Pasar al contenido principal
Jueves, 11 Agosto 2016

“Las mujeres son la mitad del país y han sido las principales víctimas de la guerra”, Andrés Gil

Por Sania Salazar

Son un poco más de la mitad de los colombianos y son mayoría en el Registro Único de Víctimas. La Corte Constitucional considera que el conflicto las afecta de manera agudizada y diferencial. Colombiacheck verificó lo que dijo el vocero de Marcha Patriótica.

Andrés Gil, líder campesino y vocero de Marcha Patriótica, movimiento político de izquierda, publicó ese mensaje el pasado 25 de julio, un día después de que las delegaciones del Gobierno y las Farc anunciaron públicamente desde La Habana la inclusión del enfoque de género en los acuerdos alcanzados hasta ese momento en la mesa de negociaciones.

 

 

Colombiacheck llamó a Gil el lunes 1 de agosto para ampliar la información y saber en qué basa su afirmación, pero pidió que lo llamáramos una hora más tarde. Lo hemos llamado en varias ocasiones, pero hasta la publicación de esta nota no nos hemos podido volver a comunicar.

Sin embargo, verificamos lo que el vocero de la Marcha Patriótica dijo y encontramos que su afirmación es cierta.

Para saber si las mujeres son la mitad de la población colombiana revisamos las proyecciones de población del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, que para 2016 calcula un total de 48.747.708 habitantes.

Las mujeres están calculadas en 24.678.673. Los hombres en 24.069.035. Esto quiere decir que hay 609.638 mujeres más y que ellas son el 50.6% de la población total colombiana.

¿Son las mujeres las principales víctimas?

La respuesta es sí y para comprobarlo acudimos a las cifras del Registro Único de Víctimas (RUV), donde encontramos que hay 4.024.214 mujeres reportadas como víctimas, frente a 4.006.122 hombres. 18.092 mujeres más, lo que significa un 50,1% de mujeres víctimas sobre el total de las personas registradas como afectadas por el conflicto en el país.

Acá hay que aclarar que las cifras de afectados por género resulta de la suma de declaraciones administrativas y por vía judicial, las dos formas que hay para registrar víctimas en el RUV.

También hay que anotar que al buscar en el Registro de Víctimas por género, además de las categorías de hombre y mujer, hay una “LGBTI” (1.902) y una titulada “No informa” (60.156). Al buscar por edades se encuentra que hay 1.570.737 menores de 0 a 17 años registrados como víctimas.

Más allá de los números

Jorge Iván Cuervo, profesor de la facultad de finanzas, gobierno y relaciones internacionales de la Universidad Externado de Colombia, recuerda además, que la Corte Constitucional, en el auto 092 de 2008 declaró a la mujer como sujeto especial de protección.

“Ahí está definido todo lo que es la condición de mujer víctima del conflicto armado. La mujer sufre distintos tipos de violencia, no solo la que se aplica contra ellas directamente, por ejemplo la sexual, el desplazamiento, sino que muchas veces la violencia que sufre el hombre termina afectándola porque ella se vuelve cabeza de hogar. La mujer tiene dos vectores de victimización”, enfatiza Cuervo.

“El primer hecho probado con amplitud y total claridad ante la Corte Constitucional es que la violencia ejercida en el marco del conflicto armado interno colombiano, en sus distintas manifestaciones, afecta de manera diferencial y agudizada a las mujeres.

Esta afectación diferencial y agudizada se explica, por dos grupos de factores: en primer lugar los riesgos y vulnerabilidades específicos de la mujer en el contexto del conflicto armado –que a su turno generan patrones particulares de desplazamiento de mujeres-, y en segundo lugar las distintas cargas materiales y psicológicas extraordinarias que se derivan para las mujeres sobrevivientes de los actos de violencia que caracterizan dicho conflicto armado. Cada uno de estos dos grupos de factores, que a la vez son la causa del impacto desproporcionado del desplazamiento forzado sobre las mujeres”, se lee en el Auto de la Corte.

A pesar de que se sabe que puede haber un déficit en la denuncia de las víctimas, las cifras y el concepto de la Corte Constitucional dejan en claro que las mujeres son más de la mitad de la población colombiana y que han sido especialmente golpeadas por la guerra en Colombia.

Martes, 04 Octubre 2016

“Plebiscito no tiene efecto jurídico alguno, el efecto es político”: Timochenko

Por Sania Salazar

Aunque el comandante máximo de las Farc quiera negarlo, el plebiscito tuvo efectos jurídicos: la imposibilidad de implementar el Acuerdo Final ante el triunfo del No y de sostener el cese al fuego bilateral más allá del 31 de octubre próximo, según anuncio del Presidente.

