Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Domingo, 14 Agosto 2016

¿Por qué en tiempos de Uribe los homicidios bajaron más que durante el proceso de paz?

Por Miriam Forero

En los ocho años de presidencia de Álvaro Uribe las cifras de homicidios en el país bajaron un 46%, y así lo resaltó en un medio español. Los diálogos con las Farc también han causado una disminución pero no tan fuerte, ¿por qué?

En una entrevista que dio al periódico ABC de España, el expresidente Álvaro Uribe desestimó que la disminución en las cifras de violencia en el país sea un resultado del proceso de paz. Su argumento es que la reducción de secuestros y homicidios fue más notoria en su gobierno: “Cuando llegamos a la presidencia había 28.000 homicidios, cuando salimos un poco menos de 15.000. Hoy hay 14.000.”

Así lo reiteró en este trino:

 

 

Un lector de Colombiacheck, Andrés Quintero Zea, nos sugirió chequear esa afirmación y le hicimos caso. Revisamos los datos históricos, consultamos a expertos y concluimos que la afirmación del senador es aproximada, pues si bien las cifras son ciertas -sólo se descachó un poco en una-, el análisis de contexto indica que las estadísticas no pueden por sí solas medir la efectividad de un proceso de paz o una política de seguridad.

 

 

Para empezar, en cuanto a homicidios, Uribe menciona cifras de la Policía Nacional, que se pueden observar en los informes periódicos y metodológicos del Ministerio de Defensa. Según estos, en 2002 -cuando el expresidente empezó su primer período- los homicidios llegaron a 28.837 y en 2010 descendieron a 15.459. Eso significa una reducción del 46%, mientras que en los primeros cinco años de Santos la disminución fue de 17%.

El dato actual de homicidios que menciona el expresidente sí está algo inflado, pues el 2015 terminó con 12.782 (mil doscientos menos de los que indica Uribe) y el primer semestre de este año continúa con una tendencia a la baja, pues van 6.008 muertes lo que significa un 22% menos que el semestre en que empezaron los diálogos con las Farc.

Otros delitos que pueden ser considerados más cercanos al conflicto armado, como actos terroristas, homicidios colectivos y secuestros, también han mostrado una disminución desde que se abrieron las negociaciones en La Habana, especialmente en los últimos dos años. Los secuestros, por ejemplo, pasaron de 0,7 al año por cada cien mil habitantes en 2012, a una tasa de 0,4 en 2015. Pero, en concordancia con lo que dice Álvaro Uribe, en los primeros tres años de su mandato la reducción fue mucho más notoria.

Así lo evidencian las siguientes gráficas basadas en los datos del Ministerio:

 

 

¿Por qué las diferencias?

Los más recientes reportes del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos -Cerac- llaman la atención sobre una fuerte caída en las acciones del conflicto, e indican que “la reducción de la violencia directamente relacionada con las Farc ha sido mayor a la que se presentó en el 2003, segundo año de implementación de la Política de Seguridad Democrática, durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez”.

Esta organización hace un análisis por separado, toma únicamente la violencia atribuida a las Farc y no las cifras globales. Esto, según Jorge Restrepo, director de Cerac, se debe a que el conflicto no es el culpable de la totalidad, ni siquiera la mayor parte, de la violencia del país. Explica, por ejemplo, que las Farc llegaron a ser responsables de menos de la mitad (aproximadamente el 37%) de los secuestros ocurridos en Colombia y el conflicto sólo produce una cifra cercana al 10% de las muertes.

Por eso, no es correcto tomar los datos totales de homicidios o de secuestros, pues estos combinan las múltiples y diversas realidades del crimen que confluyen en el territorio colombiano.

Rodolfo Escobedo, investigador asociado de la Fundación Ideas para la Paz y experto en criminalidad, va más allá y asegura que, si bien las políticas del gobierno de turno tienen alguna influencia, no son determinantes en las tendencias de homicidios. Para él, la baja en la época de Uribe se dio por un equilibrio de fuerzas, porque la violencia venía en un aumento fuerte desde el auge de los carteles de la droga, llegó a su pico y tuvo que empezar a descender como una consecuencia natural de la reorganización criminal. Señala, incluso, casos en los que, ante buenas políticas de seguridad, las cifras no han disminuido.

Restrepo, por su parte, sí le reconoce a Uribe un aporte significativo en la reducción de la violencia a través de su Política de Seguridad Democrática y de la desmovilización de las autodefensas.

En lo que coinciden ambos analistas es en destacar el papel de los llamados grupos armados organizados (GAO). Para Escobedo, estas expresiones de la ilegalidad son el verdadero fenómeno que explica los altibajos en los homicidios, pues a lo largo de la historia se dan momentos cíclicos en los que las estructuras ilegales (carteles de narcotráfico, guerrillas, paramilitares, bacrim, etc.) se reconfiguran, se disputan territorios y finalmente establecen acuerdos tácitos o explícitos. Esto hace que haya picos en las cifras de violencia seguidas de temporadas de mayor estabilidad (Ver el informe de su coautoría “Las dos caras de la reducción del homicidio en Colombia: logros y retos para el postconflicto”).

