Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 16 Julio 2021

Es falso que Primera Dama de Haití haya asegurado que militares colombianos no mataron a su esposo

Por Laura Rodríguez Salamanca

Circula una imagen en la que también se le atribuye haber dicho que ellos salvaron su vida y la de sus hijos. Pero en el único mensaje oficial que ha circulado, y sobre el que aún se tienen dudas de su autenticidad, Martine Moïse no menciona a los colombianos.

El magnicidio del presidente de Haití Jovenel Moïse, en la madrugada del 7 de julio de 2021, por el que fueron detenidos  18 colombianos, entre ellos varios ex militares, ha dado lugar a incertidumbre y desinformación sobre sus autores materiales e intelectuales.

El pasado 9 de julio empezaron a circular en redes sociales capturas de pantalla de un trino en el que se dice que Martine Moïse, la primera dama de Haití, y quien sobrevivió al atentado, dijo que los “militares colombianos ‘no’ asesinaron al presidente” y que aseguró: “Me salvaron la vida y la de mis hijos”. 

Primera_dama_haiti_falso

Las publicaciones con esta información han tenido más de 9.000 interacciones en Facebook de acuerdo con CrowdTangle, una herramienta de monitoreo de redes sociales que permite analizar información de grupos públicos. Además, han sido compartidas en múltiples perfiles de esta red social y de Twitter. Incluso, han circulado en idioma criollo haitiano. 

En Colombiacheck verificamos las supuestas citas de Moïse y encontramos que son falsas. Hasta el momento del cierre de este artículo solo se ha publicado oficialmente un audio con declaraciones de la primera dama, en el que ella no se refiere a los colombianos ni a quién le salvó la vida. Además, un medio haitiano publicó un análisis de dicho audio y concluyó que es posible que no se trate de la voz de la primera dama. 

Por una parte, una búsqueda avanzada en Twitter arrojó que el trino que originó la desinformación fue publicado la tarde del 9 de julio por @Tiradorsilencio, un perfil con más de 5.000 seguidores que ya había difundido otra desinformación verificada en Colombiacheck. 

Primera_dama_haiti_falso

Hasta el momento, la única declaración de Martine Moïse que se conoce es un audio que publicó Frantz Exantus, secretario de Comunicaciones de ese país, el 10 de julio, un día después de que circulara la desinformación, y que luego fue publicado en el perfil oficial de Twitter de la primera dama.

Pero en esta nota de voz en la que la primera dama habla en criollo haitiano, no se refiere a ninguna nacionalidad ni a nadie que le haya salvado la vida, según le explicó a Colombiacheck Edwin Paraison, consultor en relaciones haitiano-dominicanas y director ejecutivo de la Fundación Zile.  Paraison escuchó el audio y nos explicó su contenido.

“Es más un discurso político que, digamos, un discurso emotivo. Ella habla de que pagaron mercenarios para matar a su esposo, un buen presidente; que le mataron porque está construyendo carreteras, porque había prometido dar luz 24 horas al país. No menciona a los colombianos, menciona mercenarios. Pero no habla de quién le salvó la vida. El audio no lo menciona”, nos dijo. 

La BBC y la periodista colombiana Patricia Villegas Marín, presidenta de Telesur, publicaron traducciones del audio que coinciden con lo que nos dijo Paraison. En ninguna de las versiones se hace mención a las afirmaciones que se han viralizado en redes sociales. 

Aquí, la traducción de Villegas: 

"Estoy viva gracias a Dios. Estoy viva pero perdí a mi marido Jovenel. Combatimos juntos 25 años. 25 años de amor. En un instante mercenarios entraron y me lo quitaron a tiros. Sabemos desde que entró a la política que no era solo para mí. Este acto me abrió los ojos. Este acto no tiene nombre. 

Quiero decirles una pequeña palabra, sabemos contra quien Jovenel estaba luchando, por qué lo asesinaron. Por rutas, agua, corriente, referéndum, elecciones para el fin de año, para no tener una transición en el país. El presidente siempre creyó en la estabilidad, en las instituciones. 

Hay otros mercenarios ahora que quieren asesinar sus ideas, sus sueños, sus proyectos para el país. 25 años de vida juntos. Los mercenarios nos lo sacaron en un solo instante. Nuestras heridas seguirán sangrando. Seguire llorando, pero no podemos dejar que el país pierda el rumbo. La batalla que estaba llevando adelante no era solo para él. Yo lo amé mucho pero no voy a rendirme". 

La BBC aclaró en su artículo que “no pudo verificar de forma independiente [la veracidad del audio] pero que miembros del gobierno haitiano confirmaron su autenticidad a las agencias AFP, EFE y Reuters y también a medios locales”. 