Un día después de un plebiscito que no era obligatorio realizar, el comandante de las Farc, Rodrigo Londoño, conocido como Timochenko, aseguró que ese mecanismo de refrendación del acuerdo entre el Gobierno y esa guerrilla solo tiene efecto político. La implementación del acuerdo está en veremos porque triunfó el No en las urnas y frenó los mecanismos jurídicos para adelantarlo. Por eso Colombiacheck califica la frase como falsa.

En su discurso Jiménez habló de una sentencia de la Corte Constitucional en la que consta que el plebiscito no tiene efecto jurídico.

Le solicitamos a las Farc mediante correo electrónico y WhatsApp una entrevista con Jiménez para saber en qué punto específico de la sentencia basa su afirmación, pero no hemos obtenido respuesta.

A continuación revisamos la sentencia C 379 de 2016 en la que la Corte Constitucional avaló el plebiscito como mecanismo de refrendación del acuerdo Gobierno-Farc, que en la página 288 dice: “la refrendación popular del Acuerdo tiene naturaleza exclusivamente política, consistente en un mandato al Presidente de la República para la implementación de una decisión política a su cargo, a través de los canales y procedimientos dispuestos por la Constitución y la ley para ese efecto”.

Pero, en la páginas 291 y 293 la Corte deja claro que hay consecuencias jurídicas: en el caso de la aprobación del plebiscito la obligación del Presidente de implementar los acuerdos, pero en el caso del triunfo del No, la imposibilidad de llevarlos a cabo.

“Así, las consecuencias de la decisión del Pueblo convocado en plebiscito también son de la mayor entidad y en modo alguno pueden comprenderse como una mera sugerencia, sino como mandatos con soporte jurídico constitucional, derivado del contenido y alcance del principio de soberanía popular”, deja en claro la sentencia.

Lo político incide en lo jurídico

Colombiacheck consultó a María Luisa Rodríguez Peñaranda, profesora asociada de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional y doctora en Derecho Constitucional, quien aclaró que los efectos políticos y jurídicos están directamente relacionados.

Rodríguez Peñaranda explicó que el efecto político es simbólico. Significa un mensaje de la sociedad al Estado diciéndole que está de acuerdo o no con su política. Es una manifestación abierta que en el caso del Acuerdo Final no era un paso obligatorio. Haber optado por realizar el plebiscito tenía el objetivo de revestir de mayor democracia la decisión. Era abrir un acuerdo Gobierno-Farc a Colombia para volverlo un pacto de todos.

El efecto jurídico está más asociado con normas que imponen procedimientos, que establecen mandatos, que otorgan derechos, precisó Rodríguez Peñaranda.

La profesora indicó que cuando se estableció el plebiscito como uno de los pasos adquirió efectos jurídicos, que fue una decisión política con impacto jurídico porque el resultado es que el país no está de acuerdo.

“Políticamente ya no se puede negar que también tiene un efecto jurídico, es decir, los acuerdos estaban condicionados a que pasaran por las urnas y que se validara con el Sí, ahora que ganó el No es muy difícil meterle el gol al país de decirle que ese paso no era tan importante, después de que se nos convocó a las urnas, eso se convierte en un acto que tiene efectos que no se pueden negar”, resaltó.

El efecto jurídico de darles voz a los ciudadanos para que se pronunciaran sobre el proceso y se sintieran parte de él tiene efectos tangibles.

“La Corte dice que acto seguido al plebiscito que validaría los acuerdos seguiría el paso de radicar ante el Congreso lo que sería la refrendación como tratado internacional para ser parte del bloque de constitucionalidad y ese es un acto jurídico”.

Ese efecto jurídico que suena tan abstracto no es más que esa incertidumbre en la que está Colombia sobre qué va a pasar, pues tal como está el Acuerdo no se puede implementar hasta que no se llegue a un consenso con quienes votaron No.

Una consecuencia directa de la negativa a aceptar el Acuerdo Final con las Farc, que se negoció durante más de cinco años, es poner en riesgo la pacificación alcanzada en buena parte de Colombia, como documentó el Centro de Recursos de Análisis de Conflictos, Cerac, y lo contó Colombiacheck tomando como ejemplo la experiencia de 147 días sin homicidios por el conflicto armado que registró Puerto Asís, Putumayo.

Prueba de lo anterior es que hoy el presidente Santos anunció que el cese bilateral y definitivo con las Farc solo irá hasta el próximo 31 de octubre.