Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 30 Abril 2019

Marta Lucía Ramírez no incurrió en doble militancia

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La vicepresidenta no ganó ninguna consulta del partido Conservador, sino que se lanzó a la presidencia por firmas. Por lo tanto no incumplió la ley.

El periodista Gonzalo Guillén publicó en su cuenta de Twitter un trino acompañado de una imagen que dice: “MARTA LUCÍA RAMÍREZ ganó la consulta del Partido CONSERVADOR como candidata a Presidente, y después se inscribió como candidata Vicepresidente de Duque por el partido CENTRO DEMOCRÁTICO” (sic). En la imagen también se añade una parte del Artículo 2 de la Ley 1475 que se refiere a la doble militancia, insinuando que la elección de Ramírez debería ser revocada por incurrir en este incumplimiento.

La información referida en la imagen, sin embargo, es falsa.

Marta Lucía Ramírez fue candidata del Partido Conservador a la presidencia en 2014, pero renunció a esta colectividad en septiembre de 2017, de acuerdo con nota del diario El Espectador “por las diferencias que hay entre ella, que fue opositora al acuerdo entre el Gobierno y las Farc, y los conservadores que insisten en que la colectividad debe permanecer en la Unidad Nacional”, para lanzarse nuevamente a la presidencia, pero esta vez por firmas con el movimiento ‘Por una Colombia honesta y fuerte’. 

El 4 de diciembre de 2017, Ramírez presentó 900.000 firmas ante la Registraduría para oficializar su candidatura presidencial.

El Partido Conservador, por su parte, no logró ponerse de acuerdo para escoger un candidato único y estableció que la militancia y la dirigencia estaban en libertad de escoger, pues algunos sectores de la colectividad apoyaban a Ramírez o a Alejandro Ordóñez, y otros preferían al candidato de Cambio Radical Germán Vargas Lleras. Así lo informó Hernán Andrade, presidente de los conservadores en un comunicado y a través de un video que publicó la cuenta de Twitter del partido:

De modo que es falso que Ramírez haya ganado la “consulta del partido Conservador”, como señala la imagen.

Doble militancia

De acuerdo con Yann Basset, director del observatorio de procesos electorales de la Universidad del Rosario, la doble militancia se establece por varias razones, pero  hay tres principales.

Las primeras dos son: tener un cargo electivo por un partido y no haber renunciado a tiempo para poder lanzarse por otro partido (caso de Ángela María Robledo), o ser directivo de un partido y lanzarse por otro. Ninguno de estos dos aplica para Marta Lucía Ramírez pues ni tenía un cargo de elección popular un año antes de lanzarse como candidata, ni estaba en la dirigencia del Partido Conservador.

El tercer caso, es un poco más complejo y es el referente con las consultas interpartidistas, pues de acuerdo con Alejandra Barrios, directora de la Mesa de Observación Electoral (MOE), no está muy clara la regulación en este sentido.

Luego de que Ramírez se hubiera inscrito como candidata, ella, Alejandro Ordóñez (también candidato por firmas) e Iván Duque (candidato del partido Centro Democrático) establecieron que harían una alianza y que escogerían a su candidato a través de la consulta interpartidista de derecha, llamada Gran Consulta por Colombia.

El acuerdo definía que “el ganador será candidato, el segundo fórmula vicepresidencial” y el tercero haría campaña por los otros dos, de acuerdo con un artículo publicado por la revista Semana. Y así fue, por eso Iván Duque resultó elegido como candidato presidencial y Marta Lucía Ramírez fue su fórmula de vicepresidenta.

De acuerdo con Barrios, al haber escogido el mecanismo de firmas, Ramírez tenía el derecho a hacer las alianzas y participar en las consultas que quisiera e incluso, dejar de ser la candidata del grupo significativo de ciudadanos que le dio su firma. Así está establecido en la ley.

Pero existe un vacío, de acuerdo con ambos expertos, porque el mecanismo de firmas funciona para lanzarse como candidato oficial, pero después no obliga a mantenerse fieles a ese grupo de ciudadanos. Y en específico para el caso de Ramírez, porque la fórmula ganadora solamente fue avalada por el Centro Democrático y no se incluyó el logo de los movimientos de ciudadanos de Ordóñez y de la actual vicepresidenta.

En todo caso, para como están las reglas de juego en materia electoral actualmente frente a las consultas interpartidistas, Marta Lucía Ramírez no incurrió en ninguna falta.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 31 Octubre 2020

Información de que Hunter Biden tenía un disco duro con pornografía infantil no tiene sustento

Por Mónica Ospino Orozco

La desinformación, que también circula en redes sociales de Colombia, acusa a Hunter Biden de ser el dueño de un disco duro en el que había 25.000 fotos de pornografía infantil y de violar niños chinos. Las denuncias anónimas no tienen prueba que las sustenten y hacen parte de una campaña sucia contra el candidato demócrata.