Sin embargo, tanto Paraison como Edward Sultant, un académico haitiano, le dijeron a Colombiacheck que hay dudas en su país sobre la veracidad de la grabación por las condiciones de salud en las que se encontraba la primera dama el momento en que se publicó, tres días después del asesinato. “Hay muchas reservas, dudas sobre la autenticidad del audio”, dijo Paraison. 

De hecho, el medio de comunicación haitiano Ayibopost contrató a dos grupos de expertos en inteligencia artificial de Estados Unidos y Francia para comparar la nota de voz con audios de la primera dama antes del ataque y examinar su veracidad. Los dos grupos, según el medio, hicieron análisis con metodologías y técnicas diferentes y “sus conclusiones sugieren una duda razonable” sobre la autenticidad de la grabación. “La voz de la nota parece distinta a la de Martine Moïse”, dice el medio. Ayibopost_Martine_Moise

Titular del artículo de Ayibopost traducido a español. 

Ben Toussaint, informático y doctor en inteligencia artificial francés, les dijo: “Noté que las medidas obtenidas para este archivo de voz no alcanzan el umbral de similitud que determina el modelo [matemático de su voz]”. Y uno de los expertos del grupo estadounidense les explicó: “Hay muchas diferencias que potencialmente pueden significar que esta no es una grabación auténtica”. 

Además de esto, el medio escribió que hay otras razones para dudar de que quien grabó el audio sea la primera dama. Primero, coinciden con Paraison y Sultant en que resulta sospechoso que Moïse haya grabado esa nota de voz. 

“La lógica simple dictaría que una persona que, según los informes, está ‘gravemente’ herida y se somete a una cirugía, obviamente debe tener otras preocupaciones además de grabar una nota vocal. Además, el tono frío y el contenido del mensaje están fuera de sintonía con el contexto”, escribieron. 

Segundo, contactaron a miembros del gobierno de Estados Unidos, por la colaboración que está prestando este país a las investigaciones, y un funcionario les dijo que habían visto informes que cuestionan la autenticidad de la nota de voz y que tenían preguntas sobre su veracidad. 

Tercero, Ayibopost refiere “que las autoridades de este gobierno tienen un largo historial de mentiras y pequeños arreglos con la verdad”, incluso en casos de asesinatos de personajes públicos, por lo cual asumen la posición de “ejercitar una duda metódica sobre sus declaraciones públicas”. 

Cuarto, una fuente cercana a la primera dama les confirmó que “ella no usa y nunca ha usado Twitter personalmente, su equipo de comunicaciones siempre se ha ocupado de ello”. 

Finalmente, escribieron que desde que publicaron el análisis del audio “diversas personalidades cercanas al poder” se han puesto en contacto con ellos para confirmar la autenticidad de la nota de voz, pero no presentan nada que la respalde. “Aunque dicen que tienen intercambios directos con Martine Moïse, no pueden compartir con nosotros esta supuesta evidencia”, dice el artículo. 

Con estos elementos, calificamos como falsas las publicaciones en las que se difunde que Martine Moïse, la primera dama de Haití, dijo que los militares colombianos no asesinaron a su esposo e incluso salvaron su vida y la de sus hijos. En su única declaración, publicada en cuentas de funcionarios oficiales, no se refiere a los colombianos. Y, de hecho, hay dudas sobre la autenticidad de esa grabación.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 19 Julio 2021

No hay razones jurídicas para que Colombia pida en extradición a exmilitares capturados en Haití 

Por Andrés Felipe Martínez

Los senadores Ernesto Macías y José Luis Pérez pidieron que los colombianos acusados de asesinar al presidente haitiano, Jovenel Moïse, sean traídos al país para aplicarles “máximas condenas”. Sin embargo, no hay piso jurídico para esa solicitud de extradición.

El asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, el pasado 7 de julio, en Puerto Príncipe, ha despertado conmoción en ese país caribeño y también en Colombia, pues 21 de los sospechosos de haber cometido el crimen son ciudadanos nacionales.

De estos presuntos responsables, 18 fueron capturados y 3 fueron abatidos por las autoridades en Haití. La Policía de Colombia ha confirmado la identidad de las 21 personas, varias de ellas integrantes en retiro del Ejército Nacional. 

Sobre estas investigaciones, dos senadores colombianos, Ernesto Macías del Centro Democrático y José Luis Pérez de Cambio Radical, han dicho que Colombia debe pedir la extradición de estos ciudadanos para que se enfrenten a la justicia de su país. 

En Colombiacheck quisimos verificar sus declaraciones y consultamos a varios expertos en derecho penal y política exterior. 

