Pasar al contenido principal
Martes, 14 Junio 2016

Detener la fumigación aérea no fue acordado en La Habana

Por Miriam Forero

Humberto de la Calle, jefe de la delegación de gobierno en los diálogos con las Farc, respondió a las críticas por la suspensión de esta medida con una frase contundente: “Nadie negoció la no fumigación en La Habana”.

A comienzos de mayo de 2016, el tema de la lucha contra las drogas ilícitas marcaba gran parte de la agenda pública por dos razones. Por un lado, el 21 de abril, durante la Asamblea General de Naciones Unidas, los 193 países miembros discutieron la política internacional para combatir este problema y admitieron que es hora de explorar otros enfoques menos represivos, como el de los derechos humanos y la salud pública, con miras a obtener mejores resultados.

De otra parte, en Colombia se daba una álgida controversia por la decisión del Consejo Nacional de Estupefacientes de autorizar a la Policía el uso del glifosato en operaciones de erradicación terrestre, luego de casi un año de estar suspendida cualquier actividad de fumigación, aérea o manual, con este polémico herbicida producido y distribuido por la multinacional Monsanto.

Colombia era el último país en el mundo que permitía la aspersión aérea de los cultivos ilícitos con este pesticida, como bien lo registró el documental Guerras Ajenas, transmitido esta semana por el canal HBO Latinoamérica.

En este marco, el jefe de la delegación de gobierno en el proceso de paz con las Farc, Humberto de la Calle, tocó el tema durante el foro “El Camino hacia el Posconflicto: Colombia en la encrucijada de la guerra y la paz”, que organizó la Universidad Externado de Colombia, el pasado 3 de mayo.

“El gobierno delegado en La Habana se reservó, en casos extremos, la posibilidad de fumigar, si llegase a ser necesario. Ahí hay uno de los famosos mitos que se le ha vendido equivocadamente a la sociedad colombiana. Nadie negoció la no fumigación en La Habana”, enfatizó De la Calle.

Colombiacheck revisó lo que ha pasado con el tema de la fumigación en los últimos años y, especialmente, en el marco de los acuerdos.

Para empezar, el 16 de mayo de 2014, los negociadores publicaron lo acordado en el cuarto punto de la agenda, el de la solución al problema de las drogas ilícitas. Aunque no menciona específicamente la palabra fumigación o aspersión, el documento sí deja ver que ese aspecto no fue negociado y por tanto, las posiciones que tienen las dos partes al respecto no se movieron un centímetro.

Las Farc, por un lado, dejan claro que sólo aceptan la erradicación manual, pero el gobierno mantuvo abierta la posibilidad de acudir a otros métodos en caso de que los campesinos no accedan a participar en el plan de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos.

“En los casos en los que no haya acuerdo con las comunidades, el Gobierno procederá a la erradicación de los cultivos de uso ilícito, priorizando la erradicación manual donde sea posible, teniendo en cuenta el respeto por los derechos humanos, el medio ambiente y el buen vivir. Las Farc consideran que en cualquier caso en que haya erradicación esta debe ser manual”, dice el acuerdo.

Un año después, en mayo de 2015, el Consejo Nacional de Estupefacientes aprobó que se suspendieran las fumigaciones con glifosato.

La decisión fue tomada a raíz de una recomendación del Ministerio de Salud y Protección Social, que a su vez se basó en un estudio encargado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y realizado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer de los Estados Unidos, en el que se declara al herbicida como probablemente cancerígeno para los seres humanos.

A partir de allí surgieron las acusaciones de varios contradictores del proceso de paz, como el procurador Alejandro Ordóñez, que consideran la medida como un favorecimiento a las Farc, por su posición con respecto al glifosato. Sin embargo, el acuerdo sobre este tema se dio un año antes en La Habana y no negoció la potestad del gobierno de acudir a mecanismos de erradicación no manual, como lo aclaró De la Calle.

La afirmación del jefe negociador del Gobierno resultó verdadera y con ella desmiente uno de los mitos que hacen carrera entre los opositores al proceso de paz.

Sábado, 30 Septiembre 2017

Hay 450 reclusos del ELN en las cárceles colombianas

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Colombiacheck verificó a Juan Camilo Restrepo, jefe del equipo negociador del gobierno en sus conversaciones con el ELN, quien se refirió al número de presos de esa guerrilla. Le faltó precisión.

Ya con un Acuerdo de Paz firmado por el gobierno y las Farc, el siguiente objetivo de la administración de Juan Manuel Santos es dejar consolidado (o bien avanzado) el proceso de paz con el Ejército de Liberación Nacional, ELN, la segunda guerrilla más importante de Colombia.

Para buscar ese acuerdo de paz las delegaciones, tanto del gobierno como del ELN, han llegado a consensos, por ejemplo: la escogencia de 11 países garantes, la instalación de la mesa de negociaciones de paz, el desarrollo de un programa piloto de desminado humanitario y, como noticia mayúscula, un cese al fuego bilateral que inicia hoy (1 de octubre de 2017). Dicha medida que busca disminuir la intensidad del conflicto, está planificada hasta el 9 de enero de 2018.

