Pasar al contenido principal
Lunes, 25 Febrero 2019

El 40 por ciento de los doctores en Colombia son mujeres

Por Sania Salazar

El 40 por ciento de los doctores graduados entre 2010 y 2017 en Colombia son mujeres. Pero expertos llaman la atención en las áreas de conocimiento en las que las mujeres hacen doctorado, pues suelen ser profesiones tradicionalmente femeninas.

Ana María Tribín Uribe, consejera Presidencial para la equidad de la mujer, publicó en su cuenta de Twitter datos de participación femenina en el estudio de doctorados en Colombia. Inicialmente aseguró que “solo el 38 por ciento de los doctorados colombianos son de mujeres”, pero después corrigió en otro trino en el que indicó que el 40 por ciento de quienes estudiaron un doctorado en Colombia entre 2010 y 2017 son mujeres.

Ante la pregunta de una tuitera, la Consejera indicó que los datos eran del Ministerio de Educación.

Según las cifras del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior del Ministerio de Educación, entre 2010 y 2017 se graduaron 3.085 personas de doctorados en el país, 1.847 eran hombres y 1.238 eran mujeres. Es decir, que las mujeres son el 40,1 por ciento del total de doctores en el país.

Orlando Acosta, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional y quien le ha hecho seguimiento a los doctorados en el país, indicó que internacionalmente preocupa que la participación femenina en doctorados es menor que la de los hombres. “No es porque las discriminen, aunque hay casos esporádicos que señalan que puede haber discriminación, sino porque es una decisión autónoma, parece que  culturalmente la mujer no ha sido criada en un ambiente donde se entienda que la investigación es un espacio que también puede ser ocupado por las mujeres”, señaló Acosta, quien aclaró que hay bastantes discusiones al respecto, pero que para él es un asunto más cultural.

Pero el profesor resaltó que hay áreas en las que la tendencia es que la mayoría de doctores sean mujeres, como en enfermería, nutrición y fisioterapia.

“Ese es un tema que tiene muchos componentes muy debatibles en algunos puntos, si es por exclusión o por decisión personal, y si es por decisión personal por qué razón la investigación no es un incentivo para las mujeres”, se pregunta Acosta, quien señaló además que es un asunto complejo en el que es difícil establecer los determinantes ciertos que expliquen por qué hay menos mujeres en doctorados.

Isabel Londoño Polo, directora de la Fundación Mujeres por Colombia, aseguró que hay que analizar en qué áreas del conocimiento están haciendo doctorados las mujeres, pues pasa que los hacen en profesiones tradicionalmente femeninas y las profesiones tradicionalmente masculinas siguen teniendo como mayoría a los hombres.

“Lo que necesitamos  es que las mujeres haga doctorados en ciencias y en ingeniería”, indicó.

Para aumentar la participación de mujeres en doctorados y en general en la investigación en el país, Londoño Polo recomendó mejorar el clima de respeto hacia las mujeres en las universidades, garantizar la paridad en el otorgamiento de becas a hombres y mujeres y que haya un castigo fuerte al robo de ideas dentro de las universidades, ya que las mujeres tienden a ser víctimas de este problema.

Miércoles, 06 Julio 2016

Demasiado orgullo por participación femenina del Gobierno en La Habana

Por Sania Salazar

No es cierto que las mujeres representan el 80% de la delegación del Gobierno en los diálogos. Este porcentaje solo se cumplió en uno de los seis puntos del acuerdo. En ambos lados de la mesa, hace falta la visión femenina.

Quizá llevada por la emoción de participar en un momento histórico para Colombia, María Paulina Riveros, plenipotenciaria del Gobierno en la mesa de conversaciones de La Habana, aseguró que “el 80% de la delegación del Gobierno está compuesta por mujeres”.

La frase está en un video que dura 51 segundos y fue publicado el 14 de mayo de 2016 en el canal de YouTube de la Oficina del Alto Comisionado para la paz.

Un tiempo muy corto para explicar que ese porcentaje de participación femenina al que se refiere es del grupo negociador del punto 5 sobre víctimas, que se discutió entre junio de 2014 y diciembre de 2015. Esa salvedad la hizo Pilar Acosta, coordinadora de comunicaciones del Gobierno en La Habana.

Colombiacheck llamó y le envió mensajes por Whatsapp a Riveros, la plenipotenciaria, para precisar a qué grupo en particular se refería con la palabra “delegación”, pero no obtuvimos respuesta, así que Acosta, la coordinadora de comunicaciones, nos aclaró que calcular con exactitud cuántas mujeres han participado por parte del Gobierno a lo largo de la negociación es complicado porque constantemente viajan a Cuba grupos de asesores y técnicos para apoyar las conversaciones según los temas que se traten.

Acosta aseguró que en la discusión del punto de víctimas participaron: Elena Ambrosi, Mónica Cifuentes, Juanita Goebertus, Silvia Delgado, Natalia Arboleda, Mariana Otoya, Catalina Díaz, Paula Gaviria, Iván Orozco y Mark Freeman. 10 personas, de las cuales 8 son mujeres, lo que efectivamente les da un 80% de participación.

Esta relación se invierte en el grupo de negociadores del Gobierno o plenipotenciarios conformado por 10 personas, 8 hombres: Humberto de la Calle, Sergio Jaramillo, Frank Pearl, Gonzalo Restrepo, y los generales retirados Jorge Enrique Mora y Óscar Naranjo, y 2 mujeres: María Paulina Riveros y María Ángela Holguín.

En conclusión, solo hay certeza de que en la negociación de uno de los 6 puntos de la mesa de La Habana el grupo del Gobierno estuvo conformado, en su mayoría, por mujeres.

Colombiacheck quiso saber cómo es esa participación femenina del lado de las Farc, por lo que el pasado 27 de junio solicitó una entrevista con Victoria Sandino, coordinadora de la subcomisión de género de las Farc, pero hasta la fecha de publicación de este chequeo no se había obtenido respuesta.

¿Los números garantizan la representatividad?

Para entender mejor la importancia de la participación de las mujeres en los diálogos de paz Colombiacheck consultó a Jorge Iván Cuervo, profesor de la facultad de finanzas, gobierno y relaciones internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Él enfatizó en que la representatividad de género, de etnia o de cualquier otro grupo social, no depende exclusivamente de que haya un negro o una mujer, ni de cuántos participen, sino de que sean miembros que realmente representen su comunidad.

“En un escenario de negociación como el de La Habana eso es muy importante, en eso, las Farc y el Gobierno se han equivocado porque creen que poniendo una mujer al lado resuelven el asunto de género y eso no es así”, aseguró Cuervo.

Además, explicó que aunque extendería el debate a la participación de otros grupos sociales porque debería haber un componente de diversidad en los diálogos, la participación de la mujer, tanto en políticas públicas como en los diálogos es muy importante, no solo por el hecho de ser mujer, sino porque por su condición ha sufrido una serie de hechos victimizantes en el conflicto armado.

Ante esta argumentación, una pregunta queda dando vueltas, ¿al menos las mujeres víctimas de la guerra están debidamente representadas en ambos lados de la mesa?