Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 07 Julio 2021

Petro no secuestró y asesinó a los hermanos Zuleika, Yidid y Xious Álvarez

Por Laura Rodríguez Salamanca.

Tampoco es cierto que el objetivo del político en la toma del Palacio de Justicia fuera “desaparecer el expediente donde era culpado” por dichos delitos. Dos estudiantes de la Universidad Nacional fueron condenados por esos crímenes.

Desde mediados de junio de 2021 circula en Facebook una pieza gráfica en la que se culpa a Gustavo Petro del secuestro y asesinato de los hermanos Zuleika, Yidid y Xious, hijos de José Jáder Álvarez Moreno

En la imagen también se afirma que el objetivo principal de Petro en la toma del Palacio de Justicia “fue desaparecer los expedientes donde era culpado por asesinar con tiro de gracia a estos tres hermanos de 5, 6 y 7 años”, razón por la cual “se encontraba preso”. Y se menciona que en marzo de 1987 el político “salio de la carcel modelo ya que todas las pruebas habian desaparecido (sic)”.  

Petro_mato_hermanitos_falso

La publicación ha sido compartida más de 1.000 veces en los últimos días. Fue publicada en el grupo de Facebook “Coronel Hernán Mejía la mejor opción en 2022”, en el que los usuarios apoyan la candidatura presidencial de este militar retirado, condenado en 2013 a 19 años en prisión por hacer alianzas con paramilitares y participar en ejecuciones extrajudiciales. Recientemente verificamos un contenido del mismo grupo en el que se difundió falsamente que Eslovaquia prohibió a los partidos comunistas y los declaró organizaciones terroristas. 

Esta publicación acerca de Petro no es la primera vez que circula. Una revisión en redes sociales arrojó que también se divulgó en 2018 y 2020

Precisamente en 2018 el equipo de Chicas Poderosas, una comunidad global que impulsa el desarrollo de las mujeres en los medios, y que en ese momento era aliada de Colombiacheck para combatir la desinformación en época electoral, verificó las afirmaciones de la imagen y encontró que son falsas. 

La imagen, los nombres, el secuestro y el asesinato de los niños son reales. Pero no es cierto que Petro haya estado involucrado en esos hechos y hubiera estado preso por los cargos que se afirman en la imagen. 

Como explicó Chicas Poderosas, los hermanos Zuleika, Yidid y Xioux, fueron secuestrados en Bogotá el 6 de octubre de 1981 cuando iban para el colegio donde estudiaban. Once meses después, el 18 de septiembre de 1982, fueron encontrados sin vida en el municipio de Gachalá, Cundinamarca. 

Petro no ha sido investigado ni vinculado a este caso. En 1982 y en circunstancias que aún están siendo investigadas, 13 personas presuntamente pertenecientes al M-19 y supuestamente relacionadas con el crimen de los hermanos Álvarez fueron detenidas y desaparecidas por miembros de la antigua fuerza policial F2, una unidad de la Policía Nacional que funcionó hasta la década de 1990 y ha sido relacionada con casos de desapariciones forzadas y vínculos con el paramilitarismo. 

“La Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA publicó en 1992 un informe anual donde hace un análisis sobre las irregularidades del proceso de detención y corrobora la implicación de la antigua agencia estatal en los hechos.  De las 13 personas desaparecidas, Pedro Pablo Silva Bejarano y Edgar Helmut García Villamizar, estudiantes de la Universidad Nacional, fueron condenados después de su desaparición por el secuestro y asesinato de los niños”, dice el artículo de Chicas Poderosas. 

Así mismo, según la organización, El Espectador explicó en un artículo que el 7 de mayo de 1985 el padre de los niños, fue extraditado por narcotráfico a Estados Unidos, donde cumplió una condena de 13 años y fue dejado en libertad. Pero en el 2000, la Fiscalía lo capturó por su presunta relación con la desaparición de las personas aparentemente implicadas en el secuestro de sus hijos.

