Pasar al contenido principal
Viernes, 06 Julio 2018

#NosEstánMatando: Los orígenes de las cifras de líderes sociales asesinados

Por José Manuel Cuevas

Colombiacheck revisa las diferentes cifras sobre los asesinatos de líderes sociales.

Colombiacheck identificó las razones de las diferencias entre algunos datos e informes sobre asesinatos de líderes sociales que se han publicado en los últimos días

Con los asesinatos recientes de Luis Barrios en Varela (Atlántico), Felicinda Santamaría en Quibdó (Chocó), Margarita Estupiñán en Tumaco (Nariño) y Ana María Cortés en Cáceres (Antioquia), el foco mediático se ha volcado sobre esta ola de violencia contra los líderes sociales.

Sin embargo, se han divulgado cifras muy diferentes sobre la cantidad de asesinatos que se han registrado en los últimos meses. En Colombiacheck les contamos de dónde surgen estas diferencias.

Aunque no es un fenómeno nuevo en Colombia, el asesinato de líderes sociales en el país volvió a estar en la agenda mediática desde finales de 2016, último año de las negociaciones de paz entre el Gobierno y las FARC y, en medio de un nuevo panorama de actores armados.

Desde entonces, los reportes oficiales y extraoficiales de líderes sociales asesinados han divergido.

Para el Gobierno, desde la firma del acuerdo de paz el 24 de noviembre de 2016, los líderes asesinados son 178 (33 de esos en 2018), cifra que dio esta mañana en una entrevista en Caracol Radio el coronel José Restrepo, director del cuerpo élite de la Policía para la protección de líderes sociales.

La cifra oficial, en la que también se apoya la Fiscalía General de la Nación, está basada en la verificación que hace la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos de la causa del asesinato y de la condición de líder social de la persona.

Por otra parte, la Defensoría del Pueblo ha reportado 311 líderes asesinados. Sin embargo, buena parte de la diferencia en estas dos cifras oficiales se debe a que la Defensoría del Pueblo está contando los asesinatos de líderes sociales entre el 1 de enero de 2016 y el 30 de junio de este año, como revela la leyenda de un mapa realizado por la entidad.

Por su parte, el Instituto de Estudios Sobre Paz y Desarrollo (Indepaz) registra 385 entre el 1 de enero de 2016 y el 15 de mayo de 2018 que registra en su último informe.

Esta mañana, el periódico Publimetro usó las cifras de Indepaz para publicar su historia de portada en la que se dice que “si se toma el número de Indepaz y se suman los 14 asesinatos de líderes que se han reportado desde mayo a la fecha, llegaríamos a la alarmante cifra de 399 personas asesinadas en relación a su labor”. Sin embargo, la publicación no especifica de dónde toma el dato de las 14 víctimas adicionales.

Primera plana de Publimetro sobre asesinatos de líderes sociales

Por su parte, la ONG Somos Defensores, que habla no de líderes sociales sino de “defensores de derechos humanos”, registra 46 asesinatos en el primer trimestre de lo que va de año. Para su director, Carlos Guevara, las diferencias con las cifras del Gobierno radican en que Somos Defensores lleva más tiempo en la labor de registrar las víctimas. Además tienen distintas interpretaciones del concepto que se tiene de defensor de derechos humanos. Para la ONG, se trata de una persona que se preocupa por y defiende los derechos de su comunidad. También hay diferencias en cuestiones metodológicas, como considerar la condición de defensor y el papel activista de la persona más allá de su visibilidad, impacto o filiación política. Todo esto amplía el universo de defensores de derechos humanos para la ONG.

Pero al margen de las diferencias en los datos, según resalta Guevara, el informe de Somos Defensores de 2017 da cuenta de cómo “las causas, las zonas y los actores armados son los mismos y están provocando una verdadera matanza”.

Jueves, 24 Agosto 2017

En Tumaco la muerte violenta sigue acechando a su gente

Por Sania Salazar

Este municipio del pacífico nariñense tiene altas tasas de homicidios aseguró el ministro del Interior, Guillermo Rivera, a quien las cifras de la Policía y de Medicina Legal le dan la razón.

En una rueda de prensa en la que el tema central era el asesinato de líderes sociales en Colombia, el ministro del Interior, Guillermo Rivera, dijo que “Tumaco es uno de los municipios que está registrando tasas de homicidios más altas”.

