Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 02 Mayo 2018

Las diferencias entre Duque y ‘Uribito’

Por José Felipe Sarmiento Abella

¿La propuesta agraria de Iván Duque se parece o no al polémico Agro Ingreso Seguro? De la Calle advirtió que el candidato del Centro Democrático quiere “revivirlo”. Comparamos para ver si es cierto o no.

El fantasma de Agro Ingreso Seguro (AIS) ronda a Iván Duque. Salió nuevamente a la palestra luego de que su opositor, el candidato del liberalismo, Humberto de la Calle, asegurara que la propuesta agraria del aspirante presidencial del Centro Democrático buscaba revivir el cuestionado programa.

En varios debates y en Twitter, De la Calle comparó dos propuestas de Duque con AIS: la exención de renta por 10 años para la agroindustria y el congelamiento del impuesto predial. Con estos argumentos advirtió que estos planes buscaban hacer lo mismo que ese programa, “favorecer a las empresas”.

El lunes 30 de abril, De la Calle repitió su comparación en esa red social y señaló que la agenda agraria del CD consiste en entregar “plata a los de arriba, a los más poderosos, a ver si baja hasta los pobres”. Por eso también se ha referido a su contendor como “un salto al pasado”.

 

 

 

 

Agro Ingreso Seguro fue un programa del gobierno del gobierno de Álvaro Uribe que entregó subsidios a grandes terratenientes que debían ser invertidos en obras de infraestructura, con el compromiso de generar empleo en el campo. Pero lo cierto es que buena parte de esos dineros terminaron en los bolsillos de políticos y familias adineradas de la Costa Caribe que nunca realizaron las obras ni generaron empleo. Luego se descubrió que financiaron la campaña presidencial del el exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias.

El exfuncionario, también conocido con el apodo de ‘Uribito’, fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a 17 años de cárcel por delitos como peculado por apropiación y celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales, por lo que se fugó del país, años después fue apresado en Estados Unidos y, ahora, está pendiente de ser extraditado a Colombia.

Al revisar la propuesta agraria de Duque, este plantea beneficios tributarios por 10 años para las empresas que inviertan y generen empleo en el campo, compromisos como los de AIS pero con incentivos muy diferentes. Por otra parte, promete el congelamiento del predial en las ciudades como una forma de estimular la construcción de vivienda, aunque en un entrevista en Semana en Vivo sí cuestionó la iniciativa de aumentar el impuesto rural y consideró que ponerle impuesto a la tierra “puede generar un efecto muy negativo”.

Más allá de la discusión sobre el programa de gobierno de Duque, lo cierto es que esta parte de su propuesta agraria está lejos de parecerse a lo que fue el polémico Agro Ingreso, como ha dicho De la Calle. Según el ex gerente del extinto instituto de tierras Incoder, Juan Manuel Ospina, lo que hizo el aspirante liberal fue lanzar un “argumento político” para hacer parecer a Duque con ‘Uribito’, al menos en su política para el campo.

Ospina explicó que la ley que creó el programa original, con un presupuesto de 400.000 millones de pesos al año, tenía cuatro componentes: subsidios directos, asistencia técnica, créditos con descuento y apoyo a la comercialización. Ninguno de estos coincide con las propuestas criticadas por el candidato liberal.

Es más, Ospina recalcó que la norma buscaba beneficiar a todos los productores del campo para desarrollar la economía rural, para hacerle frente a la competencia de productos agrícolas que llegarían al país con los tratados de libre comercio. El texto no diferenciaba a los beneficiarios según su tamaño.

Incluso el fallo de la Corte Suprema, que condenó al exministro Arias, reconoció que la fórmula con la que se calculaba el puntaje de los proyectos no estaba sesgada a favor los grandes productores, contrario a lo que dice De la Calle. Así también lo atestiguó Antonio Navarro, actual senador de la Alianza Verde, que intervino en calidad de exgobernador de Nariño y reconoció las “facilidades para participar” que tenían los campesinos.

Ospina le dijo a Colombiacheck.com que el problema de AIS fue la desviación de sus recursos, que tuvo un “claro sabor de mermelada política”. La Corte determinó que hubo “total desproporción” en la asignación de los dineros porque los criterios de calificación eran difíciles de cumplir para los pequeños productores de manera individual.

Ahora, Duque también tiene otras propuestas para el agro. En el debate de RCN, el aspirante habló de un programa para mejorar 200.000 viviendas rurales ーsu meta total es de 600.000 incluidas urbanasー, apoyar el desarrollo de sistemas de riego y centros de acopio, sacar a los pequeños campesinos de los reportes de riesgo financiero y darles créditos con microseguros.

Este último elemento es el más parecido a AIS, pero no incluye subsidios directos o condonaciones ni estaría dirigido a los grandes productores.

De hecho, el planteamiento completo es similar al que tiene hoy el programa Desarrollo Rural con Equidad (DRE), que fue el resultado de una “reorientación” y cambio de nombre que le hizo el gobierno de Juan Manuel Santos al antiguo Agro Ingreso, basado en la misma ley. En consecuencia, el programa tampoco está tan muerto como considera De la Calle, por lo que, al decir que Duque lo quiere “revivir”, tampoco es acertado.

El Ministerio de Agricultura explica que los componentes y el presupuesto de la versión santista son los mismos que se establecieron para AIS, mientras que Finagro tiene planeado ejecutarlos por lo menos hasta 2018. La diferencia es que el programa ahora sí se enfoca de manera explícita en los pequeños y medianos productores, como lo planea hacer el candidato uribista.

