Pasar al contenido principal
Jueves, 02 Marzo 2017

Centro Democrático se alarma por programa de escoltas para las Farc

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Hay alarma en las huestes del expresidente Álvaro Uribe, sus seguidores señalan al Gobierno de Juan Manuel Santos de estar rearmando a la guerrilla y de pagar $1.8 millones a los desmovilizados. Colombiacheck verificó y sus temores son infundados.

Uno de los primeros en revelar que el Gobierno pagaría $1.8 millones a 1.200 guerrilleros de las Farc fue Samuel Hoyos, representante a la Cámara por el partido Centro Democrático. Así lo trinó el congresista, quien también pidió en su tuit una explicación al Gobierno sobre “por qué va a rearmar a las Farc”.

 

 

En esencia lo que el trino del representante Hoyos dice es verdad: El Gobierno contratará por $1.8 millones mensuales a un total de 1.200 desmovilizados de las Farc.

Lo que no es cierto, por eso calificamos su afirmación como engañosa, es que eso equivalga a rearmar a las Farc, ni que todos los desmovilizados de las Farc vayan a recibir ese salario cada mes.

La iniciativa estatal busca incorporar de forma gradual, 1.200 desmovilizados de las Farc, que representan el 17% del total del grupo subversivo, para que sirvan de escoltas a sus propios compañeros. Por esta labor, recibirán un pago de $1.825.843 mensuales.

 

“El cuentazo de Uribe”

Hagamos un poco de memoria: Uno de los argumentos que hizo eco en la opinión pública para la victoria del No en el plebiscito, fue el concerniente a que los guerrilleros desmovilizados iban a recibir un salario de $1.8 millones durante cinco años.

El autor de esa falacia fue nada menos que el expresidente Álvaro Uribe, como lo reveló Colombiacheck en junio del año pasado. Desde entonces el Gobierno por medio de comerciales y el mismo Humberto de la Calle se dedicaron a desmentir lo que se consideró un mito.

El Gobierno Santos negó hasta la saciedad que daría un estipendio por dicho monto, sin embargo, el decreto presidencial 302 de 2017 reglamenta que a 1.200 guerrilleros que se desmovilicen y se preparen para ser escoltas de los esquemas de seguridad de las propias Farc, se les pagarán $1.825.843 mensuales.

Lo cierto del caso es que este beneficio solo alcanzaría para máximo el 17% de los integrantes desmovilizados de las Farc, no será para todos sus integrantes.

Cuando la serie de decretos (seis en total) que reglamentan el tema de seguridad de los integrantes del grupo político de las Farc y sus escoltas, fue de público conocimiento, los uribistas no perdieron la oportunidad y retomaron sus críticas por el pago de $1.8 millones mensuales.

Recalcaron que no era cuento y que ahora se estaba comprobando que es toda una realidad. Por los menos así lo trinaron varios congresistas del Centro Democrático.

 

 

 

 

 

 

 

Sigue siendo falso

De acuerdo con información de Carolina Azevedo, vocera de la Misión de la ONU en Colombia, el estimado de hombres y mujeres que llegaron a las zonas veredales y campamentos en los que se está implementando la dejación de armas es de 6.900 personas. Es decir, este es el número de guerrilleros que se acogieron al Acuerdo de Paz.

Con ese número de base y a través de una regla de tres, podemos demostrar que los 1.200 excombatientes que podrían ser escoltas y ganar el sueldo de $1.8 millones mensuales, apenas representa el 17% del total de los desmovilizados.

Respecto al tema el director de la Unidad Nacional de Protección, UNP, Diego Mora, habló en La W Radio y explicó que no es que llegarán inmediatamente 1.200 desmovilizados a ser escoltas. Pueden ser menos de acuerdo a las necesidades de los miembros del partido de las Farc, pero esa cifra es el tope máximo de escoltas que podrán tener.

Adicional a los 1.200 escoltas de las Farc que ingresarían a la UNP, la serie de decretos presidenciales crea otros cargos y una nueva dependencia en la UNP, la Subdirección Especializada de Seguridad y Protección que llega con 105 cargos adicionales a los 1.200 escoltas farianos, así lo dice el decreto presidencial 301 de 2017.

¿Arma mortal?

A la inconformidad por el hecho de que se les dará armas a las Farc se sumó otro congresista del Centro Democrático, Ciro Ramírez.

