Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 30 Mayo 2018

Santos pasa la cuenta por las elecciones más pacíficas

Por Ana María Saavedra

El Presidente cobró que estas han sido las elecciones más: pacíficas, transparentes, observadas y participadas. Colombiacheck lo verificó y su frase es Aproximada.

Una vez más el Gobierno cobró por la tranquilidad en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Tanto el presidente Juan Manuel Santos como sus ministros sacaron pecho de las “históricas elecciones”, con aseveraciones similares a las legislativas de marzo pasado.

El lunes, Santos dio una rueda de prensa en la que expresó que: “Quisimos hacer las elecciones más seguras, más tranquilas, más transparentes, más observadas y con la mayor participación en nuestra historia. Lo logramos”.

Su ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, al cierre de la jornada electoral coincidió con su jefe: “Estas elecciones presidenciales que son las primeras en un escenario de transición al posconflicto, (en las que) ni una sola mesa fue trasladada por razones de seguridad. Las 140 mesas trasladadas, lo fueron por razones de la emergencia en Hidroituango, la meteorología o la infraestructura donde se iban a realizar votaciones”.

Villegas dijo que se presentó una reducción del “100 % de los hechos de orden público en las jornadas electorales de los últimos 20 años”.

Colombiachek verificó las afirmaciones de Santos y Villegas y encontramos que son Aproximadas, pues aunque las elecciones se realizaron en calma, se presentaron algunos lunares, los que, según los analistas, la Defensoría del Pueblo y la MOE, no alteraron los comicios.

Carlos Negret, Defensor del Pueblo, confirmó lo dicho por Santos y su mindefensa, de que estas elecciones no se hubieran presentados actos violentos que las afectaran.

Sin embargo, el sistema de monitoreo reportó en el Catatumbo, el sábado, que disidencias del Frente 33 de las Farc, realizaron grafitis de las Farc en la Alcaldía de Tarrá, Norte de Santander. Otro de los lunares que se presentó ocurrió en Convención, donde la Personería denunció que esta disidencia quemó unos votos del candidato Iván Duque.

Asimismo, el sábado 26 fue asesinado Gabriel Muñoz Muñoz, testigo electoral del partido Colombia Humana, del candidato presidencial Gustavo Petro. Según el coronel Juan Carlos Restrepo Moscoso, comandante del Departamento de Policía Huila, este hecho no corresponde a un crimen político sino que se trató de un problema personal con un familiar.

El candidato Petro en este caso ha exigido una investigación a las autoridades.

 

 

Aparte de la verificación de estos hechos, la Misión de Observación Electoral, MOE, en sus reportes, confirmó que no se trasladaron mesas por orden público ni se presentaron actos de violencia.

Camilo Mancera, coordinador jurídico de la MOE, dijo que “no tenemos información de afectaciones al orden público graves contra el proceso electoral, que terminara teniendo un impacto”.

La MOE, en 2014, indicó que en los municipios de Alto Baudó, Itsmina, Rio Quito, San Jose de Palmar, y Novita fueron trasladadas algunas mesas de votación de las zonas rurales a la cabecera municipal tras la destrucción de material electoral por un grupo armado ilegal.

Para Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, que hizo un monitoreo de lo ocurrido en las elecciones, se puede decir que las elecciones fueron las más pacíficas, pues no se reportaron hechos de violencia que afectaran los comicios.

Lo mismo aseguró Jorge Restrepo del Centro de Recursos para Análisis de Conflicto, Cerac, quien coincidió en que el Gobierno estaba en lo cierto en cuanto al ambiente de seguridad que se vivió en la jornada electoral.

En este punto, el director de la Policía, general Jorge Nieto, al entregar su balance informó que se presentó una reducción del “100 % en acciones de sabotaje a la infraestructura energética del país”. También recalcó que no hubo combates o ataques a la Fuerza Pública por parte de grupos armados ilegales.

Tanto Nieto y Villegas hablan de esa reducción, al referirse que estas elecciones no se presentó ningún acto terrorista en materia de orden público. Además, Villegas compara esta fecha con la de los últimos 20 años. Por esa razón, Colombiacheck realizó una búsqueda manual en el centro de consulta del diario El País del balance de orden público de las elecciones, en primera vuelta, y realizó esta línea de tiempo.

En esta línea se evidenció cómo la violencia en esta fecha ha ido disminuyendo y que en las últimas dos elecciones, durante el proceso de paz con las Farc, y tras la firma del acuerdo, los hechos que se presentaron han sido mínimos.

 

 

En otro de los puntos mencionados por los Más de Santos, el presidente dijo que estas elecciones tuvieron la mayor participación en nuestra historia. Este año, según la Registraduría, 19.632.853 votaron, un 53,37 % de participación.

 

 

 

 

 

 

 

Pero la frase de Santos tuvo otros dos matices: “más transparentes, más observadas”. Por un lado, como ya lo habíamos dicho en las elecciones pasadas, al chequear otra frase de Santos en los comicios legislativos el tema de la transparencia -que es una percepción subjetiva.