En 2003, Álvarez fue absuelto por falta de pruebas que lo vincularan con la desaparición. En el caso también estaban siendo investigados antiguos agentes del F-2. El proceso judicial fue archivado por la Justicia Penal Militar favoreciendo, según El Espectador, a los 19 uniformados involucrados en la desaparición de los presuntos secuestradores de los niños. 

Sin embargo, según informaron varios medios, el 22 de junio de 2011, la Sala Penal de la Corte Suprema ordenó a la Fiscalía reabrir la indagación contra los uniformados por recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“Al parecer, Álvarez Moreno se concertó con el oficial [Nacín Yanine Díaz] y con sus subalternos en el ya desaparecido F-2 para vengar la muerte de sus pequeños hijos, pero no por la vía legal sino mediante desapariciones”, dice el artículo del Espectador. 

De hecho, en el informe de esta comisión citado en la sentencia de la Corte Suprema, se reitera la relación entre la desaparición de las 13 personas y el secuestro de los niños: 

 “El Gobierno de Colombia no ha negado la participación de agentes de la policía colombiana en los hechos de captura y posterior desaparición de las [13] personas enumeradas como víctimas en el numeral 1º de los antecedentes de este informe, todos los cuales fueron vinculados real o presuntamente con el secuestro de los niños Álvarez (...) el secuestro y asesinato a los hijos del señor Jader Álvarez constituye un hecho atroz, pero la respuesta de un estado de derecho a la comisión de un hecho punible debe de darse dentro de los límites determinados por el orden jurídico y no es admisible castigar a quienes están llamados por la ley a investigar”.

 
Además de esto, como lo hemos explicado en varios artículos, Gustavo Petro “fue miembro del M-19, pero ha dicho varias veces que estaba en la cárcel cuando esa guerrilla se tomó el Palacio de Justicia [el 6 y 7 de noviembre de 1985] y que no tenía conocimiento del plan. Varios reportajes en medios le han dado la razón”.

“Está comprobado que en noviembre de 1985 estaba cumpliendo una pena en la cárcel Modelo de Bogotá y solo recuperó su libertad hasta 1987”, escribieron en un artículo nuestros colegas verificadores de La Silla Vacía.  

Tampoco es cierto que el senador hubiera sido condenado por secuestro o asesinato. Según “El expediente de Gustavo Petro”, un artículo de El Espectador, fue capturado el 24 de octubre de 1985 en Zipaquirá Cundinamarca, junto con Luis Alberto López y Héctor Alirio Borbón simpatizantes del M-19, por porte ilegal de armas. 

Gustavo Petro desmintió la información que lo relaciona con el secuestro de los hermanos Álvarez en 2018 en su cuenta de Twitter. 

Entonces, es falso que Petro haya secuestrado a los hermanos Álvarez y que haya estado preso por esos crímenes. Así como que su objetivo en la toma del Palacio de Justicia fuera eliminar el expediente para salir libre.  

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 09 Abril 2021

Ocupación laboral fue la más alta en alcaldía Petro, pero no es posible atribuir este logro solo a sus políticas

Por Laura Rodríguez Salamanca

En un trino el senador adjudicó a su administración las cifras positivas en esta materia. Pero el aumento de la ocupación fue tendencia en todo el país. Según expertos, este tipo de resultados se deben a múltiples causas.

“Le han dicho que gobernamos mal, que podríamos paralizar el país. Pero miren lo que pasó cuando gobernamos a Bogotá. Logramos la tasa de ocupación laboral más alta de la historia de la ciudad. Después de nuestro gobierno se desplomó. Esto se llama crear riqueza”. Estas palabras fueron trinadas por el senador Gustavo Petro en la tarde del pasado 28 de febrero de 2021.  

El trino está ilustrado con una gráfica de las tasas de ocupación de Bogotá de 2001 a 2020, basada en datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, en la cual se resaltan los años 2012, 2013, 2014 y 2015 con el logotipo de Bogotá Humana.

Esta publicación, en la que el senador y posible candidato presidencial adjudica a su administración como alcalde de Bogotá las cifras de ocupación de dichos años, ha sido retuiteada más de 3.200 veces y ha recibido más de 8.600 me gusta. Esa es una de las razones por las que en Colombiacheck decidimos revisarla. 

