Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 07 Julio 2022

No hay pruebas de que la parálisis facial de Justin Bieber se deba a las vacunas contra COVID-19

Por Sharon D' Mejía

La dolencia del cantante se debe al síndrome Ramsay Hunt, una afección producida por la reactivación del virus de la varicela. Hasta el momento, no hay evidencia científica que lo vincule con la inmunización.

Desde que el cantante Justin Bieber informó a sus fans sobre una parálisis facial que padece, han circulado en redes sociales desinformaciones alrededor del origen de este síndrome que lo vinculan  a un supuesto efecto adverso de las vacunas contra el COVID-19.

En Facebook, por ejemplo, ronda una desinformación en la que se afirma que la parálisis del cantante y el estado de salud de su esposa Hailey Bieber (quien sufrió un ataque isquémico transitorio), se deben a lesiones de las vacunas.

Uno de los usuarios de esta red publicó:

La cara de Justin Bieber está paralizada dos meses después de que su esposa desarrollara un coágulo de sangre en su cerebro. Los medios no reconocerán que ambas son lesiones por vacunas covid. Las enfermedades ‘misteriosas’ que aquejan a las personas vacunadas de todas las edades ahora son una epidemia” (sic).

Así como en Facebook, otros usuarios de Twitter también han argumentado que la parálisis del cantante se debe a la vacunación contra el COVID-19, así que en Colombiacheck decidimos verificar esta desinformación.

Todo inició cuando el cantante de temas exitosos como ‘Sorry’, ‘Baby’ y ‘Love Yourself’ informó a sus fans sobre su condición a través de su cuenta de instagram el pasado 10 de junio.

En el video se ve a Bieber con dificultades para mover uno de sus párpados y parte del lado derecho de su cara. En el clip de 2:55 minutos, el cantante dice a sus seguidores y fans que sufre el síndrome Ramsay Hunt, una afección producida por la reactivación del virus de la varicela que puede causar parálisis facial durante un tiempo.

De acuerdo con el Centro Nacional para la Información Biotecnológica (NCBI, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, el síndrome de Ramsay Hunt (también conocido como herpes zóster ótico) es una complicación tardía de la infección por el virus de la varicela zóster o culebrilla. Después de que la varicela desaparece, el virus aún vive en los nervios. Años después, puede reactivarse y afectar los nervios faciales.

En este diagnóstico, se infecta el oído interno, lo que resulta en la propagación de la infección al octavo par craneal, el nervio que da la audición y el equilibrio y también pueden estar involucrados los nervios que alcanzan los músculos faciales. El diagnóstico a menudo se pasa por alto o se retrasa, lo que puede conducir a una mayor incidencia de complicaciones a largo plazo. 

Este síndrome lleva el nombre de James Ramsay Hunt (1872-1937), un neurólogo estadounidense y oficial del ejército en la Primera Guerra Mundial que describió tres síndromes diferentes.

El síndrome de Ramsay Hunt afecta tanto a pacientes con un sistema inmune óptimo, como a quienes están inmunosuprimidos. Tiene una incidencia de alrededor de 5 casos por cada 100.000 personas por año, representando aproximadamente el 7 % de los casos de parálisis facial aguda. 

Entre los principales signos y síntomas del síndrome está un sarpullido rojo doloroso con ampollas llenas de líquido en un oído (dentro y alrededor) y debilidad o parálisis facial en el mismo lado del oído afectado. Según la organización Mayoclinic, la erupción y la parálisis facial suelen ocurrir al mismo tiempo. 

Las personas también pueden  experimentar dolor de oído, pérdida de la audición, zumbido en los oídos (tinnitus), dificultad para cerrar un ojo, sensación de girar o moverse (vértigo), cambio en la percepción del gusto o pérdida del gusto, boca y ojos secos.

El síndrome de Ramsay Hunt, de acuerdo con el NCBI, se puede presentar en pacientes con edades que van desde los 3 meses hasta los 82 años, aunque los pacientes en su séptima y octava décadas son los más susceptibles. Algunos estudios (1, 2) han demostrado una disminución significativa de las complicaciones a largo plazo con el uso de antivirales orales y esteroides. No obstante, según la organización NORD, dedicada a las personas con enfermedades raras y las organizaciones que las atienden, a pesar de la terapia, cierto grado de parálisis facial y pérdida auditiva puede volverse permanente en algunas personas.

