Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 30 Noviembre 2020

Detención de concejal de Cincinnati no tiene relación con el supuesto fraude denunciado por Trump en las elecciones en EE.UU.

Por Ana María Saavedra

Medios digitales relacionan la acusación contra P. G. Sittenfeld con un supuesto fraude en las elecciones, pero el proceso en su contra realmente se debió a un caso de soborno en un acuerdo de desarrollo inmobiliario de la ciudad.  

En un video del portal Social News Channel se difunde una desinformación acerca del supuesto fraude en las elecciones de Estados Unidos. Según la presentadora de este portal de noticias, creado en Facebook en abril pasado, un político demócata fue capturado y puesto tras las rejas por “corrupción y desvío de votos”. 

El video también cita la nota “Empiezan a caer, el FBI detiene a un miembro del Partido Demócrata por aceptar sobornos a cambio de votos”, publicada por un portal llamado El Diestro. Este portal, a su vez, cita una información publicada en inglés por el portal The Gateway Pundit.

Pero nuestros colegas de AP ya habían verificado y desmentido esa desinformación y la habían calificado como parcialmente falsa, pues la investigación federal de corrupción pública en Cincinnati sí existe, pero no tiene nada que ver con el fraude electoral.

P. G. Sittenfeld sí es concejal de la ciudad de Cincinnati, en el estado de Ohio y sí fue capturado. La noticia de su captura fue publicada por varios medios de comunicación, entre ellos la propia AP, que informaron que el jueves 19 de noviembre el concejal fue acusado de seis cargos federales de soborno y extorsión relacionados con un acuerdo de desarrollo inmobiliario de la ciudad. 

“La acusación formal acusa a Sittenfeld de solicitar 40.000 [dólares] en pagos a su comité de acción política a cambio de votos en contra del Ayuntamiento de Cincinnati para un proyecto de desarrollo inmobiliario en el centro de la ciudad. Los pagos se recibieron entre 2018 y 2019, según la acusación. Sittenfeld se declaró inocente ante un magistrado federal”, informó AP.

Así que la información compartida en el video es cuestionable puesto que, aunque la captura sí ocurrió, esta no tiene ninguna relación con las elecciones en las que Joe Biden fue elegido como presidente de Estados Unidos.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 20 Enero 2021

Trump no ordenó ley marcial para mantenerse en el poder

Por Laura Rodríguez Salamanca

A pesar de lo que señalan desinformaciones en redes, Donald Trump, el presidente saliente de Estados Unidos, ya había aceptado iniciar la transferencia del poder. Hoy es la posesión de Biden.

Desde el pasado 11 de enero, en Facebook y a través de canales de Telegram, circulan mensajes en español en los que se anuncia que el presidente Donald Trump recurrirá a la ley marcial y al “acta de insurrección” para disolver el Congreso y quedarse en el poder.

Este es parte del mensaje que circula en redes:

“#AVISO_URGENTE  
HERMANOS  HERMANAS Y PATRIOTAS,  PONGAN MUCHA ATENCIÓN A LO QUE VAN A LEER A CONTINUACIÓN, PORQUE ESTAMOS A NADA.
CUANDO ESCUHEN QUE DONALD TRUMP EMITE UN COMUNICADO DE ESTADO DE ALERTA MÁXIMA EN ESTADOS UNIDOS,...   TODO HABRÁ INICIADO,... A GUARDARSE TODOS.
ES EN ESE MOMENTO QUE EL EJÉRCITO TOMA EL CONTROL DE LA UNIÓN AMERICANA Y EL CONGRESO QUEDA DISUELTO Y LOS GOBERNADORES NEUTRALIZADOS.
VIENE CON ELLO LA LEY MARCIAL Y SE ACTIVA A LA VEZ EL ACTA DE INSURRECCIÓN, YA QUE SE TIENE PREVISTO ATAQUES DE ÍNDOLE TERRORISTA DE #ANTIFAS” (sic).
 
En este tipo de publicaciones, que se comparten especialmente entre grupos religiosos, de extrema derecha y afines a la teoría conspirativa QAnon (según la cual Trump combate la pedofilia y al ‘Estado profundo’), también se pide a los usuarios que “tengan víveres y agua y medicinas para cuando menos dos semanas” (sic). Esto porque, debido a la entrada en vigor de estas normas el país estará eminentemente “bajo el control del ejército americano” y no se descartan actos violentos. 

La información se compartió inicialmente en inglés, pero se ha viralizado en español entre usuarios latinos residentes en Estados Unidos, y hallamos publicaciones en México, Puerto Rico, Argentina y Colombia. 

En nuestro país, la desinformación fue compartida en Facebook más de 2.400 veces y vista por más de 125.000 personas, según una plataforma a la que tenemos acceso por una alianza contra la desinformación con la red social.  

En esa plataforma encontramos un mensaje similar que anuncia la ley marcial, pero publicado en noviembre pasado. “El presidente Trump proclamará la ley marcial a más tardar la noche del 6 de diciembre”, se decía en la publicación, en la que se incluían otras teorías conspirativas. 

Asimismo, en Telegram, en un canal que supera los 20.000 suscriptores, encontramos varios mensajes en los que se señala que “el jueves 14 de enero el presidente Trump declaró la Ley de Insurrección para abordar la rebelión traidora llevada a cabo por legisladores demócratas y republicanos, agentes del Partido Comunista Chino, FBI, Departamento de Justicia, CIA y otros para desmantelar los Estados Unidos de América y su Constitución”. 