Para conocer mejor los hechos y pactos logrados durante esta negociación de paz, la Fundación Paz y Reconciliación publicó una cronología de los principales sucesos de 2017.

Lee también el especial de Colombiacheck "30 años sin lograr la paz con el ELN".

Una de las mayores dificultades de este proceso de paz ha sido que el ELN no ha renunciado al secuestro como práctica de financiación de sus actividades, actividad que la Delegación de Paz del Gobierno ha solicitado abandonar de inmediato.

Sobre algunos hechos de este proceso de paz habló para el diario El Tiempo Juan Camilo Restrepo, jefe del equipo negociador del gobierno ante el ELN, quien resaltó el compromiso que, según él, tiene esta guerrilla con el proceso de paz.

Además de exaltar el compromiso de ambas partes en la negociación, Restrepo dio pormenores del cese al fuego bilateral y mencionó que uno de los compromisos que tiene el gobierno con esa guerrilla es el de “hacer un programa de carácter humanitario con relación a la población carcelaria de militantes del ELN”.

Entre los detalles que dio Restrepo sobre el programa de carácter humanitario que el gobierno busca implementar para los reclusos del ELN, explicó que “se calcula que unos 450 reclusos” son las personas que están en las cárceles colombianas integrantes de esa organización guerrillera.

Colombiacheck verificó si en realidad en las cárceles colombianas hay 450 integrantes del ELN y contactó a Juan Camilo Restrepo; al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec; a Franklin Castañeda, presidente del Comité de Solidaridad con los Presos Políticos y por supuesto, a un vocero del ELN.

Solicitamos a Restrepo, a través de su equipo de comunicaciones, que revelara el origen de la información que le permitió manifestar que “se calcula que unos 450 reclusos” en cárceles colombianas pertenecen al ELN.

Del equipo de comunicaciones de Restrepo precisaron que en realidad el número de personas privadas de la libertad (condenados o sindicados) estimadas por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, es de 473 personas, es decir, 23 más de las manifestadas por el jefe del equipo negociador. El mismo equipo de comunicaciones reveló que habrían otras 28 personas integrantes de esa guerrilla con detención domiciliaria, la anterior información fue revelada el pasado 15 de septiembre.

Frente a los datos es fundamental destacar que Restrepo al referir la cifra de 450, mencionó que era un calculo y también es necesario resaltar que lo expuesto por la Oficina del Alto Comisionado es un estimativo.

Colombiacheck consultó al Inpec respecto a si albergaba información sobre el número de reclusos de esa guerrilla en las cárceles colombianas, pero el instituto penitenciario y carcelario explicó que no tiene información con ese nivel de detalle.

En relación a las cifras mencionadas por la la Oficina del Alto Comisionado, esta entidad le aclaró a Colombiacheck que el estimativo se dio producto de un trabajo conjunto de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y el propio Inpec.

Para tener un panorama más amplio que nos ayude a verificar el número de reclusos del ELN en las cárceles del país, Colombiacheck contactó a Franklin Castañeda, presidente del Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, quien explicó que el número de presos o reclusos que hay oscila “entre 550 y 600”.

Frente a una posible diferencia de 100 o 150 integrantes que habría entre la cifra dada por Restrepo, la que nos entregó la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y la que menciona el Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, Castañeda explicó que es difícil dar cifras exactas porque el tema “suele variar en el día tras día. Hay personas que tienen procesos por algunos delitos como secuestro, extorsión y otros que, si bien pertenecen al ELN, en los procesos no se establece dicha pertenencia”, señaló Castañeda, quien añadió que ese dato podría ser el factor que genera la diferencia.

La información que Castañeda aportó nos la entregó el 18 de septiembre pasado, pero él mismo aclaró que a junio “contábamos con 550 personas aproximadamente”.

El propio presidente del Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, también aceptó que la diferencia se puede deber a que entidades como la que él representa no tienen censos actualizados mes a mes.

En todo caso, expresó Castañeda, es el ELN, al igual que como ocurrió con las Farc, quien puede “entregar un listado de sus integrantes y el Estado quien vigile que no haya colados”.

Castañeda sentenció que la información de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, Restrepo y la del Comité de Solidaridad con los Presos Políticos “se acerca bastante a la cifra que los censos manejan”.

Por el lado del ELN, Colombiacheck estableció contactó con Juan Carlos Cuéllar, gestor del ELN y quien se ha desempeñado en la organización armada como comandante. Cuéllar ratificó las cifras que maneja la Oacp y sostuvo que no hay precisión frente al tema pero que la cifra de integrantes del ELN en las cárceles colombianas "está entre 500 y máximo 600 personas"

Ante lo expresado por Cuéllar, Castañeda y gracias a la información que aportó la Oficina del Alto Comisionado para la Paz sobre el número de reclusos del ELN en las cárceles colombianas, calificamos la aseveración de Restrepo como aproximada porque si bien los estimados no mencionan que existan 450 reclusos de esa guerrilla de manera exacta en las cárceles colombianas, las cifras que fueron aportadas por distintas fuentes se aproximan al dato mencionado por Restrepo.