Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 31 Octubre 2020

Información de que Hunter Biden tenía un disco duro con pornografía infantil no tiene sustento

Por Mónica Ospino Orozco

La desinformación, que también circula en redes sociales de Colombia, acusa a Hunter Biden de ser el dueño de un disco duro en el que había 25.000 fotos de pornografía infantil y de violar niños chinos. Las denuncias anónimas no tienen prueba que las sustenten y hacen parte de una campaña sucia contra el candidato demócrata.

A pocos días del día D en las elecciones de Estados Unidos, las desinformaciones acerca del candidato Joe Biden siguen llegando a Colombia. En esta ocasión esta página de Facebook Tony Vevel, que ya hemos chequeado en otras oportunidades, le dio eco al supuesto hallazgo de pornografía infantil en un computador del hijo de Biden.

Esta publicación, que ha sido  compartida 440 y vista por más de 16.000 personas en Colombia, según una herramienta de Facebook a la que tenemos acceso por una alianza contra la desinformación, comparte pantallazos del trino de la cuenta Wayne Allyn Root, un periodista radial estadounidense, anfitrión de un programa llamado: ‘El show de Wayne Allyn Root, crudo y sin filtro’ y quien en Twitter se describe como un “guerrero conservador”.

En el mencionado trino el periodista citado por Vevel en su publicación, asegura que “mis fuentes, en lo más alto posible, vieron videos en las computadoras portátiles de Hunter HOY. Sólo me lo dije a quemarropa ... sin rumores ... vieron a Hunter violando y torturando a niños chinos pequeños ... El gobierno chino tiene los mismos videos ... Biden está comprometido. Chantajeado. NUNCA puede ser Presidente” (traducción del inglés original).

Acompañando el trino de Allyn, en el post de Facebook de Velvel asegura “El hijo de un candidato presidencial violando niños chinos y traficando con ellos como lo hizo Hillary Clinton. Malditos aberrados, esto tiene que parar. Deben pagar por sus actos con todo el peso de la ley”.

En esta misma plataforma aparece una noticia publicada por el Panam Post titulada 'Policía investiga escándalo sexual con menores de edad que salpica a Joe Biden', en la que también se habla de la computadora con los supuestos videos. La nota ha sido compartida por más de dos mil personas en los últimos días.

En Colombiacheck verificamos esta información y retomamos parte de la nota publicada por nuestros colegas de Politifact en la que verificaron esas afirmaciones y concluyeron que era falso. “No hay evidencia de que una computadora portátil que anteriormente perteneciera a Hunter Biden contenga pornografía infantil. La acusación se originó en un foro de Internet anónimo que es una fuente conocida de desinformación en línea”, explicaron.

Nuestros colegas de Factcheck.org también publicaron la nota 'Las publicaciones en las redes sociales sacan a la luz la teoría de la conspiración infundada de la 'trata de niños', en la que concluyeron que "una vez más, las publicaciones en las redes sociales están haciendo afirmaciones falsas y sin fundamento sobre la participación de demócratas de alto perfil en la trata de niños y delitos sexuales".

El disco duro  

Las desinformaciones de la pornografía hacen parte de una serie de afirmaciones  que relacionan Hunter Biden, hijo del candidato demócrata,  con un disco duro de un computador. 

El escándalo ha sido desatado por uno de los principales aliados del presidente Donald Trump, Rudolph Giuliani, que es además su abogado personal, quien entregó al FBI el contenido de un disco duro de computador que supuestamente perteneció a Hunter Biden y que este supuestamente había dejado en una tienda de reparaciones de la ciudad de Wilmington, Delaware, como lo detalla este informe del diario El País de Madrid. 

En el artículo de El País, titulado Joe Biden, su hijo Hunter y un ‘e-mail’ de Ucrania: las claves de la sorpresa de octubre de Trump, asegura en uno de sus apartes que “el dueño del establecimiento, que no puede asegurar que su cliente fuera Hunter Biden, realizó supuestamente una copia del disco duro y se lo proporcionó a un abogado de Giuliani y al exasesor de Trump Steve Bannon. Asegura también que contactó al FBI a través de un intermediario para hacerles llegar una copia”.

“La sorpresa de octubre”

Ese disco duro del que hoy todos en Estados Unidos hablan, hace parte de la tradicional “sorpresa de octubre” que se usa cuando en plena campaña presidencial uno u otro partido saca los trapos más sucios de su rival para incidir de manera definitiva en las elecciones de noviembre, como ocurrió en 2016 cuando el FBI y su ex director James Comey reabrieron la investigación de los correos de Hilary Clinton y eso catapultó a Trump a la Casa Blanca.

