Pasar al contenido principal

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Martes, 22 Octubre 2019

Las universidades públicas sí tienen que pagar fallos ‘contra la Nación’ desde hace 20 años

Por José Felipe Sarmiento

La norma aprobada en el Artículo 44 del Presupuesto General de la Nación para 2020 ha estado vigente desde el año 2000, excepto en 2006. Es más antigua incluso que lo que dice el Gobierno.

En los últimos días ha habido un revuelo en redes sociales debido a un artículo (el 44) dentro del recién aprobado Presupuesto General de la Nación para 2020, en el que se dice que las universidades públicas deben pagar las sentencias en contra del Estado.

Incluso el Sistema Universitario Estatal (SUE) alcanzó a emitir un comunicado en el que calificó como “absolutamente inconveniente [...] que dichos recursos deban pagar obligaciones generales en demandas contra la Nación”.

En medio de la polémica, comenzó a circular por WhatsApp una cadena que busca mostrar que esta decisión no es nueva al listar varias leyes de años anteriores en las que se incluye el mismo texto: “en virtud de la autonomía consagrada en el artículo 69 de la Constitución Política, las universidades estatales pagarán las sentencias o fallos proferidos en contra de la Nación con los recursos asignados por parte de esta, en cumplimiento del artículo 86 de la ley 30 de 1992”.

Cadena de WhatsApp sobre el artículo 44 del presupuesto para 2020

La cadena, que llama la atención sobre lo antigua que es la norma, es verdadera. Colombiacheck lo comprobó al revisar todos los presupuestos desde 1997.

En efecto, tal como dice el mensaje, el polémico inciso es idéntico a los artículos 48 de los presupuestos para este año y el anterior. También al 53 para la vigencia de 2017, el 50 para 2016, el 52 para 2015, el 51 para 2014 y, de nuevo, el 52 para 2012.

La cadena se salta la de 2013, pero ahí también está. Además, apareció en las de 2011, 2010, 2009, 2008 y 2007. Es decir que en 2020 serán 14 años consecutivos. El último presupuesto que no incluyó esa oración fue el de 2006.

En la plenaria de la Cámara del 18 de octubre de ese año, que le dio la aprobación definitiva al texto para la vigencia de 2007, el entonces representante Pedro Obando Ordóñez intervino para pedir la eliminación de ese artículo, que calificó como “un castigo a las universidades, el castigo de demandas que se hagan contra la Nación, las tienen que pagar las universidades y son demandas que se hacen por situación pensional”.

Además, recordó que el proyecto de presupuesto de 2005 para 2006 también traía esa propuesta, pero en esa ocasión se había suprimido el artículo correspondiente en el Congreso. Colombiacheck lo encontró en la ponencia para segundo debate.

Sin embargo, también estuvo en 2005, 2004, 2003, 2002 y 2001. En el año 2000, el texto era ligeramente distinto y fue presentado idéntico en el proyecto del gobierno de Andrés Pastrana para el año siguiente, pero fue modificado en su paso por el Congreso para dar origen a la redacción actual. No había habido nada parecido en los presupuestos de 1999, 1998 ni 1997.

Es decir que el texto en su versión actual ha estado en todos los presupuestos de los últimos 20 años, con excepción de 2006. El Gobierno, por su parte, también dijo que había sido así desde 2002 en un comunicado del Ministerio de Educación, que recogía declaraciones del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en las que asumió “el compromiso de eliminar el artículo”, aunque aclaró que este se refiere a demandas contra las mismas universidades y no contra la Nación en general.

El artículo de la Ley 30 de 1992 (que es la que rige a la educación superior) al que se refiere la norma es el que define la financiación de las instituciones estatales del sector. El de la Constitución, entre tanto, es el que establece la autonomía universitaria. Por esta razón, aunque el texto del presupuesto habla de “demandas contra la Nación” en general, se refiere a las instauradas contra los entes educativos.

Entonces, el debate que llevó a la discusión en la noche del jueves no fue la introducción de una norma nueva. Lo que pasó fue que ese artículo se había hundido en la Cámara, pero luego fue aprobado en Senado. A falta de tiempo para conciliar y con el compromiso del ministro Carrasquilla de estudiar “la manera de corregir y expresar mejor la voluntad de la Cámara”, la discusión se reabrió en la plenaria de esta para darle la aprobación definitiva al artículo, como lo contó El Espectador. Por tanto, la información de la cadena es verdad.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 24 Septiembre 2019

La demanda educativa de los colegios públicos en Bogotá sí se ubica en el occidente, como dice Morris

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

También es cierto que la oferta universitaria se concentra principalmente en el centro de la ciudad, pero hace falta precisión.

