápita de otro documento de 2014. “Creo que el de ingreso no está actualizado”, respondió cuando se le preguntó por qué los datos no correspondían al mismo año.

Consultamos al DANE, donde informaron que el ingreso promedio en Caldas y el índice de Gini están actualizados a 2016. El coeficiente de Gini es de 0,51, tal como lo dijo Arenas Villegas, pero el promedio de ingresos por persona es de 567.695 pesos, -casi 76 mil pesos más de lo que asegura el candidato- lo que representa el 82% del salario mínimo de ese año, que era de 689.454 pesos.

El problema, además, fue que Arenas, sociólogo de la Universidad de Caldas, usó el ingreso promedio de 2014 -que realmente era de 493 mil pesos- y lo comparó con el salario mínimo de este año, con lo cual llegó a ese porcentaje de 61, pero eso es un cálculo erróneo por la diferencias de cuatro años.

El coordinador de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas, Alejandro Barrera, y el DANE coincidieron en llamar la atención sobre la inconveniencia de citar en la frase dos cifras de años diferentes, lo cual puede llevar a imprecisiones e interpretaciones equivocadas, pues los datos de cada año reflejan realidades socio económicas propias de cada periodo.

“Valdría la pena analizar también la tasa de crecimiento del PIB per cápita en el tiempo, no solo la cifra nominal en un año, y ojalá comparado con otros departamentos. Eso reflejaría el crecimiento real en los ingresos de los caldenses”, indicó Barrera, quien además, resaltó que la desigualdad es un concepto no solo monetario, sino económico y social e implica una serie de análisis que van más allá del ingreso promedio anual.

En Colombiacheck decidimos hacerle caso al analista y elaboramos la siguiente gráfica que, efectivamente, muestra un aumento en el ingreso promedio de los caldenses en comparación con el mínimo de cada año:

 

 

¿Qué es el índice de Gini?

Barrera explica que, en términos generales, es una medida de concentración del ingreso entre los individuos de una región en un periodo de tiempo determinado que está comprendido entre 0 y 1, donde 0 es una distribución perfecta del ingreso y 1 indica desigualdad máxima.

Según el economista, el Gini es una medida importante, pero tiene limitaciones: primero, que se creó a principios del siglo XX, bajo un contexto social y económico distinto al actual. Segundo, que para hacer inferencias basados en este indicador se recomienda hacerlo de una forma más desagregada, “es decir, no tomar simplemente el total del departamento, sino que se debe analizar por municipios y actividades económicas para identificar los focos de desigualdad, para evitar emitir juicios de valor generalizados que pueden llegar a estar sesgados”.