Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 21 Marzo 2018

“Las elecciones más pacíficas en más de medio siglo”: Santos

Por Ana María Saavedra

El presidente resaltó que en estas elecciones no se registraron hechos de violencia. Revisamos archivos del siglo pasado, consultamos a la MOE y analistas para verificar esta frase y Santos tiene razón.

Un día después de las elecciones legislativas, el presidente Juan Manuel Santos hizo un balance de los comicios y aseguró que “el pasado domingo vivimos las elecciones más pacíficas, más transparentes en más de medio siglo. Con el mayor número de candidatos, el mayor número de mesas de votación y una mayor participación. Las Farc ya desmovilizadas y desarmadas se presentaron como un partido político, cambiaron las balas por los votos”.

Colombiacheck verificó esta frase y la calificó como Aproximada, pues, excepto el tema de la transparencia -que es una percepción subjetiva-, el resto de afirmaciones del presidente Santos se ajustan a la verdad.

Para este chequeo consultamos bases de datos e informes de la Registraduría y de medios de comunicación (en la web y en un periódico impreso), a la MOE y analistas.

Camilo Mancera, coordinador jurídico de la MOE; Felipe Botero, codirector de Congreso Visible, y Juan Pablo Milanese, jefe del departamento de estudios políticos de la Universidad Icesi, coincidieron en que no se puede medir ni afirmar que estas elecciones hayan sido las más transparentes de los últimos 50 años.

​Mancera de la MOE, aseguró que esto es “imposible de determinar, en la medida que no se tiene toda la información en este momento. Solo para mostrar un ejemplo, sobre el fraude que denunció el MIRA, en 2014, cuando perdió sus curules, el Consejo de Estado determinó las irregularidades solo cuatro años después, cuando falló la demanda”.

El segundo boletín de la MOE daba cuenta de un total 1.290 reportes sobre presuntas irregularidades, como compra de votos y publicidad cerca a los puestos de votación. “Sabemos de la compra de votos por parte de la maquinaria de este domingo, eso pasó hace cuatro años y pasó antes”, dijo Botero.

Otro hecho, presentado el domingo, que deslegitima la afirmación de Santos acerca de la transparencia es el allanamiento a la sede en Barranquilla de la senadora electa Aída Merlano, donde encontraron $268’993.000 en efectivo, cuatro armas de fuego, certificados electorales, fotocopias de cédulas de ciudadanía, documentos y planillas electorales, listados con nombres de votantes y líderes, formatos firmados para certificar el compromiso de compra de voto y organigramas detallados de seguimiento y operación.

Las más pacíficas

Las declaraciones de Santos coincidieron con las dadas por el ministro del Interior, Guillermo Rivera, el día de las elecciones. “Es una jornada histórica. No hubo necesidad de trasladar ningún puesto de votación como ocurría en el pasado. Ningún ataque de ninguna organización ni del crimen organizado”.

Y la candidata a la vicepresidencia Claudia López también trinó: #EleccionesColombia2018 fueron las más pacíficas recientes: ¡Cero hechos violentos! La abstención bajó 5 puntos.

 

 

Colombiacheck verificó cada uno de los datos de las tres frases y estos (excepto el de la transparencia) son ciertos.

Camilo Mancera de la MOE explicó que no hubo ningún acto de violencia relacionado con las elecciones, salvo lo ocurrido en Pizarro, Nariño, y San Onofre, Sucre.

El informe de la MOE, que hace el seguimiento a lo ocurrido en la jornada, indicó que “por protestas de la comunidad en contra de la falta de cobertura de servicios públicos, al medio día seguían sin abrirse todos los puestos de votación del municipio de Francisco Pizarro, en Nariño. En el puesto de votación de Bocacerrada en San Onofre, Sucre, apenas pasado el mediodía, la Armada intentaba abrir el puesto, a pesar de las protestas de la comunidad por falta de servicios públicos”.

Ariel Ávila, analista del conflicto y subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, expresó que “en el 2008, cuando entré a trabajar en la MOE, los municipios afectados por violencia eran aproximadamente 380, ahora ese número bajó a 0. Lo de Pizarro es un hecho social. El día antes de estas elecciones un grupo salió por El Palo (Cauca) pero no pasó nada y la gente votó al otro día”.

