Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 20 Octubre 2020

Minga indígena ya había llegado a Bogotá en los últimos diez años

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, recibió a la movilización indígena afirmando que hace diez años no se presentaba en la capital del país. Aunque sí es la más nutrida desde 2008, otras jornadas se han adelantado en 2015, 2018 y 2019.

Este domingo, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, se presentó en el coliseo del Palacio de los Deportes, para darle la bienvenida a un nutrido grupo de comunidades que conforman la minga indígena, que inició el 10 de octubre en el departamento del Cauca y ahora se encuentra en la capital del país. 

Durante su discurso, la Alcaldesa afirmó: “La minga llega a Bogotá por la incapacidad del Presidente de la República y de su Gobierno de concertar antes con la minga. Hace diez años no venía la minga a Bogotá”. Así quedó registrado en esta emisión de Noticias Uno.

Vale recordar que la movilización indígena inició el 10 de octubre en el norte del Cauca, se concentró en Cali por algunos días y luego se trasladó a Bogotá, después de declarar que el presidente Iván Duque no acudió a su encuentro.

Así lo explica a Colombiacheck, Jorge Sánchez, coordinador del Comité Político del Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC:

“Hemos citado al Gobierno y al Presidente en el departamento del Cauca, pero no ha escuchado. El año pasado también lo citamos en Monterilla, y no llegó. Lo hemos estado llamando en otras oportunidades para presentar estos temas, y no ha sido posible. Por eso llegamos a la ciudad de Bogotá para presentar nuestra posición. El Gobierno no atiende a las regiones”, reclama.

Sobre los motivos de la manifestación, explica: “Estamos llamando la atención sobre la situación de violaciones, asesinatos y masacres en el departamento del Cauca, en el suroccidente y en todo el país. Están violentando nuestro territorio. También, para llamar la atención por la paz, el tema lo están volviendo trizas y la guerra vuelve a nuestros territorios”.

Respecto a las declaraciones de la alcaldesa López, verificamos si realmente habían pasado diez años sin una manifestación de la minga indígena en la capital del país. 

Intentamos preguntarle al equipo de prensa de la Alcaldía cuál considera que fue la última minga que se presentó en la ciudad, en lo cual sustenta su afirmación. Pero no obtuvimos respuesta a través de su equipo de comunicaciones.

En una búsqueda documental, encontramos que si bien no hay antecedentes recientes de una movilización tan nutrida como la actual, que contempla cerca de 8.000 personas, la minga sí ha estado en Bogotá en otras ocasiones.

El episodio de tamaño similar se remonta a 2008, cuando llegó a la capital una movilización que sumaba alrededor de 10.000 indígenas. En ese momento, la llegada a Bogotá también se daba después de haber citado al entonces Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, a una reunión que nunca se dio en el departamento del Cauca.

Sin embargo, aunque de menor tamaño, en los últimos años sí se han presentado otras manifestaciones indígenas en Bogotá, provenientes de distintas regiones del país, lo que también es entendido como ‘minga’.

“La minga es un término de origen quechua que significa trabajo y sentir comunitario, para resolver un problema. Es una manifestación colaborativa. Y en ese caso hacen parte de la minga tanto las movilizaciones masivas de 2008, como otras que se han adelantado sin ser tan multitudinarias”, explica Jimmy Alberto Sevilla, vicegobernador del cabildo indígena Yanaconas de Cali, en conversación con Colombiacheck.

En ese sentido, encontramos al menos tres ocasiones en las que comunidades indígenas del país se han movilizado hacia la capital.

El 26 de noviembre de 2015, alrededor de 2.000 miembros de distintos cabildos del departamento del Cauca, liderados por el CRIC, se desplazaron hacia Bogotá en el marco de una movilización que llamaron ‘Minga por la Defensa de la Vida, el Derecho a la Protesta Social y la Jurisdicción Especial Indígena’. 

“Ahí se juntaron distintas expresiones y comunidades, no solo del Cauca, sino también del Tolima y de la Orinoquía. Caminamos por la 26 [avenida El Dorado] y se llegó hasta la Plaza de Bolívar”, recuerda Silsa Arias, vocera de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic) y secretaria técnica de la Comisión Nacional de Comunicación de los Pueblos Indígenas (Concip).

En esa ocasión, la minga indígena denunciaba violaciones a la autonomía de sus territorios y protestaba por un proceso judicial en contra de Feliciano Valencia, líder político del pueblo Nasa, hoy Senador de la República.