En esa ocasión, Mancera de la MOE, aseguró que esto es “imposible de determinar, en la medida que no se tiene toda la información en este momento. Solo para mostrar un ejemplo, sobre el fraude que denunció el MIRA, en 2014, cuando perdió sus curules, el Consejo de Estado determinó las irregularidades solo cuatro años después, cuando falló la demanda”.

En este momento, precisamente, en las redes están denunciando posibles irregularidades en los formularios E14, una frase, que también verificamos como Engañosa, pues es algo que aún no se puede definir.

 

 

Además, en Pilas con el Voto, de la MOE, según Mancera, se recibió una importante información de compra de votos y suplantación de votantes, en comparación a elecciones primera vuelta de 2014 y se presentó un aumento.

 

Mancera también aclaró que no es que se “haya generado una mayor observación, comparado con años anteriores, pero sí hubo un cambio a este proceso electoral. Se empezó a abrir la información de los resultados electorales por parte de la registraduría a las campañas y a los ciudadanos. Se abrieron los datos, tema que desde la MOE, vemos una mayor garantía de transparencia”

Por su parte, el magistrado del Consejo Nacional Electoral, Armando Novoa, explicó que el tipo el “tipo de observación electoral que se llevó a cabo en esta elección no tiene diferencias manifiestas en relación con años anteriores cuando han venido delegaciones de Unión Europea y misiones de la OEA, invitadas por el CNE. Hemos seguido con una tradición de contar con una presencia de observadores”.

Lo que para Novoa “marca la diferencia es el debate, a mi manera de ver, constructivo, que se generó alrededor de la observaciones sobre el sistema de escrutinio. Esas observaciones pudieron ser incorporadas a la jornada electoral”. El magistrado mencionó las observaciones hechas en un estudio de Paz y Reconciliación y las de “un candidato presidencial y su campaña que hizo observaciones al software de escrutinio”.

En ese punto, la observación de estas elecciones también es subjetiva, pero los expertos consultados reconocieron que hay un sistema de observadores nacionales (la MOE) e internacionales (OEA) que funciona en este país.

La OEA, por ejemplo, nos informó que esta ha sido décimo séptima misión de verificación de las elecciones en el país.

Además, en su reporte preliminar informaron que el “día de la elección los observadores de la OEA visitaron 1.374 mesas en 428 puestos de votación para observar el transcurso de la jornada electoral, desde la apertura de las mesas hasta el conteo y la transmisión de resultados”.

Pero la misma OEA reconoció que “dado que el proceso electoral presidencial aún no ha concluido, la Misión esperará a la celebración de la segunda vuelta para presentar un informe consolidado que incluirá observaciones y recomendaciones en materia de organización y tecnología electoral, financiamiento político, justicia electoral, participación política de las mujeres, entre otros aspectos”.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Frase: Quisimos hacer las elecciones más seguras, más tranquilas, más transparentes, más observadas y con la mayor participación en nuestra historia. Lo logramos”.

    Autor de la frase: Juan Manuel Santos

    Fuentes consultadas y expertos:

    Informes de la MOE

    Camilo Mancera, coordinador jurídico de la MOE

    Policía

    Jorge Restrepo, director del Cerac

    Carlos Negret, defensor del Pueblo

    Procuraduría

    Armando Novoa, magistrado de la CNE

    Misión de la Observación de la OEA

    Informes de prensa de El País, El Tiempo, El Colombiano, Wradio, Noticias RCN

    Informes de la Registraduría

    Observatorio Electoral de la Universidad de Georgetown para las cifras electorales de 1998, 2002, 2006 y 2010

    Contexto: Rueda de prensa del presidente Santos en el balance de las elecciones

    Calificar la afirmación: Aproximada

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 13 Abril 2018

Bajar impuestos, la receta Trump a la colombiana

Por Carlos González

Dos candidatos presidenciales, Iván Duque y Germán Vargas, han prometido bajar impuestos a las empresas. Esto beneficiaría a unos cuantos, pero según estudios y expertos abriría más el hueco fiscal y tocaría subir otros impuestos. Colombiacheck verificó que esta propuesta es engañosa.

En repetidas oportunidades los aspirantes a la presidencia por el Centro Democrático, Iván Duque, y por firmas y Cambio Radical, Germán Vargas, han hecho propuestas de reducir la carga impositiva para las empresas como una forma de impulsar la economía y generar empleo.

Muy parecida a la receta que le permitió al polémico empresario estadounidense Donald Trump lograr la presidencia de los Estados Unidos. Una propuesta popular porque los empresarios se quejan, aquí y allá, de que tienen demasiados impuestos.

