Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 03 Diciembre 2018

No, en Cali no están dando cédulas de extranjería a venezolanos a cambio de votos

Por Ana María Saavedra

Una cadena de audio asegura que el alcalde de Cali está entregándoles cédulas de extranjería a venezolanos a cambio de que voten por un candidato. Esto es falso. Explicamos por qué.

El ambiente preelectoral para las elecciones regionales de 2019 ya se empezó a caldear con noticias falsas. 

En Cali la semana pasada circuló un audio de Whatsapp en el que se acusa al actual alcalde, Maurice Armitage, de entregarles cédula de extranjería a 11.000 venezolanos, supuestamente para que hagan campaña a favor de Alejandro Éder, uno de los posibles candidatos. 

Colombiacheck le puso la lupa a esta cadena. Encontramos que es Falsa.

En el audio, un hombre con acento valluno dice:

“Te cuento la última Ricardo, cogete si no sabes Armitage ha acolitado con un señor Daza de Migración Colombia, si no estoy mal, la entrega de 11 mil cédulas de extranjería para venezolanos hasta ahora y el otro año 20 mil para que voten por [Alejandro] Éder y a cambio le van a dar puestos de trabajo a todos esos venezolanos en la Alcaldía”.

Primero, hay que aclarar que la Alcaldía no tiene facultades para emitir cédulas de extranjería, como nos ratificó Migración Colombia, a través de su oficina de prensa. Es, justamente, Migración la entidad que se encarga de expedirlas. Las cédulas de extranjería sirven como identificación para los extranjeros que planeen pasar períodos extendidos de tiempo en Colombia como, por ejemplo, quienes vengan a estudiar o a trabajar.

El vocero de Migración también aclaró que las cédulas de extranjería solo se expiden a quienes tengan visa. Las visas a las que pueden acceder los venezolanos en Colombia pueden ser de trabajo, negocios o de estudio. La cédula se da por el mismo tiempo de la visa.

Ahora, ¿un extranjero puede votar con su cédula de extranjería?

Según la Registraduría, “de acuerdo con la Ley 1070 de 2006, los extranjeros residentes en Colombia también pueden votar en las elecciones de Autoridades Locales”. Pero una de las condiciones es que “deberán presentar su cédula de extranjería como residente, vigente y contar con una visa de residente desde hace cinco años o más en Colombia”.

Como lo explicó el vocero de Migración, lo más probable es que los venezolanos que han llegado a Cali y a otras ciudades del país debido a la crisis de su país no tengan visa, ni cédula de extranjería.

Precisamente por esa razón, en Cali la Personería ha realizado jornadas para ayudar a los venezolanos a tramitar el Permiso Especial de Permanencia. Este permiso, sin embargo, no les permitiría votar.

Otro de los puntos que evidencia lo falso del mensaje es que “el señor Daza”, a quien mencionan en el audio, ya no trabaja en Migración Colombia. Aquí se hace referencia a Darío Daza, quien trabajó como director regional Valle en Migración hasta septiembre.

Otra falsedad se evidencia en la frase que asegura que “a cambio le van a dar puestos de trabajo a todos esos venezolanos en la Alcaldía”. El audio habla de un total de 31.000 venezolanos a los que les darían trabajo, sin embargo, la planta de personas de la Alcaldía tiene 2078 empleados.

A  esta cifra se le suman los contratistas que, según denunció el medio de comunicación Cali Escribe ascienden a 9363. Una cifra similar a la del Observatorio Cali Visible de la Universidad Javeriana que indicó que en la Administración de Cali por “cada empleado de planta hay cuatro contratistas”.

Una cifra que, en cualquier caso, no alcanzaría ni de cerca para dar más de 30.000 puestos nuevos.

Esta no es la primera vez que se utiliza a los venezolanos en noticias falsas. En las elecciones legislativas y presidenciales circuló en Cúcuta un audio en el que denunciaban que supuestamente estabancedulando a los venezolanos que llegan al país para que participen en las elecciones de 2018  y voten por los candidatos de la Fuerza Alternativa y Revolucionaria del Común (Farc) para el Congreso y la Presidencia de la República”.

 

En esa ocasión se aclaró que con una cédula de extranjería no es posible votar en las elecciones legislativas ni presidenciales (como lo explicamos más arriba, solo es posible votar en elecciones de autoridades locales).