“Deben ser pedidos en extradición”

Falso

En su cuenta de Twitter, el senador Macías manifestó: 

“Militares colombianos en retiro, implicados en magnicidio en Haití, deben ser pedidos en extradición para aplicarles las máximas condenas. Y la justicia debe investigar quién los financió. Son una vergüenza para Colombia”, publicó el congresista dos días después de conocerse el crimen.

En las respuestas al trino, algunos usuarios cuestionaron al congresista, argumentando que los capturados deben ser juzgados en Haití, pues es el lugar donde cometieron presuntamente el crimen.

Consultamos al senador para solicitarle una ampliación de su postura, pero no obtuvimos respuesta.

Para recordar, la extradición en Colombia, de acuerdo con el Ministerio de Justicia, es entendida como un mecanismo “por medio del cual un Estado ofrece, concede o solicita la entrega de un sindicado o condenado, nacional o extranjero, a otro Estado, por la presunta comisión de un delito en el territorio del Estado requirente. Lo anterior, con miras a adelantar un proceso en contra de la persona requerida o procurar el cumplimiento de una pena ya impuesta”.

Es decir, si Colombia requiere a otro país la entrega de un ciudadano, es porque este ha cometido un delito en territorio colombiano. 

Y ese no es el caso del magnicidio del presidente Moïse, pues los hechos ocurrieron en su residencia, en Puerto Príncipe, capital de Haití. Y en ese mismo país fueron capturados los sindicados.

Así lo explica el abogado Francisco José Sintura, experto en derecho penal y criminología; y ex vicefiscal de la Nación: “La extradición es un mecanismo de cooperación judicial internacional para el intercambio de evidencias o de personas, cuando el país que lo requiere tenga motivos para juzgarlos en su territorio”.

Para el jurista, en este caso “no hay motivos para solicitar esa extradición, pues los delitos no fueron cometidos en Colombia”.

La excepción, explica Sintura, sería que un ciudadano colombiano cometa un delito en el exterior y no sea juzgado por el país en el que se encuentra. “En esa eventualidad aplicaría el principio de extraterritorialidad por extensión. Solamente si no fueran juzgados en Haití, podría solicitarse que sean juzgados en Colombia. Pero no es el caso”.

Como indica el experto, los sospechosos de cometer el magnicidio fueron capturados y están siendo juzgados por las autoridades penales en Haití. 

En ello coincide la abogada Luisa Fernanda García, docente de Derecho Constitucional de la Universidad del Rosario: 

“Como se trata de un delito que se cometió en territorio haitiano, deben ser sancionados y juzgados por la justicia de ese país. No hay justificación para la extradición, porque estos ciudadanos no han cometido un delito en Colombia; no hay una investigación o una acusación de un delito por parte de la justicia colombiana”, explica García.

De acuerdo con el abogado y docente Carlos Enrique Arévalo, experto en Derecho Internacional Humanitario y magíster en Estudios Legales Internacionales, cuando se habla de extradición se debe tener en cuenta que existen tratados internacionales que dan un piso jurídico a estos procesos.

Colombia y Haití no tienen un tratado bilateral de extradición. Pero ambos hacen parte de un tratado multilateral firmado en 1933 por los estados de la Organización de Estados Americanos (OEA). En este se señala, como primer principio, “que el Estado requiriente tenga jurisdicción para juzgar el hecho delictuoso que se imputa al individuo reclamado”. 

En este caso, para Arévalo, Colombia no cuenta con dicha “jurisdicción”, pues los delitos no fueron cometidos en Colombia. 

“No hay ninguna duda de que aquí se aplica una jurisdicción territorial. Podría ser otro caso excepcional en el que una persona cometa delitos en Colombia y en otro país, ahí podrían ser juzgados por ambos Estados. Este no es el caso”, señala.

En ello está de acuerdo Álvaro Garzón Alarcón, coordinador del Área de Derecho Penal del Consultorio Jurídico de la Universidad del Rosario: “Por el criterio de la territorialidad, por ser hechos cometidos en Haití, deben ser juzgados e investigados allá”.

Sin embargo, Garzón señala que sí le compete a Colombia “contribuir con lo que esté a su alcance, en materia de información, para que avance la investigación de las autoridades en Haití”.

En ese sentido, el director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas, detalló el lunes 12 de julio que Colombia está apoyando las pesquisas que se adelantan en Haití, en coordinación con Interpol, las Fuerzas Armadas y Migración Colombia.

“Estamos utilizando un mecanismo de cooperación de Interpol para contribuir al esclarecimiento del magnicidio del Presidente de Haití. La investigación está en manos de las autoridades de ese país y nosotros estamos prestando todo el apoyo”, declaró el General.

De acuerdo con el oficial, se han compartido “registros migratorios, nombres de empresas y personas, entre otros datos, que han contribuido en la investigación liderada por Haití”. 