Hollman Morris, candidato a la Alcaldía de Bogotá por los movimientos Colombia Humana y MAIS, tiene entre sus propuestas fortalecer la Universidad Distrital con la construcción del “Campus Universitario Distrital”, como uno de los mecanismos para lograrlo.

En días pasados, publicamos la verificación que hizo Colombiacheck a las cifras de déficit en educación superior que aparecen en el programa de gobierno del candidato (y que calificamos como falsas). 

En esta ocasión, decidimos revisar la afirmación hecha, en el párrafo siguiente del mismo documento, con la cual sustenta su propuesta de crear el campus universitario pues, según dice,“si tenemos en cuenta que el 58% de la demanda educativa de los egresados de colegios públicos se ubica en las localidades periféricas, mayoritariamente en las localidades del occidente de la ciudad, y actualmente la oferta [universitaria] se concentra en el centro de la ciudad, es en occidente donde debemos generar esta nueva oferta educativa para nuestros jóvenes”.

No es muy preciso el programa de Morris al decir cuáles son esas localidades periféricas del occidente de la capital, pero, asumiendo que se refiere a Suba, Engativá, Fontibón, Kennedy y Bosa, de acuerdo con cifras que la Secretaría Distrital de Educación le dio a Colombiacheck, estas suman el 57,5 por ciento de la demanda educativa. Cifra muy cercana al 58 por ciento que afirma en el documento.

Programa de Gobierno de Hollman Morris

58%

Secretaría Distrital de Educación

57,5%

También es correcta la afirmación de que la oferta universitaria se concentra mayoritariamente en el centro de la ciudad, específicamente en las localidades de La Candelaria y Chapinero, de acuerdo con Isabel Segovia, exviceministra de educación, y Camilo Fonseca, especialista en gerencia de proyectos y maestrante en gobierno y políticas públicas. Le hicimos esta consulta al equipo de prensa del Ministerio de Educación, pero hasta el momento de publicar esta nota no obtuvimos respuesta de su parte.

Sin embargo, por la falta de precisión en las localidades a las cuales se refería el programa de Morris, calificamos la afirmación como ‘Verdadero, pero’ pues, de acuerdo con las calificaciones de Colombiacheck, la información sí se ciñe a los datos disponibles pero hacen falta elementos de contexto.

Por otro lado, en lo que no acierta el candidato es en sugerir que el déficit educativo de los jóvenes en la capital se debe a la falta de cupos en educación superior. Segovia y Fonseca coinciden en que Bogotá es la ciudad con el mayor número de instituciones de educación superior, y las cifras del ministerio les dan la razón.

Según el Sistema Nacional de la Información de Educación Superior (SNIES), en Bogotá hay 128 instituciones universitarias (esto incluye, instituciones técnicas y tecnológicas,  profesionales, instituciones universitarias o escuelas tecnológicas y universidades); en Medellín hay 34; en Cali, 27; en Barranquilla, 17, y en Cartagena, 13, siendo estas las ciudades con mayor población de Colombia.

Para Segovia el problema no es de oferta sino tiene que ver con la calidad en la educación impartida en los colegios públicos. Es cierto que muchos de los cupos en educación superior que ofrece la capital, son tomados por jóvenes que provienen de otras partes del país, pero “si todos los graduados salieran mejor preparados, no tendríamos los problemas de cobertura”, sostiene. 

Fonseca, por su parte, coincide con lo afirmado por Segovia y agrega el tema económico. Según el último censo del DANE, el 80 por ciento de la población en Colombia se encuentra en los estratos socioeconómicos 1, 2 y 3, por lo cual, de acuerdo con Fonseca, el costo también es un factor que incide en que los jóvenes no logren acceder a la educación superior.

En conclusión, de acuerdo con los expertos, una mayor oferta educativa no resuelve el problema de la demanda si no va acompañada de estrategias que incidan en la calidad de la educación media y la financiación de la superior para las clases bajas.

RedCheq