Pero volviendo a Hunter Biden, que es ese lado débil de su papá, Joe, y las acusaciones de tener pornografía y videos con niños en ese disco duro, la debilidad de esa acusación pasa también porque no se ha probado que ese computador en efecto le perteneció y porque se han elevado sospechas de que esta trama es también parte de un nuevo complot ruso para incidir en las elecciones del próximo 3 de noviembre en Estados Unidos, aunque ya casi 84 millones de votantes han depositado su voto.

Sin embargo, el director de FBI que ya investiga esa posibilidad, dijo el pasado 19 de octubre que “no había inteligencia para respaldar las afirmaciones de que la desinformación rusa estaba detrás de los artículos en el New York Post (relacionados con Hunter Biden) que han sido aprovechados por el presidente Donald Trump, los aliados republicanos en el Congreso y los medios conservadores en el semanas finales de la elección”, de acuerdo con este reporte de CNN”.

Cabe destacar que las acusaciones de que ese disco duro contuviera imágenes de pornografía infantil no fueron publicadas en el diario New York Post, que sí hizo eco de otras acusaciones de lavado de dinero por parte de Biden, hijo, en favor de chinos y ucranianos y que es parte de una investigación abierta por el FBI.

Esas acusaciones de la pornografía infantil salieron de varios foros de internet y páginas de Facebook que se han dedicado a difundir la desinformación, como lo registra la página de chequeos PolitiFact, en su verificación, titulada, “Dicen que Hunter Biden tenía 25.000 fotos de él torturando y violando a niños menores de 10 años en China en su computadora portátil".

En dicho chequeo PolitiFact explica que “no podemos decir con certeza qué hay o no en un disco duro. Pero no hay evidencia que respalde las acusaciones de que contiene miles de imágenes de Hunter Biden abusando de niños en China”.

La desinformación acerca de los videos de pornografía infantil, que llegó a Twitter y Facebook, nació en redes sociales menos conocidas y que han sido usada desde la campaña de 2016 para iniciar la publicación de las noticias falsas, como ocurrió con el llamado Pizzagates, recordado por señalar a Hillary Clinton como la jefe de una red de pedofilia, que operaba desde una pizzería.

La pizzería fue atacada por un hombre armado que creyó la mentira difundida en redes. Una desinformación que incluso se retoma en estas elecciones. Como se explica en la nota ‘QAnon está ejecutando el libro de jugadas de Pizzagate con Hunter Biden’, en la que se indica: “Pizzagate 2.0 ha surgido como un intento de socavar la campaña del nominado demócrata Joe Biden (...)Durante el fin de semana, la teoría de la conspiración infundada, que afirma que el hijo de Biden, Hunter, es un pedófilo, se extendió a una velocidad asombrosa desde las profundidades del tablero de mensajes marginal 4chan hasta ser promocionada por una estación de televisión nacional”.

Y se agrega: “La conspiración se está extendiendo una vez más en las plataformas de redes sociales, donde las afirmaciones infundadas de los comentaristas de derecha de alto perfil se han compartido decenas de miles de veces. Y a pesar de que el guión de este escándalo inventado es casi idéntico al que se vendió hace cuatro años, parece que plataformas como Twitter y Facebook no tienen las salvaguardas necesarias para evitar que vuelva a suceder”.

En la nota, Vice  también se resalta que "John Paul Mac Isaaz, el propietario del taller de reparación de computadoras portátiles en el centro del escándalo, dijo a los periodistas la semana pasada que no había encontrado imágenes de abuso infantil en el dispositivo que, según él, podría pertenecer a Hunter Biden".

Otro de los elementos que evidencia la relación de Pizzagates y esta nueva desinformación es que el 17 de octubre pasado una de las personas que difundió el video con el supuesto hallazgo de las imágenes de pornografía infantil fue Alex Jones, el teórico de la conspiración detrás de InfoWars y la falsa noción de que el tiroteo en la escuela de Sandy Hook en 2012 fue un engaño.

Como lo explica Factcheck.org en su nota: Jones "publicó un video el 17 de octubre que llevaba el titular "Confirmado: Trump tiene imágenes de Hunter Biden violando y torturando a niñas pequeñas - Set Liberar." El video cita a Rudy Giuliani, el abogado personal del presidente Donald Trump, afirmando tener fotos de Hunter Biden "que no puedo describir, algunas de las cuales son ilegales". El video ha recibido más de 2.2 millones de visitas".

