Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 30 Junio 2022

Es cuestionable afirmación de Duque de que las fronteras con Venezuela ya están abiertas

Por Jhoandry Suárez

Ante el anuncio de Petro sobre “abrir las fronteras”, el mandatario saliente aseguró que ya estaban abiertas, pero la realidad es que la mayoría de los pasos fronterizos están habilitados solo para tránsito peatonal, y solo uno, el de Maicao, permite la circulación de mercancía.

¿Cerrada o abierta? ¿Cuál es el estatus de la frontera? Estas fueron las incógnitas que despertaron la polémica entre el presidente electo Gustavo Petro, y el presidente en ejercicio, Iván Duque, cuando Petro informó el 22 de junio de este año que había hablado con el Gobierno venezolano para “abrir las fronteras y restablecer el pleno ejercicio de los derechos humanos (allí)”. Así lo anunció en un tuit: 

Una conversación que minutos después confirmó el mandatario venezolano Nicolás Maduro, quien en lugar de referirse a abrir o cerrar la frontera, habló de “restablecer la normalidad”, mientras que Duque en la tarde de ese día aseguró: “Las fronteras no han estado cerradas, las fronteras están abiertas. Usted me dice que van a abrirla, están abiertas (sic)”.

En Colombiacheck decidimos verificar la afirmación del presidente Duque, pues esta frase, según nuestra metodología, es verificable, mientras que la afirmación de Petro es un anuncio.  Entonces, nos dimos la tarea de chequear cuál es el estado del límite territorial entre Colombia y Venezuela para lo cual consultamos con funcionarios, expertos, periodistas y líderes de organizaciones sociales que están en zonas fronterizas, llegando a la conclusión de que si bien la frontera está abierta, solo es para el paso de personas y en el caso de Maicao, se autoriza hasta el cruce de mercancía. Por esa razón calificamos la afirmación como cuestionable.

De hecho, la periodista Jullieth Cano, en Cúcuta, trinó ese mismo 22 de junio que desde hace 7 años no había tránsito de vehículos particulares y tampoco exportaciones por el Norte de Santander. “La frontera no està abierta totalmente lo único q hay es un paso pestonal y con restricciones de horario (sic)”.

Un panorama que el Secretario de Fronteras, Asuntos Migratorios y Cooperación de ese departamento, Víctor Bautista Olarte, también ratificó: “Los 4 pasos de frontera de esta zona tienen restricciones tan claras como que hay horarios restringidos para el paso peatonal, no pueden transitar vehículos y no hay servicios aduaneros que permitan operaciones de comercio exterior. El paso de Tienditas además cerrado”.

Recordemos que desde el 1 de junio del 2021, mediante la resolución 0746 del Ministerio del Interior, se abrieron nuevamente las fronteras terrestres y fluviales con territorio venezolano tras la emergencia por la pandemia de Covid-19, y desde entonces y hasta el 27 de abril de 2022, Migración Colombia mantuvo una medida de pico y cédula para regular el ingreso. 

Del lado venezolano, desde el 5 de octubre del 2021 se reanudó el paso por algunos de los puentes fronterizos en Táchira (límite con el Norte de Santander), luego de permanecer cerrados más de dos años y medio; sin embargo, no fue hasta el 15 de noviembre que se activaron todos los cruces en esa área.

Puestos fronterizos entre Colombia y Venezuela

Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia.

 

En esta cronología elaborada por Colombiacheck repasamos los hechos alrededor del funcionamiento de la frontera colombo-venezolana desde 2014, cuando ocurrió una de las crisis diplomáticas más profundas entre los dos países, hasta la actualidad. 

 

Norte de Santander 

En el Norte de Santander, los puentes internacionales Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y Unión se encuentran activos exclusivamente para el cruce de personas, mientras que el puente de Tienditas, a pesar de que la administración de Maduro retiró los contenedores que lo bloqueaban en octubre 2021, permanece deshabilitado.  

Para conocer más a detalle sobre la situación contactamos a la periodista Jullieth Cano, quien desde Cúcuta nos reiteró que el paso para personas solo está abierto desde las 5 de la mañana a las 8 de la noche en los puntos fronterizos, mientras que no existe ningún tipo de circulación de mercancía.

“Los empresarios que quieran exportar tienen que hacerlo por la Guajira, un camino demasiado largo cuando tienen un puente tan cerca de la ciudad de Cúcuta. Mientras que muchas personas que transportaban gente a San Antonio de Táchira, Ureña y otras ciudades venezolanas se quedaron sin trabajo”, expuso. 

Con respecto al tema comercial, en entrevista con W Radio el 22 de junio, Carlos Luna, presidente del Comité Intergremial en el Norte de Santander, expresó que estaban “muy contentos” por la posibilidad de reanudar el comercio binacional. “Llevamos más de 8 años sin que pasen vehículos por los puentes internacionales y más de tres años desde el 2019, en que las aduanas están cerradas y no hay comercio legal entre Cúcuta y San Antonio”, aclaró. 

“Anteriormente teníamos intercambio en alimentos, manufactura, servicios, turismo, los agentes logísticos, transporte entre otros aspectos que se generaban con la reapertura”, agregó. 

