Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 15 Febrero 2021

Colombia no es el último país en Sudamérica en iniciar la vacunación, como trinó Gustavo Bolívar

Por Ana María Saavedra y Laura Rodríguez Salamanca

Hay otros países que no han iniciado la inmunización. A Paraguay y Uruguay, por ejemplo, no han llegado las primeras dosis.

“Hasta Venezuela pudo. Solo faltaba eso para graduar a Duque de inepto. Colombia último país en Sur América en comenzar la vacunación (el énfasis es nuestro). Y estos días q lleguen unas miles de vacunas la prensa y los tuiteros pagos con nuestros impuestos gritarán: #GraciasDuque Como país damos lastima!”. Esto decía el trino publicado la mañana del pasado 13 de febrero por el senador Gustavo Bolívar, de la coalición Decentes. 

Y hoy, cuando el gobierno anunció la llegada de las primeras 50.000 dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech, su trino han empezado ha circular con más viralidad en redes sociales. Incluso ha sido replicado en Facebook

Si bien es cierto que Colombia es uno de los últimos países en la región en recibir las primeras dosis, y que las 50.000 vacunas no son suficientes para iniciar de manera firme la inmunización ni cumplir con las metas que ha presentado Duque, no es verdad que Colombia sea el último país de la región sudamericana en iniciar la inmunización. Hay otros países en situaciones similares.  

En Paraguay no hay certeza de cuándo llegará la primera dosis. A Uruguay tampoco ha llegado la primera vacuna y el gobierno dice esperar su arribo en marzo, aunque no descarta la posibilidad de que sea a finales de febrero. Y aunque el 13 de febrero llegaron a Venezuela las primeras 100.000 dosis de la Sputnik V, en el vecino país no está claro el calendario de vacunación. 

Le escribimos por WhatsApp a la jefe de prensa del senador para preguntarle por la fuente de la información, pero no nos respondió. Entonces, contrastamos los datos por nuestra cuenta. 

El periodista y experto en datos Jorge Galindo publicó ayer 14 de febrero este trino con información sobre las vacunas. 

En el listado se observa como países como Colombia, Venezuela, Uruguay y Paraguay aún no iniciaron la vacunación. 

El trino tiene un enlace a una nota de El País de España titulada “Así avanza la vacunación en América Latina”, en la que se explica que “hasta ahora, nueve países en América Latina han anunciado el inicio de sus planes de inmunización: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá y Perú ofrecen datos actualizados. A ellos se les suman los Estados Unidos, que encabeza el nivel de inmunización en el continente, y Canadá”.

Esta información coincide con el visualizador de datos sobre dosis acumuladas de vacuna COVID-19 administradas por cada 100 personas (hasta el 14 de febrero de 2021) de Our World In Data, un proyecto de investigación de la Universidad de Oxford. 

Paraguay

A este país no ha llegado la primera dosis de la vacuna y no hay certeza de cuándo llegará. 

En la última rueda de prensa gubernamental sobre el tema (el 12 de febrero), el ministro de Salud de ese país, Julio Mazzoleni, anunció que llegarían 1 millón de dosis de la vacuna Sputnik V, que mediante el sistema COVAX se obtendrían 4’300.000 vacunas y que se adelantan negociaciones para conseguir más. Pero no precisó la fecha esperada para ninguna de estas opciones de compra.  

De acuerdo con un artículo publicado en la mañana del 15 de febrero en Última Hora, uno de los diarios más importantes de ese país, “en principio, las autoridades sanitarias anunciaron que desde la segunda quincena de febrero ya se contarían con las vacunas contra el Covid-19; sin embargo, a la fecha aún sigue la incertidumbre sobre la fecha de llegada y la cantidad de las dosis que se dispondrán en el país”. 

Esta situación ha generado mucha preocupación, pues se suma a las denuncias de desabastecimiento de medicamentos en los hospitales públicos. De hecho, según nos explicó Micaela Caetano, periodista del diario La Nación, en Asunción, “hay una fuerte presión ciudadana y de los medios para que ya se diga definitivamente cuando van a llegar las vacunas”. 

“Hasta el momento no contamos con fecha de la llegada de las vacunas”, respondió María Auxiliadora Martínez, encargada de prensa del Ministerio de Salud de Paraguay, al ser consultada sobre el tema por Colombiacheck. 