Existen vacunas contra la varicela y el herpes zóster que pueden reducir el riesgo de infección o reactivación del virus y, por lo tanto, disminuir el riesgo del síndrome de Ramsay Hunt.

En Colombia, la vacuna contra la varicela se aplica de forma gratuita desde julio de 2015 a los niños que tienen un año de edad, mientras que el refuerzo se aplica a los cinco años. Para la aplicación de la vacuna, los padres solo tienen que acudir a los puntos de vacunación del país y llevar el carné de vacunación de sus hijos.

De acuerdo con el boletín epidemiológico de febrero de 2020 del Instituto Nacional de Salud (INS), durante el periodo comprendido entre el 2007 a la semana febrero del 2020 se notificó al sistema de vigilancia epidemiológica un total de 1.119.802 casos de varicela en Colombia, mientras que el mayor número de casos notificados fue en el 2011 con 121.295 casos, seguido del 2015 con 111.033 casos.

Por otro lado, la vacuna contra el herpes zóster se empezó a aplicar de forma gratuita desde el 2020 en Bogotá, principalmente adultos entre los 50 y 60 años, gracias a la aprobación del proyecto de acuerdo 05 de 2020 que buscaba incluir esta vacuna en el Distrito Capital. La vacuna evita que el 55 por ciento de los casos de ‘culebrilla’ desarrolle neuralgia post-herpética, disminuye el 65 por ciento de hospitalizaciones y también evita la pérdida de visión.

No hay evidencia concreta de un vínculo del síndrome con el COVID-19 o sus vacunas 

A pesar de que hay algunos estudios que sugieren que haber tenido covid aumenta el riesgo de reactivación del virus de la varicela, la evidencia no es concluyente.

Esta investigación, realizada por Javier Diez-Domingo, Raunak Parij y colaboradores, en la que se hizo una revisión sistemática de literatura y se identificaron 27 casos del virus de la varicela, dice que este virus también puede aparecer en personas con enfermedades inmunosupresoras o que estén en algún tratamiento, y que “según la evidencia actual, que se limita a informes de casos y series de casos, no es posible determinar si COVID-19 aumenta el riesgo de herpes zóster”.

Otros artículos que sugieren la aparición de síntomas de Ramsay Hunt tras la vacunación contra el COVID-19 también aclaran que se trata de la descripción de un caso de este síndrome que fue visto en un servicio médico de especialistas y que era una simple postulación para su estudio.

En una nota aclaratoria, los autores de la investigación explican que se trata de una posibilidad muy baja de sufrir esta patología, así como la parálisis facial de Bell o el herpes zóster tras la vacunación para SARS-COV-2 o para otros virus, e insisten en la importancia de la vacunación mundial en este momento frente a la enfermedad pandémica.

De acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos,  algunos de los posibles efectos adversos  más comunes registrados tras la vacunación contra el Covid-19 son dolor, enrojecimiento de la zona, hinchazón, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre y náuseas.

También los sitios de fact-checking Chequeado, Newtral, AFP, Health Feedback y Fact Check verificaron esta desinformación y, gracias a la alianza que existe ante la International Fact Checking Network (IFCN), tomamos algunos apartes de sus verificaciones.

Un portavoz del CDC le confirmó a Fact Check: “Los CDC no han detectado patrones inusuales o inesperados del síndrome de Ramsay Hunt después de la inmunización que indiquen que las vacunas COVID-19 están causando o contribuyendo a esta condición”, y agregó:  “La evidencia en este momento no apoya una asociación causal entre la vacunación con COVID-19 y el desarrollo del síndrome de Ramsay Hunt o del herpes zoster (culebrilla). La supervisión de la seguridad de estos resultados está en curso”.

Ese medio también consultó al mánager de Bieber sobre si el cantante recibió o no en algún momento la vacuna contra el COVID-19, ya que hasta el momento el artista no ha dicho nada al respecto, pero no obtuvo respuesta.