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 16 Agosto 2019

El metro de Bogotá sí está trazado en el POT, aunque puede ser ajustado

Por José Felipe Sarmiento

Miguel Uribe, candidato a la Alcaldía, dijo que el plan vigente no ordena un recorrido para la primera línea del sistema férreo. Pero sí lo hace, solo que admite cambios con base en estudios.

El candidato a la Alcaldía de Bogotá por varios partidos Miguel Uribe Turbay afirmó, en un debate en la emisora W Radio, que “no existe” un trazado para la primera línea de metro en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Bogotá, porque el recorrido definido en el año 2000 fue derogado en 2003. Según dijo, “el Plan Maestro de Movilidad de 2006 establece que, con base en estudios, el alcalde determinará el trazado”.

Suargumento fue retomado por el portal El Nodo, que reprodujo el video de esa declaración del aspirante.

Captura de pantalla de la nota de El Nodo

Pero la afirmación es cuestionable, porque tergiversa lo que en realidad dicen ambas normas al respecto. La historia comienza con el POT original de 2000, expedido en la primera administración de Enrique Peñalosa (no en la de Antanas Mockus, como dijo Uribe). El artículo 176 define un trazado en ‘U’ de una línea de metro dividida en dos tramos: el primero, desde Kennedy por Puente Aranda hacia el Centro y, luego, a la calle 72 con Caracas por el oriente; el segundo, desde ahí hacia Engativá.

La administración Mockus sí le hizo cambios al plan en la revisión de 2003, a la que se refiere el exsecretario de Gobierno. Pero ninguna modificación tocó el recorrido del metro contemplado allí. De hecho, este aparece idéntico al primero en el artículo 188 del decreto de 2004 que compiló los dos anteriores, bajo la administración de Luis Eduardo Garzón.

Esta es la norma que está vigente, debido a la nulidad del POT que Gustavo Petro decretó en 2013. Así lo reconocen el glosario técnico del Catastro Distrital y la memoria justificativa del nuevo plan que pretende expedir Peñalosa en su saliente administración.

El Plan Maestro de Movilidad de 2006 tampoco dice la frase que Uribe le atribuye sobre la potestad de la Alcaldía para definir el recorrido del metro. El artículo 61, que es el que se refiere a este sistema de transporte, establece que “cuando las condiciones de movilidad de la ciudad lo exijan, la administración distrital adoptará el metro, y adelantará los estudios pertinentes de factibilidad como componente del Sistema de Transporte Público Integrado”.

En junio pasado, Peñalosa le agregó otros artículos que tampoco dicen eso. Hablan es de la habilitación de vías existentes para el sistema férreo, las condiciones de edificabilidad de la infraestructura necesaria (como alturas y tipos de construcción), los patios, la integración con otros medios masivos de transporte, entre otras disposiciones que no cambian el trazado de 2004.

No obstante, la Secretaría de Planeación Distrital sí ha hecho esa interpretación. En un concepto de 2017 para la Empresa Metro de Bogotá, afirma que el Plan Maestro de Movilidad es “prevalente” y que, por eso, al decir que la ciudad adoptará el metro con base en estudios, le da la facultad de determinar el trazado a la administración distrital.

El ingeniero civil Darío Hidalgo, doctorado en Planeamiento de Transporte Urbano, contradice esa lectura de las normas. “Los planes maestros de movilidad no pueden derogar el POT, porque es una norma superior”, explica. Sin embargo, también señala que todos los trazados de metro desde la administración de Samuel Moreno (2008-2011) han sido distintos al de esa norma porque “no es una camisa de fuerza” y se puede ajustar de según los estudios técnicos.

Por su parte, el arquitecto urbanista Carlos Roberto Pombo, director de la Sociedad de Mejoras Públicas y Ornato de Bogotá, considera que “los planes maestros sí pueden reglamentar lo que está en el POT”, que es distinto a cambiarlo o ‘tumbar’ su contenido.

En cualquier caso, Hidalgo recuerda que desde 2008 se han adelantado estudios para ajustar el recorrido y definir las características de la primera línea. Estos explican las diferencias de lo que quedó en el plan hace 19 años frente a las propuestas de Moreno, Petro y Peñalosa. Esta última, que a grandes rasgos corresponde al tramo 1 original, es la que está plasmada en la declaratoria de importancia estratégica por parte del Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) de 2017 y es la que está en licitación.

RedCheq