Entre tanto, la campaña de Joe Biden y el propio Hunter Biden han hecho caso omiso de las provocaciones con estas acusaciones y se han mantenido en silencio respecto a los ataques que se les han lanzado desde el lado rival, encabezado por Donald Trump, quien ha dedicado decenas de tuits al lo que el llama “el caso de corrupción más grande y creíble del mundo”.

El analista del Washington Post, Thomas Rid, profesor de estudios estratégicos de las Universidad de Johns Hopkins, asegura en este artículo para del post que, “la ausencia de una negación por parte de la campaña de Biden o del propio Hunter no debe tratarse como una admisión tácita de autenticidad. Mezclar hechos con falsificaciones tiene otro efecto probado: tiende una trampa para la víctima. Si Hunter o la campaña de Biden comenzaran a negar selectivamente partes de los informes aparentemente desde la computadora portátil, darían oxígeno a la operación, extenderían su ciclo de vida y se enredarían en una batalla perdida sobre la discusión de lo que es un hecho y lo que no. Verificar grandes cantidades de archivos filtrados, aprendieron los demócratas en 2016, también es arduo y laborioso”.

Así es que con estas evidencias, concluimos que las acusaciones en contra de Hunter Biden, relativas a pornografia infantil son falsas, pues no tienen sustento alguno por basarse en fuentes anónimas y porque tampoco se ha probado que el supuesto disco duro del computador, que está en investigación por las autoridades de Estados Unidos, haya pertenecido al segundo hijo del candidato demócrata.

Además, esta desinformación evidencia un patrón de la desinformación  similar al de Pizzagate.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 10 Diciembre 2020

Otra falsa cadena atribuida a ‘Médicos por la Verdad’, ahora de Canadá, circula en Facebook con ideas conspirativas

Por Jairo Soto Hernández y Gloria Correa

Un nuevo comunicado que circula en la red social hace varias aseveraciones tergiversadas sobre la pandemia que ya han sido desmentidas por Colombiacheck en múltiples ocasiones.

Una publicación en Facebook que cita un comunicado atribuido a la “Asociación Médicos por la Verdad de Canadá”, ha circulado en Colombia y asegura que la pandemia por coronavirus fue generada por “una intoxicación masiva provocada de manera intencional y premeditada a través del mecanismo de inoculación por campañas de vacunación antigripales”. Por lo que, argumenta, realmente esta situación no se trataría de una pandemia. 

Esa clase de afirmaciones que promueve la publicación ya han sido promovidas a lo largo de la pandemia por diferentes tipos de grupos con ideas anti-vacunas y conspiracionistas, muchos bajo el título de “médicos por la verdad".  

No es la primera vez que un comunicado de los supuestos “Médicos por la Verdad” ha sido noticia o se ha vuelto viral en redes sociales. Previamente hemos verificado publicaciones (1, 2) de esa “asociación” o de sus integrantes. 

El medio de verificación Chequeado, de Argentina, también le puso la lupa y desmintió en septiembre de 2020 un video que circuló con afirmaciones falsas alrededor de la pandemia publicadas supuestamente por esta agrupación, en el que afirmaba por ejemplo que la cepa actual del coronavirus, identificada a finales de 2019, llamada SARS-CoV-2, siempre ha existido o que se puede combatir con dióxido de cloro.  

La agencia de noticias AFP también ha catalogado como falsas las informaciones generadas por este grupo en las que señalan que el uso de tapabocas y el distanciamiento social no son medidas sanitarias adecuadas. 

Por su parte, nuestros colegas de Maldita, en España, también hicieron una revisión a una publicación similar atribuida a Médicos por la verdad de Canadá, como la que verificaremos a continuación, en la que señalan la falsedad de sus afirmaciones. 

En Colombiacheck revisamos las frases verificables de esta cadena y esto fue lo que encontramos.

Sobre la organización "Médicos por la Verdad"

En un chequeo de agosto de 2020 nos referimos a uno de los tantos comunicados que han circulado en redes sociales por parte de esta organización que se hace llamar “Médicos por la Verdad”. 

Se trata de  un grupo negacionista del coronavirus que tiene presencia en alrededor de 14 países, como Argentina, Chile y España. Esta organización también ha sido reseñada por medios, como RTVE, identificándola como un grupo que “rechaza la existencia del coronavirus en diferente grado”. 

