Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 22 Enero 2019

Disidencias de Farc no son principales responsables de asesinatos de líderes sociales

Por Sania Salazar

Organizaciones que hacen seguimiento de esos homicidios dicen que en la mayoría de los casos no se conoce la identidad de los asesinos.

Durante una entrevista con la W Radio, la vicepresidente Marta Lucía Ramírez aseguró que “la mayor parte de todos estos líderes sociales han sido asesinados por esas disidencias de las Farc”.

Colombiacheck le preguntó al equipo de prensa de la Vicepresidente en qué fuente basó su afirmación, pero hasta la publicación de esta nota no habíamos obtenido respuesta.

Tras consultar varias fuentes, calificamos la frase de la Vicepresidente como falsa, pues las disidencias no aparecen como las mayores responsables de la autoría material ni intelectual de la mayoría de esos crímenes, según las fuentes expertas que consultamos.

Las disidencias están conformadas, como lo explica la Fundación Ideas para la Paz, FIP, por “exintegrantes de las Farc que decidieron formar nuevas facciones armadas”. Son personas que no estuvieron de acuerdo con la negociación con el Gobierno y se apartaron del proceso de paz, por lo que hoy no forman parte del partido político en el que se convirtió esa guerrilla.

Por otra parte, como explicamos hace unos meses, hay discrepancias entre el gobierno y varias organizaciones que monitorean crímenes contra líderes sociales sobre quién, exactamente, clasifica como “líder social”.

Pero, además, tanto las cifras oficiales como las extraoficiales sobre los asesinatos de líderes sociales concuerdan en que en buena parte de los casos no se ha podido establecer la identidad de los responsables.

Por ejemplo, el 10 de enero, tras la entrega de un informe de la Fiscalía a la Justicia Especial para la Paz, JEP, sobre la victimización a líderes sociales por parte de agentes del Estado, el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, aprovechó para aclarar cifras del fenómeno en general.

Según Martínez, entre 2016 y 2018, la Fiscalía había determinado la autoría en 126 de los 231 casos reconocidos por la entidad en ese período de tiempo. Es decir que en el 45,5 por ciento de los casos no se ha podido establecer quién fue el perpetrador. En los casos en los que sí se pudo determinar un responsable, Martínez dijo que los principales perpetradores eran el Clan del Golfo, disidencias de las Farc y el ELN.

El 11 de enero, el mismo Fiscal informó en una rueda de prensa que hubo "238 líderes asesinados entre los años 2016 y 2018, según las cifras entregadas por Naciones Unidas (siete más a partir de la noche del día de ayer)” y que “el Estado colombiano ha logrado el esclarecimiento, a la fecha del 53 por ciento de estos casos de homicidio”.

En la rueda de prensa, Martínez dijo que, “en un 65 por ciento de los casos [de asesinatos de líderes sociales], los homicidios se deben a organizaciones criminales” como “grupos armados organizados residuales, el Ejército de Liberación Nacional, el Clan del Golfo, la organización criminal que más está afectando en el territorio a nuestros líderes sociales y los Caparrapos [una facción que se separó del Clan del Golfo]”.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, aseguró en una columna de opinión titulada “Líderes sociales: en exterminio”, publicada el pasado 9 de enero, que desde el 24 de noviembre de 2016, cuando se firmó el acuerdo de paz, se han producido 229 homicidios de líderes sociales y que “el 30 por ciento de los homicidios fueron cometidos por las disidencias de las Farc, grupos posdesmovilización paramilitar, como el Clan del Golfo, el ELN, es decir, actores identificados”.

Ávila señaló además que “hay agentes legales, como supuestos empresarios, políticos, agentes estatales o élites locales, así como actores criminales que contratan sicarios para asesinar líderes sociales. Muchos sicarios no saben ni siquiera quién los contrata”.

El informe “Cómo va la paz: la reestructuración unilateral del Acuerdo de paz”, publicado por Pares en enero de 2019 señala que “los datos de victimarios aparecen en su mayoría registrados bajo la categoría “actores no identificados”, en realidad no se conoce quién los asesinó. En un 85 por ciento son agentes no identificados. (Actor no identificado + estructura armada criminal no identificada).

Grafico1

 

Estas cifras indican una tendencia opuesta a la que afirma la Vicepresidente, pues la responsabilidad de lo que en Pares denominan “Grupos armados pos Farc” es menor que las de otros grupos armados ilegales.

Finalmente, el informe de la Fundación Ideas para la paz, FIP, “Agresiones y homicidios de líderes sociales”, coincide en que no hay claridad sobre qué actores están detrás de las agresiones a líderes sociales. El informe indica que los homicidios representan el 30 por ciento de las agresiones contra líderes y que en el 58 por ciento de las agresiones en general no se conoce al responsable, mientras que en el 35 por ciento se responsabiliza a las facciones criminales y los grupos armados ilegales. El 3 por ciento de los señalamientos recae sobre las disidencias de las Farc.


Grafico2

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 11 Septiembre 2017

Las Farc van a tener 7.567 candidatos en las elecciones

Por Sania Salazar

Según un mensaje anónimo y difundido por Whatsapp, el nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia, Farc, lanzará candidatos a todos los cargos de elección popular del país.

A raíz del Congreso que las Farc realizó en los últimos días de agosto en Bogotá para definir las bases del partido político en el que se convirtió la exguerrilla, empezó a circular una cadena de Whatsapp que entre otras cosas asegura (sic):

“Cabecillas FARC van a ser candidatos al senado y cámara, otros 10 medio cabecillas estudiados y capacitados ya tienen 10 curules en senado y cámara. 32 guerrillos van a ser candidatos a las 32 gobernaciones de Colombia. 1075 guerrilleros van a ser candidatos a las alcaldías de los 1075 municipioss y ciudades capitales del pais. 500 van a ser candidatos a las asambleas departamentales como diputados. 5950 van a ser candidatos a los concejos municipales”.

