Pasar al contenido principal
Miércoles, 02 Mayo 2018

Las diferencias entre Duque y ‘Uribito’

Por José Felipe Sarmiento Abella

¿La propuesta agraria de Iván Duque se parece o no al polémico Agro Ingreso Seguro? De la Calle advirtió que el candidato del Centro Democrático quiere “revivirlo”. Comparamos para ver si es cierto o no.

El fantasma de Agro Ingreso Seguro (AIS) ronda a Iván Duque. Salió nuevamente a la palestra luego de que su opositor, el candidato del liberalismo, Humberto de la Calle, asegurara que la propuesta agraria del aspirante presidencial del Centro Democrático buscaba revivir el cuestionado programa.

En varios debates y en Twitter, De la Calle comparó dos propuestas de Duque con AIS: la exención de renta por 10 años para la agroindustria y el congelamiento del impuesto predial. Con estos argumentos advirtió que estos planes buscaban hacer lo mismo que ese programa, “favorecer a las empresas”.

El lunes 30 de abril, De la Calle repitió su comparación en esa red social y señaló que la agenda agraria del CD consiste en entregar “plata a los de arriba, a los más poderosos, a ver si baja hasta los pobres”. Por eso también se ha referido a su contendor como “un salto al pasado”.

 

 

 

 

Agro Ingreso Seguro fue un programa del gobierno del gobierno de Álvaro Uribe que entregó subsidios a grandes terratenientes que debían ser invertidos en obras de infraestructura, con el compromiso de generar empleo en el campo. Pero lo cierto es que buena parte de esos dineros terminaron en los bolsillos de políticos y familias adineradas de la Costa Caribe que nunca realizaron las obras ni generaron empleo. Luego se descubrió que financiaron la campaña presidencial del el exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias.

El exfuncionario, también conocido con el apodo de ‘Uribito’, fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a 17 años de cárcel por delitos como peculado por apropiación y celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales, por lo que se fugó del país, años después fue apresado en Estados Unidos y, ahora, está pendiente de ser extraditado a Colombia.

Al revisar la propuesta agraria de Duque, este plantea beneficios tributarios por 10 años para las empresas que inviertan y generen empleo en el campo, compromisos como los de AIS pero con incentivos muy diferentes. Por otra parte, promete el congelamiento del predial en las ciudades como una forma de estimular la construcción de vivienda, aunque en un entrevista en Semana en Vivo sí cuestionó la iniciativa de aumentar el impuesto rural y consideró que ponerle impuesto a la tierra “puede generar un efecto muy negativo”.

Más allá de la discusión sobre el programa de gobierno de Duque, lo cierto es que esta parte de su propuesta agraria está lejos de parecerse a lo que fue el polémico Agro Ingreso, como ha dicho De la Calle. Según el ex gerente del extinto instituto de tierras Incoder, Juan Manuel Ospina, lo que hizo el aspirante liberal fue lanzar un “argumento político” para hacer parecer a Duque con ‘Uribito’, al menos en su política para el campo.

Ospina explicó que la ley que creó el programa original, con un presupuesto de 400.000 millones de pesos al año, tenía cuatro componentes: subsidios directos, asistencia técnica, créditos con descuento y apoyo a la comercialización. Ninguno de estos coincide con las propuestas criticadas por el candidato liberal.

Es más, Ospina recalcó que la norma buscaba beneficiar a todos los productores del campo para desarrollar la economía rural, para hacerle frente a la competencia de productos agrícolas que llegarían al país con los tratados de libre comercio. El texto no diferenciaba a los beneficiarios según su tamaño.

Incluso el fallo de la Corte Suprema, que condenó al exministro Arias, reconoció que la fórmula con la que se calculaba el puntaje de los proyectos no estaba sesgada a favor los grandes productores, contrario a lo que dice De la Calle. Así también lo atestiguó Antonio Navarro, actual senador de la Alianza Verde, que intervino en calidad de exgobernador de Nariño y reconoció las “facilidades para participar” que tenían los campesinos.

