Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 12 Diciembre 2019

No, indígenas del Cauca no están armados con tatucos

Por Ana María Saavedra

Unas fotos que muestran a indígenas con granadas de mortero hechizas están siendo usadas para señalarlos de narcos y guerrilleros. Pero las imágenes fueron tomadas en 2012 cuando la Guardia Indígena desmanteló unas caletas de las Farc en la vía a Toribío. 

Una serie de fotos de indígenas que cargan tatucos (granadas de mortero hechizas) están siendo difundidas en redes sociales con mensajes como “Los inocentes y tiernos narco-Indígenas del Cauca, que pecado, tan indefensos que están.....” o “Guardia indígena del MINGA: Movimiento Indígena Narco Guerrillero Armado”.

faceb

 

twi

Los señalamientos contra los indígenas del norte del Cauca se dan luego de que una delegación de la Guardia Indígena llegara a Bogotá para apoyar el Paro Nacional. Sin embargo, al realizar las verificaciones encontramos que las imágenes están siendo tergiversadas y que su contexto es otro.

Al contrario de lo que aseguran los mensajes en redes, los explosivos no son de los indígenas sino que se trata de un hallazgo por parte de la Guardia Indígena de una caleta con granadas de mortero. Estas fotos fueron tomadas por la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, Acin, el por el reportero gráfico de La Nación Sergio Reyes en julio del 2012.

En esa fecha, los indígenas del norte del Cauca se declararon en Asamblea Permanente y pidieron la salida de los grupos armados de su territorio, debido a la violencia que sufrían. Las poblaciones estaban en medio del fuego cruzado de los combates entre las Farc y el Ejército.

Esta situación fue denunciada por diferentes medios de comunicación como Verdad AbiertaBBC, La Silla Vacia, Semana, El Espectador y El Heraldo, que publicaron reportajes acerca de  la tragedia que vivía el pueblo Nasa. 

En Colombiacheck nos contactamos con Guiovany Yule, dinamizador político del Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric, (la ACIN es una de las asociaciones de cabildos que pertenece al Cric). Yule   nos dijo que las imágenes habían sido tomadas durante “actividades del ejercicio del control territorial en el que desmantelamos las caletas de las Farc en los territorios indígenas” en la vía entre Toribío y Santander de Quilichao durante una visita del entonces presidente Juan Manuel Santos.

 Aquí le contamos la verificación que hicimos de cada una de estas fotos. 

Foto 1

tat

 

Esta imágen ya había sido verificada en marzo y abril pasado por la Silla Vacia y AFP Factual cuando fue usada para desinformar durante la Minga Indígena, en la que los Nasa protestaron por el incumplimiento por parte del Gobierno de acuerdos anteriores.

Además, la imagen había sido compartida en enero del 2018 en Twitter por el expresidente y senador Álvaro Uribe.

uribe

Sin embargo, al realizar una búsqueda inversa en google encontramos que la foto había sido publicada en julio de 2012 en el sitio web de la ONG colombiana Corporación Nuevo Arco Iris. En la publicación titulada “Cauca: ¿Una nueva etapa de la guerra?” aparece esta imagen con el siguiente pie de foto: “Indígenas del Cauca en la vía que conduce a Toribío retiran morteros”. El crédito de la foto dice que es del Tejido de Comunicación de la Acin.

El equipo de verificación de la AFP, se contactó con  Eduin Capaz, coordinador del área de derechos humanos de la ACIN, quien les confirmó que la imagen fue tomada por esa organización en 2012 en una zona próxima a Toribío. Capaz les dijo que los proyectiles que allí aparecen fueron encontrados por los indígenas durante las "acciones de barrido" efectuadas por  la Guardia Indígena para expulsar a los guerrilleros de las Farc de su territorio.

Esa misma foto fue publicada por Caracol Radio para ilustrar la noticia Indígenas detienen a tres guerrilleros y les quitan las armas, del 18 de julio de 2012.

Foto 2

solo

Esta imagen en la que un miembro de la Guardia Indígena sostiene otra granada de mortero fue tomada en la misma fecha y contexto que la anterior. 

Al realizar la búsqueda inversa de la imagen en google encontramos que la imagen fue publicada en julio de ese año en el reportaje Toribío, entre la paz y la guerra del medio La nación, de Neiva. En la historia, publicada el 12 de julio de 2012, la periodista que visitó la zona relató que acompañó una delegación de los indígenas que se desplazaba hacia El Palo, corregimiento de Caloto, Cauca.  

