Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 24 Mayo 2017

Inasistencia alimentaria: ¿un delito por el que no hay nadie en la cárcel?

Por Óscar Felipe Agudelo B.

El abogado Francisco Bernate trinó que en nuestro país no hay presos por ese delito pero se equivocó y luego rectificó. Colombiacheck indagó cuántas personas hay presas y da cuenta del debate por gran número de posiciones frente al tema.

Colombia tiene una grave crisis de hacinamiento carcelario, eso no es un problema nuevo pero sí un fenómeno que en las últimas semanas ha regresado al primer plano de la agenda pública nacional. El pasado 11 de mayo el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, anunció que no recibiría más presos por el hacinamiento existente en las distintas cárceles del país y, además, porque no hay el número idóneo de guardias para custodiar los cientos de miles de reclusos.

La búsqueda a una salida del hacinamiento carcelario ha hecho que en el país se den distintas propuestas para la excarcelación masiva de presos, por ejemplo, la iniciativa de la Ley del Jubileo que busca reducir las penas y sacar de la cárcel personas que se encuentran en prisión por diversos delitos, eso lo contó Colombiacheck en un chequeo que hizo a la senadora Claudia López y al Fiscal General Néstor Humberto Martínez sobre cifras de impunidad en Colombia.

Precisamente fue el Fiscal quien propuso una idea para ayudar con la disminución del hacinamiento carcelario: la despenalización de la inasistencia alimentaria, es decir, que ya no sea delito que los padres o madres no respondan por las diferentes necesidades básicas de sus hijos.

La idea salió del Consejo de Política Criminal encabezado por el Ministerio de Justicia y la Fiscalía General de la Nación. Según el ente investigativo, lo anunciado por el Fiscal es apenas una idea que finalmente se plasmará en un proyecto de ley a radicar el 20 de julio próximo para estudio del Congreso de la República.

Respecto a la iniciativa el abogado Francisco Bernate, especialista en derecho penal y columnista de varios medios de comunicación, afirmó:

 

 

Colombiacheck pudo establecer que la afirmación del abogado Bernate no corresponde a la verdad porque sí hay personas presas por el delito de inasistencia alimentaria. De acuerdo con la información que pedimos al Inpec, en Colombia había hasta el 12 de mayo pasado, 1.493 personas privadas de la libertad por ese delito. Entre ellos hay 284 personas en la cárcel ya sea como condenados o sindicados.

En definitiva, son pocas las personas que se encuentran en prisión por ese delito, los datos del Inpec así lo demuestran.

Colombiacheck habló con el abogado Bernate y éste rectificó en su cuenta de Twitter que efectivamente sí hay presos por el delito de inasistencia alimentaria. Rectificó y advirtió que es necesario verificar quiénes son reincidentes o contumaces.

 

 

 

Un patio ‘lechero’ en La Picota

Colombiacheck además de los datos para desmentir a Bernate, conoció casos concretos de personas que están en la cárcel por el delito de inasistencia alimentaria. Según contó Sergio Fernández, politólogo y militante del partido Polo Democrático Alternativo, él conoce personas del Patio 6 estructura 1 de la cárcel La Picota, que están recluidos por ese delito, según Fernández, quien dicta clases en el centro penitenciario, ese lugar es famoso por su tranquilidad. “Es el patio de los extranjeros y de los padres recluidos por inasistencia alimentaria, lo llaman el patio del Tetero o Los Lecheros”, reveló.

Sobre el trino por el que ya el abogado Bernate rectificó en su momento uno de sus seguidores le manifestó:

 

 

Es evidente que sí hay presos por el delito de inasistencia alimentaria pero también es evidente que el número de los presos no es una cantidad significativa como para lograr una reducción del hacinamiento carcelario. De acuerdo a información del Inpec de 2016, en los distintos establecimientos de reclusión de orden nacional habían 120.736 reclusos. Es decir, despenalizar el delito de inasistencia alimentaria no contribuiría de manera notoria con la crisis de hacinamiento carcelario.

 

Padres a la cárcel: voces a favor y en contra

Ya teniendo claro que sí hay personas en la cárcel por inasistencia alimentaria pero que tampoco es que sean una proporción notable como para contribuir en la crisis de hacinamiento carcelario del país, tuvimos en cuenta voces a favor y en contra respecto a despenalizar la inasistencia alimentaria.

Sergio Fernández, en la misma línea del Fiscal, explicó que el hecho de poner a un padre en la cárcel por no responder económicamente por su hijo termina empeorando la situación del menor de edad porque ya no hay posibilidad alguna de que el padre responda.

Fernández también añadió que el objetivo de una cárcel es resocializar al sujeto pero que en los casos de los padres cuya conducta tipifica la inasistencia alimentaria, no se termina resocializado una conducta sino más bien una condición económica, “Criminalizando la pobreza”, dijo Fernández, quien añadió este interrogante: ¿Es criminal una persona que no puede pagar?

