Pasar al contenido principal
Viernes, 19 Octubre 2018

Hay más de 8.000 venezolanas embarazadas registradas en Colombia

Por Sania Salazar

Un funcionario de la Cancillería redondeó la cifra en ocho mil, pero hay que aclarar que la fuente es un registro de migrantes que realizó el Gobierno, por lo que es posible que haya más mujeres embarazadas que no se registraron.

En el programa Hora 20 de Caracol Radio, el Director para el Desarrollo y la Integración Fronteriza de Cancillería, Víctor Bautista, aseguró que en Colombia hay 8.000 venezolanas en embarazo.

La oficina de prensa de la Cancillería le explicó a Colombiacheck que esa cifra sale del Informe final del Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia (realizado entre el 6 de abril y el 8 de junio de 2018), en el que, exactamente, se cuentan 8.209 mujeres embarazadas.

En una entrevista con el programa radial venezolano En Compañía Radio, Lucía Ramírez, abogada de la ONG Dejusticia, aclaró que la cifra de las 8.209 mujeres es un registro administrativo que hizo Migración Colombia para toda la población venezolana que hubiera entrado sin documentación, por lo que es posible que algunas mujeres no se hayan registrado y que haya una mayor cantidad de mujeres en esa situación. Por lo anterior, Colombiacheck califica la frase como Aproximada.

En el Ministerio de Salud y Protección Social le suministraron a Colombiacheck la misma cifra, 8.209 migrantes venezolanas en estado de embarazo (atendidas entre marzo de 2017 y julio de 2018).

El informe sobre el registro de migrantes venezolanos indica, además, que de las 8.209 mujeres venezolanas embarazadas, 6.304 no han tenido control prenatal y 8.045 no tienen seguridad social. Según el Ministerio de Salud, además, hay 7.496 mujeres lactantes.

La nacionalidad de los bebés, otro problema

La ONG Dejusticia evidencia otro problema derivado de las migrantes venezolanas que están dando a luz en Colombia: los bebés no tienen ninguna de las dos nacionalidades, por lo cual corren el riesgo de ser apátridas (es decir, no ser reconocidos por ningún estado como ciudadanos).

En el caso de Colombia, no solo basta haber nacido dentro del país para obtener la ciudadanía. Dejusticia recuerda que la nacionalidad por nacimiento en Colombia se adquiere solo cuando alguno de los padres es colombiano o, cuando siendo extranjeros, al menos uno de ellos esté domiciliado en Colombia.

“El gobierno colombiano no ha sido claro en definir si el hecho de tener el Permiso Especial de Permanencia les sirve a las madres y padres venezolanos para cumplir con el requisito de tener un domicilio en Colombia y, por ende, acceder a la nacionalidad colombiana”, señala Dejusticia en en el artículo titulado Los bebés sin patria que podría dejar el éxodo venezolano en Colombia.

Dejusticia explica que las leyes del país vecino le dan la nacionalidad a los hijos de venezolanos nacidos en el extranjero, para lo cual se debe acudir a la misión diplomática y cumplir con un serie de trámites, pero que hay diversos obstáculos para que los migrantes realicen esas gestiones que van desde el desconocimiento hasta trabas de funcionarios de los consulados de ese país.

Además, la ONG indica que Colombia ha tomado medidas para prevenir que los menores se queden sin nacionalidad, como la expedición de la Circular 168 de 2017 de la Registraduría Nacional de Estado Civil, que establece un procedimiento frente a los casos de niños nacidos en Colombia a quienes ni Colombia ni ningún otro estado les reconoce la nacionalidad.

No tener nacionalidad implica para estos bebés no poder acceder a servicios básicos como salud y educación. “La falta de protección de un estado deja a las personas apátridas en situación de indefensión y vulnerabilidad. Ser apátrida es como ser invisible”, sentencia el artículo de Dejusticia.

Sábado, 16 Septiembre 2017

Instancia de seguimiento al Acuerdo de Paz debía tener una mujer negra

Por Sania Salazar

Aunque en La Habana se prometió espacio y varias afrodescendientes se postularon, no cumplieron con los requisitos. Además, el Acuerdo Final no obliga a que esa instancia incluya a una mujer de esta etnia.

Nigeria Rentería, defensora Delegada para los derechos de los indígenas y las minorías étnicas y exnegociadora del Gobierno en la mesa de La Habana, publicó varios trinos en los que critica que no haya ni una mujer negra en una de las instancias de seguimiento al Acuerdo Final entre Gobierno y Farc, pues, según ella, se había acordado.

 

 

 

 

Llamamos a Rentería, quien nos dijo que se refería a “un grupo particular de mujeres que se inscribían para participar de la verificación de la implementación de los Acuerdos en territorio”.