A pocos días del día D en las elecciones de Estados Unidos, las desinformaciones acerca del candidato Joe Biden siguen llegando a Colombia. En esta ocasión esta página de Facebook Tony Vevel, que ya hemos chequeado en otras oportunidades, le dio eco al supuesto hallazgo de pornografía infantil en un computador del hijo de Biden.

Esta publicación, que ha sido  compartida 440 y vista por más de 16.000 personas en Colombia, según una herramienta de Facebook a la que tenemos acceso por una alianza contra la desinformación, comparte pantallazos del trino de la cuenta Wayne Allyn Root, un periodista radial estadounidense, anfitrión de un programa llamado: ‘El show de Wayne Allyn Root, crudo y sin filtro’ y quien en Twitter se describe como un “guerrero conservador”.

En el mencionado trino el periodista citado por Vevel en su publicación, asegura que “mis fuentes, en lo más alto posible, vieron videos en las computadoras portátiles de Hunter HOY. Sólo me lo dije a quemarropa ... sin rumores ... vieron a Hunter violando y torturando a niños chinos pequeños ... El gobierno chino tiene los mismos videos ... Biden está comprometido. Chantajeado. NUNCA puede ser Presidente” (traducción del inglés original).

Acompañando el trino de Allyn, en el post de Facebook de Velvel asegura “El hijo de un candidato presidencial violando niños chinos y traficando con ellos como lo hizo Hillary Clinton. Malditos aberrados, esto tiene que parar. Deben pagar por sus actos con todo el peso de la ley”.

En esta misma plataforma aparece una noticia publicada por el Panam Post titulada 'Policía investiga escándalo sexual con menores de edad que salpica a Joe Biden', en la que también se habla de la computadora con los supuestos videos. La nota ha sido compartida por más de dos mil personas en los últimos días.

En Colombiacheck verificamos esta información y retomamos parte de la nota publicada por nuestros colegas de Politifact en la que verificaron esas afirmaciones y concluyeron que era falso. “No hay evidencia de que una computadora portátil que anteriormente perteneciera a Hunter Biden contenga pornografía infantil. La acusación se originó en un foro de Internet anónimo que es una fuente conocida de desinformación en línea”, explicaron.

Nuestros colegas de Factcheck.org también publicaron la nota 'Las publicaciones en las redes sociales sacan a la luz la teoría de la conspiración infundada de la 'trata de niños', en la que concluyeron que "una vez más, las publicaciones en las redes sociales están haciendo afirmaciones falsas y sin fundamento sobre la participación de demócratas de alto perfil en la trata de niños y delitos sexuales".

El disco duro  

Las desinformaciones de la pornografía hacen parte de una serie de afirmaciones  que relacionan Hunter Biden, hijo del candidato demócrata,  con un disco duro de un computador. 

El escándalo ha sido desatado por uno de los principales aliados del presidente Donald Trump, Rudolph Giuliani, que es además su abogado personal, quien entregó al FBI el contenido de un disco duro de computador que supuestamente perteneció a Hunter Biden y que este supuestamente había dejado en una tienda de reparaciones de la ciudad de Wilmington, Delaware, como lo detalla este informe del diario El País de Madrid. 

En el artículo de El País, titulado Joe Biden, su hijo Hunter y un ‘e-mail’ de Ucrania: las claves de la sorpresa de octubre de Trump, asegura en uno de sus apartes que “el dueño del establecimiento, que no puede asegurar que su cliente fuera Hunter Biden, realizó supuestamente una copia del disco duro y se lo proporcionó a un abogado de Giuliani y al exasesor de Trump Steve Bannon. Asegura también que contactó al FBI a través de un intermediario para hacerles llegar una copia”.

“La sorpresa de octubre”

Ese disco duro del que hoy todos en Estados Unidos hablan, hace parte de la tradicional “sorpresa de octubre” que se usa cuando en plena campaña presidencial uno u otro partido saca los trapos más sucios de su rival para incidir de manera definitiva en las elecciones de noviembre, como ocurrió en 2016 cuando el FBI y su ex director James Comey reabrieron la investigación de los correos de Hilary Clinton y eso catapultó a Trump a la Casa Blanca.

Pero volviendo a Hunter Biden, que es ese lado débil de su papá, Joe, y las acusaciones de tener pornografía y videos con niños en ese disco duro, la debilidad de esa acusación pasa también porque no se ha probado que ese computador en efecto le perteneció y porque se han elevado sospechas de que esta trama es también parte de un nuevo complot ruso para incidir en las elecciones del próximo 3 de noviembre en Estados Unidos, aunque ya casi 84 millones de votantes han depositado su voto.

Sin embargo, el director de FBI que ya investiga esa posibilidad, dijo el pasado 19 de octubre que “no había inteligencia para respaldar las afirmaciones de que la desinformación rusa estaba detrás de los artículos en el New York Post (relacionados con Hunter Biden) que han sido aprovechados por el presidente Donald Trump, los aliados republicanos en el Congreso y los medios conservadores en el semanas finales de la elección”, de acuerdo con este reporte de CNN”.

