Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 12 Abril 2019

Impunidad en Justicia y Paz supera el 90 por ciento, pero Lozano exageró

Por José Felipe Sarmiento

A la senadora de la Alianza Verde se le fue la mano al criticar el escaso número de sentencias que ha producido el sistema transicional creado para los desmovilizados en 2005.

En un mensaje que celebraba la negación en la Cámara de Representantes de las seis objeciones que el presidente Iván Duque le hizo al proyecto de ley estatutaria de la Justicia Especial para la Paz (JEP), la senadora Angélica Lozano comparó esta jurisdicción con el sistema transicional creado en 2005 para los desmovilizados de grupos armados ilegales, en especial las AUC, por medio de la Ley de Justicia y Paz.

La congresista de la Alianza Verde señaló en Twitter que el “99 por ciento de casos de paramilitares quedó en absoluta impunidad y la verdad enterrada”. Colombiacheck le preguntó por esa cifra y reconoció no estar segura. “No tengo el dato exacto”, dijo. Pero insistió en que ese proceso había emitido “una cifra microscópica de sentencias en más de 10 años de funcionamiento, me atrevo a asegurar que fueron menos de 40”.

Captura de pantalla del tuit de Angélica Lozano sobre Justicia y Paz

En 2017, la Contraloría publicó un estudio sobre los resultados de Justicia y Paz, que calificó como “insatisfactorios”. Con base en datos de la Fiscalía, afirmó que este sistema había producido 47 sentencias condenatorias contra 195 personas hasta 2016, tras 11 años de vigencia. Es decir que solo 8,2 por ciento de los 2.378 exparamilitares que estaban postulados habían sido sujetos de una decisión judicial. Por tanto, la impunidad en esos años se podía calcular en 91,8 por ciento.

El mismo documento registró que los hechos delictivos cobijados por esos fallos habían sido 5.401, un 6,6 por ciento de los 82.114 imputados por la Fiscalía, y que se había reconocido a 26.778 víctimas de las 211.013 relacionadas con esos casos, un 12,7 por ciento. Además, la mitad de los 4.981 postulados originales habían salido del proceso.

La Dirección de Justicia Transicional del ente acusador publicó sus propias cifras hasta el 6 de junio de 2017, que retomó un informe del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) en 2018. Hasta ese momento iban 50 sentencias que cobijaban a 205 exparamilitares, 6.004 hechos y 28.055 víctimas.

Con el número de postulados constante, la impunidad habría bajado cuatro décimas porcentuales en dos años, a 91,4 por ciento. “Luego de 12 años de haberse implementado [la Ley de Justicia y Paz], las cifras relacionadas con impunidad y violencia en contra de las víctimas de los paramilitares son alarmantes”, concluye el primer capítulo de la publicación.

Un balance del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) se aproxima más al dato de Lozano, pero su fecha de corte es el 31 de julio de 2015. Esto quiere decir que es más antiguo que los anteriores, aunque cubre exactamente los 10 primeros años de la ley, expedida en el mismo mes de 2005.

Sus números, también basados en la Fiscalía, hablan de 35 sentencias en tribunales (primera instancia) y 15 en la Corte Suprema de Justicia (segunda), que decidieron sobre 125 exparamilitares entre 3.666 postulados. Esto da una impunidad de 96,6 por ciento.

Hay que mencionar que esta ineficacia se debió a que “inicialmente, la Fiscalía, que no tenía experiencia en procesos de justicia transicional, desarrolló una metodología de investigación de caso por caso e identificación de todos los autores”, explica Gabriel Ignacio Gómez, investigador de la Universidad de Antioquia y doctor en Estudios de Justicia. Por eso, como lo contamos en otro chequeo reciente, en los primeros siete años solo salieron 10 sentencias.

La directora en Colombia del Instituto Internacional de Justicia Transicional (ICTJ, por sus siglas en inglés), María Camila Moreno, le dijo el pasado 9 de marzo a la Fundación Paz y Reconciliación (Pares) que “el aprendizaje de Justicia y Paz es absolutamente valioso para este país”, porque al principio “nadie sabía qué era eso de investigar crímenes de carácter internacional, crímenes de guerra, delitos de lesa humanidad”. Ese cambio de enfoque permitió aumentar los resultados en los años siguientes. 

También señaló que la información que revelaron los procesos ha mejorado la comprensión sobre el paramilitarismo y ha visibilizado las responsabilidades de otros actores y su relación con la Fuerza Pública. “Eso es importantísimo y (...) ha tenido algún eco en la justicia ordinaria. No como lo que esperábamos, pero ha habido resultados gracias a lo que dijeron los paramilitares en las versiones libres”, reconoció en la entrevista.

Otro informe del CNMH, este sobre la verdad surgida de ese sistema hasta 2012, también reconoce los esfuerzos de algunas fiscales por satisfacer este derecho de las víctimas. No obstante, es crítico de los relatos construidos en algunos casos porque privilegiaron las versiones de los victimarios, aunque el sistema sí contaba con mecanismos para contrastar con otras pruebas.

Además, el documento critica las consecuencias que tuvieron las extradiciones de ex altos mandos de las AUC, para que respondieran por narcotráfico en Estados Unidos. Por ejemplo, “con la extradición de “H.H” (Éver Veloza), quedaron por esclarecer al menos 11.000 hechos delictivos que la Fiscalía había recopilado contra este exjefe de los Bloques Bananero y Calima de las Autodefensas” en la región del Urabá y el Valle del Cauca.

