Pasar al contenido principal
Miércoles, 20 Febrero 2019

Ley estatutaria de la JEP no da impunidad a exguerrilleros que vuelvan a delinquir

Por Sania Salazar

Los reinsertados sometidos a la JEP que cometan delitos nuevos serán juzgados por la justicia ordinaria y podrán perder los beneficios de la justicia transicional.

A principios de esta semana, la Fiscalía General de la Nación comenzó a mover en sus redes el hashtag #LeyEstatutariaJEP para promover los cuestionamientos que el fiscal general, Néstor Humberto Martínez le hizo a la ley que regula el funcionamiento de la Jurisdicción Especial para la Paz, pero que no ha sido sancionada por el presidente Iván Duque.

La Fiscalía General de la Nación le pidió a Duque que no sancione la ley, entre otras razones, porque según ellos esa ley le seguirá dando beneficios a los reinsertados que vuelvan a delinquir. Es decir, permitirá impunidad.

Colombiacheck califica el argumento como falso, pues, en general, los exguerrilleros de las Farc que se sometieron a la JEP y que cometan delitos después de la Firma del Acuerdo Final serán juzgados por la justicia ordinaria y se arriesgan a perder los beneficios de la JEP, jurisdicción que debe revisar si la nueva falta va en contra de los compromisos adquiridos ante ella.

Esto está explícito en el artículo 5 del acto legislativo 01 de 2017, que dice que “si con posterioridad a la entrada en vigencia de este Acto Legislativo y a la finalización del proceso de dejación de armas algunas de las personas sujetas a la jurisdicción de la JEP cometiera un nuevo delito, este será de conocimiento de la jurisdicción ordinaria”.

Pero Martínez, en conversación con RCN Radio, dio otro argumento de cómo la JEP podría generar impunidad.

En esa entrevista dijo: “en el Acuerdo se dijo expresamente que la JEP tendría competencia por delitos hasta la firma del Acuerdo y ahora le corrieron la cerca y ya vamos en los delitos de ejecución continuada, es decir, si hoy llegan los funcionarios de la Fiscalía a Tumaco, a Putumayo a Caquetá, al Guaviare y encuentran 20 hectáreas de coca y decimos quién es el dueño de esto y nos sale un señor con un certificado que dice yo, pero soy reinsertado, aquí está mi certificado, la Fiscalía tiene que voltearse y devolverse para Bogotá, hacerse el de las gafas, no encontró nada porque ese narcotráfico permanente que viene desde antes de la firma de Acuerdo le correspondería a la JEP”.

En el Acuerdo Final, en efecto, se estableció que la JEP se aplicará “únicamente a conductas cometidas con anterioridad a su entrada en vigor”, es decir antes del 1 de diciembre de 2016.

Y también es cierto que la Corte Constitucional le hizo una modificación a este límite. El cambio se refiere específicamente a los delitos de “ejecución permanente”, que son los que se prolongan en el tiempo, como el secuestro, que no cesa hasta que aparezca la víctima.

En 2017 la Corte, al revisar el acto legislativo 01 de 2017, determinó que los casos de delitos de ejecución permanente (que hayan comenzado antes del 1 de diciembre de 2016 y no hayan terminado después de esa fecha) serán juzgados por la JEP.

En la Sentencia C 080 de 2018 en la que la Corte Constitucional revisó la constitucionalidad del proyecto de ley estatutaria de la JEP también se refiere al tema y deja claro que “si se trata de acciones posteriores al 1 de diciembre de 2016, que no se hallen conectadas con un delito de ejecución permanente iniciado antes del 1 de diciembre de 2016 o con el proceso de dejación de armas, configurarán un nuevo delito y su conocimiento será de competencia, como ya se dijo, de la jurisdicción ordinaria”.

Hay que recordar también, que uno de los requisitos principales para ser aceptado por la JEP y recibir los beneficios que otorga es garantizar la no repetición, es decir no volver a cometer delitos.

Diana Isabel Güiza Gómez, investigadora del centro de estudios jurídicos Dejusticia, explicó que, en un caso como el que pone de ejemplo el fiscal, es la JEP la que debe determinar si el delito empezó antes de la firma del Acuerdo Final para concluir en qué justicia debe quedar el caso. Güiza Gómez resaltó que esa función de verificación de la JEP no limita las funciones de la Fiscalía. Además, aclaró que, si en un caso como ese se determina que el delito empezó luego de la firma del Acuerdo Final, es la Fiscalía la que debe investigar y juzgar.

La representante a la Cámara por el Partido Verde, Juanita Goebertus, quien hizo parte del equipo negociador del Gobierno en La Habana específicamente en el diseño de la justicia transicional, también lo explicó en su cuenta de Twitter.

Sobre los reparos del fiscal sobre la Ley estatutaria de la JEP, la presidenta de esa jurisdicción, Patricia Linares, reiteró que no habrá impunidad. “Precisamente el modelo y la jurisdicción en concreto fue diseñada para garantizarle[s] a las víctimas, al país y a la comunidad internacional, que no habrá impunidad, que no se incumplirán los compromisos internacionales en la materia”, señaló.

Linares recordó que la competencia de esa jurisdicción abarca los delitos cometidos antes del 1 de diciembre de 2016. “En consecuencia los delitos que se cometan después de esa fecha son de competencia de la justicia ordinaria y la Fiscalía mantiene sus competencias y debe, seguramente lo está haciendo, investigar ese tipo de delitos cometidos con posterioridad a la fecha”.

