Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 01 Julio 2020

No, la ONU no quiere ‘imponer’ el aborto tomando como excusa el coronavirus

Por Laura Castaño Giraldo

La información que se usa como prueba es de hace cinco años y fue utilizada por CitizenGO Latam para conseguir firmas para una campaña anti aborto

El portal CitizenGO Latam publicó a comienzos de junio una nota titulada “La ONU quiere imponer el aborto… con la excusa del coronavirus”. Esta fue compartida más de 25.000 veces en Facebook según lo que nos muestra la herramienta CrowdTangle. 

En ella, el portal dice que la Comisión de Población y Desarrollo de Naciones Unidas se reunió en mayo y en junio con el fin de “definir las prioridades del destino de los fondos recaudados para la reconstrucción del desastre provocado por el coronavirus”.

Según CitizenGO, de esas reuniones salió un supuesto “Borrador sobre población, seguridad alimentaria, nutrición y desarrollo sostenible en el contexto del coronavirus”, que demostraría que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) quiere imponer la interrupción voluntaria del embarazo (IVE). 

Falso documento

Como prueba, el portal cita este párrafo del documento:

“Nosotros, los representantes de los gobiernos, con ocasión de la 53 sesión de la Comisión de Población y Desarrollo, en un momento de una crisis sin precedente provocada por el coronavirus nos comprometemos a asegurar para el 2030 el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluyendo planificación familiar, información y educación y la integración de la salud reproductiva dentro de las estrategias y programas nacionales. Así mismo nos comprometemos a asegurar el acceso a la salud sexual y reproductiva y a los derechos reproductivos en sintonía con lo acordado en el Programa de Acción de la Conferencia de Población y Desarrollo y la Plataforma de Acción de Beijing y los documentos emanados de dichas cumbres”.

Pero el documento que muestra el portal es falso, se trata de varios retazos, no de un documento oficial de la ONU. 

Lo primero que hicimos fue buscar el borrador del que habla CitizenGO con el fin de verificar su oficialidad porque es raro que en él no aparezca ningún sello ni firma que lo pruebe. Para ello, tomamos las primeras dos líneas y las utilizamos para hacer una búsqueda avanzada en Google, que solo nos arrojó enlaces de ese mismo portal o de otros que lo citan. 

Como no encontramos pistas allí, buscamos en la página de la ONU, pero tampoco encontramos el documento específico que adjunta CitizenGO. 

Sin embargo, nos dimos cuenta de que los fragmentos principales del párrafo aparecen en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción aprobado por la Asamblea General de la ONU el 25 de septiembre de 2015.

Fuente: Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible 

Con esto confirmamos que lo que cita CitizenGO sí lo planteó la ONU, pero lo hizo hace cinco años en un contexto que nada tiene que ver con el coronavirus. Además, si bien la información sí hace parte de uno de los documentos oficiales de esta organización, CitizenGO la malinterpretó.

El portal afirma que dicho organismo internacional quiere imponer el aborto. Sin embargo, en ninguno de los apartados se utiliza esa palabra ni se hace alusión específica a ella. Lo que dice la misma nota al final es que "en el lenguaje de Naciones Unidas, salud sexual y reproductiva significa aborto”. 

Pero eso no es cierto. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la salud sexual y reproductiva “entraña la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos y de procrear, y la libertad para decidir hacerlo o no, cuándo y con qué frecuencia”.

También hay que tener en cuenta que la ONU no puede obligar a los Estados miembros a tomar decisiones de este tipo, pues es un organismo pensado para orientar y asesorar a los países sobre temas relacionados con derechos humanos, desarrollo, derecho internacional, entre otros. El único órgano de esta organización que toma decisiones de obligatorio cumplimiento es el Consejo de Seguridad.

De todos modos, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas informa que “los órganos internacionales de derechos humanos han calificado las leyes que penalizan el aborto como discriminatorias y como un obstáculo para que las mujeres tengan acceso a atención médica. Han recomendado que los Estados eliminen todas las disposiciones punitivas hacia las mujeres que se han sometido a abortos”. 

En resumen, es falso que la ONU quiera imponer el aborto tomando como excusa el coronavirus, pues esta organización no obliga a sus Estados miembros a adoptar sus sugerencias. Además, la información que supuestamente prueba estas intenciones está fuera de contexto y fue utilizada por la página CitizenGO para recolectar firmas para una campaña anti aborto.  
Nuestros colegas de La Silla Vacía también verificaron esta información con su detector de mentiras y su veredicto coincide con el nuestro.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 26 Junio 2020

El Ministro de Salud no ha confirmado que hospitales y clínicas tengan un ‘negocio macabro’

Por Laura Rodríguez Salamanca

A principios de junio, Fernando Ruiz denunció mal manejo de las UCI en algunas regiones del país. Pero en algunas publicaciones los usuarios han descontextualizado sus palabras.

