Pasar al contenido principal
Jueves, 14 Julio 2016

Nariño, entre la guerra y la coca

Por Sania Salazar

Es el cuarto departamento con más víctimas del conflicto y el primero en cultivos de coca. Por eso su gobernador, Camilo Romero, pide que sea protagonista durante el posconflicto.

 

Uno de cada cuatro nariñenses es víctima del conflicto. Así lo aseguró el Gobernador de Nariño, Camilo Romero Galeano, a la emisora la Fm, que trinó la frase el pasado 8 de julio.

 

 

Llamamos al Gobernador y a su jefe de prensa en varias ocasiones, les dejamos mensajes en sus buzones de voz solicitándoles una entrevista para saber en qué datos se basa la afirmación, pero hasta la publicación de esta nota no se había obtenido respuesta.

Buscamos en las proyecciones de población del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, en las que se calculan 1.765.906 habitantes en Nariño para 2016. El 25% (1 de cada 4) son 441.476 personas.

Después consultamos el Registro Único de Víctimas (RUV) y encontramos que en Nariño hay 417.922 afectados por hechos violentos ocurridos en ese departamento, lo que corresponde exactamente a un 23,6% de la población, cifra muy cercana al 25% que calculó el Gobernador.

Por número de víctimas dentro del territorio, Nariño es el cuarto departamento colombiano con mayor cantidad de afectados después de Antioquia (1.566.567), Bolívar (598.883) y Magdalena (479.427).

Los datos de la (RUV) también se refieren a víctimas por “declaración”, que son afectados que denuncian los hechos violentos en lugares distintos a donde les sucedieron. A Nariño han llegado 382.134 personas a declararse víctimas.

Ubicación poco favorable

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur, tiene un diagnóstico de Nariño en el que señala la presencia de las Farc y el ELN desde los ochenta. Además indica que en el 2005 aparecieron las bandas criminales asociadas al narcotráfico. Como si fuera poco, también hay autodefensas y delincuencia organizada.

La presencia de estos grupos armados, sumado a su ubicación en la frontera con Ecuador y su salida al océano Pacífico ha convertido a Nariño en una zona estratégica para la actividades ilegales como el narcotráfico y el contrabando de mercancías o la negociación de divisas en el mercado negro, señala el informe.

Primeros en cultivos de coca

En el más reciente informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), conocido el pasado 8 de julio, Nariño aparece como el departamento con más hectáreas sembradas con coca: 29.755. Allí está el 31% de la coca del país.

Además, Tumaco, en Nariño, es el municipio colombiano con la mayor área sembrada de coca (16.960 hectáreas).

Precisamente, el gobernador Romero habló con varias emisoras sobre el resultado de este estudio y en sus distintas declaraciones reiteró la importancia de que el proceso de paz se traduzca en un Nariño libre de coca, pero enfatizó en que la solución no está simplemente en arrancar las matas, pues aseguró que se trata de un problema social que hay que combatir con políticas públicas y con proyectos productivos.

Con este panorama queda claro por qué la insistencia de Romero en la importancia de que los diálogos entre el Gobierno y las Farc se vean materializados en cambios de fondo que beneficien a su región.

Domingo, 13 Noviembre 2016

Marcos Calarcá, de las Farc, con problemas de memoria

Por Sania Salazar

Calarcá asegura que hace más de un año que las Farc y las Fuerzas Militares no se enfrentan, pero lo cierto es que entre julio de 2015 y el mismo mes de 2016 se han registrado 21 combates entre ambas fuerzas.

Parece que Marcos Calarcá, delegado de las Farc-EP en el Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación (MM&V), tiene problemas de memoria.

“Hace más de un año que no hay enfrentamientos”, aseguró refiriéndose a las Farc y las Fuerzas Armadas. Lo dijo durante una rueda de prensa en la que se anunció la puesta en marcha del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación el pasado 4 de noviembre.

Luego de consultar el Monitor de Desescalamiento del Conflicto Armado Interno en Colombia del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, Colombiacheck califica la afirmación como falsa.

En primera instancia consultamos al Ministerio de Defensa sobre la fecha y el lugar del último enfrentamiento registrado entre las Fuerzas Militares y las Farc, pero nos solicitaron mandar un correo que enviamos el pasado 8 de noviembre y que hasta el momento de publicar esta nota no se ha recibido respuesta.

También quisimos tener la voz de las Farc, por lo que solicitamos información al respecto a través de correo electrónico el pasado 9 de noviembre, pero nos contestaron que gestionarían la información y hasta la publicación de esta nota tampoco han respondido de nuevo.

Colombiacheck revisó el Monitor de Desescalamiento del Conflicto del Cerac y encontró que entre el 20 de julio de 2015 y el 19 de julio de 2016, periodo monitoreado por este Centro, se han registrado 21 combates entre las Farc y la Fuerza Pública. El último sucedió el 8 de julio de 2016 en zona rural de La Uribe, Meta. Tres guerrilleros resultaron heridos.

