Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Viernes, 07 Agosto 2020

Duque y el páramo de Santurbán, una promesa rota a medias

Por Fabio Posada

El congresista Juan Carlos Losada le recordó al presidente su compromiso de proteger el páramo de Santurbán. Su reclamo resultó verdadero, pero impreciso.

A través de un video publicado en su cuenta de Twitter, Juan Carlos Losada, representante a la Cámara por Bogotá y miembro del partido Liberal, retó al presidente Iván Duque a “que le cumpla a sus electores y a todos los colombianos de este país cuando juró que no habría ninguna explotación minera en Santurbán”.

Revisamos si en efecto Duque hizo esta promesa durante su campaña presidencial y calificamos el reclamo de Losada como “verdadero, pero”.

La promesa

Colombiacheck contactó al congresista Losada y a su asesora de comunicaciones para saber en qué documentos soporta su reclamo. Se comprometieron a entregar la información, pero a la fecha de publicación de este chequeo no lo habían hecho.

Sin embargo, revisamos las promesas que hizo Duque cuando era candidato.

El 11 de abril de 2018, en un Foro por la Democracia organizado por la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, Duque dijo: “No vamos a permitir minería en ninguna zona delimitada de páramo de Colombia, eso tiene que ser categórico”.

En el mismo evento, ante una pregunta por el proyecto Soto Norte de Minesa, planeado a realizarse en inmediaciones de Santurbán, el entonces candidato dijo: “yo sé para dónde va su pregunta y yo he escuchado con mucha atención las preocupaciones de la comunidad de Santander. Es que eso no es si es aquí abajito o aquí arribita o acá… lo que está comprometido es un riesgo sobre las fuentes de agua y no se pueden adelantar proyectos que comprometan o pongan en riesgo las fuentes de agua de ciudades como Bucaramanga y de otros municipios”.

El proyecto de Soto Norte

En su página web, la Sociedad Minera de Santander explica que es una empresa de minería de oro enfocada en el desarrollo del proyecto aurífero Soto Norte, que cuenta con el respaldo de Mubadala Investment Company, grupo empresarial del gobierno de Abu Dhabi en los Emiratos Árabes Unidos. También anuncia que en la fase de construcción invertirá “un millón de dólares por día” y que durante el tiempo de dure la concesión (12 años y medio, prorrogables por 30 años más) proyecta dejar en Colombia unos “cien millones de dólares por concepto de impuestos y regalías por cada año de vida del proyecto”.

Sobre la operación del proyecto, en un video publicado en su canal de YouTube en marzo de 2017, Minesa explica que su objetivo es construir una mina subterránea para explotar una veta de minerales preciosos. El material o roca se desprende de la veta mediante el uso de explosivos y será triturado para trasladarlo por un túnel de cinco kilómetros hasta una planta de beneficio de minerales donde será procesado. La mina estará ubicada en el municipio de California y la planta en Suratá, ambos en el departamento de Santander.

El diseño de la mina tiene dos kilómetros de largo por 900 metros de ancho y 780 metros de profundidad. La proyección inicial de Minesa es extraer aproximadamente 68 millones de toneladas de roca con minerales durante el tiempo de la concesión.

En la pieza audiovisual se aclara que el producto final extraído de la mina no serán gramos de oro o de cobre como tal, sino concentrados polimetálicos, una mezcla de varios metales que requiere ser procesada para extraer el oro y el cobre. Dicha mezcla, según el video de Minesa, no es tan valiosa como el oro o el cobre puro, pero tiene mucho más valor que la roca sacada de la mina. 

Luis Álvaro Pardo, economista de la Universidad Nacional, especialista en derecho minero y constitucional, publicó en la edición de abril de la revista Encuentros, ciudad, medio ambiente y territorios una fuerte crítica sobre este contrato de concesión y señaló que “no obliga a reconocer ninguna clase de contraprestaciones al Estado, además del pago de regalías e impuestos. La propuesta de exportar polimetálicos anula la capacidad de control y fiscalización de la autoridad minera y tributaria en la determinación de los minerales que se explotan en el país y de calcular el pago de regalías e impuestos”.

Este proyecto es considerado estratégico por el gobierno para la reactivación económica del país ante la crisis generada por el coronavirus, como lo explicó Diego Mesa, ministro de Minas y Energía, a la revista Dinero: “Soto Norte y otros dos proyectos mineros atraerían $4.500 millones de dólares adicionales en inversión extranjera directa y producirían más de 12.000 empleos”.