Jorge Restrepo añade el hecho de que los GAO asumieron formas de agresión y armas que son propias del conflicto y que contribuyen a aumentar las cifras de violencia. “Por ejemplo, el grupo de ‘La Empresa’ alrededor de Buenaventura, que uno no podría decir que es un grupo parte del conflicto sino puramente criminal, desplaza, masacra, hace desmembramientos, desaparece, amenaza, cobra extorsiones y utiliza fusiles como la guerrilla”.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 27 Septiembre 2016

Riña familiar acabó con récord de 147 días sin homicidios en Puerto Asís, Putumayo

Por Sania Salazar

Rafael Pardo, alto Consejero para el Posconflicto, resaltó el hecho en su cuenta de Twitter cuando se contabilizaban 133 días de tregua. Comandante de Policía de Puerto Asís dice que es histórico.

En medio de la campaña por el plebiscito, Rafael Pardo, Alto consejero para el Posconflicto, resaltó en su Twitter una cifra alentadora que las autoridades locales atribuyen a las negociaciones entre el Gobierno y las Farc.

 

 

Pardo publicó este trino el pasado 3 de septiembre, el mismo día que estuvo en Puerto Asís, Putumayo. Colombiacheck califica como aproximada la frase de Pardo, porque aunque el récord en el casco urbano fue cierto, e incluso completó 147 días, en la zona rural se contabilizan dos casos en los últimos 100 días y no uno. Según las cifras proporcionadas por la Policía, hubo un asesinato el 4 de agosto y otro el 10 del mismo mes. Casos como esos no se presentaban fuera de la cabecera municipal desde el 28 de abril.

El récord terminó el pasado 18 de septiembre debido a un caso de violencia intrafamiliar y no debido al conflicto armado. El reporte de la Policía indica que un joven de 13 años mató al esposo de su mamá con un arma blanca dentro de una casa.

Colombiacheck quiso averiguar con el Alto consejero en qué cifras está basada la información, por lo que solicitamos una entrevista con él a su equipo de prensa, pero hasta la publicación de esta nota no hemos recibido respuesta.

El siguiente paso fue solicitar las cifras de homicidios de los últimos cuatro meses a la Estación de Policía de Puerto Asís, en las que consta que, efectivamente, al 3 de septiembre pasado se contabilizaban 133 días sin homicidios en el casco urbano de Puerto Asís. En ese momento el caso más reciente se había registrado el 24 de abril.

Según el informe, entre el 1 de enero y el 5 de septiembre de 2016 se registraron 15 asesinatos en Puerto Asís. En el mismo periodo de 2015 mataron a 37 personas. Las cifras también reflejan que estos delitos pasaron de 79 en 2014 a 48 en 2015, lo que significa una reducción de 31 casos.

Según el Comandante del Segundo Distrito de Policía de Puerto Asís, Teniente Paul Leandro Rodríguez Ocampo, de los 16 asesinatos que se han registrado en el año, 11 ocurrieron en zona rural y 5 en zona urbana.

“El acuerdo de paz nos ha ayudado mucho para que hoy Puerto Asís esté pasando por uno de sus mejores momentos en seguridad, ese dato es histórico”, resaltó el coronel, quien además indicó que esos buenos resultados se deben además a la efectividad de los planes de seguridad y prevención desarrollados por la Policía y a las estrategias que han implementado contra la violencia.

“Tengo que reconocer que los acuerdos adelantados en La Habana han ayudado sustancialmente a que esto se dé”, coincidió el Alcalde de Puerto Asís, Ómar Francis Guevara, quien aseguró que en la población, en la que han tenido influencia el Frente 48 de las Farc, la delincuencia común y otros actores armados, se siente una tranquilidad que hasta hace unos años era inusual.

“Semanalmente se presentaban 2, 3 homicidios, a veces más, a Puerto Asís le ha tocado vivir momentos duros, a veces había 4, 5 homicidios el mismo día”, concluyó el mandatario local.

Zona históricamente violenta

Al revisar las cifras de homicidios de algunos años en este municipio de Putumayo se entiende el alborozo de las autoridades por la tregua. Una monografía de Putumayo hecha por la Fundación Paz y Reconciliación empieza a dar una idea de la magnitud de la violencia en esa localidad: “se estima que entre 1982 y 1999 más de 1.000 personas fueron asesinadas por sicarios al servicio de los narcotraficantes”.

Un Diagnóstico del Putumayo hecho por la Agencia de la ONU para los Refugiados, Acnur, describe al departamento como una de las regiones de Colombia con más altos niveles de violencia en los primeros años del nuevo milenio “como consecuencia de la disputa territorial entre grupos irregulares (Farc, autodefensas y recientemente la presencia de bandas emergentes vinculadas con el narcotráfico) y la ofensiva adelantada por la Fuerza Pública para mantener el orden constitucional, que se vio reflejada en un incremento en las muertes en combate”.

El mismo documento indica que entre 2003 y 2006 los asesinatos subieron en un 40% en el departamento y pone en primer lugar de la lista de municipios afectados a Puerto Asís. Solo en 2006, “según la Policía Nacional, la modalidad más utilizada era el sicariato, que se presentó en 40% (154) de los homicidios, siendo el municipio de Puerto Asís el que concentre el 33% del total”.