Jueves, 01 Junio 2017

¿Es válido hablar de desarme total sin que las Farc dejen las caletas?

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Aunque Carlos Antonio Lozada, miembro del secretariado de las Farc, afirmó que el 20 de junio todos los integrantes de esa guerrilla habrán dejado las armas, esto no es del todo cierto pues ese día todavía faltarán por dejar las que tienen encaletadas en 949 depósitos.

El pasado 29 de mayo fue el último día en que el presidente Juan Manuel Santos tuvo las facultades extraordinarias aprobadas por el Congreso de la República para desarrollar por medio de decretos las distintas iniciativas que permitan dar cumplimiento al Acuerdo Final de paz firmado con las Farc.

Ese fin de semana, con lunes festivo incluido, el presidente Santos puso su rúbrica sobre 23 decretos con fuerza de ley, todos firmados entre el 26 y el 29 de mayo, según la página de Presidencia de la República.

Además de la maratónica firmatón del Presidente, ese mismo lunes festivo, el mandatario colombiano anunció por medio de una alocución presidencial: “decidimos que la entrega de las armas no se terminará mañana (30 de mayo) como estaba previsto, sino dentro de 20 días”, explicó. Frente a la extensión del plazo se pronunció Carlos Antonio Lozada, cuyo nombre de pila es Julián Gallo Cubillos.

 

 

La afirmación de este miembro del secretariado de las Farc es engañosa porque el 20 de junio esa guerrilla no habrá dejado la totalidad de las armas de sus integrantes sino apenas las armas individuales que cada guerrillero tiene en los diferentes campamentos y zonas veredales en los que la guerrilla está concentrada, así lo estableció el Mecanismo de Monitoreo y Verificación de la ONU, Mm&v, en un comunicado del 29 de mayo.

“A partir del 1 de junio y hasta el 20 de junio, la totalidad de los integrantes de las Farc - EP, incluyendo las milicias, habrán hecho dejación de armas y tránsito a la legalidad, salvo aquellos que deban realizar tareas de identificación de caletas, extracción de armamento y seguridad de los campamentos existentes en las Zvtn”, apunta el documento.

En definitiva, no se puede afirmar categóricamente que el 20 de junio próximo los excombatientes de las Farc habrán dejado la totalidad de sus armas porque en esa fecha aún faltarán por ser dejadas las que están encaletadas.

Un tema sin duda espinoso y que es criticado con fuerza por los opositores al Acuerdo Final toda vez que, como lo calculó el propio Lozada, se trata de unos 949 depósitos aproximadamente. Al menos así lo contamos en Colombiacheck a comienzos de mayo, “Farc: de acusador a acusado en el tema de armas y caletas”.

Por cuanto las caletas farianas también hacen parte de las armas que tendrá que dejar esa guerrilla, Colombiacheck califica la aseveración de Lozada como engañosa.

¿Lozada se contradice?

Según el comunicado del Mm&v, las caletas de las Farc solo serán dejadas hasta el 1 de septiembre. Lo curioso de todo el asunto es que el propio Lozada en una entrevista concedida a la revista Semana el 6 de mayo pasado, manifestó que la dejación de las armas encaletadas por parte de las Farc se podría hacer en tres meses, “si se dispone de la logística adecuada”, explicó.

Es decir, las declaraciones del propio Lozada a Semana desmintieron su trino del 29 de mayo. En aquella oportunidad él reconoció la complejidad y el retraso en cuanto al otro tipo de armas que tienen que ser dejadas por las Farc, las que están en las 949 caletas, y por ello solicitó tres meses más para lograrlo.

Colombiacheck buscó a Lozada para conocer su punto de vista sobre el tema y para saber de dónde saco los datos que sustentan su afirmación, pero hasta el momento no ha obtenido una respuesta.

Según manifestó Lozada en la entrevista con Semana, la dejación de las armas encaletadas por parte de las Farc ha sido un proceso complejo en buena parte porque los lugares en los que está el material bélico son de difícil acceso y ubicación. Además, para esta labor es necesario el acompañamiento de algunos integrantes de las Farc que están en las zonas y campamentos veredales. El meollo del asunto, según el comandante guerrillero, es que a varios de ellos se les ha tardado su salida de estos lugares porque el proceso de cedulación se ha retrasado.

Sobre la dejación de armas es fundamental aclarar que el Acuerdo Final, en su página 222 (protocolo para la dejación de las armas), diferenció entre los tipos de material bélico que dejarán las Farc: las armas individuales y el armamento inestable.

Este último tipo de material bélico (las caletas) tiene plazo de ser dejado hasta el 1 de septiembre pero las armas individuales sí deben dejarlas a más tardar el 20 de junio, es decir, si todo lo pactado se cumple, el 20 de junio se podrá decir que los guerrilleros de las Farc ya dejaron sus armas individuales pero no se podrá afirmar, como lo hizo Lozada, que “la totalidad de integrantes de las Farc habrán dejado las armas”.

Para decir esto hay que esperar a la dejación de las caletas que está presupuestada para el 1 de septiembre, en ese momento sí se podrá afirmar que las Farc se desarmó totalmente.