Como mencionamos más arriba, Duque se comprometió a no realizar proyectos mineros en zonas delimitadas de páramo. Y, en efecto, este proyecto no entra dentro de esa zona. Pero el área de influencia indirecta del proyecto Soto Norte en algunos puntos se sitúa apenas 20 metros por debajo del límite del páramo de Santurbán, como contó la periodista Ana León de La Silla Vacía. 

Además, el área de influencia del proyecto de Minesa sí afecta las subcuencas de los ríos Angosturas y Páez, que a su vez tienen una parte de su territorio dentro del páramo de Santurbán. La empresa árabe explica que el área de influencia se encuentra por fuera de la línea actual de páramo y separada por una zona de “tránsito de bosque alto andino”. Sin embargo, esto podría cambiar porque la Corte Constitucional pidió al Ministerio de Medio Ambiente que adelante una nueva delimitación de Santurbán y que tenga en cuenta el bosque alto andino dentro de su límite. “Si la nueva línea protegiera más territorio el proyecto corre el riesgo de que el impacto previsto toque zona prohibida para explotación minera”, concluye el artículo de La Silla Vacía.

Las críticas ambientales

El riesgo de contaminación de las fuentes hídricas se produce porque, según el estudio de impacto ambiental presentado por la propia Minesa para obtener la licencia ambiental, durante la concesión dispondrá un total de 34 millones de toneladas de material contaminante que está compuesto, además de la roca sobrante de la mina, por concentraciones tóxicas de hierro, arsénico, cadmio, bismuto, antimonio, plomo, molibdeno y uranio; y en el caso de los lixiviados, además de presentar acidez, pueden contener altos niveles de arsénico, cadmio, cobre, hierro, níquel y zinc.

Por otra parte, el rechazo al proyecto minero en Soto Norte tiene una de sus expresiones más organizadas en el Comité Santurbán, un colectivo que se presenta en Twitter como una “plataforma cívica con más de 10 años defendiendo el agua y el páramo de Santurbán, fuente hídrica de Santander”.

El Comité Santurbán ha dado una dura batalla jurídica para lograr que se haga una nueva delimitación del área protegida y se tenga en cuenta la postura e información de las comunidades afectadas durante el estudio de la licencia ambiental que adelanta la Anla.

En esa extensa lucha por visibilizar el tema y proteger el páramo han organizado desde marchas (en 2017 hicieron una que contó con más de 50.000 asistentes) hasta preparar documentación jurídica, como las más de 20.000 solicitudes de terceros intervinientes que presentaron ante Anla y que deben ser atendidas en audiencias públicas.

Una de las últimas movidas en defensa del páramo de Santurbán la dio el alcalde de Bucaramanga Juan Carlos Cárdenas quien, en asocio con el Acueducto Metropolitano y el Área Metropolitana, presentaron el pasado 24 de julio el primer informe con observaciones al Estudio de Impacto Ambiental de Minesa. 

Entre las observaciones que plantea el informe llama la atención, por ejemplo, que los impactos negativos del proyecto superan ampliamente los favorables. De los 32 impactos que según el estudio generaría la actividad extractiva de Minesa, 26 son negativos, es decir, el 81% del total. Además, el 46% de los impactos socioeconómicos, también son negativos, pese a que, según el estudio, a Santander le llegarían en promedio 16.000 millones de pesos anuales en regalías.

“Digamos que fueran 20.000 millones lo que llegara de regalías, dividido en los dos millones de habitantes, serían aproximadamente 10.000 pesos al año para cada uno. Ni siquiera así es significativo para la economía regional. Pero si se hace el proyecto y nos quedamos sin agua, tendríamos que ejecutar una nueva iniciativa que costaría 200 millones de dólares, y ¿de dónde los vamos a sacar?”, le dijo Carlos Sotomonte, asesor ambiental de la alcaldía de Bucaramanga, al diario Vanguardia.

Otro hallazgo del informe de observaciones señala que “el Estado no cuenta con estudios propios para definir si en la región donde se localizan los títulos mineros vigentes es viable o no hacer minería, ni para confrontar el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), presentado por Minesa, en su dimensión socioeconómica, de manera que cualquier decisión respecto de la licencia ambiental se adopta sobre la base de información de una fuente interesada”.

Recientemente, la polémica por el proyecto ha resurgido. Entre las voces que se han unido al rechazo del proyecto Soto Norte en inmediaciones de Santurbán, se sumó la de Claudia Bahamón, arquitecta, modelo, presentadora y activista en redes sociales, quien publicó el sábado 1 de agosto un hilo en Twitter con varios videos. En uno de ellos se observa al presidente Duque diciendo enfáticamente: “Colombia tiene el 50% de los páramos del planeta, tenemos 37 ecosistemas de páramos y uno de ellos es el páramo de Santurbán, mi compromiso es proteger el páramo”. El trino de la Bahamón acumula ya 129.000 visualizaciones y 1.571 comentarios.