“En el camino, la guardia indígena encontró cinco tatucos y bombas artesanales, escondidos entre la maleza. Eran granadas de mortero de 60 milímetros, fabricadas artesanalmente por la guerrilla y utilizadas para atacar a la fuerza pública. Los nativos retiraron las peligrosas cargas explosivas de la zona y las sacaron en camionetas, para desactivarlas”, publicó La Nación. 

Al contactar a la periodista Ginna Tatiana Piragauta, nos remitió a Sergio Reyes, reportero gráfico que la acompañó en el recorrido y autor de la imagen.

Reyes le dijo a Colombiacheck que se trató de una caleta de tatucos que se encontraron a orilla de una de las vías cerca a Toribío. “La Guardia Indígena los recogió y los puso a disposición de las respectivas personas que les correspondían”, dijo el fotográfico y agregó que las tres imágenes difundidas en redes corresponden a ese hecho.

Foto 3

foto 3

Al realizar la búsqueda inversa en google de esta foto, nos arroja que había sido publicada en noviembre de 2014 por la revista Semana para ilustrar la noticia del asesinato de dos indígenas Nasa por parte de las Farc. En el pie de foto dice “Guardias indígenas sostienen dos cohetes artesanales incautados a la guerrilla (...) ” y tiene el crédito del archivo de Semana.

Sin embargo, al analizar la imagen encontramos que uno de los indígenas de la camioneta con los tatucos aparece también en la primera foto que mencionamos. Además, Reyes nos aseguró que esa imagen había sido tomada en el mismo momento.

Con estas evidencias concluímos que las fotos no corresponden a indígenas armados con tatucos ni demuestran que sean narcos o guerrilleros, por esa razón calificamos los mensajes de redes sociales como falsos.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Jueves, 10 Mayo 2018

De la Calle y las muertes que se han evitado con las Farc desmovilizadas

Por Colombiacheck

El candidato presidencial insiste en destacar que desde el cese al fuego con las Farc no ha habido muertos en enfrentamientos con esa exguerrilla.

Durante los dos debates presidenciales de esta semana Humberto De La Calle insistió en una frase que ha repetido en varias ocasiones durante la campaña, que a partir del cese al fuego definitivo con las Farc no hay una sola víctima mortal en la confrontación con esa exguerrilla.

También insistió en que eso no lo dice él, en que la información la ha dado el general Alberto José Mejía, comandante general de las Fuerzas Militares.

Tras revisar información del Cerac y del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, calificamos la afirmación como verdadera.

Es decir que si se mira la afirmación a la luz de que lo que se conocía como FARC desapareció y no confronta a la Fuerza Pública luego de su desmovilización, el candidato liberal está en lo cierto. Sin embargo, De la Calle deja de lado que en 2018 han sido asesinados 22 desmovilizados de esa guerrilla, según informó recientemente la Unidad de Desmantelamiento de Bandas Criminales de la Fiscalía.

Según el reporte final del Monitor del Cese al Fuego Bilateral y de Hostilidades del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, en primera instancia, el cumplimiento del cese fue “casi completo”, pues la prohibición de entrar intencionalmente en contacto armado no se violó ni por las Farc ni por la fuerza pública.

Durante los diez meses solo se registró “una operación ofensiva dirigida contra las FARC realizada por la fuerza pública, por carencia de información; mientras que el único combate registrado se dio por un incidente sin intencionalidad ofensiva y en condiciones de ausencia de comunicación”, indica el Monitor.

El informe de Cerac indica además que mientras que duró el cese no se presentaron víctimas mortales o heridos de la población civil en acciones de las Farc, pero que hubo violaciones al cese en los que “murieron dos guerrilleros y dos exmiembros (disidentes) de las FARC”.

El reporte no da cuenta de muertos en combate, pero sí de un militar herido el 31 de mayo de 2017 cuando guerrilleros dispararon para tratar de impedir que patrulla del Ejército ingresara a la Zona veredal transitoria de normalización de San José del Guaviare. “El Mecanismo de Monitoreo y Verificación concluyó que esta es una “violación grave” a los protocolos del Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo”.

El Informe de cierre de actividades del Mecanismo de Monitoreo y Verificación de la ONU publicado en septiembre de 2017 reportó la ocurrencia de 10 “incidentes relevantes” que constituyeron violaciones graves al cese al fuego, pero no detalla cuáles, por lo que consultamos directamente con el Mecanismo de Monitoreo, donde nos aseguraron “no se presentaron muertos en enfrentamientos directos entre las Farc y miembros de la fuerza pública durante el cese”.