Rentería se refiere a una Instancia Especial conformada por mujeres que se pactó en La Habana para garantizar el cumplimiento del enfoque de género y de los derechos de las mujeres incluidos en el Acuerdo Final.

Después de revisar el Acuerdo Final y de acudir a otras fuentes, Colombiacheck califica la afirmación como falsa.

Revisamos el Acuerdo y no encontramos alusiones específicas a mujeres afrocolombianas en el punto que habla sobre la Instancia Especial de verificación:

“Con el fin de contribuir al seguimiento del enfoque y garantía de los derechos de las mujeres en la implementación del Acuerdo Final se creará una Instancia Especial conformada por representantes de seis organizaciones de mujeres colombianas nacionales y territoriales que tendrá interlocución permanente con la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final (Csivi). En el marco de la Csivi se definirá su composición y funcionamiento en consulta con las organizaciones de mujeres”.

Así se conformó

Según información de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, la Instancia se conformaría por “siete mujeres propuestas por organizaciones de mujeres colombianas nacionales y territoriales, de las cuales cuatro serán de organizaciones territoriales, una de ellas deberá ser víctima del conflicto armado. Dos de carácter nacional y una mujer propuesta por organizaciones Lgbti”.

La información de la Oficina del Alto Comisionado indica, además, que para la selección de las integrantes de esa Instancia se abrió una convocatoria en la que organizaciones de mujeres de caracter nacional y territorial puedan presentar candidatas, luego de lo cual los nombres se pusieron a consideración de la Csivi (integrada por representantes del Gobierno y de las Farc), que con asesoría técnica, concluyó la selección.

En un comunicado conjunto de las partes que integran el Csivi, se informó que en el proceso de selección de las mujeres que conformarían esta Instancia, se realizaron 32 asambleas departamentales y dos jornadas informativas para organizaciones nacionales en las que se dio a conocer la convocatoria. “Se postularon 87 mujeres por las organizaciones territoriales, 5 duplas por organizaciones nacionales y una dupla por organizaciones de sectores Lgtbi”, precisa el comunicado.

Sindy Torres, asesora de género del Csivi en las Farc, explicó que la escogencia se basó en un criterio eminentemente técnico con base en lo pactado en el Acuerdo y en que las mujeres cumplieran los requisitos solicitados.

Entre esos requisitos estaba que las organizaciones postulantes tuvieran experiencia certificada en trabajo de paz y mujeres. Que estuvieran asentadas en zonas afectadas por el conflicto y que contaran con experiencia en incidencia en política pública para las mujeres. Por último, que hubieran participado en algún proceso de pedagogía del Acuerdo.

En total 818 organizaciones postularon mujeres, entre las cuales había alrededor de diez afrodescendientes, pero no quedaron seleccionadas porque no cumplieron con los criterios de selección, explicó Torres.

“Hicimos una revisión muy juiciosa. No es cierto que teníamos que incluir a una mujer negra. Más que un criterio de pertenencia étnica, era un criterio territorial, no era una acción afirmativa específicamente para el tema étnico porque hay una instancia especial para lo étnico y ahí hay una mujer indígena y una negra”, aclaró la asesora.

Los nombres de las siete mujeres que conforman la Instancia Especial se conocieron el pasado 27 de julio en un evento en el que, como lo contó Colombia2020, no faltaron las inconformes como “tres mujeres afrocolombianas que tomaron la palabra para criticar la falta de representación de esta comunidad en esta instancia”.

*Rocío Pineda. Representante de organizaciones territoriales - Unión de Ciudadanas por Colombia (Antioquia).

Marcela Sánchez Buitrago. Representante de organizaciones Lgbti - Directora ejecutiva Colombia Diversa.

Victoria Neuta Sánchez. Representante de organizaciones nacionales - Comisión de Mujeres Indígenas de Colombia. Lideresa indígena del pueblo Muisca.

Yuly Artundiaga. Representante de organizaciones territoriales - Organización Mujeres Andino Amazónicas (Putumayo). Actualmente colabora en los procesos de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito, posicionado en la agenda de las mujeres campesinas desde el sur del país.

Mayerlis Angarita. Representante de las organizaciones de víctimas - Corporación Narrar para Vivir. Ha trabajado en la reconstrucción de la memoria en los Montes de María.

Magda Alberto. Representante de organizaciones nacionales - Plataforma Mujeres por la Paz. Es reconocida por su activismo social con organizaciones de mujeres jóvenes para ampliar su participación política.

Francisca Aidee Castillo. Asociación de Mujeres Araucanas Trabajadoras.

*Con información de Colombia2020