El tema sigue candente pues el 6 de agosto se surtió un debate de control político en la Cámara de Representantes que duró más de once horas y que fue considerado fallido en este artículo de El Espectador por la poca profundidad del cuestionario enviado al Gobierno por parte de los congresistas citantes, así como por la falta de compromiso y de información en las respuestas por parte de los Ministros citados.

Hasta la fecha de publicación de esta verificación, el presidente Duque no se ha pronunciado acerca de estos reclamos.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Domingo, 20 Octubre 2019

Revista Semana no publicó nota que vincula a Juan Carlos Cárdenas con la licencia ambiental de Santurbán

Por Vanguardia

Un supuesto artículo que relaciona al candidato a la alcaldía de Bucaramanga con Minesa no ha sido publicado por la revista y se trata de un montaje.

En redes sociales está circulando una publicación con los logos de la Revista Semana donde se insinúa que el candidato a la Alcaldía de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, y el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, tienen intereses en la licencia de Minesa en Soto Norte. 

La supuesta nota de Semana se titula “Atando cabos, quienes y qué intereses se estan tejiendo detrás de la licencia ambiental de Santurbán” (sic). El supuesto artículo relaciona al candidato Cárdenas Rey con la esposa de Alberto Carrasquilla, Clara Elena Parra Beltrán, pues ambos trabajaron en Cemex. 

El falso artículo toma fotografías reales tanto de Cárdenas como Carrasquilla y su esposa, así como información real y comprobable de los protagonistas, para lanzar la tesis de que todo está cuadrado para que la cementera mexicana sea la empresa que proveerá el cemento para los túneles de Minesa en los alrededores de Santurbán.

Esta publicación, que incluso tiene errores de ortografía, fue compartida rápidamente en redes sociales a través de usuarios activos e incluso periodistas de Santander, algunos usando frases como ‘Santurbán nos une’ o ‘Los intereses detrás de la licencia de Santurbán’.

Nos comunicamos con la directora de Semana.com, Cristina Castro, quien confirmó que la publicación nunca salió en la edición impresa ni virtual de la revista.

También lo buscamos en la página de Semana y no encontramos ningún resultado.

Así, concluimos que el artículo es falso.

Lo que dice la Revista Semana

‘No sea Pingo’, aliado de RedCheq se comunicó con la directora de Semana.com, Cristina Castro, quien confirmó que la publicación no salió ni en la edición impresa ni en la virtual de la revista.

Además, hay algunos aspectos que a primera vista hacen dudar de la veracidad del artículo, como los errores de ortografía (especialmente la falta de tildes) en varias partes del texto.

Esta práctica de usar la imagen de medios de comunicación conocidos para difundir desinformaciones es común. En esta campaña electoral, por ejemplo, se han divulgado varias publicaciones usando la imagen de Vanguardia, pero con información engañosa.

Se dio por ejemplo, con un artículo falso donde se decía que el CNE investigaba a Fredy Anaya, Mario José Carvajal y otros candidatos por publicidad excesiva. También se dio recientemente con una nota falsa donde se aseguraba que a Leonidas Gómez lo investigaban por doble militancia.

En todos estos casos se usó de manera ilegal la imagen de Vanguardia para darle credibilidad a sus publicaciones y desinformar a los ciudadanos.

Usan información cierta, pero...

‘No sea Pingo’ verificó y comprobó que en efecto Alberto Carrasquilla es esposo de Clara Parra Beltrán, quien actualmente es Alta Consejera para la Competitividad y el Sector Privado. 

Ella en su perfil de LinkedIn muestra que trabajó hasta mediados del año pasado como Gerente de Asuntos Públicos y de Industria de Cemex durante casi cuatro años y medio (2015 a 2019).

Cárdenas Rey, por su parte, también trabajó en Cemex, donde hizo prácticamente toda su carrera profesional. Allí llegó a ser el presidente de la compañía en su sede en Perú.

Las fotos usadas en el artículo también son verdaderas, salvo una en donde salen juntos Cárdenas y Carrasquilla. El Ministro de Hacienda y el candidato a la Alcaldía de Bucaramanga coincidieron en la Parranda de Cemex de 2017, en el marco del Festival Vallenato de Valledupar, pero según Cárdenas Rey se trata de un montaje, pues ellos no se tomaron fotos juntos: “ni somos amigos, ni somos socios”.

