Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Domingo, 15 Marzo 2020

Cuadro que compara síntomas de coronavirus con 'gripe' y 'resfriado' es impreciso

Por María Blanco – Newtral

Los expertos consultados por Newtral.es califican el cuadro de “información no recomendable” y advierten que puede dar lugar a equivocaciones. Los principales síntomas que pueden diferenciar al Covid-19 de otras enfermedades son fiebre, tos y dificultad para respirar.

Este artículo fue publicado originalmente por Newtral.es el 14 de marzo de 2020. Este contenido es reproducido aquí como parte de #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN (de la cual Colombiacheck es miembro), para combatir la desinformación al respecto del brote de coronavirus en el mundo.

Nos habéis preguntado a través de nuestro servicio de verificación de Whatsapp y nuestros perfiles de redes sociales por esta tabla que compara los síntomas del coronavirus, el gripe y el resfriado común.

Tabla comparación síntomas Covid-19

Newtral.es ha pedido al doctor Mario Bárcena, miembro del Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas y del de Patología Respiratoria de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) que analice el contenido de la tabla. Y estas han sido sus conclusiones: “Se puede clasificar como información no recomendable”.

Según Bárcena, “no existen síntomas que puedan diferenciar de forma confiable el Covid-19 [la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2] de otras infecciones respiratorias víricas”. Así, considera que es más fácil distinguir entre los rasgos propios del coronavirus y el constipado común por el factor diferencial de la fiebre, que no es muy común en las personas con catarro [el nombre con el que se conoce el resfriado en España].

El COVID-19

Sobre los aspectos indicados en la tabla, el miembro del SEMG señala que la ‘flema amarillo/verdosa’ no es “síntoma diferencial” del coronavirus y que la tos seca es la más frecuente entre pacientes contagiados.

A su vez, interpreta que con el ‘X-ray pulmón mancha’ se está haciendo referencia a los “infiltrados pulmonares en las radiografías de tórax” y afirma: “No puede aparecer en una tabla sobre ‘diferenciar síntomas’ porque es una prueba diagnóstica, no un síntoma”.

La gripe y constipado

El doctor consultado también analiza los síntomas referidos a las otras dos patologías. Pone en cuestión la distinción entre el ‘dolor’ y el ‘malestar’ de garganta -”es muy difícil de diferenciar”- y la achaca a que el contenido es una “traducción directa del inglés”. 

Matiza, de igual modo, el concepto de ‘quebrahueso’: “No es un término utilizado en el castellano de España. Quizás quieran referirse a mialgias (dolor muscular), que también son relativamente frecuentes en el COVID-19”, aunque no aparezca en la tabla. [En algunos países de América Latina, "quebrahueso" se refiere, en efecto, a un dolor muscular, o undolor en los huesos].

Por otro lado, mientras reconoce que el ‘cansancio/debilidad’ sí es común en la gripe estacional, descarta que por norma general lo sean la ‘diarrea’ y el ‘vómito’: “Si acaso es más frecuente en los niños”. 

La importancia de acudir a fuentes oficiales

Ante cualquier tipo de contenido sobre el coronavirus, es recomendable acudir a fuentes oficiales y organismos especializados en la materia. 

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) ha emitido un informe con pautas específicas respecto al Covid-19 en el que identifican como rasgos propios de un paciente contagiado la fiebre superior a los 38 grados, la tos (normalmente seca), el MEG (siglas de ‘Mal Estado General’) y la disnea o dificultad para respirar. 

Esta selección coincide con la aportada por el Ministerio de Sanidad, donde añaden que algunas personas contagiadas también pueden presentar “síntomas digestivos, como diarrea y dolor abdominal”, lo cual no aparece en la tabla comparativa. 

[Según el Ministerio de Salud de Colombia, los signos y síntomas clínicos del Covid-19 "pueden ser leves a moderados y son semejantes a los de otras infecciones respiratorias agudas – IRA-, como fiebre, tos, secreciones nasales y malestar general. Algunos pacientes pueden presentar dificultad para respirar"].

Fuentes

  • Mario Bárcena, doctor y miembro del Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas y del de Patología Respiratoria de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) 
  • Resumen SEMERGEN: coronavirus (PDF)
  • Preguntas y respuestas sobre el COVID-19 emitido por el Ministerio de Sanidad (PDF)

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 23 Octubre 2020

Prueba nasal para detectar COVID-19 no puede 'perforar el cerebro'

Por Jairo Soto Hernández y Gloria Correa

Se trata de un caso en Estados Unidos donde una mujer presentó una fuga de líquido cefalorraquídeo por la nariz al realizarle la PCR, debido a una condición médica preexistente.

“Una mujer sufrió la “perforación” de su cerebro al realizarse una prueba nasal para detectar el COVID-19”. Así inicia una publicación, con fecha del 5 de octubre, de una página en Facebook llamada Política Heroica, de Cartagena, la cual ha sido viral y ha generado todo tipo de comentarios alrededor de las pruebas moleculares que se le toman a las personas para determinar si son positivas para COVID-19. 

Desinformación

En Colombiacheck decidimos verificar dicha información y encontramos que lo afirmado en el título respecto a la perforación del cerebro es falso.

La publicación en facebook, reseña el caso de una mujer “a quien el hisopado perforó el revestimiento del cerebro provocando que se filtrara líquido por la nariz”, sin embargo tergiversa la historia real omitiendo unos datos importantes que pudimos verificar en el artículo científico que realmente reportó el caso.