Además, encontramos que un par de portales de noticias han publicado artículos que van por la misma línea argumentativa que el trino del líder de Colombia Humana y que circulan ampliamente en redes sociales. 

Por ejemplo, Pluralidad Z, el 9 de febrero publicó un artículo titulado “Según el DANE, Gustavo Petro generó empleo y riqueza durante su alcaldía en Bogotá”. En este se sostiene, igual que en el trino, que las “mínimas tasas [de desempleo] se dieron justamente cuando Petro estuvo al mando de la rama ejecutiva de la principal ciudad del país” y que “ninguna de las administraciones posteriores ha alcanzado números tan positivos como los obtuvo Petro durante el 2014”.

El link de la publicación, según datos de CrowdTangle, una herramienta de monitoreo de redes sociales, ha tenido más de 96.300 interacciones en Facebook y Twitter. Además, ha sido compartida tanto en febrero como a finales de marzo.  

El mismo contenido aparece publicado por el portal Noticias Colombia, en el cual ha tenido más de 2.700 interacciones en Facebook, de acuerdo con CrowdTangle. 

Noticia_cuestionable_Petro_Bogotá

En Colombiacheck calificamos como cuestionables tanto el trino de Gustavo Petro como los artículos con contenido similar a su publicación. 

Aunque las cifras de ocupación (más allá de la calidad del empleo) en la ciudad son acertadas, no es posible adjudicar dichos resultados enteramente a su administración, sin tener en cuenta otros factores como que el crecimiento de la ocupación del país era similar. De acuerdo con varios expertos a los que consultamos, este tipo de fenómenos tienen explicaciones multicausales. 

La explicación es más amplia

Para verificar el trino del senador, primero revisamos las cifras de ocupación del DANE, y efectivamente los datos presentados son correctos. La cifras de ocupación de la capital entre 2012 y 2015 son significativamente altas, especialmente en 2014, que fue de 66,18 %. Además, la tasa empezó a descender en 2016.

 

Hay que recordar que Petro fue alcalde entre el primero de enero de 2012 y el 31 de diciembre de 2015, aunque hubo alcaldes encargados entre el 20 de marzo de 2014 y el 23 de abril de 2014. Pero, a simple vista, las cifras le dan la razón al senador. 

Sin embargo, como le explicó a Colombiacheck la economista María Fernanda Valdés, doctora en economía por la Freie Universität de Berlín, “el senador Petro está hablando de un resultado de política como si fuera propio, como si Bogotá Humana hubiera logrado esa tasa de ocupación. Pero mostrar solamente una tasa de ocupación, no es suficiente para probarlo. Se necesita un análisis mucho más exhaustivo para saber qué produjo ese resultado”.

En palabras de Iván Jaramillo Jassir, experto en derecho laboral y pensional e investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, “el crecimiento del empleo se asocia a muchos factores: estacionales, PIB e inactividad (...). Vincular las políticas locales con el crecimiento de la empleabilidad es muy complejo porque depende de muchos factores impositivos y de la dirección de la economía nacional. Obviamente sí hay una mejoría a la que él puede contribuir, pero está relacionada con el ciclo económico”. 

Es que el incremento de la ocupación que presenta Petro no es aislada. De acuerdo con datos del DANE, la tendencia de la capital fue la misma que la que se presentó a nivel nacional. Además, esta curva de crecimiento no se inició en la administración Petro, sino que empezó antes y alcanzó su cúspide en el ciclo económico.

Ocupacion_nacional_por_regiones

“Desde 2012, hay un notable crecimiento en la tasa de ocupación nacional, que alcanzó su máximo en 2015. O sea, el evento fue a nivel nacional. Y ese cambio venía creciendo desde 2008, más o menos. No parece ser algo particular de la alcaldía”, explica Laura Fuerte, jefe del departamento de Economía de la Escuela de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de la Sabana. 

¿A qué se podría deber ese incremento de la ocupación en todo el país? Para explicar este tipo de fenómenos, según Valdés, “hay una parte que puede ser política y otra parte que es buena suerte. Y la buena suerte puede ser ciclo económico”. 