Frontera de Cúcuta-Táchira

De acuerdo con datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), solo por las exportaciones de Colombia a Venezuela sumaron en valor comercial 331,1 millones de dólares en 2021, mientras que, en 2008, en pleno apogeo del comercio binacional, el total superó los 6.000 millones de dólares. 

Se espera, por otro lado, que el 4 de julio de 2022 se firme el “Acuerdo de la Frontera” entre gremios, comerciantes y empresarios, un acuerdo de voluntades para definir cómo podría ser la circulación de personas, bienes y servicios, así como vehículos. 

Las fuentes consultadas coinciden que la restricción comercial solo promueve el contrabando de mercancías por trochas que están bajo el control de grupos armados. 

Sobre el movimiento peatonal, la periodista Keila Vilchez, del diario La Opinión de Cúcuta, nos precisó, apoyada en cifras que le suministró Migración Colombia, que de forma pendular a diario transitan 30.000 personas, de las cuales, la mitad son venezolanos y la otra mitad, colombianos.  

Destacó que el paso peatonal se ha elevado un poco más desde que se eliminó el pico y cédula, además que parte de quienes atraviesan son migrantes en tránsito que se dirigen a un tercer país. 

Por parte de la ONG Fundación Colombo-Venezolana Nueva Ilusión, uno de sus coordinadores, Nicolay Mantilla, destacó que si ocurre una reapertura ampliada de la frontera será necesario considerar a quienes cruzan sin pasaporte o Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF) para que no sigan tomando trochas. Además, ante la culminación de la primera fase del Registro Único de Migrantes Venezolanos (RUMV) señala que el Estado colombiano tendrá que pensar cómo dar “respuesta para proteger” a quienes estén en condición irregular.

La Guajira

El puesto fronterizo Maicao-Paraguachón, en el departamento de La Guajira, está abierto tanto para la circulación peatonal como de camiones de carga y así ya lo había confirmado en octubre del 2021 el secretario de Gobierno de Maicao, Rafael Solano. 

“Nuestra frontera nunca estuvo cerrada. Está abierta, activa en tiempo de pandemia y de reactivación económica. Estamos atentos a que se van a incrementar las acciones en relación con el intercambio mercantil y todo el transporte de carga”, dijo.

Al respecto consultamos al periodista Algimiro Montiel, quien cubre esa frontera, y corroboró que efectivamente existe un paso de vehículos con mercancía, pero solo en horario nocturno. 

“Por esa frontera hay gandolas y tractomulas que transportan ladrillos, cabillas, y materiales de construcción, además de alimentos y material prima para la producción local”, explicó. 

Resaltó que los comerciantes que cruzan generalmente reclaman mayor seguridad y no ser víctimas de extorsión por parte de delincuentes que dominan las trochas y hasta cuerpos policiales en territorio venezolano. 

Camiones en la frontera de Maicao

Así esperan los camiones del lado venezolano para cruzar a Colombia por la frontera de Maicao durante la noche. Foto: Algimiro Montiel. 

Para Martiza Deluque, miembro de la Corporación Artesanas Tejedoras de VIHDA, aunque la frontera ha permanecido abierta, incluso en tiempos de pandemia, para ella es importante que se ofrezca mayor protección a quienes transitan por allí. “Recibimos con mucha alegría que se mejoren las relaciones entre Venezuela y Colombia, pero aquí se tienen que mirar las condiciones para que los comerciantes pequeños no tengan que pasar por trochas ni se generen hechos violentos”, exigió. 

Arauca

En la frontera entre el departamento de Arauca y el estado venezolano de Apure, el Puente internacional José Antonio Páez se encuentra abierto, pero como pasa en el Norte de Santander, únicamente para tránsito peatonal.

William Wielman, periodista en la zona y quien escribió para Consejo de Redacción una investigación sobre el río Arauca, nos explicó vía telefónica que, a pesar de que el punto fronterizo se encuentra habilitado, existe un flujo constante de personas en canoa a través del río tanto para abastecerse de víveres como para llevar mercancía y vender en Venezuela. 

Enfatizó que allí se ha avivado la tensión entre el ELN y disidencias de la Farc desde enero de este año por una lucha para controlar el territorio (1, 2, 3). A propósito, La Liga Contra el Silencio muestra una radiografía de la vida allí mediante su investigación “Arauca y Apure, una ‘república’ tomada por grupos ilegales”.

Frontera Arauca-Apure

Claves para una reapertura amplia de la frontera 

A juicio del director del Observatorio Venezuela de la Universidad del Rosario, Ronal Rodríguez, para reestablecer el funcionamiento normal de la frontera colombo-venezolana se deberían contemplar los siguientes puntos:

- Someter a revisión y mantenimiento el Puente Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, en el Norte de Santander, ya que han estado siete años sin funcionamiento. “Ambos gobiernos tendrán que acordar cómo será la inversión para la infraestructura”, explica. El Puente de Tienditas, que es el más nuevo, por las condiciones a las que fue sometido cuando se le puso unos contenedores en 2019 por el Gobierno de Maduro, también requerirá una revisión y probablemente un mantenimiento.

