Pasar al contenido principal
Viernes, 19 Julio 2019

Campaña ‘No Coma Carreta’ sí es de la Alcaldía de Armenia

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

A través de multas a quienes compren a vendedores ambulantes, el gobierno municipal pretende recuperar el espacio público de la ciudad.

“¡PILAS! Por una compra de tan solo $1.000 usted podría pagar una multa superior a $800.000”, se lee en una foto, tomada en un paradero de buses, que ha sido replicada ampliamente en Facebook.

La publicidad, según se alcanza a ver en la esquina inferior izquierda de la fotografía, es una campaña de la Alcaldía de Armenia, capital del departamento del Quindío, llamada “No Coma Carreta” y sostiene que se basa en el artículo 140 de la ley 1801 de 2016.

Algunas personas dudaron de la veracidad de esta fotografía a través de comentarios en los que preguntaban “esto es serio o es un meme?”. Incluso, uno de nuestros lectores nos consultó y por eso Colombiacheck decidió revisar si la publicidad es real.

Revisamos la página web de la Alcaldía de Armenia y encontramos que en la portada efectivamente está publicada una foto de la campaña “No Coma Cuento”, sin embargo no suministra mayor información sobre las multa mencionada en la fotografía ni a qué obedece la misma.

captura de pantalla

El 20 de junio de este año, además, fue publicado el comunicado de prensa titulado “‘No coma carreta’, Secretaría de Salud” que explica que “desde esta dependencia se sugiere a los ciudadanos tener en cuenta los posibles riesgos a los que se ven enfrentados al comprar alimentos en vía pública (...) dado que generalmente estas ventas no cuentan con agua potable, red de frío y la protección pertinente.

Por otro lado, llamamos a la oficina de prensa del municipio para preguntar con precisión por la información de la fotografía y nos confirmaron que toda se corresponde con una campaña impulsada por la Secretaría de Gobierno y Convivencia de la Alcaldía de Armenia, para la recuperación del espacio público. 

Asimismo, afirmaron que la misma cuenta con tres etapas; la primera de ellas es iniciar la publicación del banner e imagen oficial alrededor de distintos espacios públicos. La segunda tiene que ver con la publicación en boletines de prensa y, finalmente, cuando se confirme que la campaña ya se encuentra en todos los espacios de la ciudad, inician con la publicación en redes sociales. Por esta última razón no encontramos nada en las redes sociales oficiales de la Alcaldía cuando iniciamos la verificación.

Sobre el contenido y la legalidad de la campaña (lo referente al valor de las multas) el equipo de prensa le dijo a Colombiacheck que esa información le correspondía a la Secretaría de Gobierno, para lo cual se requería una solicitud de información formal.

Pero nos enviaron cuatro boletines de prensa publicados entre el 9 y el 18 de julio en relación a las campañas de sensibilización que se están adelantando con los vendedores ambulantes, los operativos de control y recuperación del espacio público, la formalización laboral de los vendedores en la Placita Campesina y el llamado que hace el alcalde a que la ciudadanía se comprometa con la recuperación del espacio público de la ciudad.

Sin embargo, recordamos que en febrero de este año publicamos un chequeo sobre una situación similar que se presentó en Bogotá, cuando miembros de la Policía impusieron una multa de 835.000 pesos a un ciudadano por comprar una empanada en la calle. 

Entonces autores de la ley 1801 de 2016, como la actual candidata a la Alcaldía de Bogotá Claudia López, explicaron a Colombiacheck que la multa “es un claro exceso y mala interpretación de la norma”, pues “esos artículos se pusieron para castigar a los que cobren por alquilar espacios para poner ventas ambulantes. ¡Promover no es comprar empanadas! Y la Corte en ese artículo dijo que los vendedores eran personas vulnerables, castigarlos es una sanción desproporcional”.

Miércoles, 03 Julio 2019

El sector panelero sufre crisis de precios, pero estos varían en las regiones del país

Por Sania Salazar

El gremio panelero protesta en Colombia por los bajos precios del producto, pero no se puede hablar de tarifas fijas de producción y de venta, pues estas varían según la zona del país y de la calidad.

En un video publicado en Facebook el ingeniero agrónomo Hugo Rosas Romero, quien aparece en la grabación como Director Administrativo de Mercadeo en la Gobernación de Boyacá, asegura que producir un kilo de panela le vale más de 2.400 pesos a un productor, mientras que en el mercado ese kilo se vende a 1.200 pesos. En el video se anuncia el paro que el sector panelero convocó para el 28 de junio por los bajos precios del producto.