Después, el 11 de noviembre de 2018, cerca de 500 miembros de comunidades indígenas de Riosucio y Carmen del Darién, Chocó, se movilizaron desde sus territorios hasta Bogotá, en una minga que tuvo como objetivo reclamar atención por la incursión de grupos armados en esta región del país. En ese momento también pretendieron reunirse con el Presidente de la República (Juan Manuel Santos) pero no se dio el encuentro.

 

Asimismo, el año pasado, una comisión del CRIC y la guardia indígena del Cauca se desplazó a Bogotá para manifestar el incumplimiento de acuerdos alcanzados con el Gobierno Nacional un año antes. Esto, en el marco de un paro nacional convocado por otras organizaciones sociales.

“En 2019 hubo una comisión que vino en diciembre, con la guardia indígena. Se estuvo acompañando la defensa de la vida y derechos humanos en el marco de una movilización nacional”, menciona el líder Sánchez, del CRIC.

De modo que, si bien desde 2008 no se veía una manifestación tan nutrida de las comunidades indígenas de Bogotá, no es preciso decir que hacía diez años la minga no tenía movilizaciones en la capital del país, por esa razón calificamos como cuestionable la afirmación de la alcaldesa Claudia López.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 27 Octubre 2020

En resguardos indígenas hay 14.022 hectáreas de coca, pero hay reducción desde 2017

Por Sania Salazar

La senadora Paola Holguín, del Centro Democrático, publicó la cifra en su cuenta de Twitter basada en el más reciente informe de Naciones Unidas, pero le faltó mencionar que el mismo informe señala una reducción de esos cultivos y explicar que el tema es complejo.

La senadora del partido Centro Democrático, Pola Holguín, aseguró en su cuenta de Twitter que “de acuerdo con el más reciente estudio de la ONU sobre cultivos ilícitos en Colombia, en los resguardos indígenas se registraron 14.022 hectáreas sembradas con coca”. La publicación coincidió con la presencia en Bogotá de la minga indígena proveniente del Cauca que pretendía hablar con el Presidente de la República, Iván Duque.

Holguín le confirmó a Colombiacheck que se basó en el informe de 2019.

Calificamos la información como “verdadero, pero” porque si bien la cifra es del más reciente monitoreo de las Naciones Unidas correspondiente al 2019, se olvida mencionar que el informe señala una reducción de los cultivos en territorios indígenas y se deja por fuera el contexto necesario para entender la complejidad del problema.

La senadora tiene razón, el monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2019 de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito, UNODC, indica que en 2019 se contabilizaron 14.022 hectáreas de cultivos de coca en los resguardos indígenas, pero el informe señala que se registró una reducción del 15, 5% en comparación al 2018, cuando se registraron 16.588 hectáreas y que eso indica que se mantiene la tendencia a la reducción que inició en 2017, cuando se presentaron 17.627 hectáreas.

La senadora tampoco tiene en cuenta en su trino que, según el informe,  la concentración de cultivos de coca del total nacional en resguardos indígenas es del 9 %, un punto porcentual menos que en 2018. 

Daniel Rico, criminólogo e investigador en temas de economías criminales y desarrollo rural, le explicó  a Colombiacheck que una de las razones para que haya cultivos de coca en territorios indígenas es que se comparten ciertas características en los territorios indígenas que son propicias para la coca, pues son zonas de menor desarrollo e infraestructura, de menor acceso vial, con restricciones de tipo administrativo, que tienen menos presencia del Estado, pero sobre todo por las restricciones legales en materia de consulta previa.

Para Rico la participación de la coca en territorios indígenas, que es del 9%, no es tan alta, es mucho más problemática en territorios afros (16%), que están en zona logística y estratégica mucho más cercana al mar.

Rico también señaló que hay que revisar el papel de los colonos, que son los dueños de muchos de los cultivos de coca de los territorios indígenas.

El experto aseguró por último que hay también estructuras del narcotráfico de los indígenas y puso como ejemplo a alias Mayimbú, que ha aprovechado las ventajas del régimen especial indígena para fortalecer su posición frente al narcotráfico.

Para Armando Valbuena, vocero de la Organización Nacional Indígena de Colombia, Onic, la falta de gobernabilidad del Estado en algunos lugares, sobre todo de frontera con Panamá, Ecuador y Venezuela, ha facilitado la proliferación de los cultivos ilícitos y aunque hay tropas de las fuerzas militares, también hay paramilitarismo. “Aquí hay un desorden institucional de no gobernabilidad, otra razón es que no hay voluntad del gobierno para resolver la economía de los pueblos, solo hay apoyo al sector bancario o a las empresas constructoras y a los procesos agroindustriales y ganaderos, por lo tanto en sectores donde no hay economía y donde no hace presencia el Estado se ha desarrollado la economía de la coca o de la marihuana”, indicó.