Pasar al contenido principal
Viernes, 12 Julio 2019

Falcao no dijo que no iría a Casa de Nariño hasta que no paren asesinatos de líderes sociales

Por Pablo Medina Uribe

Un meme pone esas palabras en la boca del futbolista. Pero Falcao no las ha dicho e incluso estuvo en la Casa de Nariño hace poco.

En Twitter se estuvo moviendo un meme con la imagen de Radamel Falcao García, jugador de la selección Colombia de fútbol y del Mónaco de la liga francesa, con este texto: "Mientras no pare el asesinato de líderes sociales, no vuelvo a entrar a la casa de Nariño".

Falcao

Sin embargo, una búsqueda en Google demuestra que Falcao no ha dicho estas palabras.

Una búsqueda avanzada en Twitter muestra que el futbolista ni siquiera ha mencionado las palabras "líderes sociales" en esa red.

Además, Falcao estuvo en la Casa de Nariño el 5 de junio cuando, junto al resto de la selección Colombia, recibió un saludo del presidente Iván Duque antes de partir a la Copa América que se disputó en Brasil hasta hace unos días.

Por eso, calificamos la afirmación de este meme como falsa.

Viernes, 09 Agosto 2019

“¿Te pagan más o te pagan menos?”: Comparación de precio del dólar entre 2009 y 2019 es incorrecto

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Un trino compara el salario mínimo de 2009 y de 2019 en relación al precio del dólar para cada momento. Sin embargo, no tiene en cuenta la inflación ni los productos importados de la canasta familiar.

El pasado 6 de agosto, una tuitera publicó un trino para criticar la economía naranja y el eslogan (mal reseñado) “El futuro es de todos”; banderas del gobierno del Presidente de Colombia, Iván Duque. El trino decía: 

“Dólar 2009 $1.911 vs Dólar 2019 $3.460

Salario mínimo año 2009 = $497.000 / $1.911 = 260 Dólares

Salario mínimo año 2019 = $828.000 / $3.460 = 239 Dólares

¿te pagan mas o te pagan menos?

¡Ahí tienen su economía naranja y un país mejor para todos!”.

Efectivamente el precio del dólar estuvo en algún momento del año 2009 en 1.911 pesos, como se puede ver en esta tabla del Banco de la República.

Asimismo, el precio del dólar para el pasado 6 de agosto alcanzó los 3.459,47 pesos, como muestra esta otra tabla de la misma entidad.

Es cierto, además, que el salario mínimo de 2009 estuvo en 497.000 pesos; y que el salario mínimo actual es de 828.116 pesos. Todos estos valores reseñados en el trino son correctos.

Lo que no es correcto, sin embargo, es la comparación que hace al enfrentar el salario mínimo de 2009 convertido a dólares, con el de 2019 para decir que actualmente los colombianos ganan menos.

De acuerdo con Diego Guevara, docente de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional, quien dice que los salarios no pueden compararse en dólares, a menos que sean dólares PPA (paridad del poder adquisitivo).

Juan David Arias, analista de mercado de capitales, afirma, además, que la comparación hecha por la tuitera no tiene en cuenta tres elementos fundamentales. 

  1. El PPA, mencionado por Guevara, es decir, el poder adquisitivo relativo frente a las otras monedas.

  2. La inflación, que cambia anualmente. 

  3. Y la canasta familiar, que se ve afectada por el PPA dado que esta varía y los productos importados han cambiado a través de los años.

Pero además, el trino ignora que la devaluación de la moneda no se da solo por factores internos (como el gobierno de Duque, como ella señala), sino también por factores externos. Y para el segundo punto, la caída de los precios del petróleo sigue siendo un factor que afecta la economía de Colombia, sumado a la pelea actual entre Estados Unidos y China que está afectando los mercados de todo el mundo. 

Arias cuenta que una de las monedas más transadas es el dólar australiano y hace dos años, con la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, tuvo una caída de 30 centavos, cuando bajó del 0,90 al 0,30. “Con el peso hemos tenido una devaluación del 20 por ciento en un año”, dice Arias. Y aunque Duque pueda tener la culpa de algunas cosas, no es responsable de todo. “Es más un tema de macroeconomía”, concluye el analista.

Por lo cual, dado que los valores usados en el trino son correctos pero se utilizan para llegar a conclusiones equivocadas, calificamos las afirmaciones como cuestionables.