Pasar al contenido principal
Martes, 17 Diciembre 2019

La mayoría de alocuciones presidenciales de noviembre no contaron con intérprete de Lengua de Señas Colombiana

Por Morada Noticias

Durante noviembre de 2019, Iván Duque apareció en 22 videos en la página de Facebook de la Presidencia de la República, pero solo hubo interpretación en cuatro de ellos.

La comunidad sorda de Medellín, a través de una petición en la plataforma Change.org, denunció que la mayoría de alocuciones presidenciales del mes de noviembre no contaron con interpretación en Lengua de Señas Colombiana. 

Aunque la petición (que ya completa más de 5.000 firmas) no especifica en qué plataformas no se están incluyendo los intérpretes, Santiago Parra Gil, el intérprete de lengua de señas que firmó la petición, nos aclaró que la exigencia es que el servicio de interpretación sea incluido en las alocuciones presidenciales emitidas por Facebook.

Según Parra, en noviembre la mayoría de alocuciones presidenciales en la página de Facebook de la Presidencia se transmitieron sin interpretación.

Al revisar, encontramos esta afirmación es verdadera.

Encontramos 22 videos publicados en noviembre por la página oficial de Facebook de la Presidencia de Colombia en los que aparece el presidente Iván Duque. De esos, 10 son videos promocionales, todos los cuales cuentan con subtítulos, pero no cuentan con interpretación de lengua de señas. 

Los otros 12 videos corresponden a alocuciones presidenciales o a informes de gestión en los que participó Duque. De estos 12 videos, solo tres contaron con interpretación durante toda la intervención. Uno más tuvo un intérprete solo durante una introducción. Los otros ocho no contaron con interpretación. 

Intentamos contactar al equipo de comunicaciones de la Presidencia para que nos explicara la razón de no usar el servicio de interpretación, sin embargo, aún no obtuvimos respuesta. Pero Parra les escribió a través de su página de Facebook para preguntar si la primera alocución del 19 de noviembre sería interpretada. Recibió la respuesta de que no se contaría con el servicio. “No es cuestión de decir que hoy no habrá traducción, es aceptar que hoy se ignorará y se excluirá del país a una comunidad con discapacidad”, escribió el intérprete. 

Una hora después de este mensaje, el chat de la Presidencia le confirmó a Parra que tendrían el servicio de interpretación en la alocución de las 6:00 p.m. No obstante, el 21 de noviembre, después del inicio del paro nacional, en la alocución de las 10:00 p.m. no se presentó el servicio de interpretación. 

Según la petición, los videos sin interpretación van en contra de la Ley 982 de 2005, que establece “normas tendientes a la equiparación de oportunidades para las personas sordas y sordociegas”. 

Aunque la ley no especifica alocuciones o intervenciones presidenciales, sí dice en su Artículo 4 que “el Estado garantizará y proveerá la ayuda de intérpretes y guías intérprete idóneos para que sea este un medio a través del cual las personas sordas y sordociegas puedan acceder a todos los servicios que como ciudadanos colombianos les confiere la Constitución”. Y en su Artículo 8 que “Las entidades estatales de cualquier orden, incorporan paulatinamente dentro de los programas de atención al cliente, el servicio de intérprete y guía intérprete para las personas sordas y sordociegas que lo requieran de manera directa o mediante convenios con organismos que ofrezcan tal servicio”.

Además, según el Artículo 16 de la Ley 1618 de 2013: "las personas con discapacidad tienen derecho al ejercicio efectivo del derecho a la información y a acceder a las comunicaciones en igualdad de condiciones". 

Marleny Gallo, docente sorda y directora General de la Asociación Colombiana de Educadores Sordos, dice que, aunque la Lengua de Señas Colombiana tiene prelación legal, eso no se está cumpliendo y que “cualquier pequeño avance que se venía haciendo, hay un retorno nuevamente al pasado pensando que solo un subtitulado permitirá comprender la información difundida desde las entidades gubernamentales”.

En efecto, la Ley 982 de 2005 regula la Lengua de Señas Colombiana y en su Artículo 16 aclara que “en todo anuncio de servicio público en el que se utilice algún sonido ambiental, efectos sonoros, diálogo o mensaje verbal, que sea transmitido por el canal institucional del Estado, se deberán utilizar los sistemas de acceso a la información para los sordos como el closed caption o texto escondido, la subtitulación y el servicio de interpretación en Lengua de Señas, de acuerdo con la reglamentación que expida el Gobierno Nacional para tal efecto”

Por otra parte, el Decreto 103 de 2015 exige en su Artículo 13 que “todos los medios de comunicación electrónica dispuestos para divulgar la información deberán cumplir con las directrices de accesibilidad que dicte el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones a través de los lineamientos que se determinen en la Estrategia de Gobierno en línea".

Miércoles, 02 Mayo 2018

Las diferencias entre Duque y ‘Uribito’

Por José Felipe Sarmiento Abella

¿La propuesta agraria de Iván Duque se parece o no al polémico Agro Ingreso Seguro? De la Calle advirtió que el candidato del Centro Democrático quiere “revivirlo”. Comparamos para ver si es cierto o no.