Ese hecho causó polémica porque mientras el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, lo calificó como “un combate de encuentro”, los guerrilleros aseguraron que los atacaron mientras que esperaban una comisión de la Organización de las Naciones Unidas, ONU. Fue un hecho delicado en medio de las conversaciones entre Gobierno y Farc en La Habana al que el jefe de negociadores del Gobierno le tuvo que hacer frente y calmar los ánimos.

Los 21 combates han dejado igual número de muertos, 3 militares y 18 guerrilleros. Además de 8 heridos, 5 militares y 3 integrantes de las Farc.

Colombiacheck le muestra en este mapa los lugares y las fechas donde sucedieron cada uno de los 21 combates.

El conflicto, a la baja, pero no desaparece

Según el Cerac, “gracias al altísimo grado de cumplimiento del acuerdo bilateral de desescalamiento vigente desde hace un año, el conflicto armado entre las FARC y el estado colombiano ha caído a sus niveles mínimos en 52 años, en número de víctimas, combatientes muertos y heridos, y de acciones violentas”.

Además, los combates entre la Fuerza Pública y las Farc se han reducido en un 91% (de 0,68 a 0,06 combates en promedio diario). Las muertes de civiles se han reducido en un 98% (de 0,19 a 0,003 muertos en promedio diario) y las muertes de combatientes han caído en un 94% (de 1,08 a 0,07 muertos en promedio diario), según Cerac.

Solo para tener una idea, estas son las cifras de homicidios registradas en 2015 en las principales ciudades del país según el Insituto de Medicina Legal: Medellín, 497 (1,36 casos diarios en promedio). Barranquilla, 433 ( 1,18 casos diarios en promedio). Bogotá, 1.371 ( 3,75 casos diarios en promedio). Bucaramanga, 92 (0,25 casos diarios en promedio).

El seguimiento del Cerac

El seguimiento que ha hecho este Centro de Recursos entre mediados de 2015 y 2016 se ha basado en el desescalamiento bilateral plasmado en un acuerdo pactado en junio de 2015.“Tal acuerdo no se logró como parte de la agenda de negociación con las Farc en los diálogos de paz de La Habana, sino que se alcanzó meses después de la intensificación del conflicto, la cual se inició el 20 de mayo de 2015, tras el trágico evento de Buenos Aires, Cauca, y el posterior levantamiento del cese unilateral autoimpuesto por las Farc el 15 de diciembre de 2014”, precisa Cerac.

Si bien no se acordaron medidas de desescalamiento para reducir o evitar los combates, Cerac ha detectado un beneficio colateral en la reducción de las confrontaciones. Aunque la guerra no ha parado, se ha reducido a sus mínimos, lo que se traduce en menos muertos y heridos.

Actualización

El 16 de noviembre, tres días después de publicado este chequeo y a cuatro días de haberse conocido el texto del nuevo acuerdo entre el gobierno y las Farc, se presentó un enfrentamiento entre el Ejército y presuntos miembros de esa guerrilla en el sur de Bolívar, en el que resultaron muertos dos combatientes. La noticia la dio a conocer el jefe del equipo negociador del gobierno, Humberto de la Calle, en una entrevista para Caracol T.V.

El Ejército informó que la confrontación se dio a raíz de denuncias de la comunidad que hablaban de personas del ELN realizando actividades delictivas en la zona; sin embargo, según el comunicado de las Fuerzas Militares, un hombre que fue capturado en el operativo indicó que él y sus compañeros fallecidos pertenecían al frente 37 de las Farc. La versión de la gerrilla es que los guerrilleros involucrados no estaban dedicados a la extorsión ni el manejo de la minería ilegal, como manifestó el Ejército, sino que se dirigían a las zonas de preagrupamiento, según le aseguró Iván Márquez a De la Calle.

El suceso fue considerado por el equipo de monitoreo del Cerac como "la primera violación al cese el fuego bilateral en ochenta días días de vigencia". Así mismo, el Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación del Cese al Fuego -conformado por el Gobierno, las Farc y la ONU como coordinadora- anunció que adelanta la investigación de los hechos y que emitirá sus resultados, junto con recomendaciones para evitar que incidentes de este tipo se vuelvan a presentar.

 

Resultado de la investigación

El Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación (MM&V) presentó el resultado de la investigación sobre la muerte de los dos guerrilleros de las Farc por lo que Colombiacheck hace esta segunda actualización de este chequeo.

La investigación concluyó que las Farc no informó sobre el desplazamiento de esos miembros de la organización incumpliendo lo establecido en el protocolo en el cual las FARC-EP deben “no hacer presencia por fuera de los Puntos de Preagrupamiento Temporal armados y uniformados sin coordinación previa con el MM&V”.

El Mecanismo también determinó que la Fuerza Pública “abrió fuego contra los miembros de las FARC-EP sin mediar otra acción, debido al convencimiento insuperable (para la Fuerza Pública) que estaban ejecutando una acción contra el ELN, habiéndose identificado a las víctimas a posteriori de esta acción como integrantes de las FARC-EP”.