En conclusión, Colombiacheck califica como falsas las desinformaciones de redes sociales que vinculan la parálisis facial de Justin Bieber, causada por el síndrome Ramsay Hunt, con los efectos secundarios de la vacuna contra el COVID-19, pues hasta el momento no hay evidencia científica concluyente al respecto.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 10 Junio 2020

No, tratamiento recomendado por médico homeópata no es la cura contra COVID-19

Por Ana María Saavedra

Raúl Salazar publicó un video en el que recomendó la automedicación con anticoagulantes, esteroides y antibióticos para curarse del coronavirus. Tenga cuidado, no se automedique, es un riesgo para su salud. 

En un video que se volvió viral en redes, un hombre, que se identifica como “Raúl Salazar, médico cirujano de la Universidad del Valle”, entrega una serie de recomendaciones de automedicación para que las personas se cuiden del COVID-19 pues, según él, ya se estudió y determinó “qué es lo que causa la muerte en el coronavirus”.

Salazar, cuyo nombre aparece en las páginas doc.fav.co y doctoralia.co, como médico general y terapeuta complementario, especialista en homeopatía, habla sobre el coronavirus y entrega recomendaciones de tratamientos durante 11 minutos en un video subido a su canal de Youtube y que ha sido compartido en cadenas de WhatsApp y Facebook.

Según él, “el problema son las complicaciones ocasionadas por todas las respuestas inflamatorias en el área de la coagulación todas las cascadas de citoquinas y todos los procesos que se dan en forma natural en el cuerpo como respuesta a un ataque”.

En el video también asegura que “hay unos múltiples coágulos, un proceso de descarga y de cascada coagulatoria, de coagulación masiva que ha llevado inclusive recientemente a que a un actor canadiense les tuvieron que amputar una pierna”.

Según el médico, el tratamiento del coronavirus se hace por un lado con anticoagulantes, es decir aspirinas, y por otro lado con antibióticos y esteroides (usados para el asma).

Como ya lo hemos explicado en varios chequeos publicados, incluyendo una verificación de un tratamiento recomendado por un médico ecuatoriano, por ahora no hay un tratamiento para el COVID-19, la enfermedad ocasionada por el virus SARS-CoV-2.

Así lo ha indicado la Organización Mundial de la Salud, OMS, al explicar que hasta el momento “no existe ningún medicamento autorizado para tratar o prevenir la COVID-19. Aunque están en marcha varios ensayos de medicamentos, hasta el momento no se ha demostrado que la hidroxicloroquina ni ningún otro fármaco puedan curar o prevenir la COVID-19”.

Fabricio Caballero, jefe del departamento de anestesia de la Universidad del Valle, miembro del equipo de Cuidado Intensivos del Hospital Universitario del Valle, HUV, y especialista en Medicina Critica y Cuidado Intensivo, nos explicó que aunque el médico caleño “utiliza términos que sí están en la fisiopatologías en el curso de la enfermedad, esto varía dependiendo el individuo”.

Caballero recalca que aún no hay un tratamiento aprobado y que apenas se están conociendo algunos indicios, pues no se han terminado los ensayos clínicos (pues son un proceso más lento) sino que solo se han realizado estudios observacionales.

El intensivista recalcó los peligros de la automedicación. Por ejemplo, explicó que el hecho de tomar un anticoagulante (aspirina) en pacientes que tengan dengue es un riesgo para la salud de ellos.

Otra de los datos engañosos dados por Salazar en su video es la recomendación de los antibióticos, ya que, como ya lo hemos dicho en otros chequeos, el Sars-CoV-2 es un virus y no una bacteria, por lo que no se debe tratar con estos medicamentos.

La OMS ya había descartado que se puedan usar antibióticos porque estos no son efectivos contra los virus en su sección de Preguntas y Respuestas.

Caballero nos explicó que en las unidades de Cuidados Intensivos han usado antibióticos en algunos casos porque los pacientes se han infectado con bacterias, pero que si se consumen por alguien que no los necesite, esto puede generar contraindicaciones y generar resistencia a estos.

Así que en Colombiacheck calificamos de falsas las recomendaciones de tratamientos para el coronavirus dadas por el homeópata caleño. Tenga cuidado, no se automedique, es un riesgo para su salud.