También, el ministro de Defensa, Diego Molano, informó que incluso investigadores colombianos viajaron a Puerto Príncipe para “colaborar con las autoridades haitianas en el desarrollo de la investigación”. 

A manera de contexto, el abogado Francisco Bernate, experto en derecho penal y presidente del Colegio de Abogados Penalistas de Colombia, explica que existe otro evento posible de solicitud de extradición, y es cuando el acusado se encuentra en otro país pero el delito fue dirigido hacia territorio colombiano:

“Básicamente, los eventos de extradición son dos: cuando se comete un delito en Colombia y la persona se va a otro país; o cuando se ha cometido el delito en otro país contra intereses colombianos, por ejemplo, que desde Nueva York alguien atenta contra la seguridad del Estado colombiano”, explica el jurista. 

Para Bernate, en el caso de Haití, “de ninguna manera aplica la legislación colombiana” para solicitar la extradición de los capturados. 

De esta forma, podemos concluir que no hay viabilidad jurídica para que Colombia solicite la extradición de los colombianos capturados en Haití por el asesinato del presidente de ese país, como lo solicitó el senador Ernesto Macías. La base sobre la que fundamenta su solicitud no corresponde a la realidad, por lo tanto, la calificación es Falso. 

“Lo establece la OEA, por terrorismo y narcotráfico”

Falso

Por su parte, el senador José Luis Pérez declaró ante La FM:

“Los colombianos capturados en Haití sí deben ser extraditados, así lo establece la conferencia especial sobre seguridad en la declaración de las Américas en México en el 2003 por la Organización de Estados Americanos y por la ONU, que calificó el terrorismo y el narcotráfico como amenazas globales y en este hecho es evidente que contienen los dos componentes”.

El senador Pérez basa su argumento en la Declaración sobre Seguridad en las Américas, que firmaron los países miembros de la OEA en el año 2003, disponible para consultar aquí.

Sin embargo, revisamos la Declaración y no hay ninguna mención explícita a la necesidad de que los ciudadanos sean entregados a sus países de origen cuando cometan delitos en otro país. Es decir, no quita la responsabilidad de la justicia interna de cada país.

Sobre el terrorismo, los Estados se comprometen a “asegurar el enjuiciamiento, de acuerdo con el derecho interno, de toda persona que participe en la planificación, preparación o comisión de actos de terrorismo”.

Respecto a la extradición, mencionan: “Renovamos el compromiso de combatir la delincuencia organizada fortaleciendo el marco jurídico interno, el estado de derecho y la cooperación multilateral respetuosa de la soberanía de cada Estado, en particular a través del intercambio de información, la asistencia jurídica mutua y la extradición”.

Para el abogado Bernate, este documento no sustenta de ninguna manera la afirmación del Senador:

“De lo que habla esta Declaración es del principio de jurisdicción universal, que busca evitar la impunidad, cuando el Estado donde ocurre un delito de terrorismo o tráfico de estupefacientes, se muestra renuente a investigar o juzgar estas conductas”, explica.

En este caso, como ya hemos dicho, Haití sí ha iniciado investigaciones sobre el asesinato de su Presidente, con el apoyo de autoridades colombianas en materia de información.

Por otro lado, el senador Pérez está dando por hecho que el delito presuntamente cometido por los ciudadanos colombianos está relacionado con “terrorismo y narcotráfico”, pero estos no han sido los términos usados por las autoridades  en Haití.

“Tendría que depender de la tipificación que se le dé al delito. No veo cómo podría ser terrorismo, porque la intención no fue generar pánico en la sociedad, sino que se trata de un magnificidio. Tampoco se han mostrado lazos con el narcotráfico, hasta ahora”, explica el abogado Garzón. 

Consultamos al congresista sobre sus declaraciones, y explicó:

“Efectivamente, la prioridad de la judicialización de estos colombianos está allá. Lo que digo no es que se investigue en Colombia por el delito de asesinato al Presidente de Haití, sino que debe investigarse la empresa de los contrató, buscar si ha tenido vínculos con la economía del narcotráfico en Colombia, y si hay relación directa entre el narcotráfico y la acción de estos colombianos en Haití. Si hay dineros del narcotráfico, y hay hechos que comprueben que desde Colombia se movieron para hacer eso, Colombia los debe investigar”, aclaró. 

Entonces, en principio, como lo explican los juristas - y lo admite ahora el mismo Senador - la Declaración de la OEA es un compromiso de los países por colaborar en la lucha contra el crimen organizado, pero subraya el respeto a la soberanía de los Estados y de su justicia interna. En ese sentido, sigue siendo jurisdicción de Haití la judicialización de los responsables del asesinato de su Presidente.

Por ello, se califica como Falsa la afirmación inicial del congresista Pérez.