Venezuela

El trino de Bolívar se dio el mismo día en que llegó un lote de 100.000 dosis de vacunas Sputnik V en un avión procedente de Moscú de la aerolínea estatal venezolana Conviasa, como parte del contrato establecido entre Venezuela y Rusia por diez millones de dosis. El avión llegó al aeropuerto de Maiquetía, según el canal estatal, VTV.

En esa transmisión de Venezolana de Televisión (VTV) solo se indicó que el proceso de vacunación iniciará con el personal de salud y luego se incorporarán personas con enfermedades de base. Sin embargo, no se dio ninguna fecha.
 

Al revisar los trinos de Nicolás Maduro y las publicaciones en ese país solo encontramos que la fecha de iniciar la vacunación es a partir de abril. “Evaluando con objetividad el panorama mundial, estima para Abril de 2021 pudiéramos iniciar el proceso de vacunación segura, gratuita y de calidad, para combatir el Covid-19”, trinó Maduro en noviembre pasado.

Uruguay

El gobierno de ese país ha cerrado acuerdos con dos laboratorios y hace parte del mecanismo Covax desde octubre, pero aún no ha recibido las primeras dosis.

Así explicó la situación el presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, en su más reciente anuncio sobre la adquisición de vacunas, el pasado 23 de enero:

“El acuerdo con Pfizer-BioNTech y SinoVac [China] consta en el primero de los laboratorios de 2 millones de dosis y el segundo, 1’750.000 dosis. Específicamente la llegada de las vacunas de Pfizer-BioNTech deberían de ser sobre marzo. No nos amputamos la posibilidad de que sea sobre fin de febrero. Lo mismo con la vacuna de Sinovac, una vez hecho el pago correspondiente”.

Sobre las vacunas adquiridas a través del mecanismo Covax dijo: “hemos reservado 1’500.000 dosis. En teoría deberíamos estar recibiendo en el mes de marzo una suma de vacunas hasta para el 3 por ciento de la población”.

Finalmente, Lacalle explicó que su gobierno sigue negociando con tres laboratorios para conseguir más dosis. “La aspiración del gobierno es tener vacunas para 2’800.000 personas”, dijo.

Con esta información, calificamos como falso el trino del senador Bolívar. Si bien es cierto que Colombia es uno de los últimos países en Sudamérica en recibir las primeras dosis para empezar la inmunización contra el COVID-19 y las 50.000 dosis que llegaron hoy al país no son suficientes para alcanzar las metas propuestas por el gobierno, es falso que Colombia sea el último país en Sudamérica en iniciar la vacunación.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 23 Octubre 2020

Prueba nasal para detectar COVID-19 no puede 'perforar el cerebro'

Por Jairo Soto Hernández y Gloria Correa

Se trata de un caso en Estados Unidos donde una mujer presentó una fuga de líquido cefalorraquídeo por la nariz al realizarle la PCR, debido a una condición médica preexistente.

“Una mujer sufrió la “perforación” de su cerebro al realizarse una prueba nasal para detectar el COVID-19”. Así inicia una publicación, con fecha del 5 de octubre, de una página en Facebook llamada Política Heroica, de Cartagena, la cual ha sido viral y ha generado todo tipo de comentarios alrededor de las pruebas moleculares que se le toman a las personas para determinar si son positivas para COVID-19. 

Desinformación

En Colombiacheck decidimos verificar dicha información y encontramos que lo afirmado en el título respecto a la perforación del cerebro es falso.

La publicación en facebook, reseña el caso de una mujer “a quien el hisopado perforó el revestimiento del cerebro provocando que se filtrara líquido por la nariz”, sin embargo tergiversa la historia real omitiendo unos datos importantes que pudimos verificar en el artículo científico que realmente reportó el caso.

El 1 de Octubre la revista JAMA Otolaryngology Head Neck Surgery de la Asociación Médica Americana (Journal of American Medical Association) publicó el reporte de caso de dicha paciente. En esta publicación, señalan que se trataba de una mujer de 40 años, quien consultó por síntomas como secreción nasal, sabor metálico, dolor de cabeza, entumecimiento en la región nucal y molestias en los ojos, síntomas que aparecieron después de la realización de una PCR para detectar el nuevo coronavirus, solicitada como parte de los exámenes previos de control para realizarse una cirugía electiva.

Entre los antecedentes personales de la paciente figuraba el diagnóstico de larga data de hipertensión intracraneal idiopática (aumento de la presión dentro del cráneo sin causa identificada) y una cirugía de resección de pólipos nasales. 