Colombiacheck califica la afirmación como cuestionable, pues si bien hay una evidente crisis de los precios de la panela en el país que confirman los productores y Fedepanela, la agremiación panelera, los precios del producto dependen de la región y de la calidad.

Colombiacheck llamó a la Gobernación de Boyacá, donde informaron que Rosas Romero ya no trabaja allí, también intentó contactarlo a través de Facebook y Twitter, pero hasta el momento no hemos obtenido respuesta. 

Carlos Guerrero, Director comercial de Fedepanela, le explicó a Colombiacheck que los costos de la panela dependen de la región, pero que en promedio en las zonas campesinas el costo de producción está alrededor de los dos mil pesos y que a las empresas formalmente constituidas, que cumplen con todos los parámetros de ley, la producción de un kilo les cuesta alrededor de 2.400, 2.500 pesos.

“Hoy los precios de mayoristas en el mercado están en el orden  de 1.300, 1.400 pesos y, claramente, la gente está perdiendo, un 60% de los costos del cultivo son de mano de obra en el proceso de cultivo, transformación y producción”, indicó Guerrero.

El director comercial de Fedepanela explicó también que los costos de venta de la panela normalmente son un 10% más cuando se hace a intermediarios locales, es decir, cuando un productor saca su panela para vender en los mismos mercados regionales, y que los costos comerciales para llegar a las cadenas y a los supermercados están en el orden del 30% al 70%, dependiendo de promociones, logística comercial, en los que hay que tener en cuenta procesos de de clasificación, selección y empaque y promociones comerciales.

Un estudio sectorial del mercado de panela en el Huila muestra que en esa zona del país en febrero de 2016 el precio de venta fue de $1.573/Kg, en promedio y en enero de 2017 alcanzó los $3.310/Kg, con un incremento promedio/mes de $167,48/Kg. Además, que el promedio global de los precios de venta fue de $2.320 por mes. 


Los productores

A Mario Arroyave, productor de panela en Neira, Caldas, una paca de panela, que contiene 24 kilos, le cuesta 47.000 pesos y la vende al público en su negocio Granero Central, en la plaza de Neira, a 50 mil pesos, lo que quiere decir que solo le gana tres mil pesos. El kilo de panela le vale 2.000 pesos y lo vende a 2.300, es decir, vendiendo al menudeo, le gana un poco más.

Arroyave explica que el precio de la panela también depende de la calidad, en su negocio, vende panela  de 2.000 pesos el kilo y de 2.300.

Para él, el bajo nivel de los precios se debe a que hay mucha producción.

Aunque Arroyave no recuerda un precio más bajo en los 10 años que lleva comercializando panela, no ha pensado en dejar de venderla “porque es un producto de primera necesidad”, concluye.

Guillermo García lleva 20 años produciendo panela en la finca La Rondalla, en la vereda Tareas, entre los municipios caldenses de Aranzazu y Neira. De costos de producción prefiere ni hablar porque asegura que está perdiendo plata, pero dice que vende la paca de panela, (de 24 kilos), a 45.000 o 46.000 pesos (1.916 pesos cada kilo). Lo que sí dice García es que la mano de obra es muy costosa, pues necesita entre seis y siete trabajadores para cortar la caña y en el momento de la molienda, que hacen cada 15 días, necesita dos personas más. Cada uno de esos trabajadores le cuestan entre 250.000 y 280.000 al mes. Es decir, esos 9 trabajadores le cuestan alrededor de 2.250.000 pesos al mes.

García vende alrededor de 140 pacas mensualmente y dice que la vende así sea a barata porque tiene que pagarle a los trabajadores y que como la caña no está dando plata y su finca no produce nada más, está pensando en despedir a los trabajadores. 

Para García los precios bajos se deben a las panelas baratas y de mala calidad que llegan de otros departamentos como el Valle del Cauca. Recuerda que hace unos cinco años vendía cada paca a 90 mil pesos. “Nadie frena eso, nos ayudaría mucho tener estabilidad en los precios”, concluye.


Tomado de un estudio de Fedepanela

 

Esta gráfica, de un documento de Fedepanela, muestra la inestabilidad de los precios de la que hablan los productores de Neira.