Pasar al contenido principal
Jueves, 23 Junio 2016

La dejación de armas ‘despalomó’ a la senadora Valencia

Por Sania Salazar

Hace menos de un mes, Paloma Valencia, afirmaba que las Farc no dejarían las armas. Hoy esta guerrilla confirmó que lo hará y que ese proceso empezará una vez se firme el acuerdo final con el Gobierno.

Los opositores del proceso de paz entre el Gobierno y las Farc se quedaron sin uno de sus principales argumentos en contra: Que las Farc no iban entregar las armas. Este caballito de batalla se les terminó hoy cuando el Gobierno y la agrupación guerrillera firmaron el punto tres del acuerdo definitivo que trata sobre fin del conflicto y en el que se detalla cómo se desarmará el grupo insurgente.

Entre los principales opositores al proceso se destaca Paloma Valencia, senadora del Centro Democrático, quien el pasado 30 de mayo utilizó la etiqueta #RealidadDelProcesoDePaz para trinar: “Las Farc no se han comprometido a dejar las armas”.

Colombiacheck indagó sobre la veracidad de esta afirmación y puso en contexto uno de los aspectos sobre los que más se especuló durante los tres años y siete meses que completan los diálogos de paz.

 

 

@Ama85094789 y @GolondrinaDream, las dos tuiteras que le contestaron a Valencia, no creyeron mucho en su afirmación y la criticaron abiertamente, incluso una de ellas le increpó: “viven inventando dramas y tragedias para asustar”.

 

 

 

 

Para saber en qué basaba la senadora su afirmación Colombiacheck la llamó y le dejó mensajes en su cuenta de Facebook y en WhatsApp el pasado 10 de junio en los que solicitamos una entrevista.

Valencia solo nos contestó hasta el 22 de junio y aseguró que prefería esperar las novedades que se había anunciado llegarían desde La Habana al día siguiente. Se le aclaró que la publicación se refería a un trino del 30 de mayo, pero la senadora no contestó más.

La senadora tenía razón, era mejor esperar a conocer el anuncio de hoy sobre el fin del conflicto, ya que después de escuchar a los voceros de la mesa, quienes explicaron que las Farc sí entregarán sus armas para que sean destruidas, su trino quedó totalmente desvirtuado.

Aunque la afirmación de la senadora del Centro Democrático era falsa desde el mismo 30 mayo que la emitió, pues como lo pudo comprobar Colombiacheck, las Farc se habían comprometido a dejar las armas desde el 19 de enero de 2016, cuando lo anunciaron en el comunicado conjunto número 65.

En este documento se hizo pública la decisión de crear un mecanismo tripartito de monitoreo y verificación del acuerdo sobre cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de armas, “que genere confianza y dé garantías para su cumplimiento, conformado por el Gobierno de Colombia, por las Farc y por un componente internacional, quien preside y coordina el mecanismo en todas sus instancias, dirime controversias, realiza recomendaciones y presenta informes, y que iniciará sus labores una vez se haya llegado a ese acuerdo. Respecto a la dejación de las armas el mismo componente internacional verificará en los términos y con las debidas garantías que se establecerán en los protocolos del acuerdo”.

¿Paloma mentirosita?

Pese a las dudas infundadas que manifestó la senadora Valencia por Twitter en mayo pasado, hoy los colombianos pudieron escuchar en la propia voz del comandante máximo de las Farc, Timoleón Jiménez alias Timochenko, que este grupo armado ilegal deja las armas.

“Se ha llegado al acuerdo sobre dejación de armas, que pone en evidencia la suma de invenciones con la que se pretende engañar a la gente de nuestro país, cuando se asevera que tras los acuerdos, las Farc pretendemos seguir armadas y haciendo política. El país podrá conocerlo a partir de hoy. Claro que las Farc haremos política, si esa es nuestra razón de ser, pero por medios legales y pacíficos con los mismos derechos y garantías de los demás partidos”, dijo Jiménez en su alocución y a renglón seguido recibió un sonoro aplauso.

