Pasar al contenido principal
Jueves, 10 Noviembre 2016

Pavimentación vía Cúcuta-Ocaña, un sin fin de mentiras oficiales

Por Rafael Camperos

Para verificar una afirmación del senador Juan Manuel Corzo reconstruimos la accidentada historia detrás de la pavimentación de esta importante carretera, una promesa incumplida durante seis periodos presidenciales.

No es de extrañar que sea falsa la frase “Vía Conpes del Catatumbo (3739 enero 2013), se logró pavimentar Cúcuta-Sardinata-Sardinata-Ocaña”, pronunciada por el senador conservador Juan Manuel Corzo, en el Foro Norte de Santander Puerta al Desarrollo, Panel II, Catatumbo, fuente de Desarrollo económico, realizado en Cúcuta por la revista Semana y el Congreso de Colombia, el pasado jueves 6 de octubre 2016.

Una de las conclusiones de dicho foro es que a raíz de la falta de vías como Cúcuta-Ocaña, que conecta con la vía al mar caribe colombiano, y de políticas sociales, han aumentado los problemas socioeconómicos de esa región.

Pero no solo se pifió el senador Corzo en los datos de la pavimentación, la falsedad y el incumplimiento saltan a la vista ya que recién se están terminando los últimos metros de pavimento. Pero ambos embustes vienen de mucho más atrás: durante seis periodos presidenciales entre 1992 y 2014, Cesar Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe (dos veces) y Juan Manuel Santos (en el primer periodo).

La histórica mentira, una oda al despilfarro estatal, se cuenta a partir del 17 de mayo 1993, cuando el entonces “ministro de Obras Públicas y Transporte, Jorge Bendeck Olivella, anunció una inversión de $7.500 millones para la terminación de la carretera Cúcuta-Ocaña, que comenzó a construirse hace más de treinta años”, según publicó el periódico El Tiempo.

Un lustro después, 4 de mayo 1998, el mismo periódico tituló “Sin carretera”, una breve nota donde detalla que “la terminación de los trabajos de pavimentación de la carretera entre Cúcuta y Ocaña no se dará este año según informó el Instituto Nacional de Vías, Invías. Según la agenda de inversiones del instituto, estos culminarán en el próximo año (1999)”.

Los anuncios del Ministerio de Obras (1993) e Invias (1998), igualmente se incumplieron, porque el 16 de julio 2003, el mismo periódico capitalino indicó: “Plata para vía a Ocaña”. Otro texto que relata un aumento en el presupuesto, aunque no aclara la nueva fecha de entrega: “recursos por $29.000 millones anunció el Gobierno Nacional para el cuatrienio del presidente Álvaro Uribe, con los cuales se terminará la carretera Cúcuta-Ocaña”.

Pero tampoco el expresidente Uribe, aquel que pasó a la historia por ser un microgerente, le cumplió a esta región y para marzo de 2009, con el sol a las espaldas tras su cuestionada relección y con el escándalo de la Yidispolítica (2008) a todo vapor, solo logró alborotar el avispero con el anuncio de un polémico peaje para vehículos de carga en la vía Cúcuta-Ocaña, que aun no estaba lista ni pavimentada.

El Ministerio de Comercio Industria y Turismo, estableció al comienzo del segundo periodo Uribe (2006-2010) el programa Rutas “Vive Colombia. En la Guía Turística Norte de Santander, aparece señalada la vía Cúcuta Ocaña, como pavimentada. Registro ISSN 2248 8200. Pero la realidad puede más que la ficción, aunque esta emane del Estado, y la vía de herradura entre Cúcuta y Ocaña volvió a quedar en evidencia por la complicación que vivió con la ola invernal 2010-2011, cuando se registraron 50 derrumbes, uno de los cuales dañó gravemente la banca y dejó incomunicadas a las dos ciudades.

Finalmente se empezó a allanar el camino al concluir el primer periodo del presidente Santos cuando por fin se concretaron las grandes obras, no solo en pavimentación sino estructural con cuatro puentes nuevos, ejecutado por la Unión Temporal ICESGA 3, quien presentó una propuesta por valor de $35.155.887.333. El viaducto más destacado es el de La Curva, con 72 metros e inaugurado por ministra de trasporte Cecilia Álvarez en febrero 2013.

