Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 01 Febrero 2019

Excombatientes de las Farc, ¿los matan por haber sido guerrilleros?

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Eso afirmó el Consejero para el Posconflicto, y aseguró que en la mayoría de los casos los grupos ilegales están detrás de los asesinatos. Pero hasta ahora, no ha sido probado.

Comenzando 2019, el ex miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Luciano Marín (conocido como “Iván Márquez”) reapareció en la escena política. Lo hizo el 12 de enero, a través de un video en el cual criticó la implementación del acuerdo de paz.

 

Marín dijo que en solo dos años que tiene de vigencia el acuerdo (desde el 24 de noviembre de 2016), “los resultados en materia de cumplimiento por parte del Estado han sido desalentadores. En ese lapso han sido asesinados más de 400 líderes sociales y más de 85 guerrilleros” (vea: Explicador: ¿Qué es un líder social?).

Ese mismo día, en la noche, el alto consejero presidencial para el posconflicto, Emilio Archila, publicó en la página web de la entidad una carta titulada “Iván Márquez no dice la verdad”.

En ella señaló que es mentira que exista desprotección de los excombatientes y que “las condiciones en que han fallecido alrededor de 85 excombatientes muestra que la gran mayoría de ellos, lamentablemente, habría vuelto a actividades ilícitas”. La fuente de Archila, según cuenta en el comunicado, es el último informe publicado por la Misión de Verificación de las Naciones Unidas.

El 13 de enero, un día después, Archila fue entrevistado en revista Semana, donde se le preguntó por su desacuerdo con Marín y, en particular, sobre los 85 excombatientes de la guerrilla que han sido asesinados.

Según Archila, “ninguno ha sido asesinado por su condición de excombatiente. La absoluta mayoría han sido asesinados por otros grupos ilegales ELN, EPL, Los Pelufos, el Clan del Golfo, eso lo que nos dice es que muy posiblemente se trataba de personas que habían vuelto a la ilegalidad”.

Puesto que al día siguiente, el 14 de enero, Archila fue nuevamente interrogado sobre el tema, pero ahora en RCN Radio, y una vez más afirmó que “no hay ninguno de ellos [los excombatientes] que haya sido evidenciado que hubiera sido muerto en razón de su condición de excombatiente”, en Colombiacheck decidimos verificar qué tanta verdad había en esa afirmación y en otra que mencionó Archila en la entrevista radial: “más de la mitad han sido muertos a manos de grupos armados y en enfrentamientos, lo cual da el indicio de que estaban dedicados nuevamente a actividades delictivas”.

Naciones Unidas

Acudimos directamente a la oficina de prensa del Alto Consejero para el Posconflicto para consultar cuál fue la fuente en la cual se basó Archila en su afirmación y nos confirmaron que se trata del informe trimestral al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la Misión de Verificación en Colombia publicado el 26 de diciembre de 2018.

En referencia a la seguridad de los excombatientes de las Farc, el informe señala que “las Fuerzas Militares y la Policía Nacional siguen prestando servicios de seguridad en el perímetro de los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación y las zonas circundantes”.

Pero el informe también asegura que, a pesar de ello, “continúan existiendo problemas significativos de seguridad en los nuevos puntos de reagrupamiento de exmiembros de las FARC-EP participantes en el proceso de reincorporación fuera de los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación, muchos de los cuales se encuentran en zonas con una fuerte presencia de grupos armados ilegales y organizaciones delictivas”.

A su vez, el informe confirma que desde la firma del acuerdo de paz y hasta el 26 de diciembre de 2018 (fecha de su publicación), 85 excombatientes de las Farc fueron asesinados.

Señala, además, que en las investigaciones “de un total de 87 casos, incluidos los 85 asesinatos, la Unidad Especial de Investigación ha informado de avances significativos en 48. Se ha dictado sentencia en 3 casos; 8 se encuentran en la etapa de enjuiciamiento, 17 están siendo investigados y se han practicado las detenciones, 18 están siendo investigados y las detenciones están pendientes y 2 se encuentran en otras etapas de indagación”.

De esos 48, “36 están vinculados al Clan del Golfo, al ELN, a grupos disidentes de las FARC-EP y al Ejército Popular de Liberación”.

Es decir que, a diferencia de lo que señala Archila, el informe de Naciones Unidas confirma que solo 36 de 85 de los asesinatos, en las investigaciones preliminares, están relacionados con Grupos Armados Organizados (GAO como los llama el gobierno). Se trata de menos de la mitad de los asesinatos y no de la “inmensa mayoría”, como dijo el consejero.

Por otro lado, el informe no confirma que, de los casos ya investigados o de los que aún están en proceso de investigación, alguno de los excombatientes haya sido asesinado por el hecho de haber pertenecido a la guerrilla de las Farc.

Otras organizaciones

La Fundación Paz y Reconciliación (Pares) también ha hecho seguimiento a la implementación del acuerdo de paz y en su informe ‘Cómo va la paz. La reestructuración unilateral del acuerdo de paz’, publicado en noviembre del año pasado, registró la situación de los excombatientes de las Farc asesinados.

