Pasar al contenido principal
Martes, 22 Enero 2019

Disidencias de Farc no son principales responsables de asesinatos de líderes sociales

Por Sania Salazar

Organizaciones que hacen seguimiento de esos homicidios dicen que en la mayoría de los casos no se conoce la identidad de los asesinos.

Durante una entrevista con la W Radio, la vicepresidente Marta Lucía Ramírez aseguró que “la mayor parte de todos estos líderes sociales han sido asesinados por esas disidencias de las Farc”.

Colombiacheck le preguntó al equipo de prensa de la Vicepresidente en qué fuente basó su afirmación, pero hasta la publicación de esta nota no habíamos obtenido respuesta.

Tras consultar varias fuentes, calificamos la frase de la Vicepresidente como falsa, pues las disidencias no aparecen como las mayores responsables de la autoría material ni intelectual de la mayoría de esos crímenes, según las fuentes expertas que consultamos.

Las disidencias están conformadas, como lo explica la Fundación Ideas para la Paz, FIP, por “exintegrantes de las Farc que decidieron formar nuevas facciones armadas”. Son personas que no estuvieron de acuerdo con la negociación con el Gobierno y se apartaron del proceso de paz, por lo que hoy no forman parte del partido político en el que se convirtió esa guerrilla.

Por otra parte, como explicamos hace unos meses, hay discrepancias entre el gobierno y varias organizaciones que monitorean crímenes contra líderes sociales sobre quién, exactamente, clasifica como “líder social”.

Pero, además, tanto las cifras oficiales como las extraoficiales sobre los asesinatos de líderes sociales concuerdan en que en buena parte de los casos no se ha podido establecer la identidad de los responsables.

Por ejemplo, el 10 de enero, tras la entrega de un informe de la Fiscalía a la Justicia Especial para la Paz, JEP, sobre la victimización a líderes sociales por parte de agentes del Estado, el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, aprovechó para aclarar cifras del fenómeno en general.

Según Martínez, entre 2016 y 2018, la Fiscalía había determinado la autoría en 126 de los 231 casos reconocidos por la entidad en ese período de tiempo. Es decir que en el 45,5 por ciento de los casos no se ha podido establecer quién fue el perpetrador. En los casos en los que sí se pudo determinar un responsable, Martínez dijo que los principales perpetradores eran el Clan del Golfo, disidencias de las Farc y el ELN.

El 11 de enero, el mismo Fiscal informó en una rueda de prensa que hubo "238 líderes asesinados entre los años 2016 y 2018, según las cifras entregadas por Naciones Unidas (siete más a partir de la noche del día de ayer)” y que “el Estado colombiano ha logrado el esclarecimiento, a la fecha del 53 por ciento de estos casos de homicidio”.

En la rueda de prensa, Martínez dijo que, “en un 65 por ciento de los casos [de asesinatos de líderes sociales], los homicidios se deben a organizaciones criminales” como “grupos armados organizados residuales, el Ejército de Liberación Nacional, el Clan del Golfo, la organización criminal que más está afectando en el territorio a nuestros líderes sociales y los Caparrapos [una facción que se separó del Clan del Golfo]”.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, aseguró en una columna de opinión titulada “Líderes sociales: en exterminio”, publicada el pasado 9 de enero, que desde el 24 de noviembre de 2016, cuando se firmó el acuerdo de paz, se han producido 229 homicidios de líderes sociales y que “el 30 por ciento de los homicidios fueron cometidos por las disidencias de las Farc, grupos posdesmovilización paramilitar, como el Clan del Golfo, el ELN, es decir, actores identificados”.

Ávila señaló además que “hay agentes legales, como supuestos empresarios, políticos, agentes estatales o élites locales, así como actores criminales que contratan sicarios para asesinar líderes sociales. Muchos sicarios no saben ni siquiera quién los contrata”.

El informe “Cómo va la paz: la reestructuración unilateral del Acuerdo de paz”, publicado por Pares en enero de 2019 señala que “los datos de victimarios aparecen en su mayoría registrados bajo la categoría “actores no identificados”, en realidad no se conoce quién los asesinó. En un 85 por ciento son agentes no identificados. (Actor no identificado + estructura armada criminal no identificada).

Grafico1

 

Estas cifras indican una tendencia opuesta a la que afirma la Vicepresidente, pues la responsabilidad de lo que en Pares denominan “Grupos armados pos Farc” es menor que las de otros grupos armados ilegales.

Finalmente, el informe de la Fundación Ideas para la paz, FIP, “Agresiones y homicidios de líderes sociales”, coincide en que no hay claridad sobre qué actores están detrás de las agresiones a líderes sociales. El informe indica que los homicidios representan el 30 por ciento de las agresiones contra líderes y que en el 58 por ciento de las agresiones en general no se conoce al responsable, mientras que en el 35 por ciento se responsabiliza a las facciones criminales y los grupos armados ilegales. El 3 por ciento de los señalamientos recae sobre las disidencias de las Farc.


Grafico2

 

Martes, 12 Diciembre 2017

Santrich: “Farc han hecho no menos de 10 actos de reconocimiento de responsabilidades”

Por Sania Salazar

La frase es de Jesús Santrich, de la Farc. La calificamos de Aproximada.

En el Acuerdo Final firmado entre el Gobierno y la Farc quedó el compromiso expreso del Gobierno en apoyar “Actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad colectiva”. Seusis Pausivas Solarte, más conocido como Jesús Santrich, de la Farc, aseguró durante un foro sobre el balance de la implementación del Acuerdo Final, el pasado 1 de diciembre, que han hecho por lo menos 10 de esos actos.

