Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 06 Abril 2020

Charles Lieber no ha sido detenido ahora ni hay pruebas de que su detención en enero esté relacionada con coronavirus

Por Maldito Bulo

Este científico sí fue arrestado, pero en enero y por razones que no están ligadas al coronavirus SARS-CoV-2 que está causando la pandemia por la enfermedad Covid-19

Este artículo fue publicado originalmente por Maldito Bulo el 6 de abril de 2020. Este contenido es reproducido aquí como parte de #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN (de la cual Colombiacheck es miembro), para combatir la desinformación al respecto del brote de coronavirus en el mundo.

"Dr. Charles Lieber ha sido detenido hoy por fabricar el coronavirus". En los últimos días nos habéis preguntado mucho por un mensaje que circula por WhatsApp que afirma que "Estados Unidos acaba de anunciar al hombre que fabricó y vendió el virus corona a China. Dr. Charles Lieber, jefe del departamento de química y biología de la Universidad de Havard, EE. UU. Fue arrestado hoy según fuentes del departamento estadounidense”. La detención no ha sido ahora, fue en enero y fue por cobrar de una universidad china al mismo tiempo que cobraba del Gobierno de Estados Unidos. No por "vender y fabricar el coronavirus". Os lo explicamos:

Charles Lieber fue detenido en enero por el Gobierno de EEUU por "hacer una declaración materialmente falsa, ficticia y fraudulenta", no ahora

El martes 28 de enero de 2020 el profesor Charles Lieber fue arrestado "acusado de hacer una declaración materialmente falsa, ficticia y fraudulenta", según anunció en Departamento de Justicia de EEUU en un comunicado.

En este comunicado también se explicaba que Lieber era investigador de la Universidad de Harvard especializado en nanotecnología desde 2008, recibiendo "más de 15 millones de dólares" en ayudas de dos departamentos de Gobierno de Estados Unidos, un puesto que requería la declaración de cualquier conflicto de interés o la recepción de ayudas de entidades o gobiernos extranjeros. También el fiscal de Estados Unidos, Andrew Lelling, explicó estos detalles del arresto en una rueda de prensa el 28 de enero.

Además, el Departamento de Justicia de EEUU aseguraba en el comunicado que "sin que la Universidad de Harvard tuviera conocimiento, a partir de 2011 Lieber se convirtió en un científico estratégico en la Universidad Tecnológica de Wuhan (WUT) en China y fue un participante contractual en el Plan de los Mil Talentos de China desde 2012 hasta 2017". Según explican en el comunicado, este proyecto "es uno de los planes de reclutamiento de talentos chinos más destacados diseñados para atraer, reclutar, y cultivar talentos científicos de alto nivel para fomentar el desarrollo científico, la prosperidad económica y la seguridad nacional de China".

No hay ninguna prueba de la relación entre Charles Lieber y el coronavirus

En el mensaje que se difunde se afirma que la detención de Lieber está relacionada con el coronavirus. Sin embargo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos aseguró al medio de verificación factcheck.org no haber "hecho tal acusación".

Además, Charles Lieber está especializado en nanotecnología, en lo que también trabajaba en la Universidad Tecnológica de Wuhan (WUT), como se puede ver en el comunicado de esta universidad en el que se anuncia la fundación del laboratorio en el que trabaja el investigador Charles Lieber.

No, no hay ninguna prueba de que el nuevo coronavirus fuese creado en un laboratorio

Como ya os hemos contado, no hay evidencias que apoyen que el virus haya sido creado en un laboratorio. Un comunicado publicado a finales de enero en la revista The Lancet aseguraba que "científicos de múltiples países han analizado genomas del agente causal y los resultados concluyen, de forma abrumadora, que el origen está en la vida silvestre".

Además, los autores de este otro artículo, publicado en el foro científico Virologic, indican que "la evidencia genómica no apoya la posibilidad de que el nuevo coronavirus haya sido creado en un laboratorio".

Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Virología (SEV), Albert Bosch Navarro, indicaba a Maldita Ciencia que este tipo de rumores asociados a la creación de virus en laboratorios son comunes y que ya "sucedió lo mismo cuando apareció el SARS en 2002 o la conocida como gripe A, la nueva variante del H1N1, en 2009".

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 17 Marzo 2020

China aún no tiene lista vacuna contra coronavirus (Covid-19)

Por Pablo Medina Uribe

Hoy, 17 de marzo, China anunció que una posible vacuna pasará a pruebas en humanos. Pero aún falta para que pueda comenzar a producirse “a gran escala”, como titularon varios medios.

En la tarde de hoy, varios medios en español publicaron que China había anunciado haber “desarrollado ‘con éxito’ la vacuna contra el coronavirus” SARS-CoV-2 (causante de la enfermedad Covid-19) y que ya se preparaba “su producción a gran escala”. Esto es falso y la desinformación viene de la malinterpretación de un comunicado oficial.

Lo que sucedió realmente fue que en la mañana de Colombia (a las 00:30 del 18 de marzo en Beijing), la página de las Fuerzas Militares chinas publicó un comunicado en inglés con el título “COVID-19 vaccine developed by military medical academy approved for clinical trials”. Esto es, “la vacuna para el Covid-19 desarrollada por la academia médica militar fue aprobada para ensayos clínicos”.

El comunicado, que citaba una nota hecha por la cadena de televisión del gobierno chino, CCTV, cuenta que una vacuna desarrollada por el equipo científico de la Academia de Ciencias Militares Médicas de China fue aprobada para pasar a ensayos clínicos.

Como contamos en el explicador “¿Cómo se producen los medicamentos?”, un ensayo clínico es la tercera fase del desarrollo de un medicamento. Esta fase tiene tres etapas:

En la primera se evalúa la seguridad de lo que ya se puede denominar medicamento. Se selecciona un grupo de humanos sanos para suministrar el producto y corroborar que no va a producir efectos adversos. Para eso las personas deben estar hospitalizadas durante un tiempo determinado bajo supervisión médica constante. El objetivo es demostrar que el medicamento es seguro en humanos. 

Si se demuestra que es seguro, se pasa a la siguiente etapa, que tiene como objetivo evaluar la cantidad y la periodicidad de la dosis. Esta fase se realiza en pacientes que tienen la enfermedad para la cual se está desarrollando el medicamento.

El siguiente paso es evaluar la dosis seleccionada en un número mayor de pacientes y comprobar que funciona (o que es igual o mejor a los medicamentos que ya se usan para lo mismo, si aplica).

Después de esta fase, que es en la que se encuentra la vacuna china, según el comunicado, es que se puede comenzar a producirse y usarse a gran escala. 

El anuncio oficial dejó esto más claro al anotar que “la vacuna ha sido aprobada para que su seguridad, eficacia y calidad sean certificadas por un revisor externo”.

Pero varios medios leyeron mal otra parte de este anuncio. Según la página de las Fuerzas Miltares, Chen Wei, la bioingeniera y mayor general que está liderando el equipo que desarrolla esta posible vacuna, dijo que “se han completado los trabajos preliminares de preparación para la producción en masa”. Lo que es diferente a que se vaya a comenzar una producción masiva.

Es decir, si la vacuna llega a ser aprobada, ya se adelantó lo necesario para que en ese momento pueda ser producida “a gran escala”. Pero esa aprobación aún no se ha dado.

Y, según reportó Reuters, la Organización Mundial para la Salud no espera que haya una vacuna disponible sino hasta mediados del próximo año.

Pero varios medios no hicieron esta distinción y titularon que la vacuna había sido desarrollada “con éxito” y que ya se preparaba su producción, aunque algunos aclararon en el cuerpo de sus artículos que apenas se está pasando a la fase de estudios clínicos. En cualquier caso, es falso que ya China haya creado una vacuna contra el coronavirus.