Pasar al contenido principal

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Lunes, 05 Marzo 2018

De La Calle le atina a baja inversión en ciencia y tecnología

Por Sania Salazar

El candidato presidencial tiene razón en el porcentaje de inversión en ciencia y tecnología, en que es muy poco y en que estamos por debajo del promedio latinoamericano.

Durante una charla en la Universidad Sergio Arboleda con la directora de La Silla Vacía, Juanita León, el decano de la Escuela de Política y Relaciones Internacionales de la Sergio, Miguel Ceballos y el director del Programa Zona Franca de Red + Noticias, Daniel Pacheco, el candidato presidencial por el Partido Liberal, Humberto De La Calle, aseguró que la "inversión es del 0,26 % del producto interno bruto en ciencia y tecnología. Realmente es una vergüenza; estamos incluso por debajo del promedio latinoamericano".

De La Calle mencionó la cifra al contestar una pregunta de una persona del público que quería saber la posición del candidato frente a la ciencia, la tecnología y la innovación en el país. El candidato le indicó a Colombiacheck que la fuente en la que basó su respuesta fue el informe del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, Ciencia, Tecnología e Innovación en América Latina y el Caribe.

Tras contrastar la cifra y con base en información de dos expertos en el tema, Colombiacheck califica la afirmación como verdadera, pues la inversión no sobrepasa el 1% del PIB y está por debajo de economías similares en América Latina.

En el informe del BID, Colombia, en efecto, aparece con menos del 0,25 % del PIB, pero las cifras más recientes de dicho informe, publicado en 2010, corresponden a 2007.

Según el dato más reciente del Banco Mundial, el gasto en investigación y desarrollo en Colombia en 2015 fue del 0,24 % del PIB, dos décimas menor a la que mencionó De La Calle. El histórico de esta información muestra que la inversión más alta de desde el 2000 se registró en 2013, con 0,27% del PIB.

Por su parte, en una nota de El Tiempo titulada Ciencia, tecnología, e innovación en Colombia hoy, publicada en junio de 2017, Moisés Wasserman, exrector de la Universidad Nacional, advierte que el informe de Indicadores de Ciencia y Tecnología en Colombia (2016), que produce anualmente el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCyT), concluyó que en 2015 la inversión fue de 0,27% del PIB.

Basado en datos del más reciente Reporte Mundial de la Ciencia (2015), Wasserman muestra un gráfico en el que se ve la inversión del Estado con respecto al PIB, el número de investigadores por millón de habitantes y la inversión en investigación y desarrollo por habitante. El académico describe la situación de Colombia como “mala entre otros países de Latinoamérica, que a su vez se rezaga sustancialmente de países de Europa y Asia”.

El balance de Wasserman no es para nada alentador. “Colombia invierte menos como porcentaje del PIB, tiene un número de investigadores muy pequeño para su población y su inversión por habitante es una de las más bajas reportadas”.

Según la Unesco, el líder mundial en esta inversión es la República de Corea, con 4,3 % del PIB y en América Latina, Brasil con el 1,2 %.

¿Por qué es importante invertir en investigación?

El vicerrector de Investigación de la Universidad Javeriana, Luis Miguel Renjifo, explica que la inversión en investigación y desarrollo es la que tiene el mayor potencial de transformación del país y de la sociedad, en ingreso. “Por eso son ricos los países ricos”, indica.

Para Renjifo, pasar de una inversión tan baja a una alta no es tan difícil, así que el margen de maniobra es importante y sería una inversión con un alto poder de transformación.

“Ojalá quien llegue a la presidencia decida hacer una ruptura drástica con un pasado de pasividad irresponsable. Seguir igual, incluso mejorar un poco, no es suficiente. Hay que cerrar brechas. Mientras nosotros apenas hacemos estiramientos, los otros llevan ya horas corriendo”, concluye Wasserman en su artículo.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Viernes, 06 Abril 2018

El día que Petro le dio la espalda al Polo

Por Juan Sebastián Jiménez

En el segundo debate presidencial realizado en Barranquilla, Gustavo Petro aseguró que se retiró de ese partido después denunciar el carrusel de la contratación en Bogotá. Colombiacheck verificó que es cierto, pero hay otras versiones de su salida.

El debate presidencial organizado por en la Universidad del Norte de Barranquillla fue la primera confrontación entre los cinco candidatos que puntean las encuestas. Y fue el primero en el que los candidatos empezaron a confrontar propuestas y pasados.

Por ejemplo: cuando Iván Duque le dijo a Sergio Fajardo que el Polo debía “despercudirse” de un “largo legado de corrupción en Bogotá”, en referencia al exalcalde de la capital Samuel Moreno.

Gustavo Petro, quizás aludido o porque vio la papayita, respondió antes que el candidato por la Coalición Colombia, recordándole a Duque que, en su caso, se retiró del Polo al conocerse del carrusel de la contratación en Bogotá, para luego preguntarle al candidato por el Centro Democrático si él estaba dispuesto a salirse de su partido, ahora que “acaba de descubrir los falsos positivos”, .

Colombiacheck revisó en los anaqueles de la izquierda colombiana, habló con dos dirigentes y un periodista que conocieron lo sucedido en ese momento, con base en esto y en artículos de prensa, concluyó que lo dicho por Petro es cierto, aunque existen otras versiones al respecto.

Esta salida -un hecho clave en la historia reciente de la izquierda colombiana- se dio en noviembre de 2010, en el inicio del primer gobierno de Juan Manuel Santos.