Para verificar los actos de violencia en las últimas elecciones se revisaron los boletines de la MOE de 2014 y del plebiscito. En un documento, la MOE informó que “las elecciones de 2016 fueron las más tranquilas de los últimos 10 años, que es el tiempo que la plataforma de organizaciones de la sociedad civil reunida por la MOE lleva haciendo veeduría a los procesos electorales en el país”.

En ese boletín, la MOE indicó que “la jornada electoral de 2016 tuvo apenas dos hechos aislados y de poco impacto, a saber, el uso de explosivos en inmediaciones de un puesto de Miraflores, Guaviare, aparentemente por parte de disidentes del Frente Primero de las Farc que rechazaron el Acuerdo de Paz; y actos de proselitismo en contra del plebiscito en un puesto de votación de El Tarra, Norte de Santander, por parte de la guerrilla del EPL”.

Teniendo en cuenta que en estas elecciones no se reportó ningún acto violento, tanto Santos, como Claudia López y Guillermo Rivera, tienen razón en su afirmación. Sin embargo, el presidente amplió su comparación al último medio siglo.

Para verificar la afirmación de Santos, hicimos una búsqueda manual de las elecciones legislativas, desde 1974 hasta 2014, en el archivo del diario El País de Cali. Y en cada una de estas fechas se presentaron actos de violencia. Los años 1994, 1998 y 2002 fueron los más violentos.

Ver la línea de tiempo más grande.

El ministro Rivera aseguró que “no hubo necesidad de trasladar ningún puesto de votación como ocurría en el pasado”. Colombiacheck verificó un informe de la Registraduría acerca de los traslados de mesas por problemas de orden público, desde 1994 hasta 2016, y en todas las elecciones fueron trasladadas mesas. Incluso, en el plebiscito trasladaron, según el documento, 38. Este año, según la MOE, no se presentó ningún traslado por orden público.

Los números más altos

En su declaración, el presidente también dijo que estas elecciones tuvieron el mayor número “de candidatos, el mayor número de mesas de votación y una mayor participación”.

En estas elecciones, según la Registraduría, se inscribieron 2.957 candidatos. En el informe del ente encargado de la organización electoral, se indica que las listas al Congreso superaron en un 25,93 % los aspirantes de las elecciones, con respecto a 2014 (2.348). En otro documento de la Registraduría se dan las cifras de las elecciones de 2010 y 2006 con 2.543 y 2.780 inscritos, respectivamente. Además, en la búsqueda manual en el diario El País, encontramos que en 1998 se inscribieron 1.010 candidatos.

Entonces, con estas cifras, podríamos decir que sí hubo un aumento en los candidatos. Sin embargo, Botero, de Congreso Visible, precisó que el aumento o disminución en el número de candidatos “no es un indicador de democracia. El número de mesas sí es un indicador de seguridad, dependiendo de si llegan a lugares a los que antes no llegaban”.

Al buscar en los históricos de resultados de la Registraduría, encontramos que el número de mesas en 2010 fue de 76.940; en 2014, de 97.417 y en 2018, 103.345.

Precisamente, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, aseguró que “la Fuerza Pública cubrió el 100% de los puestos y mesas de votación a nivel nacional, y es la primera vez en la historia electoral, que su cobertura se pudo desarrollar sin ninguna limitación”.

En las elecciones de 2014, el entonces ministro Juan Carlos Pinzón, indicó que “los 266.000 miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía que fueron movilizados en todo el país para garantizar la seguridad en las elecciones de Senado y Cámara de Representantes, cubren el 99,4 % de las mesas de votación”.

Finalmente, el presidente habló de la mayor participación en estos comicios. En este aspecto, coincidió con Claudia López, quien aseguró que la abstención bajó en 5 puntos. Al verificar esta información, encontramos que ambos tiene razón. La abstención en estas elecciones fue de 51%, mientras la de 2014, de 56%.