En Estados Unidos se encontró, por ejemplo, que la reducción del impuesto a la renta para las empresas del 35% al 20% incrementaría en 8% los ingresos del 1% más rico de la población de ese país, mientras que para las clases más bajas, esta medida no tendrá ningún impacto.

Sin embargo, la receta genera votos, aunque en la práctica tiene sus problemas.

En el caso colombiano según el exsenador Duque los impuestos para las empresas oscilan entre el 50% y en algunos casos el 80% de la tasa de tributación, como lo explicó en una columna publicada en el diario El Tiempo.

La propuesta de Duque es bajar los tributos a un 20%. Esto generó la respuesta del también candidato y exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien le criticó que reducir la carga impositiva a las empresas solo aumentó el déficit y bajarla más creará insostenibilidad para las finanzas del Estado. El candidato agregó que esta propuesta no genera más empleo sino más desigualdad social, que llevará a la clase media a la pobreza.

 

En este sentido, según un reciente estudio de Fedesarrollo, en el que analizó la reforma tributaria de 2016, advierte que el impacto de una rebaja del impuesto de la renta a las empresas va a representar una caída sostenida de los ingresos del Estado, que pasará de 15,3% del PIB en 2018 a 14,8% en 2021. Pero más allá del impacto de una rebaja de impuestos a las empresas, hay quienes advirtieron que las cifras que está manejando Duque son exageradas y que las empresas tienen un nivel de impuestos no tan altos como lo muestra el candidato del Centro Democrático. José Roberto Acosta, miembro de Justicia Tributaria, una ONG que hace estudios académicos en materia de impuestos, le explicó a Colombiacheck que diferentes análisis del Banco de la República, la Universidad Nacional y y Anif, indican que la carga tributaria para las empresas oscila en tres rangos: 26,3%, 29,5% y 32,5%. Es decir cifras lejanas a las que señalan Duque y Vargas Lleras. En cuanto a Vargas Lleras, su propuesta incluye rebajar la renta de las empresas hasta 30%, además de eliminar otros gravámenes, como el impuesto a la riqueza o la renta presuntiva, lo cual terminará beneficiando a los grandes capitales, como pasa en Estados Unidos. {source}

 


De esta manera, Acosta calificó las propuestas de populistas, pues en este momento, el déficit fiscal de Colombia le impide hacer una reducción de cerca del 20% en el impuesto a la renta para las empresas, como se ha planteado. Acosta coincide con Fedesarrollo que esto incrementaría entre 0,5% y 1% del PIB el déficit fiscal.

Además, indicó que es muy importante para el país volver a cumplir la regla fiscal en el corto plazo, que le impide al Estado endeudarse más allá del 3,5% del PIB y con estas propuestas, la única manera de lograrlo sería subiéndole los impuestos a los trabajadores.

La teoría de ambos candidatos es que al reducir los impuestos para las empresas, esto estimulará la generación de empleo, incrementará la producción y a su vez moverá la economía por el consumo de los empleados.

Para Germán Montoya, jefe de estudios económicos de Asobancaria, el tema es bastante debatible. Para este experto la reducción de impuestos puede estimular o no el consumo y el empleo, pero también depende de cada empresa, que es independiente si decide o no contratar más trabajadores o invertir lo que se ahorran en pagar deudas o generar rendimientos para sus propietarios.

 

 

En el pasado, precisamente en 2003, el expresidente Álvaro Uribe, a través de una reforma tributaria, permitió que los empresarios dedujeran una parte (30%) del impuesto de renta a través de la inversión en activos fijos productivos. Con esto, el ahora senador buscaba promover la inversión y el empleo. Si se miran las estadìsticas anuales del Dane, de enero de 2003 al mismo mes del año siguiente, el desempleo subió 9 puntos básicos, pues pasó de 16,1% a 17%. Aunque en 2005 bajó 4 puntos porcentuales hasta 13,2%, al final de su gobierno la cifra llegó a 14,6%.

 

 

 

Otro estímulo que trabajó dicho gobierno fue el de los contratos de estabilidad jurídica. En 2005, se aprobó una norma para disminuir los riesgos de los inversionistas por posibles cambios normativos, pues se les aplicaba la norma que estuviera vigente al momento de firmar el contrato. Como se puede observar en la tabla, el efecto en reducción del desempleo no fue significativo.

Gustavo Cote, exdirector de la Dian, explicó que estas medidas no garantizaban un aumento del empleo, aunque sí una mayor inversión extranjera. Pues para los capitales que llegan al país es importante encontrar bajas tasas tributarias, eso hace atractivos y les da competitividad a los países, dijo el experto.

Otro problema al que se enfrentarán los candidatos en su intento de rebajar los impuestos tiene que ver con las calificadoras de riesgo, como Standard & Poor’s o Fitch Ratings, que han advertido de los riesgos para el país y su nota crediticia si se llegan a bajar los impuestos.

Por el momento, todo está en propuestas y hará falta que ambos candidatos respondan cómo van a sustituir estos ingresos fiscales.