El 1 de Octubre la revista JAMA Otolaryngology Head Neck Surgery de la Asociación Médica Americana (Journal of American Medical Association) publicó el reporte de caso de dicha paciente. En esta publicación, señalan que se trataba de una mujer de 40 años, quien consultó por síntomas como secreción nasal, sabor metálico, dolor de cabeza, entumecimiento en la región nucal y molestias en los ojos, síntomas que aparecieron después de la realización de una PCR para detectar el nuevo coronavirus, solicitada como parte de los exámenes previos de control para realizarse una cirugía electiva.

Entre los antecedentes personales de la paciente figuraba el diagnóstico de larga data de hipertensión intracraneal idiopática (aumento de la presión dentro del cráneo sin causa identificada) y una cirugía de resección de pólipos nasales. 

Ante el cuadro clínico por el que consultaba la señora, los médicos tratantes realizaron los respectivos exámenes incluyendo imágenes diagnósticas como una tomografía (TAC) y una resonancia magnética cerebral, en los que encontraron sorpresivamente que ella presentaba un pequeño defecto de 1,8 centímetros identificado como un encefalocele (consiste en la protrusión o salida de las meninges o membranas que recubren el cerebro a través de un pequeño defecto óseo, en el caso de la mujer, ubicado en la región anterior del cráneo).

La duda de los médicos radicaba en cuándo había aparecido dicho encefalocelel. Debido a  los antecedentes de cirugía nasal y la hipertensión intracraneal, solicitaron todas las imágenes diagnósticas y exámenes que le habían realizado previamente. 

Lo que encontraron fue que la paciente tenía dicho defecto en la base de su cráneo desde, al menos, el 2017; en una tomografía realizada en ese año sólo le habían diagnosticado enfermedad de los senos paranasales, pero ahí ya se hacía evidente una pequeña lesión ósea en la región anterior y basal del cráneo acompañada del encefalocele que protruía como un pequeño saco a través de ese defecto óseo, hallazgos que para ese entonces fueron pasados por alto. 

 Debido a esta desconocida pero ya antigua condición médica, la paciente presentó la “fuga de líquido cefalorraquídeo” cuando le realizaron el hisopado nasofaríngeo para tomar la muestra de la PCR, no se trató de ninguna perforación del cerebro como señalaba el título del mensaje difundido en facebook. El líquido cefalorraquídeo, circula en medio de las membranas que cubren el cerebro y en ese caso estas membranas eran las que formaban el saco conocido como encefalocele, ubicado justo detrás de la región nasal, en la zona donde se accede con el hisopo y con el que pudo haberse lesionado. La paciente fue sometida posteriormente a cirugía en la que redujeron el encefalocele y corrigieron el defecto óseo con resolución de su cuadro clínico.

Según los autores del estudio, éste sería el primer reporte de fuga de líquido cefalorraquídeo por la realización del hisopado para la PCR que detecta el SARS-CoV-2. Señalan que los reportes previos de fugas de líquido cefalorraquídeo han estado generalmente relacionados con traumas quirúrgicos, en cirugías intranasales donde se accede al hueso se puede lesionar una zona ósea conocida como lámina cribosa (ubicada en la región anterior de la base del cráneo y que separa la región nasal del cerebro).

“Teorizamos que el hisopo en sí mismo no resultó en una violación de la base ósea del cráneo, sino que la prueba invasiva causó un trauma en el encefalocele preexistente del paciente”, reseña Jarrett Walsh, médico otorrinolaringólogo en los Hospitales y Clínicas de la Universidad de Iowa, Estados Unidos. La investigación ha sido citada en diferentes portales médicos como Medscape, Litcovid, Medpagetoday y medios de comunicación.

En un artículo del 17 de octubre, con opiniones de expertos, La República de Perú señala que para afectar el cerebro “se tendría que realizar una intervención quirúrgica” y no a través de una prueba PCR con hisopo. “La única forma de que pueda atravesar es colocando un dispositivo que tenga que taladrar y que romper el hueso”, dice el texto. En la misma línea opina el médico Jorge Melo, otorrinolaringólogo de la Pontificia Universidad Católica de Río Grande del Sur, en Brasil, y miembro de la Asociación Colombiana de Otorrinolaringología, Cirugía de Cabeza y Cuello, Maxilofacial y Plástica Facial: “se han realizado millones de pruebas PCR en el mundo, y sólo hasta ahora se conoce este caso. Es falso que un hisopo pueda perforar el cerebro de algún paciente”, dijo en conversación con Colombiacheck.

Otra de las conclusiones importantes de la investigación de la revista JAMA es que este tipo de casos ocurren cuando el paciente presenta otras patologías. “Este caso ilustra que una intervención quirúrgica previa, o una patología que distorsiona la anatomía nasal normal, puede aumentar el riesgo de eventos adversos asociados con las pruebas nasales para patógenos respiratorios, incluido COVID-19″, concluye. 

Los otorrinolaringólogos que reportan el caso recomiendan que las personas que tengan estas condiciones médicas (o que hayan sido sometidas a cirugías extensas de senos paranasales o de la base del cráneo) deben considerar métodos alternativos para la toma de muestra de la PCR para el nuevo coronavirus, como toma de muestra oral, si está disponible.

De esta manera concluimos en que es falsa la noticia de que una prueba PCR pueda perforar el cerebro.