 

 

Colombiacheck contactó por teléfono y a través de mensajes de Whatsapp a funcionarios de la oficina de prensa del Mininterior para saber en qué cifras basaba Rivera su afirmación y para determinar a qué periodo específico se refería. Aunque solicitamos la información desde el pasado 18 de julio, hasta el momento de publicar esta información no hemos recibido respuesta.

Entonces para poder chequear la afirmación del Ministro revisamos las cifras del Forensis de 2016, el informe estadístico que cada año presenta el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Allí encontramos que en Tumaco mataron el año pasado a 153 personas. La tasa de homicidios fue de 74 por cada cien mil habitantes lo que lo ubica en el puesto 39 entre los municipios con la peor tasa de asesinatos.

Los datos de Tumaco muestran que este problema está incrementándose en vez de disminuir, ya que en 2015 mataron a 130 personas y la tasa de homicidios fue de 65 por cada cien mil personas.

El municipio con la tasa más alta, según las cifras del Forensis, es Puerto Rondón, Arauca, con 182 por cada cien mil habitantes.

Boris Ramírez, director del área de gestión del conocimiento de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, explicó que según cifras de la Policía Nacional, Tumaco aparece en el puesto 70 en 2016 y en el puesto 50 en el acumulado de lo corrido de 2017 entre los municipios con las tasas más altas de homicidios por cien mil habitantes.

“No es el municipio con la tasa de homicidios más alta, pero está en el 6% de los municipios que tienen más del triple de la tasa promedio nacional. En 2016 la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes de Colombia fue de 22 casos y Tumaco tiene 72 (según cifras de la Policía). La tasa de Tumaco está tres veces por encima de la tasa nacional, Tumaco sí es un problema, pero no es el único, hay 70 municipios”, indicó Ramírez.

Según el Secretario de Gobierno de Nariño, Édgar Alonso Insandará Guerrero, la gran mayoría de esos homicidios se están presentando en el corregimiento de Llorente, ubicado en Tumaco. “De los 89 homicidios que tiene en este momento Tumaco (hasta el 19 de julio), más de 50 se han presentado en Llorente por causas relacionadas con el narcotráfico, microtráfico, sustitución de cultivos de uso ilícito”, confirmó.

¿Y los municipios en donde hay zonas veredales?

En el Forensis 2016 incluyen un análisis del comportamiento de los homicidios en los 25 municipios donde hay Zonas veredales transitorias de normalización. Una de esas está, precisamente, en la vereda La Variante, de Tumaco.

El análisis muestra que Tumaco, junto a Tibú (Norte de Santander) y San Vicente del Caguán (Caquetá) son los municipios en donde más se presentan homicidios no relacionados con el conflicto armado.

“Solo estos tres municipios representan el 66% de los homicidios asociados a otros tipos de violencia, siendo Tumaco el de mayor aporte con un 51% de estas muertes entre 2014 y 2016. En el resto de municipios el comportamiento es constante en este tipo de homicidios en los últimos años”, especifica el informe.

“El caso de Tumaco es el más crítico. Si bien se observa una disminución sustancial en los homicidios desde 2012, en 2016 se presenta un cambio en la tendencia de las muertes violentas al presentar un aumento pasando de 131 en 2015 a 153 en 2016. Según la información de Medicina Legal, este incremento está determinado por el aumento de otros tipos de violencia no asociados al conflicto (otros tipos de violencia agregadas), tendencia impulsada por violencia interpersonal. En este caso, al igual que en los anteriores, la violencia sociopolítica disminuye, pero la interpersonal presenta un aumento. Esta tendencia es jalonada, principalmente, por muertes relacionadas con venganzas y ajustes de cuentas. A su vez, son perpetrados principalmente por armas de fuego con el 84% de los casos relacionados”, reza el informe.

El análisis de la FIP indica que ese comportamiento de los homicidios está relacionado con la reconfiguración y disputa entre diferentes actores armados por el control de esta importante zona para el narcotráfico. Hay que recordar que por su condición de puerto, ese municipio es codiciado por los narcotraficantes para sacar la droga por el Pacífico hacia Centro y Norte América.

Además, según el más reciente informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito, UNODC, conocido el pasado 14 de julio, Tumaco sigue siendo el municipio con más tierra sembrada de coca en el país pues acumula 23.148 hectáreas, que representan un 16% del total del territorio sembrado en el país.

Según investigaciones realizadas por la FIP, desde finales de 2015, Tumaco vive un escenario de surgimiento, disputa y reacomodo de diferentes grupos armados, lo que se ha traducido en el incremento de los índices de violencia y homicidio.