Así que decidimos revisar la publicación de la supuesta orden de Trump de la ley marcial que calificamos como Falsa. Entre otras razones, porque como explican nuestros colegas verificadores estadounidenses de Politifact, quienes chequearon anteriormente este tipo de desinformaciones, publicaciones como estas “promueven afirmaciones no probadas [y] contienen información engañosa o inexacta”. Pero además, dejan de lado contexto importante sobre las normas a las que se refieren. 

Como explicó el periódico estadounidense The New York Times en un artículo reciente, en general en Estados Unidos se prohibió el uso del ejército como fuerza policial nacional para proteger “las libertades civiles y la soberanía del Estado”. Pero para toda norma existe una excepción: Ley de Insurrección de 1807, que “le otorga al presidente la facultad de enviar fuerzas militares a los estados para sofocar los disturbios públicos generalizados y apoyar la aplicación de la ley civil”. 

Sin embargo, de acuerdo con el mismo medio, citando un informe del Servicio de investigación del Congreso publicado en 2006, el presidente no puede invocar la ley sin límites.“Debe primero llamar a los “insurgentes” a dispersarse (...) [y] si no se restablece la calma, el presidente puede entonces emitir una orden ejecutiva para desplegar las tropas”, escribió el medio. 

De acuerdo con un estudio publicado en agosto de 2020 por el Centro Brennan por la Justicia de la Universidad de Nueva York, la ley marcial “generalmente se refiere a un poder que, en caso de emergencia, permite a los militares tomar el lugar del gobierno civil y ejercer jurisdicción sobre los civiles en un área particular”, pero “no tiene una definición establecida porque a lo largo de la historia, diferentes personas han usado el término para describir una amplia variedad de acciones, prácticas o roles para los militares”. En resumen: “El concepto nunca se ha entendido bien”. 

En ese sentido, según escribió Politifact, “muchas personas que defienden la teoría de que Trump invocará la ley marcial no especifican qué forma esperan que se adopte. (...) Sus descripciones parecen reflejar la ley marcial en su forma más extrema: la suspensión de la autoridad civil y el control militar de funciones civiles como los tribunales”. 

De acuerdo con revelaciones del canal CNN y The New York Times de finales de diciembre pasado, durante una reunión del pasado 18 de diciembre surgió la idea de “invocar la ley marcial para anular las elecciones del pasado 3 de noviembre” y, según fuentes consultadas por esos medios, Trump “evaluó” la posibilidad. Sin embargo, según CNN, “las palabras de Trump no dejaban claro si realmente apoyaba la idea”. 

Después de las publicaciones de estos medios, el mandatario trinó desmintiendo los informes. 

trino_trump_2020

Posteriormente, el 15 de enero, un fotógrafo del Washington Post reveló una imagen de unos documentos que llevaba en la mano Mike Lindell, director ejecutivo de My Pillow (empresa de fabricación de almohadas) y aliado de Trump, durante una reunión en la Casa Blanca. En los papeles no se puede leer todo el contenido de las notas, pero hay algunas frases notorias: “La ley marcial si es necesario” y “La Ley de Insurrección ahora como resultado del asalto”. 

Esta publicación ha reforzado, dentro de los grupos de Telegram que apoyan la idea de la ley marcial, el rumor de que ocurrirá. Pero lo que no mencionan los mensajes que se difunden en estos círculos es que declarar esta ley no es tan sencillo como parece.

En el estudio, que ya mencionamos, del Centro Brennan por la Justicia sobre la ley marcial, después de un análisis a “estudios legales recientes, las pocas reglas que se pueden extraer de los precedentes de la Corte Suprema de Justicia y los principios generales del derecho constitucional”, se concluyó que “bajo la ley actual, el presidente carece de autoridad para declarar la ley marcial”. 

Esto porque “el Congreso ha legislado tan extensamente respecto al uso doméstico de las fuerzas armadas, que cualquier cosa que haga el presidente en esta área que no esté autorizada afirmativamente por el estatuto es casi necesariamente contra la voluntad del Congreso”. Eso incluiría una hipotética declaración presidencial de la ley marcial sin autorización del Congreso, que sería a todas luces inconstitucional. 

Además, según el mismo informe, de acuerdo con la Ley Posse Comitatus, “es ilegal que las fuerzas militares federales se involucren en actividades civiles de aplicación de la ley, incluso si solo están complementando en lugar de suplantando a las autoridades civiles, excepto cuando el Congreso lo autoriza expresamente”.  Es decir, Trump no está en capacidad legal, sin apoyo del Congreso, de declarar la ley marcial. En caso de que quisiera, solo tendría un par de horas para hacerlo. 

Es necesario agregar que, de acuerdo con un informe de la corresponsal en Washington del medio español La Vanguardia, a finales de diciembre varios miembros de la cúpula militar, entre quienes se cuenta al general James McConville, jefe del Estado Mayor; Ryan McCarthy, secretario del Ejército, y al general Mark Milley, jefe del Estado Mayor conjunto, declararon sobre este asunto en medios de comunicación que el ejército tiene una larga tradición apolítica y no tiene ningún papel en el resultado de las elecciones. 

Asimismo, desde el pasado 23 de noviembre, Trump aceptó iniciar la trasmisión del poder a Joe Biden. “Recomiendo que Emily [Murphy, líder de la Administración general de Servicios, institución encargada de transferir el dinero para el empalme] y su equipo hagan lo que tengan que hacer respecto a los protocolos iniciales, y le he dicho a mi equipo que haga lo mismo", escribió Trump en su cuenta de Twitter. 

En resumen, en Colombiacheck calificamos como falsa la publicación que asegura que Trump decretó la ley marcial para quedarse en el poder. Tampoco ha desplegado el Ejército para disolver el Congreso.