Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 08 Octubre 2021

Falso, no se ha reportado la muerte de ningún niño por el Juego del Calamar en Colombia

Por Mónica Ospino Orozco

Ha empezado a circular en redes sociales la noticia de que un niño fue asesinado por su padre tras perder en el Juego del Calamar. Encontramos que es falso. No hay registros de tal muerte.

La popular serie coreana de Netflix, El juego del calamar, que se ha convertido en un fenómeno del streaming en el mundo, ya ha dado hasta para la propagación de noticias falsas como la que circula desde hace unos días en Facebook.

El pasado lunes 4 de octubre está página de Facebook, denominada El Informativo, publicó una breve nota con el titular: ‘El juego del calamar la serie de neflix ya deja el primer niño muerto en Colombia’ (sic).

A renglón seguido aseguran:
“Atención padres de familias a los niños de nuestro territorio, se pudo conocer que ya están iniciando a jugar el juego del calamar causando la primera tragedia.

El niño fue encontrado sin vida luego de jugar al famoso juego, se presume que su mismo padre fue quien le quitó la vida al menor argumentando que ganó.

Muchos padres de familia piden a neflix la eliminación por completo de la serie ya que es muy sangrienta e invita a la muerte.

Usted que opina de esto?” (sic).

La publicación se acompaña además de dos fotografías, una en la que se ve de espaldas a un técnico de la Sijín, de pie, en la parte trasera de una Van similar a las que usa ese cuerpo policial en sus investigaciones y la otra fotografía es una de las escenas más populares de los primeros capítulos de la serie coreana.

Este post, de acuerdo con una herramienta de Facebook a la que tenemos acceso por el proyecto 3PFC, ha sido compartida por más de 1.400 personas y ha tenido un alcance de 125.000 en los últimos cuatro días.

Cabe recordar que la mencionada serie de Netflix tiene como trama, que un grupo de 456 personas, desesperadas y ahogadas en deudas, son atraídas para participar en un juego sangriento de supervivencia en el que tienen la oportunidad de ganar cerca de US$39 millones si logran pasar seis desafíos. ¿El truco? Si pierdes, mueres.

Pero al hacer una análisis de la publicación podemos encontrar varios elementos con los que se puede detectar que esta es una noticia falsa:

 

  1. No identifica fuente alguna de la información: “se pudo conocer que ya están iniciando a jugar el juego del calamar causando la primera tragedia” (sic).
  2. No se precisa el lugar en donde ocurrieron los hechos: “el niño fue encontrado sin vida luego de jugar al famoso juego”.
  3. Hace presunciones sin sustento documental o testimonial: “se presume que su mismo padre fue quien le quitó la vida al menor argumentando que ganó”.
  4. Por último lanza una pregunta con la que busca enganchar en el debate a sus seguidores: Usted que opina de esto?


Además en Colombiacheck también hicimos una búsqueda en Google con la frase usada en el titular y los resultados no arrojaron coincidencias con la noticia que se difunde en esta página sino con artículos y análisis diversos de la serie en páginas informativas y especializadas en streaming.

Adicionalmente, realizamos nuevas búsquedas en Google con otras combinaciones de palabras como: Muere niño por juego del calamar en Colombia y Niño es asesinado por su padre tras jugar el juego del Calamar y de nuevo los resultados no arrojan ninguna coincidencia que corrobore la supuesta noticia de El Informativo.

También consultamos en la sección de noticias de la página de la Policía Nacional con la palabra clave, Calamar y los resultados solo arrojan información relativa al municipio de Calamar, Guaviare, pero nada vinculado con la supuesta muerte de un niño por causa de este juego.

Aparte de esto, al buscar la foto del perito de la Dijín en google encontramos que esta ha sido usada en noticias (1, 2,) acerca del asesinato de un niño por su propio padre en Palmira, pero este hecho no tiene relación con la serie del Calamar.

De hecho, nos comunicamos con voceros de la Secretaría de Seguridad de Palmira, quienes nos aseguraron que “esa noticia no es así. Sí es cierto que un niño murió asesinado por su padre, pero lo que se ha podido conocer del caso, hasta ahora, pues sigue en investigación, es que el papá del menor estaba bajo la influencia de sustancias psicoactivas y en un arrebato violento agredió a varios miembros de su familia y quien llevó la peor parte fue el niño”.