En sus palabras, “en el 2014 empiezan a caer los precios de los commodities y todo Colombia se siente eso, pero en el 2011, 2012, 2013 fue una época de muy buen crecimiento económico en Colombia. Fue una época en la todavía estaban los precios del petróleo altísimos. Entonces nosotros nos beneficiamos mucho de eso hasta el 2014. Ya después cae”. 

El precio del petróleo fijado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es solo una muestra de ese ciclo económico favorable. En 2012 alcanzó el precio más alto desde 1960: 109,45 dólares por barril. Y en 2015 y 2016 cayó a menos de la mitad de la cifra de 2012: 49, 49 y 40,76 dólares por barril respectivamente.

Precio_Petroleo_OPEP

Evolución anual del precio medio del petróleo crudo fijado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de 1960 a 2020 (en dólares por barril). Fuente: Statista.

La bonanza de la economía colombiana y latinoamericana durante esta época en relación con el aumento del precio de los commodities ha sido analizada en diversos artículos (1, 2, 3, 4 y 5). 

Por ejemplo, en una investigación publicada en 2019 por la Universidad de La Salle en la que se analizaron los precios de los commodities y las causas y efectos del crecimiento económico en Colombia entre 1986 y 2016, se concluyó que para Colombia hay una “relación positiva entre el crecimiento económico y los precios de los commodities, siendo el petróleo el más relevante”. 

Así mismo, en un trabajo publicado en 2017 por la Universidad de Chile, se escribió que un ejemplo de los efectos de los shocks externos sobre la economía latinoamericana es “el superciclo en los precios de commodities desencadenado el 2003, el cual estuvo impulsado principalmente por el aumento en la demanda de China por materias primas”, que “junto  a otros hechos evidenciados durante la primera década del siglo XXI contribuyó al progreso económico de Latinoamérica”. 

Uno de los efectos que se enumeran para el caso de Chile era el impacto positivo en el mercado laboral. 

Por su parte, en un artículo publicado en 2015 en los Borradores de Economía del Banco de la República se anotaron algunos de los factores que “le permitieron al país incrementar su ritmo de crecimiento a partir de 2004, y lograr una rápida recuperación de los efectos de la crisis financiera internacional en 2009”, además de “ubicar a Colombia como una de las economías más dinámicas de América Latina”. 

Entre estos se cuentan: los altos precios del petróleo (que coincidieron con una significativa expansión de sus niveles de producción en el país) y de otras materias primas, “mayores flujos de capital, las favorables condiciones de financiamiento externo (bajas tasas de interés, primas de riesgo reducidas y abundante liquidez internacional) y la mayor confianza de consumidores e inversionistas”. 

Además, se cita, tal como nos indicó Valdés, que “a partir de la segunda mitad de 2014 la economía colombiana comenzó a ser afectada por una significativa reducción de sus términos de intercambio como resultado principalmente de la fuerte caída del precio del petróleo” y otros choques externos como la desaceleración económica de China y otros socios comerciales, que afectaron el crecimiento económico del país.   

Además de esto, al comparar la variación porcentual del crecimiento de la ocupación entre Bogotá y el total nacional se evidencia que en 2012 y 2013 la variación de la capital se dió casi que en el mismo nivel que la de la nación, y que en 2014 y 2015 el crecimiento fue inferior al de todo el país. 

El crecimiento más notorio por encima de la variación nacional se presentó entre 2010 y 2011. 

Variacion_porcentual

Además de consultar a los expertos, nos comunicamos a través de Twitter con el senador Petro y le preguntamos a qué decisiones y políticas de su administración le atribuye propiamente el incremento de la tasa de ocupación de la ciudad en esa época, los programas exactos y la ocupación generada, y si es posible que otros factores, como los que hemos descrito en esta verificación, influyeran en la tasa de ocupación durante su mandato. 
Nos respondió: 

“La tasas de ocupación depende de la ampliación del mercado interno. El mercado interno creció en Bogotá gracias a la disminución sustancial de la pobreza. ¿Qué políticas implementamos para la reducción de la pobreza? El consumo mínimo vital gratuito, el subsidio sisbén en el transporte, la expansión del cuidado integral de la primera infancia, los Territorios Saludables entre otras medidas”.

