Pasar al contenido principal
Viernes, 19 Octubre 2018

Hay más de 8.000 venezolanas embarazadas registradas en Colombia

Por Sania Salazar

Un funcionario de la Cancillería redondeó la cifra en ocho mil, pero hay que aclarar que la fuente es un registro de migrantes que realizó el Gobierno, por lo que es posible que haya más mujeres embarazadas que no se registraron.

En el programa Hora 20 de Caracol Radio, el Director para el Desarrollo y la Integración Fronteriza de Cancillería, Víctor Bautista, aseguró que en Colombia hay 8.000 venezolanas en embarazo.

La oficina de prensa de la Cancillería le explicó a Colombiacheck que esa cifra sale del Informe final del Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia (realizado entre el 6 de abril y el 8 de junio de 2018), en el que, exactamente, se cuentan 8.209 mujeres embarazadas.

En una entrevista con el programa radial venezolano En Compañía Radio, Lucía Ramírez, abogada de la ONG Dejusticia, aclaró que la cifra de las 8.209 mujeres es un registro administrativo que hizo Migración Colombia para toda la población venezolana que hubiera entrado sin documentación, por lo que es posible que algunas mujeres no se hayan registrado y que haya una mayor cantidad de mujeres en esa situación. Por lo anterior, Colombiacheck califica la frase como Aproximada.

En el Ministerio de Salud y Protección Social le suministraron a Colombiacheck la misma cifra, 8.209 migrantes venezolanas en estado de embarazo (atendidas entre marzo de 2017 y julio de 2018).

El informe sobre el registro de migrantes venezolanos indica, además, que de las 8.209 mujeres venezolanas embarazadas, 6.304 no han tenido control prenatal y 8.045 no tienen seguridad social. Según el Ministerio de Salud, además, hay 7.496 mujeres lactantes.

La nacionalidad de los bebés, otro problema

La ONG Dejusticia evidencia otro problema derivado de las migrantes venezolanas que están dando a luz en Colombia: los bebés no tienen ninguna de las dos nacionalidades, por lo cual corren el riesgo de ser apátridas (es decir, no ser reconocidos por ningún estado como ciudadanos).

En el caso de Colombia, no solo basta haber nacido dentro del país para obtener la ciudadanía. Dejusticia recuerda que la nacionalidad por nacimiento en Colombia se adquiere solo cuando alguno de los padres es colombiano o, cuando siendo extranjeros, al menos uno de ellos esté domiciliado en Colombia.

“El gobierno colombiano no ha sido claro en definir si el hecho de tener el Permiso Especial de Permanencia les sirve a las madres y padres venezolanos para cumplir con el requisito de tener un domicilio en Colombia y, por ende, acceder a la nacionalidad colombiana”, señala Dejusticia en en el artículo titulado Los bebés sin patria que podría dejar el éxodo venezolano en Colombia.

Dejusticia explica que las leyes del país vecino le dan la nacionalidad a los hijos de venezolanos nacidos en el extranjero, para lo cual se debe acudir a la misión diplomática y cumplir con un serie de trámites, pero que hay diversos obstáculos para que los migrantes realicen esas gestiones que van desde el desconocimiento hasta trabas de funcionarios de los consulados de ese país.

Además, la ONG indica que Colombia ha tomado medidas para prevenir que los menores se queden sin nacionalidad, como la expedición de la Circular 168 de 2017 de la Registraduría Nacional de Estado Civil, que establece un procedimiento frente a los casos de niños nacidos en Colombia a quienes ni Colombia ni ningún otro estado les reconoce la nacionalidad.

No tener nacionalidad implica para estos bebés no poder acceder a servicios básicos como salud y educación. “La falta de protección de un estado deja a las personas apátridas en situación de indefensión y vulnerabilidad. Ser apátrida es como ser invisible”, sentencia el artículo de Dejusticia.

Jueves, 27 Septiembre 2018

¿Es la primera vez en la historia que tenemos un gabinete paritario?

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La afirmación la hizo la Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez. Y aunque es cierto que nunca se había contado con una cifra tan alta de mujeres, quienes trabajan temas de género dicen que eso no es garantía de paridad.

Durante la visita que hizo el Gobierno a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, Iván Duque y Marta Lucía Ramírez, su vicepresidenta, realizaron uno de los llamados talleres “Construyendo País”.

En él, la vicepresidenta hizo una afirmación que luego fue replicada a través de su cuenta de Twitter, en la que señalaba que “es la primera vez en la historia que tenemos un gabinete paritario”.

Colombiacheck revisó artículos de prensa de los días en que el entonces presidente electo designaba a los miembros de su gabinete, y encontró una publicación hecha en la página web de la Presidencia de la República el 7 de agosto de este año, día de la posesión del Presidente.

En ella se da cuenta de quiénes serían los nuevos ministros y altos funcionarios del gobierno que estaba por comenzar. En 21 de esos cargos, 12 mujeres fueron puestas a la cabeza, entre quienes se cuentan la Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez Londoño; la Ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez Castañeda, y la Alta Consejera Presidencial para las Regiones, Karen Abudinén Abuchaibe.

La expresión del “primer gabinete paritario de la historia” hizo parte de las promesas de campaña del ahora presidente y fue ratificado de manera oficial el día de su posesión.

De otro lado, consultamos también a Yolanda Puyana, docente de la Escuela de Género de la Universidad Nacional, quien asegura que esta afirmación es cierta, “es la primera vez que hay un número tan alto de mujeres dentro de un gobierno, comenzando por la vicepresidenta”.

Sin embargo, coincidió con lo dicho por otros expertos en el tema, como publicó en su momento El Espectador, en que eso no es suficiente para hablar de paridad, pues se puede nombrar a mujeres que solo quieran reproducir la tradición en torno a las relaciones de género. Y eso es lo que pareciera estarse gestando con las decisiones más recientes del Gobierno Nacional de crear un Ministerio de la Familia.