El informe Abtencionismo electoral en Colombia -realizado por el Centro de Estudios en Democracia y Asuntos Electorales de la Registraduría y la Universidad Sergio Arboleda- da las cifras de 1978 a 2010, y en todos estos años el porcentaje de abstencionistas en elecciones legislativas nunca fue menor al de este 2018.

Las siguientes visualizaciones* muestran los niveles de abstención y la cantidad de mesas de votación trasladadas en las elecciones del Congreso desde 1994:

 

 

* Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil
Elaborado en colaboración con Lorena Morales, de la Maestría en Periodismo de la Universidad del Rosario

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 25 Mayo 2018

La receta secreta detrás de la lechona de Iván Duque

Por José Felipe Sarmiento Abella

Por redes sociales han circulado fotos y videos de simpatizantes ofreciendo plata y lechona en actos de campaña del candidato del Centro Democrático. Chequeamos su veracidad.

Al lugar común que se usa para hablar de las elecciones en Colombia, el que dice que aquí se vota por un plato de lechona o a cambio de unos pesos, le salieron unas supuestas pruebas que han circulado por las redes sociales para acusar al candidato presidencial del Centro Democrático, Iván Duque, de comprar votos (que es delito) o al menos de atraer público a sus actos de campaña con ese tipo de incentivos.

El señalamiento podría parecer anecdótico. Pero de comprobarse un acto de corrupción al sufragante, como lo denomina el Código Penal, los responsables estarían expuestos a pasar hasta siete años y medio en prisión, además de pagar 586 millones de pesos de multa. Incluso el votante que acepte la plata puede terminar con una pena de tres años.

Colombiacheck.com encontró que las fotografías de la repartición de lechona en Paipa (Boyacá) y el video donde se ofrece plata en Soacha (Cundinamarca), en ambos casos durante actos de campaña de Duque en los respectivos municipios, son reales.

No obstante, hacen falta pruebas contundentes para afirmar que la campaña se involucró de forma directa en esa práctica, como lo insinuaron algunos usuarios.

Por eso consideramos una cadena como aproximada y la otra como engañosa.

 

De compras en Soacha

El caso más explícito es el de la plaza principal de Soacha, al sur de Bogotá, donde el aspirante uribista hizo un acto público el pasado 12 de mayo. Ese día se hizo viral un video en el que se oye el discurso del candidato al fondo y se ve la discusión entre la denunciante que graba y un grupo de personas que estarían ofreciendo dinero a los asistentes en la esquina de la calle 13 con carrera 7.

 

 

La campaña respondió con un video acompañado de la etiqueta #SolucionesNoAgresiones, que usan para desmentir las noticias falsas que perjudican al candidato en redes sociales. En él aseguraron que se trata de un intento por “incriminarlo”, negaron estar detrás de la entrega de dinero en efectivo y afirmaron que, de hecho, no lo maneja.

El director municipal del partido, Ferddy Alexander González, reconoció que el episodio sí se presentó pero se lo atribuyó a un grupo político local que se unió a la campaña “hace poco” pero “nunca antes había hecho parte” de ella. Este, agregó, estaría vinculado a un funcionario de la Gobernación de Cundinamarca. “Nosotros no aprobamos eso”, enfatizó. Aunque también admitió que no tiene pruebas de las acusaciones, por lo que pidió mantener en reserva los nombres propios que señaló.

De todas formas Colombiacheck.com indagó por la filiación política de las personas que, según él, estaban involucradas y encontró que no pertenecen al uribismo ni a sus aliados en estas elecciones. Quien lidera la colectividad incluso apoya de forma abierta en sus redes sociales a otro candidato presidencial. Aun así, el portal buscó su versión y le preguntó por Facebook, por WhatsApp y hasta fue a su oficina, pero nunca consiguió respuesta.

No es claro entonces si se trató de un saboteo de otra campaña contra la de Duque o si las personas que aparecen en el video, con camisetas y gorras del candidato, de verdad trabajaban para él.

Sin embargo, la entrega de plata fue reconocida como un hecho incluso si los organizadores del partido no tuvieron responsabilidad en ella. En consecuencia calificamos la afirmación como aproximada.