Al buscar sobre médicos por la verdad de Canadá, tanto en español como en inglés, no encontramos un sitio oficial de dicha organización en Internet. En redes sociales como Facebook encontramos una cuenta general llamada “Médicos por la verdad”, así como cuentas de Argentina y Chile, pero no de Canadá y en ninguna de éstas figura la publicación que estamos verificando, la cual sólo aparece en perfiles personales, lo que ya pone en evidencia el dudoso origen de lo que la publicación transmite, al no ser posible verificar la fuente de donde se originó realmente. 

Sí estamos ante una pandemia y el causante es el nuevo coronavirus

"No existieron contagios entre personas. Se descarta que un virus fuera la causa o el responsable de las personas fallecidas informadas por los medios oficiales como ‘por coronavirus’.  Por lo tanto no se aplica la figura de pandemia”, señala inicialmente la publicación de Facebook. 

Acerca de la definición de pandemia y el coronavirus, publicamos el 30 de julio de 2020 un explicador para ahondar en las diferencias entre epidemia, pandemia y endemia. 

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, una pandemia es “la propagación mundial de una nueva enfermedad.”

La OMS en su página web, muestra una cronología de los hechos que llevaron a declarar al coronavirus como pandemia: el 31 de diciembre de 2019 se detectó “una declaración de la Comisión Municipal de Salud de Wuhan para los medios de comunicación publicada en su sitio web en la que se mencionan casos de una «neumonía vírica» en Wuhan, China”. Para el 4 de enero, la OMS anunció que había un conglomerado de casos de neumonía y que se habían “iniciado las investigaciones” para determinar la causa.

Para el 11 de marzo de 2020, la situación era tan preocupante que se declaró oficialmente al COVID-19 como una pandemia. 

A 9 de Diciembre de 2020, el Centro de Recursos sobre el coronavirus de la Universidad Jhon Hopkins en Estados Unidos, que monitorea y registra las cifras de casos y muertes por este virus, reporta 1’560.117 muertes y 68’387.002 de infectados en todo el mundo debido al nuevo coronavirus durante el 2020, lo que concuerda con la definición de pandemia debido a la propagación mundial de la enfermedad, datos que cada día siguen en aumento como también lo evidencia el portal en línea Our World in Data.

Además el nuevo coronavirus fue identificado, aislado y secuenciado genéticamente como el causante de las neumonías reportadas inicialmente en Wuhan. El 7 de enero de 2020, investigadores chinos compartieron la secuencia genética completa del 2019-nCoV (nuevo coronavirus o SARS-CoV-2), extraída de la muestra de secreciones pulmonares de pacientes con neumonía en Wuhan a través de la base de datos GenBank de los Institutos Nacionales de Salud y de la Iniciativa Global para Compartir Todos los Datos Sobre Influenza (o en inglés Global Initiative on Sharing All Influenza Data, GISAID), como señalamos en un chequeo previo al verificar otras ideas conspiracionistas de “médicos por la verdad”. 

Una publicación en la revista New England Journal of Medicine, en febrero, alertaba respecto a los síntomas que producía este virus y lo reportaba como un nuevo coronavirus, diferente a todos los coronavirus conocidos previamente. 

Por lo tanto, el nuevo coronavirus sí es el virus causante de la pandemia que azota al mundo, ha sido aislado y secuenciado de pacientes con COVID-19, y la población mundial sí vive una pandemia, contrario a lo que afirma esta publicación atribuida a “médicos por la verdad”.

Sí han existido contagios de COVID-19 entre personas y transmisión del virus por aire

Esta publicación en Facebook atribuida también señala que “no existieron contagios entre personas”, lo cual es falso. 

En múltiples oportunidades, la OMS ha explicado las formas en que se propaga el COVID-19, entre las que se destacan el contacto cercano con alguien infectado, “cuando el virus entra por la boca, la nariz o los ojos”, hecho que ocurre cuando no se aplica el correcto distanciamiento en lugares cerrados o abiertos y cuando no se usa correctamente el tapabocas.

Sobre el mismo tema, un documento técnico del Ministerio de Salud de Colombia recalca la importancia del uso del tapabocas y que el mismo no elimina la necesidad de lavarse las manos y el distanciamiento social. Este documento aclara además cómo el tapabocas bloquea el paso de saliva o aerosoles tanto para quien lo usa, como para los que están a su alrededor, disminuyendo el riesgo de contagio e infección por el nuevo coronavirus. 