Durante el congreso constitutivo del partido, Iván Márquez, dejó claro que participarán en todos los niveles de la contienda electoral, pero consultamos al equipo de prensa de la Farc para saber si tienen por lo menos bosquejada una estrategia como la planteada por el mensaje de Whatsapp, a lo cual nos respondieron que la dirección del partido está en la tarea de diseñarla.

Sobre las 10 curules en Senado y Cámara Colombiacheck publicó el pasado 17 de febrero un chequeo en el que se explica que el Acuerdo Final garantiza un mínimo de 5 curules en el Senado y 5 en la Cámara “incluidas las obtenidas de conformidad con las reglas ordinarias”.

En ese chequeo retomamos una nota de El Espectador titulada: Así será la participación política de las Farc y su reincorporación a la vida civil, en la que lo explican claro: “No habrá asignación de curules a dedo. El nuevo partido que surja del tránsito de las Farc a la vida política legal deberá participar en los procesos electorales de 2018 y 2022 para asegurar una representación mínima en el Congreso de la República. El acuerdo garantiza una representación mínima de cinco senadores y cinco representantes a la Cámara durante los próximos dos períodos electorales. En todo caso, sólo se asignarán las que faltaren para completar cinco curules, de tal manera que cuando la lista obtenga cinco o más, no se asignará ninguna adicional”.

Hay que recordar que el objetivo del Acuerdo Final con la antigua guerrilla de las Farc es precisamente que puedan participar en política legal y democráticamente, sin armas. De ahí que se les garanticen estos cupos temporalmente para facilitar su incursión en la contienda política.

Los números

Las cifras de la cadena de Whatsapp suman 7.567 exguerrilleros, así que si de números se trata a las Farc le alcanzaría para postular a los cargos que se indican en el mensaje, pues según el censo socio económico de la Universidad Nacional son 10.015 exguerrilleros entre excombatientes, milicianos y privados de la libertad (hay que recordar que ese censo no es poblacional).

En julio pasado la Oficina del alto comisionado para la paz le informó a Colombiacheck que en las entonces Zonas veredales transitorias de normalización había, hasta ese momento, alrededor de 7.140 personas.

Para Luciana Manfredi, politóloga, doctora en administración y profesora del Departamento de Mercadeo y Negocios Internacionales de la Universidad Icesi de Cali, “gente disponible hay, la primera cuestión es que no toda esa gente quiere dedicarse a la política y no toda puede hacerlo por falta de cualificación, hay muchos exguerrilleros que no han terminado el bachillerato. La ley electoral colombiana estipula ciertos requisitos para acceder a cargos públicos de elección popular. Se supone que a mayor nivel de cualificación, mayor nivel de entendimiento para manejar la cosa pública. No todos están capacitados para eso”.

Suponiendo que tal cantidad de personas de las Farc se postulen a cargos públicos la siguiente pregunta es: ¿Qué posibilidades hay de que resulten elegidos teniendo en cuenta que es un partido que se fundó apenas en agosto y que tiene a cuestas la historia violenta de la guerrilla que fueron hasta hace poco?

Las verdaderas posibilidades

Manfredi explicó que es poco probable que el partido de las Farc pueda ocupar cargos de elección popular en ciudades grandes e intermedias porque allí la visión que tienen de la exguerrilla es distinta. Indicó que tienen una posibilidad bastante más cierta de ocupar cargos públicos en zonas rurales y en ciudades alejadas del epicentro político nacional. “En muchos lugares de Colombia la exguerrilla desempeñó el rol que le correspondía al Estado. En esas zonas puede ser que ganen elecciones, en algunas poblaciones la gente siente que la guerrilla ha hecho más por ellos que el propio Estado”.

La profesora indicó además que los integrantes del nuevo partido de las Farc tienen posibilidades de ocupar cargos unipersonales, como gobernaciones y alcaldías en zonas rurales y quizás cargos legislativos, como Cámara y Senado, “pero no ahora, quizá en el mediano plazo, dentro de cinco, diez años, ellos deben hacer una transición para que la ciudadanía los deje de ver como guerrilleros, se deben posicionar como actores políticos. Va a ser muy difícil para esta generación cambiar de percepción acerca de las Farc, las nuevas generaciones podrían, a mediano plazo, verlos de una manera distinta”, señaló.

En un debate en el programa Semana en Vivo la politóloga Laura Gil aseguró que el miedo a que el país salga a votar masivamente por las Farc “es una manipulación aberrante al electorado colombiano”.

Según la última encuesta Gallup, conocida en agosto de este año, la imagen negativa de las entonces Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia era del 84%. Aunque Manfredi indicó que hay que tener cuidado con las encuestas, pues por lo general, tienen una muestra muy pequeña o centrada en las ciudades.

Además, en el programa La Pepa, de La Silla Vacía, Héctor Riveros, abogado y columnista, explicó que es muy poco probable que en las elecciones de 2018 (donde se elegirá Presidente, Vicepresidente y Congreso) participen exguerrilleros condenados por delitos graves porque habrán tenido que pasar primero por la Justicia Especial para la Paz, JEP.

“Hay una discusión que va a ser dura y es si una vez expedida la sentencia de la JEP estas personas quedan habilitadas (para participar en política) o si el juez va a tener la posibilidad de decidir si la inhabilidad se levanta una vez cumplida la sanción, eso no está tan claro en el Acuerdo”, advirtió Riveros. Visión que compartió la profesora Manfredi.