El excombatiente y actual candidato a la Cámara de Representantes por el partido político que conformó esa guerrilla mencionó siete actos:

1.Acto de reconocimiento de responsabilidad ante las víctimas de Bojayá

2. De la masacre de La Chinita

3. Del secuestro y asesinato de los diputados del Valle del Cauca

4. Acto privado de perdón por las “retenciones” cometidas a los largo del conflicto

5. Encuentro de reconciliación con las víctimas del club El Nogal

6. Encuentro de reconciliación con la comunidad de Granada, Antioquia

7. Encuentro con Constanza Turbay, a quien además de pedirle perdón por matar a su madre y a dos hermanos, le prometieron devolverle la tierra de la que la despojaron.

“Estos son algunos ejemplos”, concluyó Santrich. Durante su intervención se proyectó una diapositiva en la que se veían enumerados 11 actos.

Colombiacheck hizo un rastreo de prensa y encontró reseñados seis “Actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad colectiva”, que son los que están resaltados en el párrafo anterior.

Santrich no pudo precisar cómo, cuándo o con quiénes específicamente se realizaron tres de los actos enumerados en la diapositiva, además Colombiacheck no encontró registro de los 11 actos de los que habla el exguerrillero ni en la Oficina del Alto Comisionado para la Paz ni en medios de comunicación, por lo que califica la afirmación de Aproximada.

En la diapositiva se repetía la actividad con las víctimas del club El Nogal. Además, había un punto que decía “conversaciones con cinco grupos de a 12 personas víctimas del conflicto”, pero no se decía con precisión en qué lugar, cuándo o con quién se había hecho. Había otro punto que indicaba “reuniones con los W y los WA y Magdalena Medio”.

Colombiacheck entrevistó personalmente a Santrich y le pidió claridad sobre estos puntos, él se comprometió a averiguar, pues dijo no tener precisión sobre ellos e hizo alusión a que por su limitación visual no vio lo que decía la diapositiva. Dijo que no sabía qué era lo de las “reuniones con los W y los WA y Magdalena Medio” y aclaró que se han reunido varias veces con las víctimas de El Nogal. Finalmente no obtuvimos la información, pues según informó el grupo de prensa de la Farc Santrich “no tuvo tiempo de corroborar la información porque tuvo reuniones con el Gobierno”.

“El perdón es un asunto de la conciencia íntima, como la religiosidad, uno no puede estar esperando a que le pidan perdón, o a pedir perdón, sino que debe nacer de la conciencia íntima”, indicó Santrich y agregó que “hay que entender que es un proceso, una construcción, que eso no se puede matematizar, es una actitud abierta y permanente que debes tener”.

Estos actos de reconocimiento de responsabilidad fueron pensados para crear un ambiente favorable para la construcción de la paz en el marco del fin del conflicto con las Farc. “Con el fin de contribuir con la satisfacción de los derechos de las víctimas y marcar el momento simbólico de un nuevo comienzo”, dice el Acuerdo Final. Pero están pensados también para otros sectores de la sociedad que puedan haber tenido alguna responsabilidad en el conflicto armado. El Acuerdo no estipula un número específico de estos actos con los que deba cumplir la Farc. En el Acuerdo se indica que son la “expresión de voluntad de contribuir a un definitivo Nunca Más”, además, que estos actos serán “formales, públicos y solemnes, y se llevarán a cabo tanto en el ámbito nacional como en el territorial”, precisa el Acuerdo Final.

Estos actos son independientes a la verdad que deben aportar los excombatientes al comparecer a la Jurisdicción Especial para la Paz.

Santrich resaltó que lo importante son las víctimas y que esas actividades se hacen según los requerimientos de ellas, quienes deciden si el acto es público o privado. Además, dijo que la Farc no está obligada a rendir cuentas sobre estos actos.

En la Oficina del Alto Comisionado para la Paz tienen registrados como actos oficiales el de Bojayá, el de La Chinita y el de los familiares de los diputados del Valle y, como no oficiales, el acto privado con los familiares de las víctimas de El Nogal y otro acto privado en Granada, Antioquia. Cinco en total. En esa dependencia corroboraron que la Farc no tiene obligación de reportar los actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad colectiva.

¿La Farc ya pidió perdón por el atentado del club El Nogal?

Aunque se conoció que las víctimas de El Nogal habían llegado a un acuerdo con la Farc para hacer una acto público de perdón por el atentado, Bertha Lucía Fries, líder de un grupo de víctimas de ese hecho, le explicó a Colombiacheck que han tenido varios encuentros privados, pero que concertaron la realización de un acto público en el que querían que estuviera el Papa Francisco aprovechando su visita a Colombia, en septiembre pasado. Pero el acto no se pudo realizar porque el Papa decidió no reunirse con ningún exguerrillero de la Farc.

Fries contó que aunque las víctimas de El Nogal y la Farc realizaron una jornada de reconciliación, a la exguerrilla le falta cumplir varios de los siete puntos que acordaron ambas partes, entre ellos, el de verdad, decir a quien estaba dirigida la bomba y por qué la pusieron.

La representante del grupo de víctimas contó que visitó una Zona veredal transitoria de normalización y que allí varios excombatientes le pidieron perdón y posteriormente la abrazaron al mismo tiempo.

“Trabajar en la reconciliación conjuntamente con quien te partió la vida, que la gente se dé la oportunidad de sentarse con su victimario a mirar cómo se reconcilian, que la gente salga liviana de esos encuentros”, ahí está, para Fries, la importancia de esos actos de perdón.