Respecto a la idea de continuar castigando con cárcel a los padres de familia, varios congresistas como Sofía Gaviria, Guillermo García Realpe y Eduardo Pulgar sostuvieron que es necesario mantener la sanción a los padres que no cumplan con sus hijos. El senador Julio Miguel Guerra fue más allá y sostuvo que es necesario “que paguen unas penas mayores porque definitivamente es la única forma de que la sociedad va a comprender”.

Por otro lado, la senadora Maritza Martínez ha propuesto que se cree una especie de Datacrédito para padres que no le cumplan a sus hijos. La iniciativa busca que los padres aparezcan reportados como morosos y así ocasionarles varios escollos en sus actividades financieras.

En síntesis, el debate apenas comienza. Lo que Colombiacheck pudo verificar es que sí hay presos por este delito, aunque son muy pocos. Lo que sí hay en gran número son las denuncias por inasistencia alimentaria. Según el Censo Delictivo Semanal de la Fiscalía General de la Nación en el primer cuatrimestre de 2016 hubo 24.052 denuncias por inasistencia alimentaria, un dato un poco mayor con respecto al mismo cuatrimestre de 2017: se reportaron 23.331 denuncias.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Sábado, 10 Septiembre 2016

Frank Pearl se descacha al usar datos de presos 'gringos' sin aclararlo

Por Óscar Felipe Agudelo B.

"Porcentajes de reincidencia de las personas que salen de las cárceles superan el 75%” dijo el negociador desde La Habana. El dato es cierto pero describe el contexto estadounidense y no sirve para comparar con la situación colombiana.

Pocas horas después de culminadas las negociaciones de paz entre gobierno y Farc los integrantes del equipo negociador del gobierno colombiano salieron a dar una rueda de prensa en la que según se dijo, “se resolverían dudas referentes al acuerdo de paz pactado entre Farc y gobierno”.

Una de las personas que integraron esa rueda de prensa fue Frank Pearl, un negociador con trayectoria en los procesos de paz y con gran pericia en los temas de reincorporación de quienes se han desmovilizado.

En dicha rueda de prensa del 25 de agosto en La Habana, Pearl sin despeinarse sostuvo que el índice de reincidencia de los presos es del 75%, una cifra que llamó la atención de Colombiacheck y que este medio se propuso chequear.

El hallazgo fue certero. Pearl empleó una fuente de connotada autoridad aunque es importante aclarar que la cifra no viene de un contexto nacional sino de un estudio realizado con presos estadounidenses.

Colombiacheck contactó al miembro del equipo negociador y éste por medio de una misiva respondió que para dar la cifra del 75% se basó en un estudio de Bureau of Justice Statistics del Departamento de Justicia de USA. Dicho estudio abordó durante cinco años, 2005 a 2010, la situación de los presos de 30 estados del país del ‘Tío Sam’.

Una de las conclusiones del estudio fue la que precisamente citó Frank Pearl en La Habana, que el índice de reincidencia de las personas que salen de la cárcel es cercano a un 75%, exactamente un 76.6%, según el estudio.

Por otro lado, Colombiacheck quiso conocer una cifra de un contexto más criollo y sobre todo un poco más actual. Por esta razón acudimos al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, una entidad que expuso unas estadísticas mucho menos elevadas que las suministradas por el miembro del equipo negociador.

De acuerdo con el Inpec, al momento de hablar de reincidencia de presos es necesario diferenciar el tipo de sanción que ha pagado cada persona. El Inpec maneja tres tipos de sanciones: la intramural, la domiciliaria y la de vigilancia.

La información suministrada, con corte a julio de 2016, muestra unos porcentajes de reincidencia muy alejados del 75%.

 

Los presos que estuvieron en intramural reincidieron en un 17.8%, los que estuvieron en domiciliaria en un 11.8% y los que que pagaron su sanción de manera vigilada reincidieron en un 10.9%.

Respecto a las cifras del Inpec, Pearl le explicó a Colombiacheck que los datos de personas que reinciden corresponde solo a las personas recapturadas y no al número real de las personas que vuelven a actividades ilícitas.

De acuerdo con el integrante del equipo negociador del gobierno, ese hecho resulta de gran trascendencia porque según el Índice Global de Impunidad México 2016, IGP, Colombia es el tercer país con más impunidad en una escala de 59 países. Solo lo superan Filipinas y el propio México.

Pearl no duda, y lo explicita en su misiva, que el número real de personas que reinciden en Colombia es mayor a las cifras entregadas por el Inpec. Lo anterior resulta apenas lógico en un país con tan altos niveles de impunidad. ¿Cómo censar a las personas que delinquen y cuyo delito queda en la impunidad?

Pese a sus explicaciones Colombiacheck califica la afirmación del negociador del Gobierno como aproximada pues aunque sustentó de manera clara el origen de su aseveración, la cifra del 75% no es del todo vigente (con corte a 2010) y además, no se recomienda aplicar el índice de reincidencia de un país a otro.