De hecho, la OMS también advierte que el virus “se puede propagar cuando personas infectadas estornudan o tosen sobre superficies u objetos tales como mesas o pasamanos, o tocan esas superficies. Otras personas se pueden infectar al tocar esas superficies contaminadas y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca sin antes haberse lavado las manos”, por eso en distintas ocasiones han recalcado en la importancia de un adecuado lavado de manos constantemente.

El comunicado de ‘Médicos por la Verdad’ habla de la imposible propagación del virus por parte de personas sanas. Sin embargo, como ya lo contamos en este explicador, están los asintomáticos, que son personas quienes al hacerles la prueba para el diagnóstico de infección por el SARS-CoV-2 salen positivas, pero al examinarlas o preguntarles no tienen signos o síntomas de la enfermedad y lucen aparentemente sanas. 

Asimismo, la OMS el 5 de junio, señaló que “algunas personas infectadas por el virus del COVID-19 nunca desarrollan ningún síntoma, pero pueden expulsar el virus, que puede, luego, ser transmitido a otros”.

María Fernanda Gutiérrez, doctora en virología y magíster en comunicación de la Universidad Javeriana, explicó que el caso de los asintomáticos puede ser “por causas asociadas a la susceptibilidad genética, es decir, a las características propias de cada persona que se heredan” y que dan la posibilidad de infectarse y de reaccionar ante el virus mucho o poco a pesar de no haber recibido la vacuna o el medicamento contra el virus.

Sobre el tema de los asintomáticos, un estudio de la Universidad de California, en Estados Unidos, publicado en la revista científica Aerosol Science and Technology, concluye que sí es posible contagiarse del virus al tener contacto con una persona asintomática ya que con el solo hecho de mantener una conversación hay partículas que pueden llegar a quien no tenga el virus. Estas partículas se conocen como aerosoles, y pueden viajar por el aire con mucha facilidad, como señala el estudio.

Por lo tanto, evidenciamos nuevamente que esta publicación de los “médicos por la verdad” de Canadá transmite ideas erróneas, pues los contagios por el nuevo coronavirus sí se han dado entre personas e incluso entre asintomáticos. 

No se ha demostrado relación entre la vacuna de la influenza y el COVID-19

El mensaje atribuido a “Médicos por la Verdad de Canadá”, también menciona que el nuevo coronavirus fue inoculado a través de una “campaña de vacunación antigripal”. 

Esta idea ya había sido verificado en un reciente chequeo de Colombiachek. La asociación entre la vacuna de la influenza (o antigripal) y el COVID-19 causado por el nuevo coronavirus hace parte de las teorías conspiracionistas de la pandemia y la catalogamos como falsa. 

Asimismo, colegas de Maldita en España, también han verificado ideas de este tipo difundidas por integrantes de Médicos por la verdad de España, respecto a la relación entre el COVID-19 y la vacuna de la influenza, señalando su falsedad.

El grupo negacionista “Médicos por la verdad”, sustenta estas afirmaciones aparentemente en un estudio publicado en la revista Vaccine en octubre de 2019 cuando aún no iniciaba la pandemia, pero tergiversa y distorsiona las conclusiones del mismo. 

Como lo citamos en un chequeo previo, en la investigación publicada en Vaccine se buscó estudiar la asociación entre la aplicación de la vacuna de la influenza y el aumento de la susceptibilidad de los vacunados a enfermarse por otros virus respiratorios, un fenómeno que es conocido como interferencia de virus. Pero hay que tener en cuenta que el estudio incluía análisis de otros coronavirus, no del nuevo (SARS-CoV-2) porque aún no se sabía de su existencia para la fecha en que fue publicada la investigación y los mismo autores han hecho aclaraciones durante el 2020 respecto al mal uso que se ha hecho de su trabajo y a las conclusiones distorsionadas que muchos han hecho de su estudio, para alimentar ideas antivacunas y que pueden afectar la salud pública.

Por todo lo anterior calificamos como falsas las afirmaciones de la publicación, atribuidas a “Médicos por la Verdad de Canadá” que aseguran que el coronavirus es una intoxicación masiva provocada de manera intencional, que no existe una pandemia, que los asintomáticos no son transmisores del virus y que no existieron contagios entre personas, porque, como señalamos, la evidencia nos ha demostrado todo lo contrario a lo largo de este año.