Ospina le dijo a Colombiacheck.com que el problema de AIS fue la desviación de sus recursos, que tuvo un “claro sabor de mermelada política”. La Corte determinó que hubo “total desproporción” en la asignación de los dineros porque los criterios de calificación eran difíciles de cumplir para los pequeños productores de manera individual.

Ahora, Duque también tiene otras propuestas para el agro. En el debate de RCN, el aspirante habló de un programa para mejorar 200.000 viviendas rurales ーsu meta total es de 600.000 incluidas urbanasー, apoyar el desarrollo de sistemas de riego y centros de acopio, sacar a los pequeños campesinos de los reportes de riesgo financiero y darles créditos con microseguros.

Este último elemento es el más parecido a AIS, pero no incluye subsidios directos o condonaciones ni estaría dirigido a los grandes productores.

De hecho, el planteamiento completo es similar al que tiene hoy el programa Desarrollo Rural con Equidad (DRE), que fue el resultado de una “reorientación” y cambio de nombre que le hizo el gobierno de Juan Manuel Santos al antiguo Agro Ingreso, basado en la misma ley. En consecuencia, el programa tampoco está tan muerto como considera De la Calle, por lo que, al decir que Duque lo quiere “revivir”, tampoco es acertado.

El Ministerio de Agricultura explica que los componentes y el presupuesto de la versión santista son los mismos que se establecieron para AIS, mientras que Finagro tiene planeado ejecutarlos por lo menos hasta 2018. La diferencia es que el programa ahora sí se enfoca de manera explícita en los pequeños y medianos productores, como lo planea hacer el candidato uribista.

La conclusión es que el fantasma de Agro Ingreso Seguro invocado por De la Calle está vivo, pero el uso que le dio para atacar a Duque no se ciñe a la realidad.

Jueves, 31 Mayo 2018

Gaviria le da la espalda a De La Calle

Por Carlos González

La voltereta del presidente del liberalismo de apoyar en segunda vuelta a Iván Duque es un golpe a la decisión de Humberto de La Calle de defender el proceso de paz.

El giro del partido Liberal, en cabeza de César Gaviria, hacia el uribismo no deja de sorprender por las “posturas” completamente diferentes entre ambas corrientes y por sus enfrentamientos en el pasado.

La dinámica de la política ha acercado a los Gaviria (César y Simón) a Duque, aunque el liberalismo hizo parte del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y recibió toda la burocracia del Estado, el expresidente quiere seguir participando en el Ejecutivo y, según trinos de figuras como Daniel Samper o Rodrigo Lara, lo que está buscando es un puesto para su hijo.

En entrevista con Blu Radio, el expresidente dijo que la "coherencia política es para los ciudadanos, en partidos hay que decidir", a lo que el periodista le replicó que por qué no elegir el voto en blanco o la abstención. Gavriia explicó que él no tiene problema con Uribe, ni siquiera en compartir tarima con él, porque el país necesita avanzar de la pelea entre Santos-Uribe. Además, que tampoco es antiuribista

Hace nueve años, cuando el Partido Liberal hacía parte de la oposición del Gobierno Uribe, Gaviria decía que Uribe tenía un aparato organizado de poder dedicado, exclusivamente, a la delincuencia. Ahora, aunque el candidato es Iván Duque, Uribe es quien está detrás de dicha campaña y el jefe natural del partido. Sin embargo, el jefe liberal dejó claro que sus diferencias con Álvaro Uribe “son cosas del pasado”.

Eso no pensaba Gaviria cuando, durante la campaña por el plebiscito de la paz, criticó a quienes votaron por el no, afirmando que votaban por la guerra. Incluso, dos años atrás, en plena campaña presidencial, señaló que “(Uribe) solo piensa en la guerra como opción para Colombia. Su lenguaje incendiario le hace daño a Colombia y a sus valores democráticos”.

