Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 17 Marzo 2020

China aún no tiene lista vacuna contra coronavirus (Covid-19)

Por Pablo Medina Uribe

Hoy, 17 de marzo, China anunció que una posible vacuna pasará a pruebas en humanos. Pero aún falta para que pueda comenzar a producirse “a gran escala”, como titularon varios medios.

En la tarde de hoy, varios medios en español publicaron que China había anunciado haber “desarrollado ‘con éxito’ la vacuna contra el coronavirus” SARS-CoV-2 (causante de la enfermedad Covid-19) y que ya se preparaba “su producción a gran escala”. Esto es falso y la desinformación viene de la malinterpretación de un comunicado oficial.

Lo que sucedió realmente fue que en la mañana de Colombia (a las 00:30 del 18 de marzo en Beijing), la página de las Fuerzas Militares chinas publicó un comunicado en inglés con el título “COVID-19 vaccine developed by military medical academy approved for clinical trials”. Esto es, “la vacuna para el Covid-19 desarrollada por la academia médica militar fue aprobada para ensayos clínicos”.

El comunicado, que citaba una nota hecha por la cadena de televisión del gobierno chino, CCTV, cuenta que una vacuna desarrollada por el equipo científico de la Academia de Ciencias Militares Médicas de China fue aprobada para pasar a ensayos clínicos.

Como contamos en el explicador “¿Cómo se producen los medicamentos?”, un ensayo clínico es la tercera fase del desarrollo de un medicamento. Esta fase tiene tres etapas:

En la primera se evalúa la seguridad de lo que ya se puede denominar medicamento. Se selecciona un grupo de humanos sanos para suministrar el producto y corroborar que no va a producir efectos adversos. Para eso las personas deben estar hospitalizadas durante un tiempo determinado bajo supervisión médica constante. El objetivo es demostrar que el medicamento es seguro en humanos. 

Si se demuestra que es seguro, se pasa a la siguiente etapa, que tiene como objetivo evaluar la cantidad y la periodicidad de la dosis. Esta fase se realiza en pacientes que tienen la enfermedad para la cual se está desarrollando el medicamento.

El siguiente paso es evaluar la dosis seleccionada en un número mayor de pacientes y comprobar que funciona (o que es igual o mejor a los medicamentos que ya se usan para lo mismo, si aplica).

Después de esta fase, que es en la que se encuentra la vacuna china, según el comunicado, es que se puede comenzar a producirse y usarse a gran escala. 

El anuncio oficial dejó esto más claro al anotar que “la vacuna ha sido aprobada para que su seguridad, eficacia y calidad sean certificadas por un revisor externo”.

Pero varios medios leyeron mal otra parte de este anuncio. Según la página de las Fuerzas Miltares, Chen Wei, la bioingeniera y mayor general que está liderando el equipo que desarrolla esta posible vacuna, dijo que “se han completado los trabajos preliminares de preparación para la producción en masa”. Lo que es diferente a que se vaya a comenzar una producción masiva.

Es decir, si la vacuna llega a ser aprobada, ya se adelantó lo necesario para que en ese momento pueda ser producida “a gran escala”. Pero esa aprobación aún no se ha dado.

Y, según reportó Reuters, la Organización Mundial para la Salud no espera que haya una vacuna disponible sino hasta mediados del próximo año.

Pero varios medios no hicieron esta distinción y titularon que la vacuna había sido desarrollada “con éxito” y que ya se preparaba su producción, aunque algunos aclararon en el cuerpo de sus artículos que apenas se está pasando a la fase de estudios clínicos. En cualquier caso, es falso que ya China haya creado una vacuna contra el coronavirus.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 07 Mayo 2020

No, beber agua de mar no evita contagio de coronavirus

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Beber agua de mar podría causar diarrea, e infecciones gastrointestinales por parásitos, bacterias, hongos y virus que están en el agua de mar. En conclusión, es perjudicial para la salud.

El pasado 10 de abril fue publicado en YouTube el video de un supuesto doctor de Santo Domingo de los Tsáchilas, Ecuador, llamado Vicente Zambrano Freire que dice, entre otras muchas cosas, que el agua de mar puede “bloquear” o evitar que quienes la beban se contagien con el virus SARS-CoV-2 que produce la enfermedad del COVID-19.

Hasta el momento de publicar esta nota, el video ha tenido más de 1.700 visualizaciones y fue ampliamente compartido en Facebook y WhatsApp (canal a través del cual recibimos las imágenes). Incluso, la personería de Buenaventura, Valle del Cauca, informó que “luego que circulara un video en el que un supuesto médico afirmaba que el agua de mar o el agua salada, ayudaba para evitar el contagio del coronavirus”, decenas de ciudadanos en la ciudad aprovecharon la marea alta para salir de sus casas, se lanzaron al agua y empezaron nadar por varias horas, como informó la emisora La FM.