 

 

De acuerdo con Mora, no es que se vaya a rearmar a la guerrilla de las Farc. Según el funcionario los integrantes de las Farc que lleguen a ser escoltas tendrán que cumplir una serie de requisitos y luego sí se les entregarán armas como a cualquier escolta. “Tienen que cumplir unos requisitos muy pero muy específicos. El primero de ellos es no haber estado en proceso penal o condenado por algún delito de lesa humanidad. No tener ningún proceso penal en curso o haber sido condenado. Además, entregar primero las armas y adicionalmente ser amnistiado”, explicó.

Luego de que cumplan ese proceso deberán pasar unos exámenes psicológicos, físicos, técnicos y de poligráfico para establecer su confiabilidad. A lo anterior se suma un programa de capacitación de más de dos meses, explicó el director de la UNP.

Es solo después de todo este proceso los excombatientes farianos recibirán las armas y conformarán esquemas de seguridad mixtos, es decir, ayudarán a custodiar la seguridad de sus protegidos en coordinación con otro tipo de escoltas.

Mora también explicó que es absolutamente normal que las Farc pida que sus escoltas sean personas de confianza, así sucedió con los esquemas de seguridad en otros procesos de desmovilización como el Quintín Lame o el M-19.

Respecto al hecho de que los escoltas de las Farc sean los mismos militantes de esa organización, el tuitero William Reyes Medina respondió que era apenas lógico porque las Farc no confía en las fuerzas del Estado.

 

 

 

Voces en contra

Por su parte John Marulanda, consultor internacional en seguridad y defensa, le explicó a Colombiacheck que la medida referente a que los mismo miembros de las Farc sean los que cuiden a los altos mandos de la organización o a los que harán política, es inadecuada porque generará un efecto intimidatorio en la población civil y además demuestra que no hay confianza en las partes.

Marulanda fue más allá y señaló que “no es adecuado darles armas del Estado y que seguramente los que conformarán los esquemas de seguridad como escoltas serán los mismos que hacían parte de los anillos de seguridad de los comandantes farianos”.

Todo el tema de los escoltas de las Farc está fundamentado en el punto tercero, Fin del Conflicto, del Acuerdo Final. En el punto 3.4.7.4.1 se pactó la creación de la “Subdirección especializada de seguridad y protección en la UNP” que tiene como objetivo fundamental proteger a los miembros del partido de las Farc junto con sus familias dependiendo del riesgo que exista.

De acuerdo con las estadísticas disponibles es fundamental garantizar políticas públicas y medidas contundentes para mitigar las muertes y agresiones en contra de los líderes sociales y militantes de partidos de izquierda. El fenómeno es algo que día tras día se acrecienta como lo contamos en “La matanza de líderes sociales, más allá del debate por las cifras”.

 

Actualización

El decreto presidencial que buscaba que algunos integrantes de las Farc ingresaran a la UNP como escoltas quedó sin efecto jurídico el 17 de mayo porque la Corte Constitucional estableció que la iniciativa gubernamental debía tramitarse mediante ley orgánica por cuanto se abordan temas del presupuesto nacional.

Miércoles, 03 Mayo 2017

Los 'chicharrones' que revisará el Consejo de Seguridad de la ONU

Por Óscar Felipe Agudelo B.

El Consejo de Seguridad de la ONU visita por primera vez el país con sus quince delegaciones para respaldar el proceso de paz y verificar algunos aspectos de la implementación del Acuerdo Final. Colombiacheck presenta una recopilación de los temas del proceso de paz que estarán bajo la lupa. Algunos se han cumplido y en otros la ejecución de los acuerdos está en veremos.

Días históricos hay varios y hoy es uno de ellos. Por primera vez en la historia de Colombia y de América del Sur llegó el Consejo de Seguridad de la ONU en pleno, esto quiere decir que las quince delegaciones de los países que conforman dicho organismo arribaron a nuestro país para ver cómo va el proceso de paz y de paso dar un buen espaldarazo a la implementación. Al país aterrizaron los embajadores de China, Francia y el Reino Unido de Gran Bretaña, el de Estados Unidos por temas de agenda no pudo venir y el de Rusia tampoco debido a que falleció, de ambos llegó representación. Los anteriores cinco países tienen escaño permanente en el organismo. Por su parte los otros diez embajadores de los países no permanentes también llegaron: Bolivia, Egipto, Etiopía, Japón, Italia, Kazajistán, Senegal, Ucrania, Uruguay y Suecia.

La visita es histórica porque generalmente el Consejo solo viaja a países donde hay misiones de la ONU autorizadas, en este caso Colombia. En otras partes de Latinoamérica el Consejo de Seguridad ha estado en Haití y Centroamérica, zonas en la que ha habido misiones autorizadas.