El fantasma de Agro Ingreso Seguro (AIS) ronda a Iván Duque. Salió nuevamente a la palestra luego de que su opositor, el candidato del liberalismo, Humberto de la Calle, asegurara que la propuesta agraria del aspirante presidencial del Centro Democrático buscaba revivir el cuestionado programa.

En varios debates y en Twitter, De la Calle comparó dos propuestas de Duque con AIS: la exención de renta por 10 años para la agroindustria y el congelamiento del impuesto predial. Con estos argumentos advirtió que estos planes buscaban hacer lo mismo que ese programa, “favorecer a las empresas”.

El lunes 30 de abril, De la Calle repitió su comparación en esa red social y señaló que la agenda agraria del CD consiste en entregar “plata a los de arriba, a los más poderosos, a ver si baja hasta los pobres”. Por eso también se ha referido a su contendor como “un salto al pasado”.

 

 

 

 

Agro Ingreso Seguro fue un programa del gobierno del gobierno de Álvaro Uribe que entregó subsidios a grandes terratenientes que debían ser invertidos en obras de infraestructura, con el compromiso de generar empleo en el campo. Pero lo cierto es que buena parte de esos dineros terminaron en los bolsillos de políticos y familias adineradas de la Costa Caribe que nunca realizaron las obras ni generaron empleo. Luego se descubrió que financiaron la campaña presidencial del el exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias.

El exfuncionario, también conocido con el apodo de ‘Uribito’, fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a 17 años de cárcel por delitos como peculado por apropiación y celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales, por lo que se fugó del país, años después fue apresado en Estados Unidos y, ahora, está pendiente de ser extraditado a Colombia.

Al revisar la propuesta agraria de Duque, este plantea beneficios tributarios por 10 años para las empresas que inviertan y generen empleo en el campo, compromisos como los de AIS pero con incentivos muy diferentes. Por otra parte, promete el congelamiento del predial en las ciudades como una forma de estimular la construcción de vivienda, aunque en un entrevista en Semana en Vivo sí cuestionó la iniciativa de aumentar el impuesto rural y consideró que ponerle impuesto a la tierra “puede generar un efecto muy negativo”.

Más allá de la discusión sobre el programa de gobierno de Duque, lo cierto es que esta parte de su propuesta agraria está lejos de parecerse a lo que fue el polémico Agro Ingreso, como ha dicho De la Calle. Según el ex gerente del extinto instituto de tierras Incoder, Juan Manuel Ospina, lo que hizo el aspirante liberal fue lanzar un “argumento político” para hacer parecer a Duque con ‘Uribito’, al menos en su política para el campo.

Ospina explicó que la ley que creó el programa original, con un presupuesto de 400.000 millones de pesos al año, tenía cuatro componentes: subsidios directos, asistencia técnica, créditos con descuento y apoyo a la comercialización. Ninguno de estos coincide con las propuestas criticadas por el candidato liberal.

Es más, Ospina recalcó que la norma buscaba beneficiar a todos los productores del campo para desarrollar la economía rural, para hacerle frente a la competencia de productos agrícolas que llegarían al país con los tratados de libre comercio. El texto no diferenciaba a los beneficiarios según su tamaño.

Incluso el fallo de la Corte Suprema, que condenó al exministro Arias, reconoció que la fórmula con la que se calculaba el puntaje de los proyectos no estaba sesgada a favor los grandes productores, contrario a lo que dice De la Calle. Así también lo atestiguó Antonio Navarro, actual senador de la Alianza Verde, que intervino en calidad de exgobernador de Nariño y reconoció las “facilidades para participar” que tenían los campesinos.

Ospina le dijo a Colombiacheck.com que el problema de AIS fue la desviación de sus recursos, que tuvo un “claro sabor de mermelada política”. La Corte determinó que hubo “total desproporción” en la asignación de los dineros porque los criterios de calificación eran difíciles de cumplir para los pequeños productores de manera individual.

Ahora, Duque también tiene otras propuestas para el agro. En el debate de RCN, el aspirante habló de un programa para mejorar 200.000 viviendas rurales ーsu meta total es de 600.000 incluidas urbanasー, apoyar el desarrollo de sistemas de riego y centros de acopio, sacar a los pequeños campesinos de los reportes de riesgo financiero y darles créditos con microseguros.

Este último elemento es el más parecido a AIS, pero no incluye subsidios directos o condonaciones ni estaría dirigido a los grandes productores.

De hecho, el planteamiento completo es similar al que tiene hoy el programa Desarrollo Rural con Equidad (DRE), que fue el resultado de una “reorientación” y cambio de nombre que le hizo el gobierno de Juan Manuel Santos al antiguo Agro Ingreso, basado en la misma ley. En consecuencia, el programa tampoco está tan muerto como considera De la Calle, por lo que, al decir que Duque lo quiere “revivir”, tampoco es acertado.

El Ministerio de Agricultura explica que los componentes y el presupuesto de la versión santista son los mismos que se establecieron para AIS, mientras que Finagro tiene planeado ejecutarlos por lo menos hasta 2018. La diferencia es que el programa ahora sí se enfoca de manera explícita en los pequeños y medianos productores, como lo planea hacer el candidato uribista.

La conclusión es que el fantasma de Agro Ingreso Seguro invocado por De la Calle está vivo, pero el uso que le dio para atacar a Duque no se ciñe a la realidad.