Ante el cuadro clínico por el que consultaba la señora, los médicos tratantes realizaron los respectivos exámenes incluyendo imágenes diagnósticas como una tomografía (TAC) y una resonancia magnética cerebral, en los que encontraron sorpresivamente que ella presentaba un pequeño defecto de 1,8 centímetros identificado como un encefalocele (consiste en la protrusión o salida de las meninges o membranas que recubren el cerebro a través de un pequeño defecto óseo, en el caso de la mujer, ubicado en la región anterior del cráneo).

La duda de los médicos radicaba en cuándo había aparecido dicho encefalocelel. Debido a  los antecedentes de cirugía nasal y la hipertensión intracraneal, solicitaron todas las imágenes diagnósticas y exámenes que le habían realizado previamente. 

Lo que encontraron fue que la paciente tenía dicho defecto en la base de su cráneo desde, al menos, el 2017; en una tomografía realizada en ese año sólo le habían diagnosticado enfermedad de los senos paranasales, pero ahí ya se hacía evidente una pequeña lesión ósea en la región anterior y basal del cráneo acompañada del encefalocele que protruía como un pequeño saco a través de ese defecto óseo, hallazgos que para ese entonces fueron pasados por alto. 

 Debido a esta desconocida pero ya antigua condición médica, la paciente presentó la “fuga de líquido cefalorraquídeo” cuando le realizaron el hisopado nasofaríngeo para tomar la muestra de la PCR, no se trató de ninguna perforación del cerebro como señalaba el título del mensaje difundido en facebook. El líquido cefalorraquídeo, circula en medio de las membranas que cubren el cerebro y en ese caso estas membranas eran las que formaban el saco conocido como encefalocele, ubicado justo detrás de la región nasal, en la zona donde se accede con el hisopo y con el que pudo haberse lesionado. La paciente fue sometida posteriormente a cirugía en la que redujeron el encefalocele y corrigieron el defecto óseo con resolución de su cuadro clínico.

Según los autores del estudio, éste sería el primer reporte de fuga de líquido cefalorraquídeo por la realización del hisopado para la PCR que detecta el SARS-CoV-2. Señalan que los reportes previos de fugas de líquido cefalorraquídeo han estado generalmente relacionados con traumas quirúrgicos, en cirugías intranasales donde se accede al hueso se puede lesionar una zona ósea conocida como lámina cribosa (ubicada en la región anterior de la base del cráneo y que separa la región nasal del cerebro).

“Teorizamos que el hisopo en sí mismo no resultó en una violación de la base ósea del cráneo, sino que la prueba invasiva causó un trauma en el encefalocele preexistente del paciente”, reseña Jarrett Walsh, médico otorrinolaringólogo en los Hospitales y Clínicas de la Universidad de Iowa, Estados Unidos. La investigación ha sido citada en diferentes portales médicos como Medscape, Litcovid, Medpagetoday y medios de comunicación.

En un artículo del 17 de octubre, con opiniones de expertos, La República de Perú señala que para afectar el cerebro “se tendría que realizar una intervención quirúrgica” y no a través de una prueba PCR con hisopo. “La única forma de que pueda atravesar es colocando un dispositivo que tenga que taladrar y que romper el hueso”, dice el texto. En la misma línea opina el médico Jorge Melo, otorrinolaringólogo de la Pontificia Universidad Católica de Río Grande del Sur, en Brasil, y miembro de la Asociación Colombiana de Otorrinolaringología, Cirugía de Cabeza y Cuello, Maxilofacial y Plástica Facial: “se han realizado millones de pruebas PCR en el mundo, y sólo hasta ahora se conoce este caso. Es falso que un hisopo pueda perforar el cerebro de algún paciente”, dijo en conversación con Colombiacheck.

Otra de las conclusiones importantes de la investigación de la revista JAMA es que este tipo de casos ocurren cuando el paciente presenta otras patologías. “Este caso ilustra que una intervención quirúrgica previa, o una patología que distorsiona la anatomía nasal normal, puede aumentar el riesgo de eventos adversos asociados con las pruebas nasales para patógenos respiratorios, incluido COVID-19″, concluye. 

Los otorrinolaringólogos que reportan el caso recomiendan que las personas que tengan estas condiciones médicas (o que hayan sido sometidas a cirugías extensas de senos paranasales o de la base del cráneo) deben considerar métodos alternativos para la toma de muestra de la PCR para el nuevo coronavirus, como toma de muestra oral, si está disponible.

De esta manera concluimos en que es falsa la noticia de que una prueba PCR pueda perforar el cerebro.