La conclusión es que el fantasma de Agro Ingreso Seguro invocado por De la Calle está vivo, pero el uso que le dio para atacar a Duque no se ciñe a la realidad.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Sábado, 29 Julio 2017

¿Colombia, el país más abstencionista de América?

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Piedad Córdoba, candidata presidencial, hizo esta afirmación que resultó aproximada pues Haití y Chile tienen mayor abstención, además, en 15 países del continente el voto es obligatorio.

En una entrevista publicada el 7 de julio para el portal español Público la aspirante a la presidencia, Piedad Córdoba, habló sobre la Colombia que ve luego de la firma de la paz, la dejación de armas de las Farc, sus propuestas en una candidatura presidencial, la importancia de las elecciones para consolidar el proceso de paz, entre otros temas.

En relación a las elecciones presidenciales de 2018, la exsenadora Córdoba quien militó en el Partido Liberal, dijo que “en nuestro país no se ha creído en la política” y para sustentar su hipótesis manifestó que “somos el país más abstencionista de América, incluyendo a Estados Unidos”, una afirmación que Colombiacheck se propuso verificar.

Para conocer el origen de los datos este medio buscó a Córdoba pero pese a intentarlo no fue posible hablar con ella. Lo que sí logró Colombiacheck fue contactarse con una vocera de las comunicaciones de la exsenadora, quien explicó que el dato surgió gracias a una investigación que está adelantando la campaña presidencial de la misma candidata. Investigación que, según la vocera, aún no está autorizada para publicar.

Colombiacheck insistió sobre el origen del dato y la vocera aclaró que se fundamentaron en “expertos de la Registraduría Nacional”. Preguntamos por los nombres de los expertos pero la delegada de las comunicaciones no respondió.

Entonces para conocer la veracidad de los datos Colombiacheck se comunicó con la Registraduría de Asuntos Electorales, habló con el registrador delegado, Luis Alberto Martínez, y este negó que la Registraduría haya emitido información que sustente que Colombia es “el país más abstencionista de América”.

El registrador delegado explicó “que no tienen estudios comparativos para establecer porcentajes de abstencionismo en los países de América”. Martínez añadió que “lo que sí tiene la Registraduría Nacional son las cifras de participación electoral de cada elección en Colombia”.

 

¿Qué dicen las cifras de abstención electoral en las Américas?

Sin tener claro de dónde sacó la exsenadora Córdoba la información, acudimos a la Misión de Observación Electoral, MOE, y al Observatorio de la Democracia.

De la MOE nos remitieron al International Idea Institute for Democracy and Electoral Assistence, una organización intergubernamental con sede en Suecia que apoya la democracia.

Esta organización hace investigaciones comparativas de las elecciones en distintos países del mundo y en relación a la participación electoral en los países de las Américas tienen un estudio que muestra el porcentaje de participación de cada país de la región teniendo en cuenta la más reciente elección a nivel presidencial y de Congreso (o Parlamento).

Fundamentados en estos dos parámetros hay contundencia: Colombia no es el país más abstencionista, es Haití seguido de Chile. Es decir, la afirmación de la exsenadora es aproximada porque de los 42 países de las Américas incluidos en el estudio, en Haití y Chile se presentó mayor abstención que Colombia en las últimas elecciones presidenciales, según el Idea.

Con voto obligatorio

De acuerdo con Sebastian Pantoja del Observatorio de la Democracia de la Universidad de los Andes, otro punto a tener en cuenta en este tipo de comparaciones, es el voto obligatorio.

Según el International Idea, en 15 países de la región el voto es obligatorio, un factor fundamental a la hora de evaluar los porcentajes de participación electoral en los diversos países de las Américas. En su momento el exministro Juan Fernando Cristo, como lo contó Colombiacheck, propuso voto obligatorio en el país.

Por ejemplo en Argentina y Ecuador el voto es obligatorio. En el primero el voto es universal y secreto desde 1912 para las personas entre 18 y 70 años, para los demás es optativo.

Pantoja también reveló una estadística que evidencia que Colombia no es el país más abstencionista de América: en este caso es Jamaica. La información proviene del barómetro de la Américas Lapop pero solo tiene en cuenta la primera vuelta de la elección presidencial anterior a 2014, es decir, la elección de 2010 en el caso colombiano.

En relación a estos porcentajes de Lapop, según aclaró Pantoja del Observatorio de la Democracia de la Universidad de los Andes, “se calculan con base en el reporte de la ciudadanía y no en datos oficiales de cada país, por lo que no necesariamente hay coincidencia entre ambas fuentes”.

En definitiva, lo dicho por Piedad Córdoba es aproximado y tiene soporte en los datos porque solo Haití y Chile tienen menor participación electoral en toda América que Colombia, sin embargo, para una mayor precisión resulta fundamental resaltar que en por los menos 15 países del continente, el voto es un asunto obligatorio para los ciudadanos, algo que no pasa en Colombia.

 

*Colombiacheck, con la información del Idea, sacó los porcentajes de abstención electoral de cada país teniendo en cuenta el número de elecciones que se han dado en estos países desde 1945 y hasta 2017. Se abordaron elecciones de Congreso y Presidencia que son los que tiene el Idea. El resultado de este trabajo indica que Colombia ocupa el segundo lugar como país con mayor abstención electoral en América al comparar las elecciones de los últimos 72 años. Acá puede ver la tabla.