Cabe destacar que las acusaciones de que ese disco duro contuviera imágenes de pornografía infantil no fueron publicadas en el diario New York Post, que sí hizo eco de otras acusaciones de lavado de dinero por parte de Biden, hijo, en favor de chinos y ucranianos y que es parte de una investigación abierta por el FBI.

Esas acusaciones de la pornografía infantil salieron de varios foros de internet y páginas de Facebook que se han dedicado a difundir la desinformación, como lo registra la página de chequeos PolitiFact, en su verificación, titulada, “Dicen que Hunter Biden tenía 25.000 fotos de él torturando y violando a niños menores de 10 años en China en su computadora portátil".

En dicho chequeo PolitiFact explica que “no podemos decir con certeza qué hay o no en un disco duro. Pero no hay evidencia que respalde las acusaciones de que contiene miles de imágenes de Hunter Biden abusando de niños en China”.

La desinformación acerca de los videos de pornografía infantil, que llegó a Twitter y Facebook, nació en redes sociales menos conocidas y que han sido usada desde la campaña de 2016 para iniciar la publicación de las noticias falsas, como ocurrió con el llamado Pizzagates, recordado por señalar a Hillary Clinton como la jefe de una red de pedofilia, que operaba desde una pizzería.

La pizzería fue atacada por un hombre armado que creyó la mentira difundida en redes. Una desinformación que incluso se retoma en estas elecciones. Como se explica en la nota ‘QAnon está ejecutando el libro de jugadas de Pizzagate con Hunter Biden’, en la que se indica: “Pizzagate 2.0 ha surgido como un intento de socavar la campaña del nominado demócrata Joe Biden (...)Durante el fin de semana, la teoría de la conspiración infundada, que afirma que el hijo de Biden, Hunter, es un pedófilo, se extendió a una velocidad asombrosa desde las profundidades del tablero de mensajes marginal 4chan hasta ser promocionada por una estación de televisión nacional”.

Y se agrega: “La conspiración se está extendiendo una vez más en las plataformas de redes sociales, donde las afirmaciones infundadas de los comentaristas de derecha de alto perfil se han compartido decenas de miles de veces. Y a pesar de que el guión de este escándalo inventado es casi idéntico al que se vendió hace cuatro años, parece que plataformas como Twitter y Facebook no tienen las salvaguardas necesarias para evitar que vuelva a suceder”.

En la nota, Vice  también se resalta que "John Paul Mac Isaaz, el propietario del taller de reparación de computadoras portátiles en el centro del escándalo, dijo a los periodistas la semana pasada que no había encontrado imágenes de abuso infantil en el dispositivo que, según él, podría pertenecer a Hunter Biden".

Otro de los elementos que evidencia la relación de Pizzagates y esta nueva desinformación es que el 17 de octubre pasado una de las personas que difundió el video con el supuesto hallazgo de las imágenes de pornografía infantil fue Alex Jones, el teórico de la conspiración detrás de InfoWars y la falsa noción de que el tiroteo en la escuela de Sandy Hook en 2012 fue un engaño.

Como lo explica Factcheck.org en su nota: Jones "publicó un video el 17 de octubre que llevaba el titular "Confirmado: Trump tiene imágenes de Hunter Biden violando y torturando a niñas pequeñas - Set Liberar." El video cita a Rudy Giuliani, el abogado personal del presidente Donald Trump, afirmando tener fotos de Hunter Biden "que no puedo describir, algunas de las cuales son ilegales". El video ha recibido más de 2.2 millones de visitas".

Entre tanto, la campaña de Joe Biden y el propio Hunter Biden han hecho caso omiso de las provocaciones con estas acusaciones y se han mantenido en silencio respecto a los ataques que se les han lanzado desde el lado rival, encabezado por Donald Trump, quien ha dedicado decenas de tuits al lo que el llama “el caso de corrupción más grande y creíble del mundo”.

El analista del Washington Post, Thomas Rid, profesor de estudios estratégicos de las Universidad de Johns Hopkins, asegura en este artículo para del post que, “la ausencia de una negación por parte de la campaña de Biden o del propio Hunter no debe tratarse como una admisión tácita de autenticidad. Mezclar hechos con falsificaciones tiene otro efecto probado: tiende una trampa para la víctima. Si Hunter o la campaña de Biden comenzaran a negar selectivamente partes de los informes aparentemente desde la computadora portátil, darían oxígeno a la operación, extenderían su ciclo de vida y se enredarían en una batalla perdida sobre la discusión de lo que es un hecho y lo que no. Verificar grandes cantidades de archivos filtrados, aprendieron los demócratas en 2016, también es arduo y laborioso”.

Así es que con estas evidencias, concluimos que las acusaciones en contra de Hunter Biden, relativas a pornografia infantil son falsas, pues no tienen sustento alguno por basarse en fuentes anónimas y porque tampoco se ha probado que el supuesto disco duro del computador, que está en investigación por las autoridades de Estados Unidos, haya pertenecido al segundo hijo del candidato demócrata.

Además, esta desinformación evidencia un patrón de la desinformación  similar al de Pizzagate.