Según Pares, “los obstáculos del proceso de reincorporación también se manifiestan en las fallas a la seguridad física de los y las ex combatientes de FARC, que también incluyen a sus familiares… de ahí que se tenga registro de 83 excombatientes asesinados y 24 familiares, desde la firma del Acuerdo hasta el 10 de noviembre de 2018”.

Alejandro Jiménez, investigador a cargo del Observatorio de Violencia Política de Pares, sin embargo, confirmó a Colombiacheck que para este momento, el número de asesinados del cual tienen registro es 85, el mismo número señalado por Naciones Unidas.

Jiménez, además, dijo que hasta el momento no tienen información concluyente sobre las razones o motivaciones de los asesinatos, pero que se mantienen algunas hipótesis.

“La primera de ellas tiene que ver con la negativa de parte de estas personas a engrosar las filas de nuevos grupos ilegales, o de los ya existentes, en las regiones donde antiguamente ejercían algún control armado durante su paso por la guerrilla”, dice el informe de Pares. Esto porque, según Jiménez, son personas que tienen entrenamiento militar, conocen el territorio y por eso son muy útiles para engrosar otras filas.

Sobre este mismo punto Juan Carlos Garzón, director del Área de Dinámicas del Conflicto y Negociaciones de Paz de la Fundación Ideas para la Paz (FIP), afirma que esto se debe también a que los desmovilizados están en zonas de economías ilegales donde el tema de la violencia es importante, por eso “se presentan amenazas a exmiembros para presionarlos a que se involucren a bandas delincuenciales”.

En ese sentido, los dos investigadores coinciden en que no se puede decir que los exmiembros de las Farc asesinados por bandas delincuenciales necesariamente estaban incurriendo en actividades ilícitas, como señaló Archila.

Por el contrario, según Garzón, esto “libera la responsabilidad del Estado en términos de seguridad para los excombatientes, que es compleja, pero que el gobierno no ha podido resolver”.

La segunda hipótesis de Pares tiene que ver con situaciones de venganza particulares o por su antigua filiación a la insurgencia armada. “En algunas regiones hay cuentas pendientes en términos de lo que sucedió en la guerra entre ellos o fuera de la organización”, agrega Garzón.

Y estos hechos hacen que en este punto no haya total claridad de si los asesinatos se dieron por asuntos personales o familiares, de acuerdo Jiménez. O si por el contrario, refutando lo dicho por Archila, sí tienen que ver con el hecho de que estas personas hayan pertenecido a las Farc.

¿Qué dice la Farc?

Camilo Ernesto Fagua, miembro de la Comisión Nacional de derechos humanos del partido Farc, le dijo a Colombiacheck que desde la primera firma del Acuerdo Final han registrado 93 exintegrantes asesinados y que han podido establecer que detrás de esos homicidios están grupos paramilitares, fuerzas estatales, grupos de narcotraficantes y el Ejército de Liberación Nacional ELN.

(Lea: El ELN no aumentó acciones violentas durante mesa de negociación)

Aunque no han podido determinar cuántos de los homicidios han tenido como móvil la calidad de reinsertado de la víctima,“hemos encontrado que la principal causa de esas muertes es el incumplimiento en materia de garantías de seguridad y protección porque a mucha gente no se le ha cumplido con la puesta en marcha de los proyectos productivos o el proceso de la reincorporación integral, lo cual hace que mucha gente se disperse del proceso colectivo y se vuelva vulnerable a hechos como retaliaciones por hechos anteriores como por hechos relacionados con el proceso de conformación del partido”, indicó el abogado.

En este sentido hay coincidencias con lo que le dijo Garzón a Colombiacheck, pues según él los lugares adónde están llegando los exguerrilleros (que pueden ser sus lugares de origen o donde se encuentra su familia y que no hacen parte de las zonas establecidas en el marco de la implementación del acuerdo) son espacios de alta vulnerabilidad para ellos, pues no cuentan con la protección que establece el acuerdo de paz. Y ese hecho puede estar incidiendo en los homicidios de los cuales están siendo víctimas.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Cumpliendo los pasos del chequeo de Colombiacheck y como el informe de Naciones Unidas cita a la Unidad Especial de Investigación de la Fiscalía, intentamos contactarnos también con esta entidad para conocer en qué están las investigaciones frente al caso, pero hasta el momento de publicar este chequeo, la oficina de prensa de la Fiscalía no nos ha suministrado ninguna respuesta al respecto.


     

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 30 Enero 2017

¿A las Farc les prometieron crear una EPS para la atención de sus guerrilleros?

Por Sania Salazar

Colombiacheck revisó el Acuerdo Final entre Gobierno y Farc y no encontró el compromiso de crear una EPS, pero Mauricio Jaramillo, miembro del secretariado de las Farc, dice que sí.

“Esperamos que el Gobierno cumpla lo que se acordó. Nos dijeron que iban a crear una EPS para nosotros, y nada”. La frase es de Jaime Alberto Parra, miembro del secretariado de las Farc más conocido como Mauricio Jaramillo o “el Médico”, y hace parte de una entrevista que le hizo El Espectador y que se publicó el pasado 22 de enero.

