Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 05 Febrero 2020

Esta foto sí es de La Habana pero muestra estragos de un tornado, no del socialismo

Por Isabel Caballero Samper

Una foto de los daños causados por un tornado en 2019 se está usando para mostrar las supuestas consecuencias del socialismo en Cuba.

Un usuario de Facebook compartió una foto de casas destrozadas con el mensaje “Esto es la Habana Cuba. El socialismo es como un terremoto que todo lo destruye y trae miseria a sus ciudadanos”.

Tornado atraviesa La Habana, foto de Reuters

Haciendo una búsqueda inversa de la imagen en Google, encontramos que en realidad la imagen es de la devastación que causó un tornado que pasó por La Habana el 27 de enero de 2019.

Este tornado fue calificado como el más fuerte en azotar a Cuba en los últimos ochenta años y causó la muerte de 4 personas, heridas a 195 y daños materiales a varias viviendas. La foto fue tomada por el fotógrafo Fernando Medina y publicada al día siguiente del tornado por la agencia de noticias Reuters.

Los tornados son fenómenos metereológicos que producen vientos muy fuertes que giran sobre un eje y duran muy poco tiempo pero pueden ser potencialmente muy destructivos.

Un tornado no es lo mismo que un huracán. Un tornado es un remolino de viento que se ve a simple vista pues tiene un diámetro promedio de 300 metros. Mientras que un huracán es una tormenta inmensa que puede tener desde 100 y hasta 2.000 kilómetros de diámetro y la forma del remolino sólo se ve en fotos tomadas desde el espacio.

Los tornados se forman por tormentas y en algunos casos pueden desprenderse de un huracán. Los vientos de los tornados son mucho más fuertes y pueden llegar a 500 kilómetros por hora, mientras que el huracán más fuerte de la historia, el huracán Patricia de 2015, llegó sólo a 345 kilómetros por hora.

El tornado que atravesó La Habana hace un año duró sólo 16 minutos, alcanzó a tener un kilómetro de diámetro y en un recorrido de 11,5 kilómetros atravesó La Habana pasando por los municipios, que son como localidades, de Regla, Diez de Octubre y San Miguel del Padrón.

Según José Rubiera, el meteorólogo citado por Reuters, la devastación causada sugiere que se trató de un tornado “EF4” en la escala Fujita mejorada, la segunda categoría más poderosa en esta escala que va de 0 a 5. Los vientos pudieron alcanzar velocidades entre 270 y 320 kilómetros por hora.

Cuba es famosa por su organizada Defensa Civil y sus rigurosos esquemas de evacuación que generalmente hacen que sufra menos víctimas fatales durante la temporada de huracanes del Caribe que sus vecinos. Por ejemplo, el huracán Matthew de 2016 causó centenares de muertos en las demás islas del Caribe que afectó y una veintena en los Estados Unidos continentales, pero ni uno solo en Cuba. En cambio, los tornados son fenómenos metereológicos que aparecen de repente y duran pocos minutos, lo cual no da tiempo para organizarse.

Así que calificamos la publicación de falsa porque muestra los estragos de un fenómeno natural y no de un sistema social.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 31 Enero 2018

“El año pasado se deforestó el equivalente a un departamento como el Quindío”: Sergio Fajardo

Por Sania Salazar

El candidato presidencial por Coalición Colombia estuvo cerca, pero se “peló” por casi seis mil hectáreas.

En el foro “¿Cómo responder a los retos ambientales y del desarrollo sostenible de Colombia?”, realizado el martes pasado en Bogotá, en el que participaron cuatro candidatos presidenciales, se cuestionó a los aspirantes sobre cómo diagnostican la deforestación en Colombia. “El año pasado, de acuerdo con la información, se deforestó el equivalente a un departamento como el Quindío”, respondió Sergio Fajardo, candidato de Coalición Colombia (su movimiento, Compromiso Ciudadano, Alianza Verde y el Polo Democrático).

Según su equipo de prensa, Fajardo se basó en información del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam; esta entidad reportó que en 2016 se deforestaron en el país 178.597 hectáreas.

Según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi y la Gobernación del Quindío, el departamento tiene 1.845 km2, lo que equivale a 184.500 hectáreas; es decir, 5.903 hectáreas más de lo que se deforestó en 2016. Por esto, Colombiacheck califica la afirmación como Aproximada. En el Foro Ambiental Fajardo no supo responderle a una periodista de RCN Radio cuál es el páramo más grande del mundo ni dónde está ubicado, pero casi le atina al área deforestada en Colombia en 2016.

Para el chequeo ¿Simón Gaviria sigue teniendo problemas de lectura?, que publicamos en junio de 2016, el doctor en biología Orlando Rangel, investigador y profesor del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional, aseguró que varios grupos de investigación del país han coincidido en que la deforestación anual en Colombia está entre 400.000 y 450.000 hectáreas. Lo consultamos de nuevo para este chequeo y nos dijo que la situación sigue igual. Según él, las entidades gubernamentales presentan cifras endebles y faltas de rigor.

La deforestación, el dolor de cabeza del Minambiente

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, confesó, en entrevista con El Colombiano, que la deforestación es su principal dolor de cabeza. Explicó que esta aumentó en 44% con respecto a 2015, cuando se deforestaron 124.035 hectáreas, y que la meta para 2018 es reducirla a 90.000.

Sobre las causas de este fenómeno, el funcionario indicó que “la más significativa ha sido el acaparamiento de tierras que representa un 45 %, los cultivos de uso ilícito con un 22 % y la ejecución de obras de infraestructura 10 %”.

Para Rangel, las principales causas de la deforestación siguen siendo, en su orden, la ampliación de la frontera agrícola y el consumo de madera en el país. Según él, los cultivos ilícitos están en el último lugar, a pesar de su considerable crecimiento en los últimos años.

Según el Ideam, los departamentos con mayor deforestación en 2016 fueron: Caqueta (26.544 hectáreas), Chocó (24.025 ha), Meta (22.925 ha), Antioquia (20.494), Norte de Santander (14.764 ha), Guaviare (11.456 ha) y Putumayo (11.117 ha).

En el artículo titulado Los ocho retos ambientales de Colombia en 2018, Rodrigo Botero, director de la Fundación para la conservación y el desarrollo sostenible, señala que el primer reto es detener la deforestación.

¿Por qué es tan importante? “En pocas palabras, la resistencia de los ecosistemas a eventos climáticos como las sequías y las épocas lluviosas está íntimamente ligada al mantenimiento de coberturas boscosas, ya sean estas transformadas o naturales”, explicó Botero.

Para el investigador, el país apenas está entendiendo lo que ha significado la salida de las Farc de territorios que se encuentran en las zonas de mayor deforestación en el país.

“´¡Corran, hay tierras para agarrar!´ pareciera ser el lema de quienes impulsan hoy día “hacer finca y patria” deforestando, trayendo ganado y abriendo nuevas zonas para la atención del Estado. El modelo de “control y vigilancia” del Estado es fallido, y urge que encuentre una manera más efectiva de enfrentar este desastre ambiental”, alertó Botero.