El capitán González, del comando de Policía Valle y quien conoció del caso, aseguró, por su parte que, “nada que ver con la serie de Netflix el lamentable asesinato de este niño. Seguimos investigando, pero el papá llegó a su casa bajo el efecto de sustancias alucinógenas y atacó a su familia”.

Así es que tras estas evidencias concluimos que es falsa la noticia que asegura que en Colombia murió un niño por jugar el juego del calamar con su padre.

 

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 06 Julio 2018

#NosEstánMatando: Los orígenes de las cifras de líderes sociales asesinados

Por José Manuel Cuevas

Colombiacheck revisa las diferentes cifras sobre los asesinatos de líderes sociales.

Colombiacheck identificó las razones de las diferencias entre algunos datos e informes sobre asesinatos de líderes sociales que se han publicado en los últimos días

Con los asesinatos recientes de Luis Barrios en Varela (Atlántico), Felicinda Santamaría en Quibdó (Chocó), Margarita Estupiñán en Tumaco (Nariño) y Ana María Cortés en Cáceres (Antioquia), el foco mediático se ha volcado sobre esta ola de violencia contra los líderes sociales.

Sin embargo, se han divulgado cifras muy diferentes sobre la cantidad de asesinatos que se han registrado en los últimos meses. En Colombiacheck les contamos de dónde surgen estas diferencias.

Aunque no es un fenómeno nuevo en Colombia, el asesinato de líderes sociales en el país volvió a estar en la agenda mediática desde finales de 2016, último año de las negociaciones de paz entre el Gobierno y las FARC y, en medio de un nuevo panorama de actores armados.

Desde entonces, los reportes oficiales y extraoficiales de líderes sociales asesinados han divergido.

Para el Gobierno, desde la firma del acuerdo de paz el 24 de noviembre de 2016, los líderes asesinados son 178 (33 de esos en 2018), cifra que dio esta mañana en una entrevista en Caracol Radio el coronel José Restrepo, director del cuerpo élite de la Policía para la protección de líderes sociales.

La cifra oficial, en la que también se apoya la Fiscalía General de la Nación, está basada en la verificación que hace la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos de la causa del asesinato y de la condición de líder social de la persona.

Por otra parte, la Defensoría del Pueblo ha reportado 311 líderes asesinados. Sin embargo, buena parte de la diferencia en estas dos cifras oficiales se debe a que la Defensoría del Pueblo está contando los asesinatos de líderes sociales entre el 1 de enero de 2016 y el 30 de junio de este año, como revela la leyenda de un mapa realizado por la entidad.

Por su parte, el Instituto de Estudios Sobre Paz y Desarrollo (Indepaz) registra 385 entre el 1 de enero de 2016 y el 15 de mayo de 2018 que registra en su último informe.

Esta mañana, el periódico Publimetro usó las cifras de Indepaz para publicar su historia de portada en la que se dice que “si se toma el número de Indepaz y se suman los 14 asesinatos de líderes que se han reportado desde mayo a la fecha, llegaríamos a la alarmante cifra de 399 personas asesinadas en relación a su labor”. Sin embargo, la publicación no especifica de dónde toma el dato de las 14 víctimas adicionales.

Primera plana de Publimetro sobre asesinatos de líderes sociales

Por su parte, la ONG Somos Defensores, que habla no de líderes sociales sino de “defensores de derechos humanos”, registra 46 asesinatos en el primer trimestre de lo que va de año. Para su director, Carlos Guevara, las diferencias con las cifras del Gobierno radican en que Somos Defensores lleva más tiempo en la labor de registrar las víctimas. Además tienen distintas interpretaciones del concepto que se tiene de defensor de derechos humanos. Para la ONG, se trata de una persona que se preocupa por y defiende los derechos de su comunidad. También hay diferencias en cuestiones metodológicas, como considerar la condición de defensor y el papel activista de la persona más allá de su visibilidad, impacto o filiación política. Todo esto amplía el universo de defensores de derechos humanos para la ONG.

Pero al margen de las diferencias en los datos, según resalta Guevara, el informe de Somos Defensores de 2017 da cuenta de cómo “las causas, las zonas y los actores armados son los mismos y están provocando una verdadera matanza”.