Volviendo al presente, en plena campaña, y como lo registró este medio, el jefe del partido Liberal no hizo ningún esfuerzo para que su candidato, Humberto de La Calle, remontara en las encuestas y obtuviera un mejor resultado que los 400.000 votos que sacó, que ni siquiera le alcanzan para la reposición de votos.

Ambos políticos duraron más de un mes sin compartir tarima. La última vez fue el 10 de abril, al término de una reunión de bancada, en la que Gaviria leyó un comunicado titulado: “Todos somos De La Calle”, con el que quería ponerle punto final a los rumores de un distanciamiento con el que fuera su ministro de Gobierno y que lo estaba dejando solo en su candidatura presidencial. El expresidente aseguró que el apoyo a De La Calle era total.

El exnegociador del proceso de paz con las Farc denunció una y otra vez que Duque va a hacer trizas el acuerdo de paz. En el mismo sentido, dijo que “la propuesta de @IvanDuque de unificar las Altas Cortes en una sola Corte será el fin de la Acción de Tutela, que ha sido tal vez el más importante logro de la Constitución de 1991 y que es la piedra preciosa de la defensa de los derechos ciudadanos, de los derechos de la gente”, por lo que ahora resulta contradictorio que el partido se una a un candidato con dichas posturas.

Después de que se definió la primera vuelta, el expresidente publicó una carta en la que dejó claro que “las amenazas de volver trizas los acuerdos son hoy una espada de Damocles que ponen en duda la vigencia de todo el Acuerdo” y que “si no abandonan esa actitud de desconocer lo que se pactó vamos a terminar dando marcha atrás, o sosteniendo que estamos ineludiblemente condenados a la violencia de tinte político”.

Por lo tanto, diferentes sectores han entendido que lo que busca Gaviria es mantener el proceso de paz a cambio de apoyar a Duque en la segunda vuelta, para esto ambos políticos tuvieron una reunión a principio de semana para discutir las condiciones de una posible alianza. Después de ires y venires, el expresidente dijo que Duque “siempre ha sido liberal”, con lo cual quedó firmado el pacto.

La cuestión para Gaviria Trujillo no será tarea fácil y es que dentro del mismo liberalismo tiene una fuerte oposición. En el acto de despedida de campaña de De La Calle, los asistentes no dejaron de chiflar cuando el candidato agradeció al jefe liberal. Así mismo, cerca de 50 personas, entre las que se encuentran políticos, intelectuales y miembros del partido Liberal, firmaron una carta en la que exigen la renuncia de Gaviria. Entre ellos se encuentran los senadores Horacio Serpa, Luis Fernando Velasco y Juan Manuel Galán, el exministro Juan Fernando Cristo, o el abogado Ramiro Bejarano.

En la misiva los firmantes piden que el partido, además, apoye al candidato que busque afianzar la paz y no torpedearla, “por ello es esencial un compromiso para no dar marcha atrás a lo acordado”, lo cual se acercaría mucho más a los que propone Gustavo Petro.

Y es que vale recordar que hay disidencias liberales que se fueron con Petro, aunque también con Vargas Lleras, Fajardo y hasta Duque.

En contraposición a esto, casi 50 congresistas del partido firmaron una misiva en la cual expresaron su apoyo a Gaviria y afirmaron que apoyarán la decisión que tome el expresidente en cuanto a los apoyos para segunda vuelta.

Cabe mencionar que durante el gobierno Uribe, los liberales estuvieron en oposición, para luego cogobernar con Santos durante ocho años.

Este medio intentó consultar cuáles son los acuerdos entre ambas colectividades, pero aún no se conocen.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Frase: Yo no soy antiuribista

    Autor de la frase: César Gaviria

    Fuentes consultadas y expertos: Discursos de César Gaviria. campaña de Iván Duque, senador Juan Manuel Galán, registros de prensa, entrevista Blu Radio.

    Contexto: Después de la primera vuelta, el jefe del liberalismo decidió apoyar al candidato Duque.

    Calificación de la afirmación: Exagerada