Desde hace un par de días se están compartiendo y comentando en redes sociales publicaciones en las que se asegura: “el ministro de salud confirmó (sic) lo que ya hace rato se sabía, en Colombia en muchos hospitales y clínicas tienen un negocio macabro con la salud de las personas”. 

En este tipo de publicaciones [algunas han sido compartidas más de 2.900 veces] se sostiene que “por cada persona que sea hospitalizada el estado paga una suma de dinero, y si la persona la llevan a la UCI (unidad de cuidados intensivos) la suma es más grande. Es por eso que en muchos hospitales están ocupando las UCI con personas que talvez no tenga la nesecidad de estar allí, y lo hacen para cobrar la plática....(sic) Debe ser por eso que hay mucha gente que van hasta por un dolor de muela y de una vez los hospitales dicen que tiene COVID-19 y lo dejan hospitalizados”.

Publicación

En Colombiacheck encontramos que, aunque este tipo de mensajes se basan en una denuncia real que hizo el ministro Fernando Ruiz, descontextualizan parte de la información y presentan un dato engañoso. 

Por una parte, el pasado 3 de junio el Ministro de Salud advirtió en una sesión de la Comisión Segunda del Senado que posiblemente habría un mal manejo en las UCI en algunas zonas del país

“Quiero hacer una importante anotación sobre el uso adecuado de ventiladores, porque hemos venido observando en el país que las áreas de cuidado intensivo en muchos lugares de Colombia están siendo mal utilizadas (…). Sabemos que hay un incentivo en muchos hospitales y clínicas particulares para tener pacientes en áreas de cuidado intensivo más allá del tiempo que se necesita y básicamente con un interés puramente económico de tener la cama ocupada y de poder facturar por los servicios”, dijo. 

Esta denuncia se enfocó en la posible extensión del tiempo de permanencia de los pacientes con COVID-19 en UCI, muchas veces con el fin de no reportar las camas vacías. En palabras de Ruiz: “buscando, de alguna manera, que la cama se utilice con un asegurador con el que se tiene contrato de una EPS que históricamente me ha generado mejores flujos de fondos”.  

El jefe de la cartera de salud no habló [como se dice en las publicaciones que se han viralizado] de hospitalización de pacientes que no lo requieren o del diagnóstico con COVID-19 y hospitalización a personas con otras enfermedades. 

De hecho, el 2 de junio la Superintendencia Nacional de Salud expidió la circular externa 012 de 2020 en la que solicitó “dar estricto cumplimiento a lo establecido en los ‘lineamientos para el manejo clínico de pacientes con enfermedad por nuevo coronavirus COVID-19’ y fortalecer los canales de comunicación con las Entidades Territoriales y las EAPB [Empresas Administradoras de Beneficios], junto con los criterios de manejo asistenciales que definen la pertinencia o no de la hospitalización en alta complejidad”. 

Por la otra parte, las publicaciones virales presentan un dato engañoso. Hablan de sumas dinero que paga el Estado tanto por cada persona hospitalizada como por cada paciente que es llevado a UCI (una cantidad mayor). Pero como explicamos en otro chequeo, de acuerdo con la Asociación Colombiana de Hospitales y clínicas, los servicios que se prestan a los pacientes con COVID-19 se están facturando a través de las EPS (con dinero de los cotizantes y de la Unidad de Pago por Capitación, UPC, que es el valor anual que el Estado reconoce por cada uno de los afiliados al sistema de seguridad social para cubrir el Plan Obligatorio de Salud).

Además, como explicamos en el mismo texto, “aunque el 12 de abril el Gobierno Nacional ordenó, a través del Decreto 538, la creación de unas canastas [pagos por ciertos servicios que se le prestan a los pacientes con COVID-19] para las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS), esto aún está en proceso de reglamentación y, por lo tanto, no se ha empezado a aplicar [de forma generalizada]” 

El 18 de junio esta cartera reglamentó el valor de referencia del pago para los servicios UCI y de Unidades de Cuidados Intermedios, (UCIM) pero para el caso específico en que no haya convenio entre la IPS que atiende al paciente y su EPS. En palabras de María Andrea Godoy, viceministra de protección social,  “las EPS deben pagar a las IPS por servicios UCI para la atención de pacientes con COVID-19 en los eventos en que en no exista acuerdo entre la EPS a la que está afiliado el usuario y el hospital o IPS privada que brinda estos servicios". Esto no se refiere a un valor que pague el Estado directamente a las IPS. 

Entonces, calificamos este tipo de publicaciones, en las que se dice que el ministro de Salud confirmó que en Colombia en muchos hospitales y clínicas tienen un negocio macabro con la salud de las personas, como cuestionables porque parten de denuncias hechas por el Ruiz, pero las sacan de contexto y presentan datos engañosos.