El arribo de los diplomáticos no solo es un hecho histórico sino fundamental para el desarrollo de la implementación del Acuerdo Final. A continuación Colombiacheck expone algunos chequeos en los que se evidencian temáticas que tendrían que ser objeto de verificación del Consejo por cuanto se han denunciado posibles violaciones al Acuerdo Final. Colombiacheck ofrece un recuento de los puntos que le parece más primordiales aunque hay que tener en cuenta que podría haber otros incumplimientos al pacto firmado en La Habana.

Entrega de menores: ¿Un desacuerdo de fechas entre Gobierno y Farc?

Las Farc han ido entregando menores de edad de manera escalonada pero nunca han revelado de manera oficial y formal cuántos tienen y cuándo terminarán de entregar los menores de edad que están en su poder. En este punto hay un hecho importante y es que en la revisión que Colombiacheck hizo al Acuerdo Final nunca se encontró que esta organización en proceso de dejación de armas se haya comprometido con una fecha específica para entregar todos los menores de edad, por tal motivo calificamos la afirmación de Sergio Jaramillo como ligera por cuanto éste manifestó que las Farc estaba incumpliendo con la entrega de los menores. La calificamos como ligera porque no se puede exigir algo que no quedó explicito en el Acuerdo Final. Lo seguro frente al caso es que hasta abril 28 fueron entregados 76 menores al Comité Internacional de la Cruz Roja, Cicr, encargado de la recepción de los menores. En un comunicado dicho organismo manifestó que "continuará facilitando estas operaciones humanitarias de conformidad con lo solicitado por el Gobierno colombiano y las FARC-EP", es decir, faltan más menores por entregar.

Visitas a zonas veredales, otro rifirrafe entre el Gobierno y las Farc

Carlos Antonio Lozada, miembro de las Farc, ha mostrado su inconformidad por un aspecto que a su juicio se constituye una violación al Acuerdo Final. Según el líder guerrillero, la Policía y el Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MM&V) de la ONU han obstaculizado la entrada para que visitantes lleguen a las zonas en donde están concentrados los farianos. ¿En verdad las Farc tienen obstáculos para que los visiten?, esa pregunta la podría responder el Consejo, por ahora en la indagación de Colombiacheck pudimos establecer que sus palabras son engañosas.

Incertidumbre por cifra de armas que dejarán las Farc y Pifia del Presidente revela incumplimiento en dejación de armas

La dejación de armas ha sido un tema polémico y más que polémico objeto de incumplimiento por parte de las Farc. Se fijaron tres plazos para una dejación escalonada de las armas pero no se han cumplido. De unas 7.000 armas (aproximadamente) que tenían que ser dejadas van unas 1.140. El presidente Juan Manuel Santos en una ocasión metió la pata y anunció que el MM&V ya tenía 14.000 armas de esa organización pero todo resultó siendo una mentira. En la misma línea de falacias estuvo el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas, quien sostuvo que el número de armas de las Farc era de 14.000. De inmediato el MM&V anunció que el inventario que tiene de armas rodea las 7.000. Respecto al enredo en la dejación de armas (tema en el que también han sido imprecisos los senadores Roy Barreras y Paloma Valencia) lo cierto es que no se ha cumplido con lo estipulado en el Acuerdo Final. Según lo pactado, todas las armas debían estar en poder de la ONU el pasado 1 de mayo.

Carta de las Farc a los alcaldes de La Guajira ¿violación del cese al fuego?

El señalamiento lo hizo el alto comisionado para la paz Sergio Jaramillo, luego de una carta que las Farc envió a los alcaldes de La Guajira para “adelantar de manera conjunta” acciones en “función de la implementación”. De acuerdo a la inspección de Colombiacheck y el Cerac, la carta sí se constituyó una violación al Acuerdo Final porque según lo pactado las Farc se comprometieron a no “interferir en el normal desarrollo de las funciones de las autoridades civiles, militares y de policía, así quedó explicito en acuerdo pactado en La Habana.

Por “decreto” se suspenden investigaciones a las Farc

Otra de las violaciones al Acuerdo Final fue anunciado por medio de José Miguel Vivanco, una voz internacional que dirige Human Right Watch. El funcionario internacional sostuvo que por medio de un decreto presidencial se ordenó suspender las investigaciones sobre delitos atroces a miembros de las Farc. En la comprobación de Colombiacheck se pudo establecer que la denuncia hecha por Vivanco es cierta.