Colombiacheck le solicitó a las Farc, a través de correo electrónico enviado el domingo 22 de enero una entrevista con Parra para saber dónde quedó consignado ese compromiso de crear una EPS, nos dijeron que estaban tramitando la entrevista, pero hasta la publicación de este artículo no hemos recibido respuesta.

Entonces buscamos ese compromiso en el Acuerdo Final, donde está todo lo pactado entre Gobierno y Farc. Encontramos que para la reincorporación económica y social de los excombatientes está previsto que las Farc creen una organización de economía social y solidaria que se llamará Ecomún, que tendrá cobertura nacional y a la que podrán afiliarse voluntariamente los miembros de esta guerrilla, en la que recibirán asesoría para la afiliación a salud.

“Las sumas correspondientes a los pagos por concepto de seguridad social en salud y pensiones de acuerdo con la normatividad vigente para quienes no se encuentren vinculados a actividades remuneradas, serán garantizadas por el Gobierno Nacional, quien constituirá un encargo fiduciario para la realización de los pagos durante 24 meses. Ecomún, por su parte, asesorará a sus integrantes en la selección de las entidades de seguridad social prestadoras de estos servicios.

Para enfermedades graves de alto costo y para la rehabilitación de lesiones derivadas del conflicto, el Gobierno establecerá un sistema especial con la cooperación nacional e internacional, en el marco del Consejo Nacional de Reincorporación, CNR, para su atención durante 36 meses” reza el Acuerdo Final en la página 76.

No encontramos en el Acuerdo los términos Empresa Prestadora de Salud o su sigla, EPS, por eso calificamos la frase de Parra como falsa.

También consultamos al Ministerio de Salud por medio de la oficina de prensa, sobre la supuesta EPS, pero prefirieron no pronunciarse al respecto.

Lo que se sabe

En un comunicado del Ministerio de Salud del 28 de noviembre pasado se informa que “los excombatientes de las Farc serán afiliados al sistema de salud mediante un proceso similar al utilizado para la afiliación de las poblaciones especiales prioritarias. En este sentido, no les será aplicada la encuesta del Sistema de Selección de Beneficios (Sisbén) e ingresarán al Régimen Subsidiado en Salud”.

El comunicado explica que la condición de población especial prioritaria permite agilizar el ingreso de poblaciones como desmovilizados, víctimas y desplazados, entre otros, al sistema de salud.

“La permanencia de los miembros de las Farc en el Régimen Subsidiado se mantendrá mientras no alcancen las condiciones para ingresar al Régimen Contributivo”, indica el comunicado, en el que además señalan que la Nueva EPS, donde están afiliando a los integrantes de las Farc, “tiene participación de la Nación y suficiente cobertura en el territorio para garantizar el servicio”.

En rueda de prensa realizada el pasado 18 de enero en la que se rindió informe sobre el avance de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización (Zvtn) el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, recordó, en primera instancia, que el 30 de noviembre de 2016 el Gobierno emitió un decreto que permite la afiliación a la seguridad social de los guerrilleros de las Farc.

“Se necesita un decreto que de alguna manera nos permita, por medio de lo que se conoce como listados censales, incorporar a los miembros de las Farc al régimen subsidiado sin tener un puntaje del Sisbén, sin que se hiciera la clasificación socio económica que hoy en día es una precondición para ingresar al régimen subsidiado”, explicó el ministro.

Gaviria indicó que después de expedido el decreto se afiliaron, con una primera lista, 2.500 miembros de las Farc y que el pasado 13 de enero recibieron una lista adicional de 3.700 guerrilleros.

“Esperamos a más tardar la próxima semana incorporar a estas 3.700 personas adicionales para tener afiliados a la seguridad social, al Régimen Subsidiado en Salud, a 6.200 personas, con eso completaríamos esta primera etapa, quedarían afiliadas todos los miembros de las Farc a la Nueva EPS, que es la EPS que está cumpliendo estas labores”, puntualizó.

En la página de la Presidencia de la República informaron el pasado 25 de enero que ya estaban afiliados al sistema de salud 6.247 integrantes de las Farc.

En la misma rueda de prensa el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, explicó que ante la situación de salud de los guerrilleros de las Farc en los puntos de preagrupamiento buscaron, con el Ministerio de Salud, un mecanismo para afiliar a los guerrilleros a una EPS para asegurar la atención, pero que solo cuando los combatientes entren a las Zvtn se sabrá cuántos son en total.

El ministro de Salud aseguró además, que se habían atendido hasta ese momento 59 urgencias en el contexto de esa afiliación a seguridad social.

Gaviria anunció que en cada zona habrá un puesto de salud con médico permanente, un auxiliar de enfermería, insumos básicos y algunos equipos biomédicos, una ambulancia y un equipo de comunicaciones e hizo énfasis en que “esta atención es complementaria al aseguramiento”, concluyó.

La pregunta que queda es de dónde salió la versión de la creación de la EPS para las Farc, pero más importante que eso es que a los guerrilleros se les garantice la adecuada y oportuna atención médica a la que todos los seres humanos tienen derecho.