* Este chequeo es resultado del tercer reto periodístico propuesto por Plataforma de Periodismo y CdR en alianza con Colombiacheck.
Jueves, 10 Mayo 2018

Petro insiste en el metro subterráneo, pero no está en sus manos

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

El candidato asegura que de llegar a la Presidencia va a hacer el metro subterráneo en Bogotá. Sin importar que esté aprobada la versión elevada. Encontramos que no lo puede hacer.

Inmediatamente el 7 de agosto me posesione, iniciamos la licitación de la construcción del metro subterráneo de Bogotá”, dijo el candidato de la Colombia Humana en el debate realizado por Canal Capital. Esa afirmación generó polémica porque todos los demás candidatos a la Presidencia dijeron que iban a respaldar el metro elevado de Peñalosa.

Su argumento lo basa en que, según él, el metro elevado está ad portas de su construcción sin contar con los estudios completos; mientras que los hechos por su administración, el subterráneo, ya tenía lista la fase III y solo faltaba abrir la licitación.

Colombiacheck.com logró confirmar que efectivamente se hicieron los estudios para el metro subterráneo durante el gobierno de Gustavo Petro como alcalde de Bogotá. Según Jose Gabriel Cano, miembro de la firma Cano Jiménez Estudios que participó en los estudios del metro subterráneo, la fase III tomó 18 meses en su diseño y contempla un túnel de 25 kilómetros.

No obstante, más allá del debate sobre si es mejor o no para la ciudad un metro subterráneo o uno elevado o si el uno tiene más o menos estudios, la cuestión es que no es del todo cierto que Gustavo Petro, de llegar a la Presidencia, pueda echar para atrás un proyecto de tal importancia para la capital e imponer su modelo.

En primer lugar porque el Artículo 1 de la Constitución de 1991 sostiene que “Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales”.

Es decir, quien tiene la competencia para decidir qué obras de infraestructura contratar es el mandatario de cada municipio o ciudad del país. Y en el caso específico de Bogotá, el decreto 1421 de 1993 determina que el gobierno y la administración del Distrito Capital están a cargo, entre otros, del Alcalde Mayor.

Entonces, el Presidente de la República no puede tomar decisiones sin el aval de las autoridades territoriales. En otras palabras, Petro no puede contratar sin Enrique Peñalosa y la posibilidad de “convencerlo”, como afirmó en el debate, es muy poco probable.

El candidato progresista insiste, sin embargo, en que si la Nación financia el 70% la obra, él puede, simplemente, redirigir los recursos hacia lo que es más pertinente para Bogotá de acuerdo con él.

Para Francisco Suárez, socio de la firma Infraestructura Legal, esto es parcialmente cierto, pues “si la Nación decidiera retirar sus compromisos, es posible que Peñalosa no pueda contratar el metro. Pero eso significaría 5 años más sin metro para Bogotá”. Es decir, que Peñalosa tampoco puede hacer el metro sin Petro de presidente.

Luis Guillermo Plata, director de ProBogotá, dice que hacer un nuevo proceso para construir el metro subterráneo podría retrasar nuevamente el inicio de la obra. Y también es pesimista del tiempo de construcción.

Hace al menos 50 años se hizo la primer propuesta de darle un metro a Bogotá. Y en esta oportunidad, el sueño parece estar más cerca porque finalmente un alcalde mayor consiguió la aprobación tanto del concejo de la capital como del Gobierno Nacional para lograr su financiación.

Apenas un par de días atrás se aprobó el Conpes que da vía libre a las tres operaciones con los bancos internacionales que permitirán los créditos para la construcción de la primera línea.

Está previsto que en julio se inicie la selección de las empresas que harán parte de la licitación y si todo sale como se espera, para el año 2024 Bogotá tendría por fin su anhelado medio de transporte. Pero si Gustavo Petro insiste en su idea es muy difícil que se consiga.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    1. Frase: “Inmediatamente el 7 de agosto me posesione, iniciamos la licitación de la construcción del metro subterráneo de Bogotá”

    2. Autor de la frase: Gustavo Petro

    3. Fuentes consultadas y expertos:

    Decreto 1421 de 1993.

    Constitución Política de Colombia

    Francisco Suárez, socio de Infraestructura Legal.

    Jose Gabriel Cano, socio de Cano Jiménez Estudios.

    Luis Guillermo Plata, director de Probogotá.

    4. Contexto: Lo dijo durante el debate realizado por Canal Capital el pasado 8 de mayo.

    5. Calificar la afirmación: Falsa.