Dos fueron las razones de su retiro: no haber sido elegido presidente de esa colectividad, pese a haber sido el vencedor en las primarias, y la renuencia de su partido a retirar al entonces alcalde Samuel Moreno y a su hermano, el congresista Iván Moreno, tras conocerse el escándalo del carrusel de la contratación en Bogotá: una multimillonaria conspiración entre contratistas y funcionarios para robarse miles de millones en contratos.

“Las instancias clave del Polo no fueron capaces de enfrentar el poder de la familia Moreno Rojas dentro del partido”, le dijo Petro al diario El Tiempo, en una entrevista del 28 de noviembre de ese año.

Dos fuentes confirmaron esta historia: el periodista Óscar Sevillano, quien conoció de primera mano de esta pelea, y el hoy senador por la Alianza Verde, Antonio Sanguino.

“Se dio una fuerte discusión al interior del Polo porque no decidieron expulsar a la hermanos Moreno Rojas. Clara López, presidenta del Polo de entonces, decía que sin una investigación judicial y un fallo no podía tomar tal decisión. Fue entonces cuando otros miembros como Antonio Sanguino, entonces concejal, Petro y Lucho Garzón amenazaron con formar tolda aparte. Luego vino la decisión de la Procuraduría de suspender a Samuel Moreno durante 3.meses, mientras investigaba. Como el Polo no se decidía Petro, Sanguino, Garzón junto con Camilo Romero y Luis Carlos Avellaneda salieron”, le dijo Sevillano a Colombiacheck.

Pero para ese momento Petro y el clan Moreno Rojas llevaba años peleando. Así lo recordó el hoy senador Antonio Sanguino. Todo se remonta a 2007: ese año Samuel Moreno se enfrentó a la excanciller María Emma Mejía por el aval del Polo para la Alcaldía de Bogotá.

Al principio la consulta iba a ser abierta; es decir que cualquiera podía participar en ella, pero los Moreno lograron que en la consulta no pudieran participar sino personas inscritas en el partido, afectando directamente las aspiraciones de su rival que contaba con mayor apoyo en la ciudadanía que al interior de esa colectividad. La exministra fue derrotada y, con ella, Gustavo Petro: uno de sus mayores promotores.

Las diferencias se hicieron mayores en 2009. En febrero de ese año, Petro y otros siete miembros de esa colectividad renunciaron al Comité Ejecutivo del Polo por discrepancias con el presidente del partido, el ya fallecido Carlos Gaviria, quien se perfilaba como su rival en la consulta para elegir candidato presidencial para las elecciones de 2010.

A la semana, Petro arremetió contra Samuel Moreno, tildándolo de clientelista por supuestas presiones para que elegir a Francisco Rojas Birry como personero distrital. Fue el inicio de una lucha a muerte que terminó con ambos por fuera del partido.

En septiembre de ese año, pese a todos los pronósticos, Petro venció a Carlos Gaviria en las primarias de ese partido y fue elegido candidato presidencial por el Polo, generando un cisma en esa colectividad.

Entonces, el partido se dividió en dos sectores al punto que, a finales de septiembre, Gaviria dijo que no iba a acompañar a Petro en su campaña.

El partido aparentaba unidad de cara a que Petro, por lo menos, llegara a segunda vuelta y eso dio pie a una escena inesperada: Petro abrazado con Iván Moreno. Pero como lo señaló La Silla Vacía, estaba claro que el apoyo de la Anapo - es decir: de los Moreno Rojas- iba hasta la primera vuelta. Si Petro se quedaba por fuera de la segunda vuelta, las rencillas iban a renacer. Y así fue.

En octubre de ese año, Petro aseguró que el hermano del alcalde era el jefe de una mafia. Y a las pocas semanas el exguerrillero junto con el entonces concejal Carlos Vicente de Roux y el congresista Luis Carlos Avellaneda lanzaron un informe sobre la corrupción en la administración bogotana.

Era un ultimátum de Petro a su partido: o lo elegían presidente de esa colectividad y, a su vez, expulsaban a Moreno o se iría, como otros que ya se habían hecho rancho aparte.

Los Moreno -y el sector que los acompañaba y que, incluía, entre otros, a Clara López, quien fue su secretaria de Gobierno, al senador Jorge Enrique Robledo y a Carlos Gaviria- se impusieron y Petro se fue.

Pero hay otra versión: la del senador Jorge Enrique Robledo, hoy escudero del exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo. Robledo y Petro nunca fueron aliados pero, como todos en el Polo durante ese tenso 2010, aparentaron estar unidos hasta que Juan Manuel Santos fue elegido presidente. El 22 de junio de ese año Petro le envió una carta al elegido, invitándolo al diálogo.

Entonces fue Troya. Para Robledo fue esa y no otra fue la razón de la salida de Gustavo Petro. Al preguntársele al respecto, el senador le respondió a Colombiacheck.com con un video en el que se refiere, precisamente, a esta versión.

Pero, cabe reiterar que es algo en lo que Robledo ha insistido desde 2010. “Petro se va porque no pudo ser presidente del partido para entrar en acuerdos con Santos. Ese es el fondo del asunto”, dijo el senador en una entrevista con El Universal en diciembre de 2010.

Ambas versiones -que Petro se fue por la corrupción en la administración de Samuel Moreno y que lo hizo para hacer un acuerdo con Santos- no son necesariamente excluyentes, de hecho concuerdan en que el hoy candidato presidencial quería ser presidente del partido y también por eso se fue.

El caso es que se trata de una ruptura que fue determinante. Hoy sus protagonistas son actores clave en tres campañas: Robledo como escudero de Sergio Fajardo; Clara López, como candidata vicepresidencial de Humberto de la Calle; y Petro, como uno de los punteros en las encuestas, con posibilidad de pasar a segunda vuelta.