- Establecer qué tipo de vehículos podrán transitar y cómo va a funcionar el tráfico de mercancía. 

- Coordinar con los equipos aduaneros de ambos países cómo será el manejo de mercancías y fijar las medidas fitosanitarias de bienes y servicios. 

- Crear una infraestructura para la población pendular (aquella que cruza la frontera y regresa). 

- Fortalecer la dinámica de la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF) exigida a personas venezolanas e incluso crear un instrumento o un documento para que los colombianos puedan pisar territorio venezolano sin dificultades.

- Generar protocolos de protección para la población vulnerable como niños, niñas, adolescentes y madres embarazadas para que no caigan en red de trata de personas o sean víctima de violencia. 

- Garantizar una infraestructura de acceso a los servicios públicos para niños, niñas y adolescentes.

- Disponer de unas medidas de manejo humanitario mucho más allá de corredores.

- Propiciar la confianza entre los cuerpos de seguridad colombianos y venezolanos

- Incluir el tema del ELN en las negociaciones de la frontera, ya que este grupo armado tiene un alcance binacional que repercute a ambos lados de la frontera.

- Diseñar una agenda decenal de integración y trabajo entre Colombia y Venezuela para tener unas dinámicas de funcionamiento institucional y así garantizar que la relación sea entre los Estados más allá de los gobiernos de turno. 

“No se puede pensar que se abre la frontera y todo vuelve a estar como el 2014, lo importante es que sea una frontera organizada, que garantice seguridad para ambos países y que proteja los derechos humanos de los migrantes”, subrayó Rodríguez.

En resumen, no es cierto que la frontera esté plenamente abierta, luego de nuestra investigación, concluimos que en la mayoría de los puntos fronterizos solo se permite el paso peatonal y únicamente en uno hay tránsito de mercancía, por lo tanto, es cuestionable la afirmación de Duque al respecto.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 28 Febrero 2019

Camiones fueron quemados del lado venezolano del puente, no en Colombia

Por José Felipe Sarmiento

En redes se ha dicho que los vehículos que llevaban ayudas a Venezuela fueron atacados en territorio colombiano, pero ya habían cruzado la frontera física.

La foto que circula por redes sociales es real. Los camiones que aparecen allí y el paisaje alrededor coinciden con los que se ven en las transmisiones en directo que diversos medios de comunicación hicieron el pasado 23 de febrero desde el puente internacional Francisco de Paula Santander, en la frontera Colombia-Venezuela.

Los vehículos llevaban ayuda desde Cúcuta para la población venezolana. Aparecen humeantes porque fueron atacados y quemados antes de pasar el puesto de control de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que les bloqueaba la entrada a su país.

Eso no quiere decir que todavía estuvieran en territorio colombiano, como aseguran muchos usuarios en internet, incluidos el senador Gustavo Petro y la activista María Fernanda Carrascal. Esa información es falsa. Los vehículos ya habían cruzado la frontera física entre los dos países y, por ende, ya se encontraban en Venezuela cuando fueron incinerados.

Imagen viral en redes sobre ubicación de los camiones quemados.

La Cancillería colombiana hizo la aclaración por medio de un mensaje en un chat para periodistas: "(los camiones) cruzaron por el puente Francisco de Paula Santander hasta el lado venezolano, (el incendio) sí se dio en ese territorio y NO en el lado colombiano, como se ha especulado". Adjuntó una imagen en la que señaló qué orilla del río Táchira le corresponde a cada país.

Imagen enviada por la Cancillería donde señala qué lado del río y extremo del puente le corresponde a cada país.

Colombiacheck, además, buscó el tratado bilateral López de Mesa-Gil Borges, que definió la frontera en 1941 para verificar. En ese punto, ambos estados acogieron como definitivo el límite establecido por el laudo arbitral suizo en 1922: la línea media del río.

En 1925, por medio de un intercambio de notas diplomáticas (que también se encuentran en el enlace del laudo suizo), se convino que la jurisdicción de cada país llega hasta la mitad del "puente sobre el río Táchira". También que Colombia y Venezuela lo reconocen como “neutral” en caso de cualquier guerra.

En las imágenes es evidente que los camiones quemados ya habían superado el punto medio del puente y la línea media del río. De hecho, estaban justo al frente los oficiales de la Guardia que les impedían pasar el control fronterizo. Esto se puede comparar con un mapa satelital del sitio, en el que las vallas y el puesto de los guardias del lado de Venezuela coinciden con los observados en las fotografías.

Captura de Google Maps con señas de la ubicación de los camiones quemados

Foto de los camiones incendiados en la frontera con señas del mapa anterior.

El geopolítico Francesco Mancuso, experto en relaciones internacionales de Sudamérica y profesor de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, también confirmó ese análisis. De paso, señaló que tampoco se violó la neutralidad del puente “porque los camiones fueron atacados al ingreso a Venezuela, ya muy cerca del ‘checkpoint’, pero pudieron salir de Colombia y transitaron hasta el otro lado”.