Detrás del discurso del líder de las Farc, hay todo un mecanismo de verificación que incluye a la ONU como entidad receptora todas las armas de la agrupación guerrillera. Una vez se firme el acuerdo final de paz este mecanismo se activará y debe terminar a más tardar 180 días (seis meses) después.

Una cuestión de lenguaje

Hay que tener en cuenta que en la discusión sobre qué pasaría con las armas, la senadora Valencia pudo verse confundida por las diversas interpretaciones de los términos “dejación” y “entrega”.

Carlos Medina Gallego, del Centro de Pensamiento y Seguimiento del Proceso de Paz de la Universidad Nacional, nos explicó la diferencia: “La dejación de armas es antes que nada una declaración política que hacen las partes, esto es Gobierno y Farc, ante la comunidad nacional e internacional, de no volver a utilizar las armas en los conflictos políticos internos, contra las distintas fuerzas políticas, las instituciones o la población. Segundo, en el caso de las armas del Estado estas deben estar al servicio de la nación en los fines y propósitos que les fija la Constitución Nacional para la defensa de la soberanía, la nación y las instituciones democráticas”.

Dejación es la palabra que prefieren usar las Farc para referirse al hecho de despojarse del armamento y era el término del que se pegaban los detractores de la negociación para asegurar que este grupo las guardaría donde fuera fácil recuperarlas.

El experto, a quien consultamos diez días antes de la firma del punto tres del acuerdo general entre el Gobierno y las Farc, advirtió que “si lo que se establece es un armisticio, las Farc permanecerían con las armas en silencio y lo que garantizaría esto es su declaración pública de dejación. Si no es este el caso, tampoco es el de que las Farc vayan a entregar las armas al Estado, pues esto sería considerado como un acto de derrota, lo que no está en los imaginarios de esta organización. Así que no habrá entrega de armas al Estado a la manera de procesos anteriores”.

Con lo anterior queda claro que la imagen de guerrilleros poniendo fusiles en manos de representantes del Gobierno no se va a producir porque para ese grupo equivaldría a quedar como los perdedores. Para finalizar este paso crucial para la paz, se definió que las armas se recogerán en contenedores que vigilará la ONU y que, tras su destrucción, servirán de materia prima para hacer tres monumentos que serán acordados entre Gobierno y Farc.

Miércoles, 14 Diciembre 2016

No es tan cierto que ley de amnistía se pudiera presentar antes, como dice Jaime Castro

Por Sania Salazar

Si de procedimiento se trata, el proyecto de ley de amnistía se hubiera podido presentar ante el Congreso luego de la firma del Acuerdo Final, pero sin el fast track congresistas podían hacer cambios sustanciales a las leyes, lo que preocupaba tanto al gobierno y como a las Farc.

El camino de la ley de amnistía, sin duda una de las principales preocupaciones tanto de los negociadores de las Farc como del Gobierno durante las últimas semanas, empezó a despejarse ayer (13 de diciembre) con el aval que la Corte Constitucional le dio al mecanismo conocido como fast track.

Colombiacheck verificó qué tan cierto es que esa ley hubiera podido tramitarse anticipadamente, algo que aseguró Jaime Castro, exministro de Gobierno y exalcalde de Bogotá, uno de los promotores del No en el plebiscito que buscaba refrendar los acuerdos de paz entre Gobierno y Farc.

Castro, militante del Partido liberal, publicó en su cuenta de Twitter un mensaje sobre la demora para tramitar la amnistía que resuelve la situación jurídica de los guerrilleros que cometieron los crímenes menos graves, que es lo que está pidiendo las Farc para entrar a las zonas veredales transitorias de normalización.

 

 

Colombiacheck consultó a Castro para precisar a qué tiempos se refiere en su trino a lo que contestó que el Gobierno debió presentarlo en cualquier momento y ya hubiera sido aprobado. “El proyecto de ley se hubiera podido tramitar conforme al procedimiento ordinario, en ninguna parte está dicho que deba ser a través del fast track. No hubiera gastado más de mes y medio o dos meses el trámite de esa ley, aún sin mensaje de urgencia”, concluyó.