Pero ojo, porque más allá de incitar a salir a nadar, el video contiene información falsa y peligrosa. Beber agua de mar puede resultar perjudicial para la salud.

El video

El supuesto doctor Zambrano Freire comienza diciendo que “nosotros no podemos combatir al virus, pero sí podemos transformar el elemento en donde el germen quiere atacar: o sea, nuestro organismo”. Y que en esa medida es necesario proteger nuestro cuerpo (el organismo) frente al COVID-19. 

“Este germen”, dice Vicente Zambrano Freire, al que “le llaman COVID-19, yo le llamo Protón-19 porque es una molécula de carga positiva” que tiene un contenido con “cierta información tipo ARN fabricado”. Como contamos en un chequeo anterior, no hay evidencia de que ‘el coronavirus venga de un laboratorio biológico de Wuhan’. Tampoco hay evidencia de que haya sido “fabricado” en otra parte del mundo, como señala Gabriela Webb, médica infectóloga, del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Jaime Castellanos, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad Nacional de Colombia, le dijo a Colombiacheck que, además, es falso afirmar que el COVID-19 es una molécula. “Un virus es un organismo altisimamente complejo, tiene una alta cantidad de moléculas”, dijo Castellanos.

Volviendo al video, según Zambrano Freire, para que el COVID-19 se desarrolle, se necesita que el organismo receptor (el cuerpo al que ataca) “esté ácido, que se encuentre con una acidez favorable como para poderse multiplicar y desarrollar”. Afirmación que, de acuerdo con Castellanos, también es falsa. 

El COVID-19, como ya hemos contado, es una enfermedad altamente contagiosa. “No importa si está ácido o básico el organismo. Lo que importa es si se encuentra o no con el receptor (una persona contagiada)”, dice Castellanos, quien señala, además, que el contagio se da inmediatamente se tiene contacto con una partícula de moco o saliva de una persona contagiada, o se lleva las manos a la nariz o boca después de haber tocado una superficie contaminada. 

Lo siguiente que dice Zambrano Freire en el video sí es cierto: la enfermedad provoca un desorden en el sistema inmunológico, inflamación severa y “un síndrome de dificultad respiratoria al punto letal”. Sin embargo, aclara Castellanos, esto solo ocurre en los casos más graves (aproximadamente el 5 por ciento de los contagiados). En el resto de los casos, puede no haber síntomas o tener los síntomas de una gripa o una infección severa sin mayores complicaciones.

Finalmente, Zambrano Freire dice que el COVID-19 “tiene que ser de una manera bloqueado y eso lo logra la alcalinidad, específicamente del agua de mar”. Explica que hay dos maneras de utilizarla: en un atomizador y bebiendo sorbos cada 5 minutos.

Esta es la afirmación peligrosa del video, pues Webb y Castellanos señalan que el agua de mar, si bien contiene sales y minerales (como señala el autor del video), también posee bacterias, toxinas y metales pesados que pueden hacer daño en caso de consumirla constantemente.

Pero, de acuerdo con Castellanos, no hay razón para que, cambiando el pH de la garganta o del sistema respiratorio (al beber agua de mar), cambie la posibilidad de que el virus entre a la célula o no. Y como mencionamos en un chequeo anterior, no es cierto que consumir alimentos “más alcalinos” ayude a subir el nivel de pH del cuerpo, pues el cuerpo humano tiene mecanismos para mantener el pH normal. 

Asimismo, no se ha demostrado que el consumo de esos alimentos tenga más o menor incidencia en la “inmunidad” frente al COVID-19, como le dijo Alfonso Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Infectología (ACIN) a Colombiacheck.

Finalmente, Zambrano Freire asegura en su video que “lo peor que puede pasar es que te sacude un poco el estómago, pero es una acción depurativa. Es porque sencillamente tenías y tienes un colon que amerita ser evacuado, pero no al punto de deshidratarte”, lo cual es completamente falso. 

“Beber agua de mar sin purificar o sin hervir podría causar diarrea, e infecciones gastrointestinales por parásitos, bacterias, hongos y virus que están en el agua de mar”, señala el profesor de la Universidad Nacional. Afirma, además, que es sumamente peligrosa para personas con hipertensión, contrario a lo que señala el video. 

Por todas estas razones, concluimos que es falso que beber agua de mar evite el contagio de SARS-CoV-2.