Si bien algunos de estos datos son ciertos, la publicación utiliza esta información verdadera para dar a entender que hay una conspiración de Cemex, Minesa y el Gobierno Nacional para la explotación del Páramo de Santurbán.

Por ejemplo, es cierto que el resumen ejecutivo del Estudio de Impacto Ambiental presentado por Minesa, en la tabla de materiales de construcción, plantea utilizar 2’110.786 toneladas de cemento, principalmente en retrollenado, en el proyecto Soto Norte.

La versión de Cárdenas

‘No sea Pingo’ se comunicó con Cárdenas y el candidato manifestó que: “Cuando fui al evento (el Festival Vallenato 2017) era un invitado más, no estaba vinculado a Cemex (...) Yo no me tomé ninguna foto con Alberto Carrasquilla. Es un montaje. No somos amigos ni somos socios. Sé que él está casado con Clara Parra y ella trabajaba en Cemex. Se dijo que yo era el jefe de ella, falso. Ella trabajaba en el área de asuntos corporativos y yo toda la vida fui vicepresidente comercial”.

Se le preguntó sobre la ausencia de políticas que defiendan el páramo de Santurbán en su plan de gobierno y él respondió que: “Está dentro de los tres pilares del plan estratégico de toma de decisiones que son la ética, la ecología y la economía. En la ecología está el tema de la defensa del páramo”. 

Sobre la elección de Alberto Carrasquilla como ministro ministro ad hoc dijo que: “Me parece terrible que se haya elegido. Él no tiene experiencia”.

Respecto al supuesto acuerdo de la empresa de cementos, el Gobierno y la Sociedad Minera de Santander, Cárdenas declaró que: “Mientras yo fui vicepresidente jamás hubo una oferta comercial ni hubo un interés de Cemex para proveer a Minesa”. Y resaltó que: “hace tres años no trabajo en la compañía. No tengo nada que ver lo que pueda pasar desde esa época para acá”.

Antecedentes

El pasado martes 15 de octubre, Jorge Gómez Pinilla, columnista de elespectador.com, publicó en dicho portal una columna en la que aseguró que con Cárdenas como Alcalde y Carrasquilla rindiendo un concepto favorable, “se va a necesitar mucho cemento para construir los túneles”.

En esa misma columna habló de las relaciones entre el hoy candidato, Clara Parra y Carrasquilla. Y escribe que: “Parecería que la cementera ha movido muy bien sus fichas para asegurar el negocio multimillonario que les espera en Santurbán”. 

En horas de la noche, ese mismo día, se llevó a cabo el Debate Final del canal TRO con los candidatos a la Alcaldía de Bucaramanga. Pese a que Juan Carlos Cárdenas había confirmado su asistencia, finalmente decidió no llegar al encuentro.

En este debate, en la sección en la que se trató el tema del agua y Santurbán, la periodista Ana Mercedes Ariza lamentó que el candidato no estuviera presente, pues quería preguntarle sobre ese tema.

En ese momento, Fredy Anaya corrigió a la periodista y aclaró que Parra Beltrán era esposa de Alberto Carrasquilla y que trabajó en Cemex junto a Cárdenas Rey.

Carrasquilla en proceso de licenciamiento a Minesa

El pasado 8 de octubre el presidente de la República, Iván Duque, designó como ministro de Ambiente ad hoc al Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, para emitir un concepto vinculante al interior del Consejo Técnico Consultivo de la Anla en el proceso de licenciamiento ambiental de Minesa en la provincia de Soto Norte. Esto luego de que el Ministro de Ambiente, Ricardo Lozano, se declaró impedido para esa labor.

Esto generó gran controversia en la región, a tal punto que miembros del Comité para la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán organizaron una manifestación en Bogotá el pasado 17 de octubre en la Plaza de Bolívar, donde se encuentra el Congreso de la República.

El Alcalde de Bucaramanga, Manuel Azuero, aseguró que el ministro Carrasquilla no tiene ni la experiencia profesional ni la formación académica para “asumir las competencias del Ministro de Ambiente en un proceso que el Gobierno debe tramitar con profundo rigor y aplicando plenamente el principio de precaución”.

Al respecto, cabe destacar que Cárdenas Rey ha participado de manera activa en varias de las marchas por el páramo y públicamente ha dicho que seguirá la línea de Rodolfo Hernández de proteger la zona de Santurbán y su agua. No obstante, en su plan de gobierno no menciona de manera explícita qué acciones concretas adelantará para proteger el páramo.
 

RedCheq