 

Lechona boyacense

La otra cadena que se viralizó en los últimos días tiene como protagonista a la gastronomía electoral colombiana, que se asocia con el tamal y la lechona como los platos típicos para atraer ciudadanos a las manifestaciones e incluso a las urnas. En este caso, la cocina tolimense se habría tomado un acto de campaña de Duque en Paipa (Boyacá).

Así lo denunció el actor Bruno Díaz, quien apoya la candidatura presidencial de Gustavo Petro por la coalición Colombia Humana, el pasado 17 de mayo.

 

 

No solo es evidente que las personas que reciben la comida están vestidas con prendas alusivas al candidato del Centro Democrático.

Además, las fotografías sí fueron tomadas sobre la vía Tunja-Sogamoso. Al fondo se ve el estadio del municipio y el andén corresponde al que está junto a esa vía al lado del lago Sochagota, emblemático de la misma población.

Pero además Duque sí tuvo una reunión con empresarios boyacenses en Paipa el día anterior. El representante uribista Ciro Ramírez, organizador de la campaña en ese departamento, reportó el encuentro en el hotel Estelar. El sitio está a diez minutos en carro de donde se estaba parqueado el camión de la lechona. Para ir solo había que rodear el lago por 4 kilómetros.

Pero el presidenciable no está en la foto. El congresista Ramírez dijo que todo el evento se desarrolló en un espacio cerrado del hotel y que Duque nunca estuvo con simpatizantes en ese punto de la carretera.

La explicación que dio es que los empresarios llevaron a sus empleados al acto de campaña y, como algunos iban desde Samacá (que queda a 73 kilómetros) u otros municipios, pararon por el camino para darles algo de comer.

En resumen, dijo que la campaña “no puso un peso para refrigerios” y que lo único que pagó fue el salón de eventos.

Colombiacheck.com pudo establecer que la orden fue registrada en la lechonería a nombre de Incarsa, Industria Carbonífera de Samacá S.A.S. Esta empresa se encarga de la explotación subterránea y el procesamiento del carbón coquizable (el que se usa para fabricar acero) que luego exporta C.I. Milpa S.A., propietaria de su infraestructura.

Aunque esto demuestra que ni Duque ni su partido o sus directivos encargaron la comida, la compañía que lo hizo sí es cercana a ellos. La presidenta de Incarsa, María Ángela Parra Castiblanco, le donó 25 millones de pesos a su campaña para la consulta del 11 de marzo. Lo mismo puso su hermana Martha Cecilia, una de las cabezas de Milpa.

Pero eso no implica una compra de votos, aunque la repartición de lechona haya existido, porque fue una empresa privada la que pagó la comida para sus empleados (aunque fuera para llevarlos al evento) y no la campaña. De modo que la acusación de Díaz y otros usuarios de las redes es engañosa.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Frase

    1. "A la campaña de Iván Duque en Soacha le tocó repartir plata para llenar la plaza".

    2. "El candidato joven, el de la renovación, el de las nuevas formas de hacer política, repartiendo lechona en Paipa".

    Autor

    1. @Edson_Chavarro (viral en redes sociales).

    2. @BrunoDiazACTOR (viral en redes sociales).

    Fuentes

    1. Freddy Alexander González, directivo del Centro Democrático en Soacha; video de la campaña de Iván Duque, redes sociales de las personas señaladas por González (se les buscó también en persona y por teléfono pero no atendieron), Código Penal.

    2. Mapas y fotos de Google, redes sociales del candidato presidencial del Centro Democrático, Iván Duque; representante a la Cámara por Boyacá Ciro Ramírez, por teléfono y redes sociales; lechonería Doña Ana, Industria Carbonífera de Samacá S.A.S. en el Registro Único Empresarial (RUES) de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), perfil en LinkedIn de Comercializadora Internacional Milpa S.A., relación de contribuciones o donaciones de los particulares a la campaña de Duque en el Consejo Nacional Electoral (CNE).

    Contexto

    Ambas publicaciones se hicieron virales en Twitter y Facebook después de eventos de campaña de Iván Duque en los respectivos municipios.

    Calificación

    1. Aproximada.

    2. Engañosa.