Con base en esta respuesta, Laura Fuerte le dijo a Colombiacheck que aunque tiene sentido que se pueda incrementar la ocupación a través de la demanda (la gente tiene más recursos por las medidas implementadas para la reducción de la pobreza), “lo que parecería un poco extraño es que el senador Petro está defendiendo que si el aumento en la tasa de ocupación fue porque las medidas que se tomaron en reducción de pobreza, pues la creación de demanda agregada y de los empleos no tienen efectos inmediatos”. 

“Las medidas toman tiempo y más si es por el lado de la demanda porque el mecanismo de transmisión es mucho más lento. Primero hay que esperar a que se genere una mayor presión sobre la oferta para que la oferta demande ese mayor mercado laboral”, agregó la economista. 

En ese sentido, la respuesta del senador Petro no explicaría la tasa de ocupación de, por ejemplo, 2012, año en que se inició su mandato. Además, las políticas que mencionó como explicación de la tasa de ocupación se implementaron, por supuesto, a lo largo de su gobierno:

1) El decreto de consumo mínimo vital gratuito de agua potable se firmó el 15 de febrero de 2012. 
2) El subsidio de transporte para población sisbenizada empezó a ser efectivo en 2014.
3) Y el programa Territorios Saludables se inauguró a mediados de 2013.

Por su parte, María Fernanda Valdés, nos explicó que “los factores que el senador Petro presenta son muy importantes, porque obviamente aumentando el consumo, sobre todo de las clases pobres se amplía el consumo interno de una ciudad. Y esto podría ocasionar un aumento de la ocupación, Pero lo que le está diciendo es solamente una hipótesis, él no lo está probando”. 

“En economía, para probar algo como esto uno tendría que hacer un análisis muy detallado donde uno pudiera ver cuál de todos estos factores fue el que más afectó y si todos estos factores afectaron”, agregó la economista. 

Así las cosas, le preguntamos al senador si existen estudios que permitan establecer una relación causal entre las políticas de su alcaldía y las tasas de ocupación. “Los únicos estudios los hizo Jorge Iván González, que yo conozca”, nos respondió. 

Nos comunicamos con el referido del senador, doctor en economía de la Universidad Católica de Lovaina y profesor de la facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia, quien nos compartió un análisis de las cifras que dejó en Bogotá la alcaldía de Petro, publicado el 07 de abril de 2014. Hay que aclarar que no se trata de un estudio de causalidad.

En el texto se explica, por ejemplo, que “la tendencia creciente del PIB [de la ciudad] se mantuvo durante los dos años [hasta ese momento] de la alcaldía de Petro” y que “las variaciones anuales de ese indicador son [eran] similares a las que ha [había] tenido el PIB nacional, y son [eran] propias del ciclo”. 

También que aunque las 13 áreas metropolitanas de Colombia mostraban un aumento de la ocupación, en Bogotá en 2013 había menor desempleo y mayor ocupación que en las demás áreas. 

“La interpretación de estas tendencias es especialmente favorable si se tiene en cuenta la elevada tasa de participación que existe en Bogotá (71,4 por ciento) con respecto a las áreas metropolitanas (67,4 por ciento). Bogotá tiene un mérito especial porque cuando la tasa de participación es alta, es más difícil reducir la tasa de desempleo”, anotó el experto en el texto.

Cuando le preguntamos si era posible establecer una relación directa entre las políticas adoptadas por la administración de Petro y la tasas de ocupación de la ciudad, tal como el senador hizo en su trino, respondió: “A otras ciudades, en el mismo momento, no les fue tan bien. Este podría ser un criterio para evaluar. Por esos días Bogotá y Bucaramanga tenía muy buenos indicadores. Otras ciudades no estuvieron tan bien, a pesar de que gozaron de las mismas bonanzas”.