Por tanto, a pesar de las altas tasas de impunidad y del debate sobre el aporte de Justicia y Paz a la verdad, el cálculo de la senadora es cuestionable. Le puso ocho puntos porcentuales por encima a la proporción conocida en el informe público más reciente y tampoco le atinó a la cantidad de sentencias.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Martes, 25 Julio 2017

En masacres los ‘paras’ ocupan un horroroso primer lugar

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Soraya Gutiérrez, vocera del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, dijo ante la Corte Constitucional que hubo más de 2.000 masacres y de ellas más de la mitad fueron cometidas por los paras.

La Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, ha sido tema de debate en la Corte Constitucional, uno de ellos se vivió el pasado 6 de julio cuando ante los magistrados de dicha corporación se presentaron distintas posturas frente a la JEP, por ejemplo, la de Soraya Gutiérrez, vocera del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, Movice, y la del general retirado Jaime Ruiz, presidente de Acore, Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro de las Fuerzas Militares.

Ambos presentaron posiciones diversas frente a la JEP, por ejemplo, el general Ruiz sostuvo que “Son totalmente victoriosos ustedes junto con la extrema izquierda radical en las acciones conducidas respecto a esta guerra jurídica”. “Nos derrotaron”, añadió.

Al escuchar el término “guerra jurídica” la vocera del Movice reaccionó, pidió derecho a réplica y explicó que no se trata de una “guerra jurídica”.

“Nosotros no hacemos guerra jurídica. Precisamente esa noción de guerra jurídica es una extensión de lo que ha pasado en Colombia de doctrinas de seguridad nacional, de doctrinas del enemigo interno”, señaló Gutiérrez.

En su réplica al general Ruiz la vocera del Movice se extendió y añadió que “más de 2.000 masacres cometidas en Colombia no pudieron haberse cometido simplemente porque las autoridades no actuaron, sino que tuvo que haber una connivencia directa. Más de 1.100 masacres cometidas por grupos paramilitares tuvieron que haberse cometido con la connivencia y con la complicidad de fuerzas militares”.

Los anteriores datos los seleccionó Colombiacheck con el objetivo de verificar la veracidad de los mismos, es decir, para conocer si realmente en Colombia ha habido más de 2.000 masacres y si de ese número más de 1.100 fueron cometidas por grupos paramilitares como lo declaró Gutiérrez.

¿Cuántas masacres hay registradas en Colombia?

Consultamos con la vocera del Movice respecto a la fuente que empleó ante la Corte Constitucional para argumentar los datos expresados. Gutiérrez respondió que la información la emitió fundamentada en el informe ¡Basta Ya! del Grupo de Memoria Histórica del Centro Nacional de Memoria Histórica.

Revisamos dicho informe y encontramos que las cifras citadas por Gutiérrez son muy aproximadas pero no totalmente exactas. Según ella, todo se debió a no tener las cifras a mano.

En realidad el número de masacres en Colombia no son “más de 2.000” sino 1.982, es decir, 18 hechos victimizantes menos, dato que se encuentra en la página 47 del informe ¡Basta Ya!

“La distribución ya mencionada de la participación de los actores armados en las 1.982 masacres cometidas entre 1980 y 2012 (58,9%, grupos paramilitares; 17,3%, guerrillas; 7,9%, Fuerza Pública; 14,8%, grupos armados no identificados; 0,6%, paramilitares y Fuerza Pública en acciones conjuntas; y 0,4%, otros grupos) revela que de cada diez masacres seis fueron perpetradas por los grupos paramilitares, dos por las guerrillas y una por miembros de la Fuerza Pública”.

De acuerdo con el documento, la afirmación de Gutiérrez sería aproximada, sin embargo, como dicho informe tiene datos con corte a 2013 Colombiacheck buscó información más actualizada del número de masacres en el país y la encontró. Según aclaró el Centro de Memoria Histórica a este medio en la base de datos de masacres del Observatorio de Memoria y Conflicto con corte al 15 de septiembre de 2016, ya no hay 1.982 masacres registradas en el país sino 2.252, es decir, más de 2.000 como lo aseveró Gutiérrez.

La información actualizada también revela que el número de personas muertas en esas masacres es de 13.268, en promedio seis personas muertas por masacre.

Datos del horror

La afirmación de Gutiérrez sobre que los paramilitares cometieron más de 1.100 masacres también es correcta, según el informe Basta Ya, entre los actores armados que cometieron las 1.982 masacres, los grupos paramilitares lideran esa deshonrosa clasificación con el 58.9% de las masacres, lo que equivale a 1.167 masacres.

En relación al número de muertos que dejó cada masacre es fundamental explicar que los paramilitares también fueron el grupo armado que más acabó con vidas humanas.

Dice el informe que en todas las masacres estudiadas se causó la muerte a 11.751 personas, un promedio de seis personas muertas por masacre. “7.160 personas murieron en las masacres cometidas por paramilitares, lo que corresponde a un 61,8% del total; 2.069 en las realizadas por la guerrilla, un 17,6%; 870 en las perpetradas por miembros de la Fuerza Pública, lo que corresponde a un 7,4%; 1.486 en las ejecutadas por grupos armados no identificados, es decir, un 12,6%; las masacres organizadas por dos o más actores armados en acción conjunta dejaron 98 víctimas fatales, un 0,8%; y 68 (0,6%) víctimas en las cometidas por otros grupos armados”.