Par verificar esta afirmación también se revisó el Nuevo Acuerdo Final, que en la página 279 dice: “El proyecto de ley de amnistías, indultos y tratamientos penales especiales antes indicado, se presentará ante el Congreso de la República a la mayor brevedad tras la firma del Acuerdo Final y se tramitará preferentemente por el procedimiento previsto del “Acto Legislativo 01 de 7 de julio de 2016, por medio del cual se establecen instrumentos jurídicos para facilitar y asegurar la implementación y el desarrollo normativo del Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”.

En resumen, en el Acuerdo Final sí dice que la ley de amnistía debía presentarse después de la firma del Acuerdo y preferiblemente mediante el Acto Legislativo 01 de 7 de julio de 2016, conocido también como fast track, pero a reglón seguido, el Acuerdo también deja cierto margen de acción: “Podrá tramitarse por otro procedimiento legislativo si ello permitiera la entrada en vigencia de la ley de amnistía más rápidamente”.

De hecho el Presidente del Congreso, Mauricio Lizcano, le dijo a Colombia2020 que de caerse el fast track radicarían la ley con mensaje de urgencia y lo empezarían a discutir entre el 16 y el 28 de diciembre de este año.

Hay que recordar que el fast track es un mecanismo que permite la reducción del número de debates requeridos para aprobar las leyes y reformas constitucionales, en este caso las necesarias para la implementación del Acuerdo Final.

Consultamos a Lizcano sobre el asunto. “Desde el punto de vista de procedimiento legislativo Jaime Castro tiene toda la razón, se hubiera podido presentar y estaríamos en el trámite de aprobarla, pero el Gobierno tomó la decisión de que sería por fast track porque le permitía presentar varias leyes al tiempo y tener unos tiempos más cortos. Era también un asunto de respeto a la Corte Constitucional”, señaló.

Más motivos

La alusión de Lizcano a la posibilidad de presentar varias leyes al tiempo se entiende un poco más al leer una entrevista que el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, le concedió al periódico El Universal, de Cartagena, en la que señala que la ley de amnistía va muy de la mano con la Justicia Especial para la Paz (JEP).

“Es la ley que va a determinar todo el marco en el cual debe trabajar la Justicia Especial para la Paz, en su sala de amnistía, para de alguna manera avanzar en todo el proceso de aplicación de la justicia transicional. Necesitamos crear la justicia transicional para aplicar la ley de amnistía”, aclaró.

El senador Roy Barreras, codirector del Partido de la U e integrante de la mesa de negociación del Gobierno con las Farc, le explicó a Colombiacheck que la vía rápida impide que haya modificaciones “que violen los acuerdos con las Farc y además el compromiso con los militares”. Barreras se refiere a los beneficios que contempla la amnistía para integrantes de la Fuerza Pública procesados o condenados por delitos relacionados con el conflicto armado.

El comandante de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko, ya había mencionado la preocupación por esos posibles cambios en una carta que envió a sus hombres y que conoció Noticias Uno. En la misiva dice: “Estamos por tanto ante una encrucijada bastante difícil. Si no se aprueba la vía rápida para las leyes mencionadas, incluida la de amnistía, estas pasarían a ser discutidas, artículo por artículo, dentro de las sesiones ordinarias de Senado y Cámara, los cuales eventualmente podrían cambiar la esencia y contenido de los acuerdos, hasta el punto de reversar todo lo acordado”.

Luciano Marín, el miembro del secretariado de las Farc más conocido como Iván Márquez, también expresó su expectativa con la amnistía a través de Twitter y se declaró de acuerdo con que el Gobierno esperara la aprobación del trámite abreviado (fast track) para presentar la ley de amnistía al Congreso en vez de presentar dicho proyecto por la vía ordinaria.

 

 

Aunque aún no se conoce el alcance completo del fallo de la Corte Constitucional, el Gobierno presentó ayer mismo el proyecto de ley de amnistía ante el Congreso. El presidente de esa corporación le aseguró a Colombiacheck que junto con esa ley presentarían también las iniciativas sobre Justicia Especial para la Paz, participación política y lucha contra el paramilitarismo. También señaló que la ley de amnistía se aprobaría antes del 30 de diciembre.